¡No te he reconocido!


Tengo que confesaros que hoy no he sabido amar, que hoy he dejado a Jesús solo, y abandonado. Hoy me he alejado de El, no he hecho nada para amarle, y he sentido vergüenza ajena como todos los que me rodeaban. Sí, lo digo con gran tristeza. Hoy no he sabido ver a Jesús en el hermano.

Ocurrió anoche, en mi lugar de trabajo. Apareció un señor con un batín viejo, aguantándose los pantalones con las manos, sucio y con un hedor insoportable que hacía apartarse a todos los que pasaban a su lado. Venía a urgencias a ser visitado. No tardaron las protestas de otros usuarios al comentar que era irresistible el olor que desprendía. Uno a otro fueron escurriendo el bulto y como una pelota de ping pong pasaba de una sala a otra. Con la mirada perdida y sin entender porque se le hacía deambular de esa manera.

Pasadas unas horas las protestas volvieron. Nadie quería a ese señor cerca (es comprensible), nadie propuso nada, nadie mostró un acto de humanidad, y nadie pidió nada para él. Cuando me paré a pensar, ya era tarde. Jesús ya se marchó, no insistí para que fuese atendido, no hice nada para ayudarle. Y os preguntareis "¿Y que ibas a hacer?" Pues podía haber sugerido que lo lavaran, que le pusiesen ropa nueva, que le prestaran atención. ¿Quién sabe como ha llegado a esta situación? ¿Y su familia? Yo podía haberme ofrecido para lavarlo. Tarde, llegué tarde.

No me lo quito de la cabeza. No he sabido ver el rostro de Jesús. Os puedo asegurar que cada día pido vencer ese primer rechazo ante alguien así. ¿No son estos los pobres de Madre Teresa donde ella sí veía el rostro del Señor? ¿No es éste el leproso que San Francisco supo besar porque conoció el rostro del Señor? ¿No son éstos los abandonados de las que tantas veces hablamos y nos quejamos de que no son atendidos?

Hace unos años las religiosas estaban presentes en este hospital. (Este mundo se ha olvidado e ignora que las escuelas y hospitales se deben a la fundación de órdenes religiosas). Poco a poco han ido apartándolas y en la actualidad ya no existen. Antes, un caso así siempre recibía ayuda.

Al preguntar como llegó este señor al hospital, supe que lo trajo la policía, lo dejó y nada más. Él, cansado de esperar se marchó sin saber a donde fue.

Tanta obra social de la que se presume en este gobierno y en mi ayuntamiento, y no existe nada para atender a estos abandonados. Solo las instituciones religiosas acogen cuando llaman a su puerta. Tenemos a las hermanitas de Madre Teresa. Pero a las 3 de la mañana… si las hubiese llamado seguro que hubiesen venido.

Jesús se marchó y no hice nada por Él.

Que bonito queda todo en mi blog, cuantas alabanzas a mí dirigidas, y esto ¿donde lo pongo?... ¡Qué lejos estoy del amor!

Hoy os pido que no comentéis este post (no voy a publicarlo). Hoy merezco ser ignorado, cambiad vuestro comentario por una oración, por el alma que no he sabido amar.
Angel ST

20 comentarios:

  1. Aunque no lo publiques me dá igual. Todos "pasamos" por eso alguna vez, nadie es perfecto, y solo desde nuestra miseria se entiende la necesidad que tenemos de su amor.
    Aunque lo rechacemos... El estará siempre ahí y seguro, nos va a brindar otra oportunidad.
    Solo quiero, que no te sientas solo, ni único, ni raro, eres humano, solo humano, que lucha por ser santo y sin duda, lo conseguirá por SU MISERICORDIA y POR SU AMOR. Tú o yo le podremos dar la espalda, lamentablemente más de una vez, pero EL NUNCA LO HACE.
    Solo quiero que sepas, que estoy contigo, que rezo por tí y contigo.
    Animo amigo, Caer está permitido, levantarse es OBLIGADO.
    Un fuerte abrazo, hermano mio.

    ResponderEliminar
  2. Sin comentario.

    ARREPENTIMIENTO

    ¿Por qué, Señor, me siento tan amado
    si de tu amor yo nunca he merecido?
    pues rendido una y mil veces he caído
    en los impuros brazos del pecado.

    No me dejes, mi Dios, abandonado,
    en medio de este mar embravecido;
    menosprecia lo mucho que te he herido
    y ofréceme cobijo en tu costado.

