Valores Humanos

En el mundo de hoy parece que los valores cada vez "valen menos". No importan mucho, hasta que alguien sin esos valores le atropella a uno, y entonces sí que duele. Podemos pensar en las grandes estafas contra los ahorradores que se han hecho en diversos países. He conocido gentes que su patrimonio entero fue literalmente robado por unos "vivos" que tomaron el dinero de ahorradores. El asunto de lo valores suele preocuparnos solo cuando su falta nos perjudica, es decir, cuando la carencia de valores en los demás afecta nuestras vidas. Cuando un amigo nos traiciona, cuando un compañero de trabajo miente sobre nuestro desempeño, cuando alguien nos roba una oportunidad, entonces volvemos a prestar atención a los valores. ¿Tiene acaso que despertar nuestra conciencia el abuso?El trabajo honrado ha sido substituido por la vida fácil, la palabra de honor ha sido aplastada por garantías, contratos y amenazas de juicio. La amistad ha sido transmutada en complicidad.
Una de las claves en la importancia de los valores, es que nos hacen convivir como seres humanos. El egoísmo extremo no hace sino destruir a la sociedad. Si cada vez más gente piensa en su vida, sus pertenencias, su espacio, su libertad, y se olvidan de los demás atropellando al que se pone a lado, entonces no deberíamos sorprendernos de lo mal que anda el mundo. A veces, hasta parece que ser bueno ha pasado de moda.Solamente podemos esperar un cambio real en nuestras sociedades si con seriedad nos preguntamos ¿Cómo andan mis propios valores? ¿Soy confiable? ¿Soy leal? ¿Soy generoso? Pero no solo eso, también debemos hacer un ejercicio y cuestionarnos ¿Cómo afectamos a los demás cuando no vivimos con valores?Los valores necesitan dos etapas: la de su revisión seria y la de su aplicación. Valores sin acción son iguales a incongruencia. Si quisiéramos ver un mundo diferente, una sociedad más equilibrada y un futuro más alentador, entonces es el momento de detenernos a reflexionar ¿Qué son los valores para mí? ¿Cuáles forman mi vida? ¿Qué significan los demás para mí? Y entonces, nuestro análisis debe trasladarse del "Yo" al "Tú", es decir, dejar de pensar un poco en nosotros mismo y volcarnos hacia los demás, ser generosos y ver qué necesitan los demás de nosotros.Mientras no resolvamos nuestra crisis de valores individual y nuestras acciones sean congruentes, seguiremos viviendo en un mundo donde "es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador; todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor". ¿O podemos cambiar?
Encuentra.com

No hay comentarios:

Anímate a dejar tu comentario