Féminas a la Iglesia


Entre el lodazal que tenemos que movernos en la actualidad, surgen de él personajes proclamando de forma repetitiva en nombre de otros sus imaginables derechos, dejando al margen de forma dictatorial cualquier posibilidad de diálogo y de buena voluntad. Se alzan en baluartes de verdad , en luchadores inagotables de batallas antaño libradas. Una de esas es las que se apoderan sin ningún tipo de pudor algunas recalcintrantes de las que denomino “feministas sin feminismo”. Me declaro defensor de los derechos , y el de las mujeres es uno de los que comparto, por eso hay muchas "feministas femeninas" que tienen claro lo que han de reclamar. En todos los casos la exigencia de derechos implica que se respeten también las obligaciones que las normas básicas de sociabilidad exigen para adquirirlos . Sino el totalitarismo se erige en dueño y señor. Actualmente el caos está instalado en muchos colectivos cuyo fin último son derechos .Su meta es la liquidación de lo que no comulga con sus intereses (no ideales). He leído en la prensa que un grupo de feministas iban a concentrase ante la Catedral de la Almudena para reivindicar los derechos de la mujer al aborto. Tengo que confesar que leyendo y escuchando según que cosas, doy gracias a Dios por ayudarme a controlar mis impulsos primarios y ejercer heroicamente la caridad y la comprensión, aunque esto último no acabo de conseguirlo, pero en fin , insisto en pedirlo..
Con este talante lo único que demuestran es su ignorancia. La Iglesia no es la única que está en contra del aborto, ella no es la organizadora de las campañas antiaborto, es una más que grita su dolor por la cultura de muerte y esclavitud que quieren instaurar en los demás. La Iglesia habla en nombre de su fundador que vino a DAR LA VIDA y las propuestas que realizan son una más para evitarlo.Ella es la única que de verdad tiene la autoridad para hacerlo. Es lógico que se una a toda iniciativa que comulga con sus valores, aquellos que puso en sus manos el mismo Jesús. Que no nos engañen.Ellas saben que no todos los que se unen a los pro-vida se sienten vinculados a la Iglesia. Defienden al no nacido porque están convencidos del gran don que supone una vida humana. Pero no, aquí erre que erre. Les mueve el anhelo de acabar con quien toca sus conciencias.
En ocasiones, cuando ha surgido el tema, algunos me han afirmado de forma contundente que los pro-vida son todos del PP y católicos practicantes. Este argumento tan pobre, responde a la manera en la que los medios de comunicación presentan a las diversas plataformas anti-aborto y anti eutanasia. Sus afirmaciones no hacen más que confirmarme la manipulación, por parte de ellos y la desinformación voluntaria que esta sociedad española sufre. Arremeten con los sentimientos personales para presentarlo todo como un bien mayor. Creo que el pecado de omisión ha adquirido una gran relevancia en la sociedad moderna. Es urgente que hagamos caso de las palabras de Juan Pablo II : “No tengáis miedo”. O como el salmo 26 :" El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar?”. Los que estamos convencidos de que los valores morales son los que hacen que la humanidad funcione,no podemos quedarnos quietos y callados. Vuelvo a repetir las bonanzas de internet. Hoy lo tenemos muy fácil, Hay muchos que en nuestro nombre salen y se enfrentan heroicamente para defender la verdad. Nos queda apoyarlos en sus inicativas, con nuestra solidaridad, nuestra oración, nuestro aporte económico,respondiendo a sus llamadas, etc. HAZTE OIR Y DERECHO A VIVIR están movilizando y despertando a muchos de una manera expectácular.Retomando la noticia del principio, me he preguntado: "¿qué puñetas querían reclamarle al Sr.Cardenal?" . He llegado a pensar : “ Por fin van a la Iglesia. a ver si hay suerte y a lo mejor , les ocurre como a Andre Frossard ,que se convirtió entrando en una una . ¡Pensamiento fugaz! . Las 40 participantes no llegaron a sus puertas, esta vez la policía nos las dejó.
Angel ST

No hay comentarios:

Anímate a dejar tu comentario