ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA


Según los médicos mi hija no debería estar con vida . Le robo esta introducción una vez más al genial Bate (ver enlace). El 18 de diciembre de 1992, nuestra hija Inés tenía 11 días de vida. Ese día, por la tarde, al comprobar que no reclamaba su biberón, empezamos a preocuparnos. Un color grisáceo en su cara, hizo sospechar que algo no iba bién. Salimos hacia el hospital. En urgencias recibimos el diagnóstico. Al oirlo, el mundo se paró para nosotros: ¡Tiene Meningitis!Mientras la subían a la UCI, los doctores que la atendían nos informaron de las pocas posibilidades de supervivencia que existía.Las palabras exactas fueron : “No conteis con ella, seguro que se muere”. La analítica reflejaba también una sepsis generalizada. Pocos día de vida, para luchar contra un dictamen tan agresivo.

Uno queda inmerso en un mundo irreal, donde parece que todo es étereo .Realmente ,se vive la sensación de creer que se está en una pesadilla.Los que han pasado por una experiencia similar saben de qué hablo. Dejamos a nuestra hija llena de tubos y metida en una incubadora aún cuando pesaba 3,5 kilos.

Llegamos a casa, vimos su cuna y mi esposa rompió a llorar. La necesidad imperante de pedir un milagro, se apoderó de nosotros. Teníamos el convencimiento de que Dios podía curarla. Sin pensarlo más, nos pusimos a reclamar a a todas nuestras amistades, a los sacerdotes, religiosos y religiosas que conocíamos. Les pedimos , les suplicamos, con insistencia , que rezaran fervorosamente por la curación de nuestra hija. Al terminar las llamadas, una sensación de paz , nos invadió. Como si ya no tuviésemos nada que hacer, sólo esperar. Fue bautizada en el hospital.Lo experimentado en ese momento , es imposible describirlo. Tan solo la certeza de que estaba en los brazos amorosos de Dios y que nada debíamos temer.Nos abandonamos por completo en Su voluntad. Estaba entre el cielo y la tierra.

Vivimos una semana de incertidumbre. Inés resultó ser una gran luchadora. Superaba las paradas cardíacas, que varias veces le visitaron. Los doctores , fueron los que le atribuyeron el adjetivo de "guerrera". Dios quiso dejárnosla. Nunca hemos dudado de que fue la oración de todos, la que salvó a nuestra hija. Ella sabe que su vida tiene una misión importante encomendada por Dios. A Ella le toca descubrirla. Ya ha empezado a vislumbrar algunas pistas. Se implica en todas las causas injustas. Se apunta a todas las protestas para defender la vida. No se deja llevar por los respetos humanos, defensora fiel de la fe, y comienza a comprometerse en labores solidarias. Ya no son solo palabras, los hechos ya son palpables.
Hoy compruebo, que hay muchos niños ,que según el criterio de algunos médicos, no deberían estar con vida. Amigas que en pleno embarazo se les ha dicho que tenían que abortar porque le han detectado un cáncer y la quimio no era compatible con la gestación, o que el niño venía mal , con secuelas, u otras enfermedades. Madres valientes que han optado por la vida de sus hijos, que se han sumergido de lleno en quien sabe más de Amor. El AMOR MISMO : ¡DIOS!

Hoy puedo ver correr y crecer con gran energía: a Aina, a Tony, a Israel, a Maria ,Jordi…, niños que conozco, niños que viven, porque otros médicos sí apostaron por ellos, y alentaron a sus padres a seguir , porque se interesaron en salvar las dos vidas.No se puede dejar la decisión de vivir a nadie . Hay que buscar a los que apuestan por la vida. Aunque haya que irse al fin del mundo. He visto como se ha fortalecido la fe de estas madres.El descubrimiento que alguna de ellas ha hecho de Dios .Ya no ha podido soltarlo.¿Podemos entender el amor materno? Ellas sí pueden entender el Amor de Dios, ellas lo han experimentado muy cerca.Ellas saben que aunque una madre se olvide de su hijo Dios nunca lo hará, por eso acudieron a El. Son hijos de la Fe, y llevan el sello del amor de sus padres .El amor que seguro guiará sus vidas.
Angel ST

P.D. Este post se lo prometí a Guerrera de La luz(Lucha de Titanes), espero que esté descansando en sus vacaciones y vuelva con renovadas energías.

12 comentarios:

  1. Los milagros existen y tienen nombres y apellidos, además de caras tan bonitas como la de tu hija.

    Un abrazo y gracias por compartir esta vivencia con todos.