    Si muchas veces mucho te he dañado
    y la paz de tu amor no he comprendido,
    me humillo y cabizbajo yo te pido

    que no tengas en cuenta mi pasado;
    hoy, del todo me siento arrepentido
    y ante tu Cruz me postro, arrodillado

    Terly

    ResponderEliminar
  3. Casualmente entraba en tu blog a comentar en "Asistiré", y me encuentro con esta reflexión que acabas de escribir. No voy a compadecerte, pues somos unos desagradecidos y miserables pecadores, yo me encuentro entre ellos, pero si voy a, aparte de pedir perdón, a compartir contigo que al menos nos damos cuenta; al menos nos confesamos pecadores, peores quizás que ese indigente, por lo menos delante del SEÑOR; al menos, como el aquel pobre hombre, reconocía sus miserias y faltas y pedía misericordia delante del SEÑOR.
    No quiero ser como el publicano; quiero reconocer mi pecado, pero también confiar en que el SEÑOR nos dé las fuerzas necesarias para mañana poder levantar la voz y pedir asistencia o asistir.
    Quizás ese mendigo vino a decirme que espabilara y que no me creyese como el publicano merecedor de su perdón. ¿Quién sabe por dónde sopla el ESPÍRITU?
    Ánimo y un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar
  4. Espíritu Santo:

    Eres el alma de mi alma.

    Guíame, consuélame, ilumíname, fortifícame. Y en cuanto corresponde a la Voluntad del Eterno Padre Dios, dame a conocer lo que el Amor Eterno desea de mí. Dame a conocer lo que debo realizar, dame a conocer lo que debo sufrir, dame a conocer lo que silencioso, con modestia y en oración, debo aceptar, cargar y soportar.

    Sí Espíritu Santo, dame a conocer tu Voluntad, pues toda mi vida no quiere ser otra cosa, más que un continuado y perpétuo sí, a los deseos y al querer del Eterno Padre Dios.

    Amén
    .


    Un abrazo hermano. Ánimo.

    (las oraciones sí las publicas, no?)
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Gracias a los demás.Guardo vuestros mensajes. He puesto estas por ser oraciones.

    ResponderEliminar
  6. Ángel, Dios sabe de nuestros descuidos, de nuestras faltas y debilidades. Si te arrepientes de corazón (como veo que así es) no te faltarán ocasiones en las que expresar ese amor.
    Me he emocionado. A mí también me ha pasado...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ángel, no publiques este comentario si te parece, pero quería decirte que me ha conmovido lo que has escrito. Mejor dicho, me ha removido. Gracias.

    ResponderEliminar
  8. Al leerte he puesto rostro a tantos y tantos sin techo y transeuntes con los que he trabajado. Me acuerdo de un hombre de cincuenta años, fuerte, inteligente, guapo, que podría haber se tragado al mundo y no al revés; al que tuve que enseñar a ducharse, porque después de quince años en la calle se le había olvidado como se hace un gesto tan simple.

    De "otro" que prefería dormir bajo el hielo de enero en la calle a que le quitaran su ropa ajada y sucia. La tenía pegada a la piel y le dolía.

    De "aquel" que lloraba todas las noches porque nadie le quería abrazar.

    De... Tantos y tantos que pueblan mudos nuestras calles, huelen mal a agrio de vino y mugre, desagradecidos, maleducados, pero maltrechos y malheridos.

    Sin duda, no fue lo más correcto para un cristiano lo que hiciste. Pero Dios ha sacado algo bueno de ello: la denuncia social y el movimiento de conciencias.

    Ánimo, verás como Cristo vuelve a visitarte.

    ResponderEliminar
  9. Jn. 21, 15,17
    "Simón, me amas?...Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te amo".

    ResponderEliminar
  10. Esto no es oración, pero te lo dejo porque es un punto de Camino sobre este tema:
    "Señor que ponga buena cara", decía uno de los hijos de San josemaría, cuando vaciaba las vacinillas de los enfermos. Y el santo, le entendía.

    Por otro lado quiero responder a una pregunta que me hacías en mi blog.
    ¿Hasta cuando hay que esperar a reacción de los hijos?
    Por lo que tengo experimentado con algunos de los míos (la mayoría de los diez) hasta siempre, Angel, hasta más allá de la muerte. Estoy convencida que haré más por ellos desde la otra vida que en esta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Perdona, Angel, que vuelva, pero con lo que te he contado en el post Asistiré II, se me ha vuelto a abrir la herida. ¿Quieres rezar hoy por mi, en ese tema? y no me arrepiento, creo que obré en conciencia.
    Gracias, un beso

    ResponderEliminar
  12. Querido amigo:

    Sé que no soy muy original, pero te copio aquí la oración al "Cristo del perdón" de la madre de Terly, que en paz descanse... a mí me ayuda mucho...

    Errar es humano, Ángel, rectificar es de sabios...

    "AL CRISTO DEL PERDON"

    Clavado en una cruz, atormentado,
    y más que el cuerpo el alma dolorida,
    manando redención por esa herida,
    abierta por la lanza del pecado,
    .
    te contemplo mi Dios, crucificado
    ofreciendo tu muerte por mi vida
    mientras tu madre de dolor transida,
    te ve morir, por todos ultrajado.
    .
    Abres los brazos a la humana fiera
    y amplio perdón le ofreces con ternura
    sin un reproche proferir siquiera.

    ¡Ay¡ si a tu ejemplo el hombre se rindiera,
    mostrando así su amor y su cordura,
    ¡en un Edén el mundo convirtiera!

    Un abrazo, amigo, ánimo

    ResponderEliminar
  13. He decidido que lo escrito por vosotros puede ayudar a otros. Es todo tan alentador y hermoso que no puedo guardarlo solo para mí. Una vez más tengo que alabar vuestra generosidad. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  14. Querido Angel, en mi ciudad hay un chico al que le pegué duro cuando éramos jóvenes, y sé que le tengo que pedir perdón cuando lo vea.La primera vez que me lo encontré, no me animé, de cobarde, ni la segunda que me lo encontré, ni la tercera, ni la cuarta.Ya deben ir diez veces al menos. No sé cómo se llama ni donde vive, pero Jesús lo pone en mi camino una y otra vez, en las veredas de la ciudad.Es una cuenta pendiente para mí, y quizás él tambien lo necesite. Ánimo! espero la próxima vez romper mi cobardía y acercarme. Tal vez vuelvas a ver a tu Jesús esta misma noche o mañana...Alabado sea Jesús en el pobre.

    ResponderEliminar
  15. Angel, no sabes como me ha movido tu post, por que tantas y tantas veces que he tenido que luchar para vencer ese egoísmo y poder hacer servicio a estos seres humanos tan necesitados, como pienso siempre en la Madre Teresa y ruego al Señor para que pueda ir en ayuda sin pensar más que en la compasión y necesidad de estas personas. Como ves no eres el único, yo sé Angel que para la otra que te visite Jesús lo vas a acoger, gracias por esta gran lección y por tus visitas, oro por tí y tu por mí para poder vencer el egoísmo, un abrazo en Jesús.

    ResponderEliminar
  16. Este articulo pega duro, en la profundidad del entendimiento, muchos han salido de aquí reflexionando hasta yo.

    Que tenga una excelente semana le deseo paz y bien a usted y a su familia.

    Atte: Sed Consolación

    ResponderEliminar
  17. Padre nuestro,
    que estás en el cielo,
    santificado sea tu Nombre;
    venga a nosotros tu reino;
    hágase tu voluntad
    en la tierra como en el cielo.

    Danos hoy nuestro pan de cada día;
    perdona nuestras ofensas,
    como también nosotros perdonamos
    a los que nos ofenden;
    no nos dejes caer en la tentación,
    y líbranos del mal.

    Amén

    ResponderEliminar
  18. Pues que quieres que te diga, si te sirve de consuelo, yo hubiera hecho lo mismo que tú y hubiera sido igual de indiferente y tibio. Hubiera estado igual de mal.

    Y si, efectivamente, ese pobre hombre era Jesús. Lo malo de todo esto, es que era Jesús de verdad porque El tiene esa costumbre, y te ha puesto a prueba, igual que a mi en otras ocasiones y tb he fallado. Ánimo.

    ResponderEliminar
  19. Angel, para mi la vida consiste (debido a nuestra naturaleza imperfecta) en caer y volver a levantarse, caer y volver a levantarse...caer y ...claro!...volver a levantarse :) así va a ser todo el tiempo :( ojalá que las caídas sean cada vez más espaciadas... pero creo que la parte importante de éste ciclo repetitivo es la de "volver a levantarse" ...o sea, levantar el espíritu, el ánimo...la esperanza, la alegría. Angel, por ese hombre, hoy, vamos a rezar muchos...así que a volver a levantarse!...un beso, Ale

    ResponderEliminar
  20. Leí en su día esta entrada y respeté tu deseo, pero hoy no puedo menos de comentar, me emocionó y me ayudó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar