APARICIONES (Ntra. Señora de Laus)

El 4 de mayo del 2008 monseñor Jean-Michel di Falco Léandri, obispo de la diócesis de Gap y de Embrun, Francia, reconoció oficialmente el carácter sobrenatural de las apariciones de la Virgen a Benoîte Rencurel, en el Santuario de Laus. En la celebración participaron siete cardenales, 17 obispos y tres abades. Según el comunicado del obispado de Gap que anunció el reconocimiento oficial, las «últimas apariciones oficialmente reconocidas en Francia son las de Lourdes, hace 146 años»



El mensaje de la VirgenBenita Rencurel nació el 16 de septiembre de 1647en Saint-Étienne d´Avançon (Alpes del sur – Francia), su padre falleció cuando tenía 7 años. Nunca aprendió a leer ni escribir y su única instrucción era el sermón de la Misa dominicalUn día de mayo de 1664, Benita, que trabajaba de pastora para unos campesinos vecinos, estaba rezando el Rosario cuando ve a una hermosa Señora sobre un peñasco que lleva de la mano a un niño de belleza singular. "¡Hermosa Señora! –le dice–, ¿Qué estáis haciendo ahí arriba? ¿Queréis comer conmigo? Tengo algo de pan bueno, lo remojaríamos en la fuente". La Señora sonríe ante su sencillez, pero no le dice nada. "¡Hermosa Señora! ¡Podríais darnos por favor a ese niño, que tanto nos alegraría?". La Señora sonríe de nuevo sin responder. Después de permanecer algún tiempo con Benita, toma a su niño en brazos y desaparece en una cueva.Durante cuatro meses, la Señora se muestra todos los días, conversando con gran familiaridad con la joven, educándola para su futura misión. Benita cuenta sus visiones a la dueña del rebaño, quien en un principio no le cree, pero que una mañana la sigue en secreto hasta el pequeño valle de Fours. Una vez allí, no consigue ver a la Señora, pero oye las palabras que ésta dirige a Benita. La aparición pide a Benita que advierta a su dueña de los peligros que corre su alma: "Tiene una mancha en la conciencia. Que haga penitencia". Afectada por aquello, ésta se corrige, vuelve a frecuentar los sacramentos y vive el resto de sus días muy cristianamente. El 29 de agosto, Benita pregunta a la visitante cómo se llama, y ella le responde: "Mi nombre es María". El 18 de septiembre de 1665, cuando Benita tiene dieciocho años, las apariciones y la peregrinación son reconocidas oficialmente por parte de la autoridad diocesana y, a partir del otoño de ese año, empieza la construcción de una iglesia para poder acoger a los peregrinos, que cada vez son más numerosos.Nuestra Señora se revela en Laus como reconciliadora y refugio de los pecadores, y por eso aporta señales para convencer a éstos de la necesidad de convertirse. La Virgen anuncia entonces a Benita que el aceite de la lámpara de la capilla (que arde ante el Santo Sacramento) obrará curaciones en los enfermos que se lo apliquen, si recurren con fe a su intercesión.Benita se tomó en serio la misión recibida de la Virgen y se dedica a preparar a los pecadores para que reciban el sacramento de la Penitencia. Por eso anima con frecuencia a los dos sacerdotes adscritos al santuario a recibir a los peregrinos con dulzura, paciencia y caridad, empleando una bondad especial para con los más pecadores a fin de incitarlos al arrepentimiento.La Virgen le pide a Benita que amoneste a las mujeres y a las muchachas de vida escandalosa, especialmente las que cometen aborto, a los ricos injustos o perversos, a los sacerdotes y religiosos infieles a sus compromisos sagrados.

4 comentarios:

  1. Desconocía la historia de esta aparición de la Virgen. Gracias por contarla. Con este blog vamos a aumentar nuestra cultura mariana.
    ¡Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Hola Angel.
    Ante todo, agradecerte el seguir mi blog de sociedad a la deriva. Y felicitarte por un blog que informa de cosas tan importantes como es la religión.
    Espero podamos tener contacto internauta y hablar cualquier dia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Puff, leo estas cosas y se me pone el vello de punta... Desconocía por completo esta aparición.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Amigo Angel, estoy releyendo la obra de la santa de Avila, y me has emocionado con lo que cuentas, más que nada por que las apariciones de la virgen son de una cotidianidad aplastante, otra cosa es que salga a relucir. También se le aparecía el diablo a Teresa de jesús, y sabía muy bien como tratar a esa bestia inmunda. Recomiendo encarecidamente leer a Santa Teresa de Jesús
    " Mirar bien cuán presto se mudan las personas, y cuán poco hay que fiar de ellas y así asirse bien de Dios, que no se muda"
    Un abrazo en el señor.

    ResponderEliminar