    ResponderEliminar
  2. No me gustan los sentimentalismos Angel, pero lograste emocionarme con tu testimonio.
    Me alegro por ustedes, por tu bella y luchadora Inés, y por la mirada agradecida que tienes sobre la vida.
    Ojalá la contagies a muchos.

    Un abrazo en Cristo

    ResponderEliminar
  3. Mª Isabel19 agosto, 2009

    como has llegado al profundo corazón ángel, muchas felicidades..............................

    ResponderEliminar
  4. Es emocionante lo que cuentas y, pues también me quedo con algo que dijiste en la entrada y que creo que también se refleja en la frase del día, aquello de que tenemos algo así como una misión de vida que no podemos ignorar, vivir esa misión y buscar los datos que aún nos quedan por descifrar de dicha misión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Felcidades por vuestra hija, y porque sea tan estupenda!

    Dicen que la fe mueve montañas, y con tu tetimonio, demuestras qeu así es.

    ResponderEliminar
  6. Un testimonio impresionante.
    Hace un año un médico dijo a un amigo nuestro de 45 años (padre de de 5 hijos pequeños) que pidiera un milagro porque, a pesar de una operación el cáncer de hígado que tenía se había extendido. El médico insitió en que existían los milagros. Estamos en ello y se va reduciendo; si Dios quiere se curará.
    El oto día no pude comentar pero me alegré muchísimo de la noticia de la conversón de tu amigo.
    A veces me da la sensación de que si no se convierten mas personas es porque no rezamos por ellas.
    La Virgen de Fátima pidió a los astorcillos que rezaran por los pecadores.
    besos

    (soy María Jesús (del 5º b, castigada sin internet este verano)

    ResponderEliminar
  7. es increíble esta historia...

    Gracias a dios y la virgen! Sí existen los milagros.

    ResponderEliminar
  8. Los milagros existen y caminan por la calle con nosotros. Son ocasiones para comprobar que Dios no da el ciento por uno, sino muchísimo más.

    ResponderEliminar
  9. "Tan solo la certeza de que estaba en los brazos amorosos de Dios y que nada debíamos temer.Nos abandonamos por completo en Su voluntad. Estaba entre el cielo y la tierra." Es así como deberíamos vivir siempre.
    Muchas gracias por el testimonio. Útil para todos los aspectos de la vida.

    ResponderEliminar
  10. Shikilla. me alegra verte por aquí. Hace tiempo que te sigo. Gracias por tus palabras. Me encantó recibir tu comentario.

    Milkus. te he dejado mi comentario en tu blog. Me alegra que tus palabras hayan salido de un corazón emocionado.

    Mª Isabel. Contigo todo está dicho. Sabes que tu historia está dentro del post. Y esa sí ha sido un milagro.

    Yahuan: Juntos podemos encontrala y creo que los blogs nos ayudan mucho. Un abrazo

    Pilar: Siempre respirando optimismo y confianza. Me quedo con lo expresado. Un abrazo

    Pablo. Gracias por entrar en el blog, gracias por tu testimonio. Me gustaría verte siempre por aquí y saber de ti. Un abrazo

    Alexis. Que bueno esto de internet, basta un simple contacto y a los minutitos ya estamos unidos, a pesar de la distancia. Gracias por entrar y escribir. Deseo que podamos engrandecer esta relación bloguerística. Un saludo

    eligelavida. Tu nombre lo dice todo, no puedo añadir más. Viniendo de tí, sé lo que valoras que Inés esté con nosotros. Un abrazo.

    Jimena: Gracias también por visitarme. Estamos poniendo en práctica la comunión de los santos. Un saludo.También te sigo

    ResponderEliminar
  11. Sí ya sé que es un post atrasado, pero como sabes todavia ando a medio gas en mis actividades blogueras y no quería dejar de comentar aquí, para alabar la hermosura de tu hija y de esta historia REAL llena de FE, ESPERANZA Y CONFIANZA, ¡VAYA FAMILIA TIENES, AMIGO!. Dios te ha dado mucho y YO también le agradezco a el, tu vida y la de los tuyos, QUE EL TE BENDIGA SIEMPRE.
    UN FUERTISIMO ABRAZO

    ResponderEliminar
  12. Qué amor eres y qué hija más divina, es impresionante. Muchas gracias Angel.

    ¡¡Un súper abrazo guerrero para Inés!!

    ResponderEliminar