CON VENDAS EN LOS OJOS

Desterremos la violencia y la mala educación. Así reza un gran cartel en el lugar donde trabajo .Tengo que confesar que la primera vez que me topé con él, llamó enormemente mi atención. Me planteé:"¿Hemos llegado al extremo de poner avisos para recordarnos que tenemos que ser educados?" ¿Nuestros impulsos violentos tienen que ser controlados a través de mensajes externos y no por la razón? Me parece sacado de una película de ficción; de esas que he visto alguna vez y tienes la seguridad de que eso no va a ocurrir. Los acontecimientos me demuestran que la ficción ha dejado de serlo. Ciertamente la realidad supera ya, en demasiadas ocasiones, a lo que imaginábamos como fantasía. Me cuesta creerlo, pero mi angustia crece, cuando contemplo escenarios que no me gustan.

¿De verdad estamos pisándonos unos a otros tan brutalmente?¿Será que nos hemos puesto una venda en los ojos, para no ver?


Pienso en la rutina diaria y percibo que la falta de modales, lleva ya tiempo instalada entre nosotros. Los asientos en los transportes no son cedidos a los que lo necesitan. La mayoría de veces ocupados por adolescentes, que ni se les pasa por la mente que otros precisan de ellos. Veo tutear a personas ancianas, como si fueran los colegas del barrio, hablándoles sin respeto. Veo como ante cualquier maniobra mal hecha con el auto, se le responde con un enorme pitido , acompañado de un acalorado insulto. Veo chicas soltando tacos propios de arrabales prohibidos. Veo la actitud agresiva de padres que ante cualquier corrección a su hijo lo toman como una embestida digna de denuncia. Veo a personas enfadadísimas ,cuando se les amonesta por no llevar a su mascota atada para no asustar a los pequeños y te responden :” pues no saque a los niños”. Veo la impaciencia que nos come, cuando estamos en una cola y ésta no avanza, tachando de incompetente a la persona que nos atiende. Tenemos los gritos e insultos preparados, deseando ser disparados si opinamos diferente.

Gritos, chillidos, alaridos. Qué feas palabras.¿Quién quiere ceder? ¿Quién es capaz de serenarse? Aceptar la humillación es impensable .Bajarse del burro hoy es agotador así que permanecemos tozudamente sentado en él. Y nos dejamos la vendas en los ojos para no ver.

¿Y los buenos modales donde se han escondido? Este fin de semana al pasar por el peaje de la autopista y depositar el importe en las manos del empleado, éste, no dijo ni mú , ni muá. No hubo un :”buenos días”, ni “buen viaje”, ni “gracias”, ni nada de nada. A la vuelta se repitió la misma escena con diferente operario . Las personas ya han sido sustituidos por androides y yo no me he enterado.

Abres la puerta a alguien y debe creerse que han sido programadas para cuando pase, porque no hay una palabra de agradecimiento. Cogemos el ascensor y picamos con insistencia para que se cierre antes de que asome alguien. No se saluda a los empleados, no se saluda al entrar en un edificio donde encontramos a un conserje, una recepcionista, o un puesto de información. No se saluda al guarda jurado ,que lleva horas de pie en el puesto asignado, No se saluda al botones del hotel, a la señora de la limpieza, al basurero que limpia las calles. ¡Evadimos a todos!

Y en los colegios. ¿ A qué nivel hemos llegado? Si Aristóteles, Séneca, Parménides, Platón, “levantaran la cabeza” como se suele decir , estarían hoy encarcelados por exigir a sus discípulos, modales y principios.

El deporte, símbolo de unión entre los pueblos y modelo de vida sana. ¡Cuántos espectáculos bochornosos nos presentan a menudo!

Estamos en el siglo del autoritarismo, de la prepotencia y de una gran chulería, encabezada por la clase política, en sus lamentables sesiones parlamentarias. ¿Tendremos que imitar a los gorilas, a ver quien grita más y da los golpes más fuertes?

