Cuando no se hace nada



En marzo de 1993 Kevin Carter se encontraba en Sudán, allí fotografió la famosa escena que le valió un premio Pulitzer: una niña famélica cae al suelo exhausta ante la mirada expectante de un ave carroñera. La imagen la publicó el New York Times y no pasó desapercibida, los lectores se preguntaban qué pasó con la niña. La realidad es que fue abandonada a su suerte como miles de hambrientos antes y después de que fuese tomada la instantánea. Dos meses después de lograr el premio, Carter se suicidó.

No hay comentarios:

Anímate a dejar tu comentario