TIEMPO , PACIENCIA, AMOR

Hemos vivido una jornada dedicada a los abuelos, teniendo como modelos a dos muy grandes: San Joaquín y Santa Ana. El Papa ha confiado a su intercesión a todos los abuelos del mundo, dirigiéndoles una bendición especial.

Cada vez que oigo a mis hijos decir abuelo o abuela me produce un sentimiento de ternura, de distinción, de cariño. Buscando su etimología entre árabe y latín encuentro que viene a significar:” Papás Grandes”. Me lo traduzco a mi lenguaje personal y me quedo con: “Padres con experiencia” ¿Qué más puede añadirse?Todo está dicho de ellos.

Experiencia. La gran maestra maestra de los errores. La que nos enseña, la que nos fortalece, la que construye, la que delata nuestra realidad.

Se lee, y se oye a menudo, que los nietos se llevan mejor con los abuelos, porque éstos son más permisivos con ellos. Y muestro mi desacuerdo con ello.



Ser abuelos. Una segunda oportunidad de volver a ser padres. Han aprendido de sus fallos, de sus equivocaciones, de la vida. Ahora son realistas. Saben distinguir lo primordial, lo importante. Tienen tiempo para escuchar, paciencia para aguantar, deseosos de entregar amor. Contemplan mansamente nuestra faltas de padres que ellos también cometieron. Callan , respetando el terreno que les toca ocupar. Disfrutan cuando se les pide consejo. Se alegran con nuestros logros y sufren con nuestros fracasos. ¡Cuánto consuelo se puede encontrar en ellos!

¿Cuántas veces se les pide las mismas energías que las nuestras ? Se les endosa a los hijos. Se les exige nuestro ritmo y siempre están disponibles. Son los canguros de turno. Como dice Benedicto XVI:«El deber educativo de los abuelos ,es cada vez más importante, y todavía lo es más, cuando por diferentes razones, los padres no son capaces de asegurar una adecuada presencia al lado de los hijos en la edad de crecimiento»

Y hoy… ¿cuántos esperan que se les otorgue esa condición? Padres que contemplan a sus hijos casados y esperan anhelantes que la descendencia aparezca. Los nietos tardan en llegar. Ocupan un lugar lejano, en la lista de prioridades del nuevo hogar. Cuando les toca el turno de asomar a este mundo, solo llega uno. ¡Cuatro abuelos para un solo nieto! Cuántas casas he visitado donde los abuelos ya no son protagonistas. Las fotografías familiares lo delatan. No veo abuelos rodeados de nietos, sino un nieto rodeado de abuelos.
La familia de verdad no puede prescindir de ellos. Son vitales. Tienen que ocupar el lugar que les corresponde con todos los honores . Son: “LOS PAPÁS GRANDES”. Sí, grandes en todo

BENEDICTO XVI, ha invitado a rezar por los abuelos, que en la familia «son los depositarios y a menudo testigos, de los valores fundamentales de la vida». Por eso os os dejo con esta oración
Señor, nos estamos volviendo viejos; los jóvenes nos hablan con respeto y temen que les contemos anticuadas historias.A veces no comprendemos nada del mundo de hoy y sentimos el vacío entorno nuestro. Sabemos que tú no eres un Dios tranquilo para viejos achacosos, sino el Dios vivo, inagotable siempre en su novedad,contemporáneo de la actual transformación del mundo.Comulgando tu pan vivo nos sentimos rejuvenecer: de él sacamos vigor para no ser ancianos de aquellos que se pierden en los recuerdos del pasado.Concédenos, Señor, el preparar dignamente nuestra vejez, dar sentido a nuestros días actuales. Que sepamos ofrecer cariño a los nietos y vivir en el afecto de nuestros hijos. Amén.Angel ST

3 comentarios:

  1. Qué bonito Angel.. a mí se me cae la baba cuando veo a mis padres con mi niño, han cambiado muchísimo desde que son abuelos, les ha envuelto de ternura.

    Yo volví muy impresionada de Valencia, en el encuentro de Benedicto XVI con las familias, con las cosas tan bonitas que dijo de los abuelos y de la importancia de su misión en la familia.

    Gracias.


    PD: Os he regañado en mi blog pero es que como Arcen y tú me sigáis diciendo cosas bonitas, yo os voy a empezar a bombardear con todo tipo de piropos y entonces la vamos a liar :P que a mí a piropazos a mis amigos no me gana nadie! xDD

    Gracias por todo, besos ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué importantes son los abuelos para los nietos! Mis abuelas me dejaron huella. Y lo que siento es no haber conocido a los abuelos.

    Me causan admiración esos abuelos que a pesar de ser jubilados, no lo están, ya que se dedican en cuerpo y alma a los nietos.

    ResponderEliminar
  3. Hola,vengo a visitar su blog que nuestro amigo Arcen me lo ha recomendado.

    Yo tengo a mi suegra viviendo en mi casa y quiero que mi hijo tome nota que aprenda que no podemos separar la familia.
    Mis saludos cordiales.

    ResponderEliminar