¿Exagero? Creo me quedo muy corto.Nuestro gobierno nos ha introducido “Educación para la ciudadanía”. Ojalá el objetivo fuese lo que textualmente expresa la frase. Sin educación no hay moral, y sin ella el respeto se pierde, el caos se instala y los instintos animales predominan sobre los racionales. Menos ciudadanía y más educación. Quitémonos las vendas de la soberbia y el orgullo y podremos ver a los demás.
Angel ST

6 comentarios:

  1. Angel: me parece fabuloso todo lo que denuncias, el retrato vivo de una sociedad que ha perdido por completo la educación. Todas esas situaciones cada vez es más difícil atajarlas, sólo queda la familia para enseñar modales.
    Tiene gracia que ahora haya que recurrir a los cartelitos.
    Me ha encantado tu post

    ResponderEliminar
  2. Qué gracia me hace, algo parecido a tu comentario le he dicho yo a Terly, que nunca pensé que un blog iba a ser también una fuente de oraciones.
    Por lo demás ahí estamos a la espera de revisión el 24 de agosto para ver si ya concretan la fecha de la intervención, con la particularidad que el 18 sale de cuentas una de mis hijas que ha venido a Madrid, desde el Puerto de Santamaría, para traer a la vida a mi nieto 18. Con un poco de suerte unimos acontecimientos. "todo es para bien"
    Hoy celebramos, aquí, en el campo de Guadalajara, el cumpleaños feliz de otro nieto de tres añitos. Esto es la vida que no hay quien la pare y ¡bendito sea Dios por ello!
    Gracias angel por todo

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Angel!

    Pues sí yo también creo que te has quedado corto. Es lamentable, es que ni tan siquiera hay conciencia ya de lo que es ser una persona educada, la gente ya no sabe lo que es tener educación y lo que no. Confunden el derecho a la libertad de expresión con la grosería y el desprecio de poder decirte lo primero que les mueva las vísceras.

    Tratemos de custodiar muy bien la educación y transmitámosla por supuesto a nuestros hijos como un tesoro ya de uso privilegiado, de algo les servirá (espero).

    Un abrazo.


    Por cierto, ¿tienes alguna foto de ese cartel en tu trabajo?

    ResponderEliminar
  4. Sí, la realidad supera muchas veces a la ficción, pues la ficción se creó en base a la realidad. En un mundo donde hemos desterrado a cosa tan sensata como es la lógica todo mal es posible.

    Supongo que decimos borrar del mapa a la educación y a la comprensión a la hora de educar y de pensar y eso nos está trayendo desastres,

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado tu post. A mí me duele entrar en una panadería donde doy los buenos días, las tres personas que me miran, y a ninguna se le ocurre responderme.Yo añadiría a tu reflexión, donde tú dices: " Sin educación no hay moral, y sin ella el respeto se pierde," que yo, lo que creo es que sin moral, no hay educación. Se mueven en planos diferentes ambos conceptos. La moral es la guia, el camino, ha falta de ella, la educación es un campo baldío, y abierto (ha) que el primer bárbaro que lo penetre, triunfe.
    Un abrazo.

    Te invito a mi nuevo blog
    http://bate-isladegongelad.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Estamos en una cultura de intereses y sólo prima la productividad, lo que es útil y representa un interés para mí. Hemos, de forma progresiva y sin darnos cuenta, pasado de una educación de valores morales a una educación de valor, que lo que vale es lo importante: bienestar, gozo, egoísmos...
    Bien sabe el Gobierno como hacerlo y, poco a poco, con los votos, quizás de muchos que ahora se quejan, han ido introduciendo esa cultura que se concreta ahora en la muerte, la eutanasia, educación para ciudadanos libres pero sin moral y...
    Cuando reflexioné sobre la autotraición(salvadormisvivenciaseinquietudes.blogspot.com/search/label/la%20autotraici%C3%B3n) lo hacía sobre el factor que ha y provoca todo esto: "ese sentimiento que hace que no hagas lo que piensas debes hacer y te autotraicionas", luego todo lo demás es simple añadidura.
    Y se hace difícil recuperar todo esto, pues se trata de generaciones que se van destruyendo y es imposible recuperar. El tiempo apremia y es hora de mover nuestros votos en un mismo sentido para erradicar los antimorales fuera del alcance de influir en la sociedad, porque de esta forma terminan matándola, aunque ellos vayan juntos también. Son ciegos que guían a ciegos. Muy claro está recogido en el Evangelio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar