HUBO UN TIEMPO

Hubo un tiempo que los ordenadores no estaban integrados en nuestra vida.
Hubo un tiempo en que la lejanía ofrecía espera.
Hubo un tiempo que las cartas epistolares formaron parte de mí.
En un país que no era el mío, donde despertaron tantos sentimientos. Donde la fe se afianzó. Donde reí y lloré. Donde la comprensión, la amistad, el respeto, se descubrieron ante mí.
La belleza de las iglesias, me hablaron de QUIEN estaba entrando en mi vida de forma amorosa, intensa e infinita.
Los místicos, los sencillos, los doctores, los mártires, los confesores, los ángeles, …. Entraron en mi nuevo existir. La soledad, el silencio, la reflexión, iban alimentando mi alma. Y las cartas empezaron a ser necesarias en mi vida.
Plasmar mis vivencias, compartir con la familia, con los amigos, era vital. No podía contener tanta emoción, tanto gozo interior y no hablar de ello.
Cuánto ha traído el ordenador y cuanto ha quitado también. Hoy escribo y como relámpago que cae, puede ser leído por quien lo desee a los pocos segundos. Por entonces había que coger un papel, una pluma, escribir, introducir en un sobre, pensar en el destinatario, pegar un sello, buscar un buzón y echar esa carta llena de vida. ¡Qué ritual!
Quien recibe cartas? Ya se aleja la ilusión de la espera, se pierde el aprenderse de memoria las líneas recibidas de tanto releerlas, se pierde el estrecharlas y besarlas, se pierde el guardarlas en la caja de recuerdos, se pierde la caligrafía en que reconocíamos al remitente sin mirarlo.
¿Cuánto hace que no escribimos una carta? Y cuando lo hacemos ¿cuántas son a mano?.Estamos dejando en el paro a calígrafos y grafólogos
Añoro todo lo que las cartas me transmitían. El cariño profundo, grandes alegrías, el dolor a veces expresado, el pequeño detalle que se adjuntaba: una flor para secarse, una foto, un aroma, un cabello un beso marcado. ¡VIDA! Cartas llenas de vida.
Qué triste comprobar que nuestros buzones ya no contienen epístolas de puño y letra. Ya ni siquiera suena la voz del cartero comunicando que hay una carta para nosotros. Hoy se escucha la voz de alguien que dice : ¡Carta del banco!
Hubo un tiempo en que las cartas acompañaban a mi vida. Y LAS HECHO DE MENOS.
Ángel ST

9 comentarios:

  1. Madre mía es verdad... qué recuerdos...

    Esos tacos de cartas anudadas con un lazo y guardadas en un cajón, ese sabor que tenían las letras que, como bien dices nos aprendíamos de memoria...

    Es cierto, se echa de menos. Yo hace años que no escribo ni una carta.

    Besos, muy lindo post Angel.

    ResponderEliminar
  2. Hola Angel,una carta manuscrita es el mejor regalo que yo puedo recibir de puño y letra.!!! lo valoro mucho.
    Le felicito por su post.Reciba mis saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Pseudonima anónima30 julio, 2009

    Me quedó con lo positivo : no hay que añorar . Los e-mail pueden tener un valor inmenso .... Y un blog ? Tiene un poder que no nos lo podemos imaginar ! El otro día en otro blog dije que era un "arma de construccion masiva" y así lo pienso . Empiezo todos los días leyendo tres blog y café en mano ( "Capellania Aldeafuente" "Pensar por libre" y "siete en familia") y me sirven hasta para hacer oración)
    No ,no añoro . Viva el iphone, los buenos blogs en internet!!

    ResponderEliminar
  4. Sí, se echa de menos abrir el buzón, y encontrar una carta que no sea una factura :-)
    Por lo menos, en vacaciones o en Navidad, sigo recibiendo tarjetas. Y las sigo escribiendo.

    Pero también es verdad qeu con los blogs puedes llegar a gente... que ni en sueños hace unos años.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Cuanta razòn tienes!
    Echo de meno escribir una carta o tambièn recibirla... ya no me acuerdo la ultima vez que he recibido una!!!!

    Un abbraccio, un bel post!

    ResponderEliminar
  6. Magnifico post, Angel. La verdad es que he disfrutado tanto leyendo cartas de amor, y respondiendo, claro. Alguien dijo por ahí, que la grandeza de escribir en papel radica en las lagrimas que se quedan impresas, o algo parecido. Ni siquiera tengo claro que lo dijera alguien.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Las únicas cartas que recibo escritas a mano son las de una amiga Carmelita descalza. Escribe por cierto con gran facilidad, una letra impresionante y jamás un tachón. Y para colmo, aprovecha hasta el último centímetro de papel. Da gusto leer sus cartas. Se ve que tiene experiencia.

    ResponderEliminar
  8. Tal vez un día pueda enviaros una carta.
    Guerrera y romántica. Qué mezcla tan buena.

    ALter: Gracias por incorporate .Estamos en la misma línea.

    Psudonimanonima. Es un placer leerte en capellanía Aldeafuente. Gracias por hacer que forme parte de tu espiritualidad.

    Pilar yo en Navidad envio unas 400 y solo recibo unas 6o, pero bueno, el amor es el mismo para todos.

    Fabi : Sono lieto di leggere le tue parole nel mio blog. Tutte di quelle che parlo al post sono del mio tempo a Roma
    Un baccio

    Bate : Te imagino escribiendo cartas y lo que debe disfrutar quien las recibe. Gracias por valorarlo

    ResponderEliminar
  9. elige la vida : Me ha encantado que mencionaras a la religiosa. Qué estilo de vida, que delicadeza. Me imagino el amor en escribir sus cartas.Gracias por recordarlas.

    ResponderEliminar