1 comentario:

  1. Pues ellos se lo pierden. Ayer viajamos a Madrid -ida y vuelta en el día con 4 de nuestros hijos-, el motivo fue compartir con otras familias -todas de menos edad que nosotros- y con jóvenes una tarde de Adoración Eucarística y rezo del Rosario. No me extraña que despierte envidia el clima de alegría que se respiraba allí y en otros lugares donde se reunen cristianos. ¡Pobres personas que caminan ciegas por el mundo!, lo sé por experiencia.
    No pude contestarte porque marchaba de viaje, pero ya me uní al rezo del Rosario por los bloguero, añadiendo la imagen y rezando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar