VIVIR EL DOMINGO (Aceptar)

El médico neumólogo que ejerció durante ocho años en un hospital antituberculoso de Barcelona para luego ingresar, como hermano, en la Orden de San Juan de Dios,el doctor Ricardo Botifoll, fue un hombre de ciencia y de gran espiritualidad, «que pasó haciendo el bien»...

El doctor Botifoll, neumólogo, cirujano, obstetra, fundador y director del Hospital de S. J. de Dios, en Lunsar (Sierra Leona), después de 25 años padeció una dermitis oncológica en las manos causada por los rayos X. Trataron de injertarle su propia piel... Finalmente tuvieron que am­putarle tres dedos de la mano derecha. Pos­te­riormente padeció otras amputaciones en ambas manos...Durante una entrevista me decía: «Creo que el sufrimiento habrá servido para mi enriquecimiento interior».

«Alguien ha dicho, y con mucho acierto: “Todo lo que se ‘acepta’... cambia de sentido”».«Saber “aceptar” los infortunios que nos llegan... creo que es una de las virtudes más importantes, más necesarias en la vida...».«“Aceptar” o, si se quiere, con una palabra más precisa, tal vez, sea la de “asumir”».«“Asumir” es conseguir que el mal que nos llena de tribulación, de congoja, de angustia... se convierta en un bien: bien para nosotros mismos y un bien para los demás».«Así que el sufrimiento bien “aceptado” ayuda a descubrir el verdadero sentido de la existencia; dar a las cosas su justo valor; y por tanto andar por la vida... más seguro de uno mismo». Y añadía:«El P. De Lubac ha dicho: “El gozo se teje... con el hilo del sufrimiento”».
J. M. Alimbau

15 comentarios:

  1. El gozo se teje en el hilo del sufrimiento... ME QUEDO CON ESO. ¡Que gran verdad!
    Off topic. Tendré que echarme yo también un chupito de anis. Probaré de tu receta.
    SALUDETES DOMINICALES.

    ResponderEliminar
  2. Angel es la 1º vez que entro a tu blog me gustó mucho, y tenemos los mismos principios y valores.
    Es importante asumir y aceptar en la vida saludos

    ResponderEliminar
  3. Angel, es verdad, el sufrimiento ayuda para el crecimiento espiritual por que solo de esta forma derrotas el egoísmo y orgullo para poder dejar entrar a Dios, no importa cuanto sea lo que se sufra, más es el gozo de estar en Gracia del Señor, gracias.

    ResponderEliminar
  4. Hola Angel!...no me acuerdo bien quién, creo que fue Santa Teresa, que decía: "Acepta tu pena y se te quita la mitad de la pena"...claro que hay de penas a penas, y puede sonar muy sencillo, pero si, la verdad es que ir contra la corriente en tema de sufrimiento es, la mayoría de las veces, acrecentarlo o alargarlo. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Jajajajjaja Arcen con el chupito de anís... qué dos...

    Angel qué impresionante la historia, no conocía nada de este médico.
    Pues sí, es el gran descubrimiento del converso, darte cuenta de que de cada dolor nace un gozo mucho más grande. Llega el dolor, parece que no vas a poder soportarlo pero resulta que, como se lo has entregado, lo lleva Cristo y lo que a ti te queda es ese alivio del que habla cuando nos dice: "Venid a mí todos los que estéis cansados y agobiados y yo os aliviaré".

    El Señor no miente.

    Bueeeno, mañana me avisáis y me tomo yo también algo con vosotros. Aunque aviso: yo no bebo nada de eso que bebéis vosotros, yo como mínimo un ron. Ron legendario. Eso sí que lo cura todo :P

    Muchos besos, matutinos-dominicales ya.

    ResponderEliminar
  6. Ayyyyyy qué foto del Señor!!!

    qué B E L L E Z A

    ResponderEliminar
  7. El sufrimento se diluye en el agua clara y piadosa de la resignación.

    Como dijo Epitecto:

    "Aquel que se acomoda a lo que fatalmente sucede, es sabio y apto para el conocimiento de las cosas divinas."

    ResponderEliminar
  8. No soy capaz de concebir otra forma, en estos momentos, para evolucionar como seres humanos que no sea mediante el sufrimiento, que no siempre está ligado a grandes padecimientos.
    Pero es cierto que la consciencia de este siglo necesita grandes dosis de dolor y de empujones para aprender la lecciones que el destino nos tiene reservadas. También es cierto que el sufrimiento, muchas veces, se ceba con los seres más puros e inocentes, como niños y animales, o el admirable Doctor Botifoll del que nos hablas... A veces, ¡parece todo tan confuso e intrincado!, pero debemos confiar, sobre todo confiar y no perder la fé.

    Vivimos en la sociedad de la opulencia y del bienestar, donde sólo se valoran ya el número de bienes materiales y el mayor bienestar que uno pueda lograr bajo las directrices de una sociedad terriblemente consumista y manipuladora... ¿no será el sufrimiento, quizás ahora, la única vía para "despertar"?

    Muy buena entrada, Ángel, me gusta muchísimo compartir este tipo de reflexiones. Recién abierto mi blog, publiqué una reflexión que se titula: "In memoriam: Aceptar", me gustaría que la leyeras y me dieras tu opinión, pues tiene mucho que ver con todo esto que estamos comentando. Te vas al final del todo, y en las etiquetas buscas: "REFLEXIONES".

    Un abrazo y féliz domingo para los siete ;=))

    ResponderEliminar
  9. Nos cuesta entenderlo, pero así es.
    Bonita fotografía.

    ResponderEliminar
  10. Que gran verdad Ángel. Pero hay más. Como decía San Pablo, "me alegro en mis padecimientos y completo en mi carne lo que falta a la Pasión de Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia" Saber que con pequeñas cruces podemos aportat nuestro granito de arena a la obra de la Redención es alucinante.
    Saludos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  11. Relamente es una gracia y grande el saber aceptar, pero lo es más el llegar a descubrir que, como dice san Pablo en los Filipenses, " a vosotros se os ha concedido la gracia de que por Cristo... no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él"
    No es fácil ni sencillo, pero "Dios lo puede todo".

    Muy bella la entrada y los comentarios.

    ResponderEliminar
  12. Relamente es una gracia y grande el saber aceptar, pero lo es más el llegar a descubrir que, como dice san Pablo en los Filipenses, " a vosotros se os ha concedido la gracia de que por Cristo... no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él"
    No es fácil ni sencillo, pero "Dios lo puede todo".

    Muy bella la entrada y los comentarios.

    ResponderEliminar
  13. Aceptar es quererse tal y como DIOS te ha hecho. Para nuestro PADRE todo es normalidad, así que hablar de anormalidad o normalidad es cosa de humanos. DIOS, nuestro PADRE, nos quiere tal como somos y si DIOS me quiere, ¿cómo puedo negarme y no aceptarme yo tal como soy?
    Sin lugar a dudas, el sufrimiento nos es necesario, no querido, sino cuando llega, porque realmente llega, nunca falta a su cita. Pablo nos dice que somos coherederos, en JESÚS, de la Gloria del PADRE si somos capaces de padecer y sufrir juntos, es decir, injertados en JESÚS, tal cual padeció JESÚS. De modo, que en lugar de ser, aunque cuesta, motivo de tristeza y sufrimiento, todo, en el SEÑOR, se convierte en alegría y gozo. Así el doctor expresaba que su sufrimiento lo había enriquecido interiormente; así alguien ha dicho, como comenta Ángel, "todo lo que se acepta cambia el sentido". El gozo, palabras muy acertadas del P. De Lubac, se teje con el hilo del sufrimiento.
    Por eso, la vida, que tanto peligro corre en el vientre de las madres, se hace necesario defenderla, y quiero aprovechar la ocasión para manifestarles que la vida es una cosecha que necesita muchos cuidados y mimos. Es la puerta que nos lleva a tener la oportunidad de ser hijos de DIOS. Por ella podemos ganar el gozo de la plenitud eterna en presencia del PADRE, y por eso se hace necesario defenderla.
    En la medida que lo hagamos los frutos no tardarán en florecer.
    Desde el 23 de septiembre al 1 de noviembre estamos celebrando la campaña 40 días por la vida (http://40dporlavida.blogspot.com/

    Se hace necesario arar, abonar, cultivar, regar y ofrecer este trabajo al mundo, para que el mundo sepa que la vida es lo más preciado que el ser humano tiene.
    Necesitamos que participes, lo divulgues, publiques, compartas, envíe mensajes, invites a tus amigos y personas implicadas que defiendan la vida. Sin agobios ni angustias, cada uno como pueda. Un sólo mensaje, un solo granito de arena será muy importante para que la cosecha pueda ser generosa y floreciente.
    Un abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar
  14. Es un testimonio que me ha calado, sobre todo la frase final. Espero que tengas más para que nos ayuden a vivir el día a día y aceptar nuestros pequeños sufrimientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Me emociona el comentario de Arcen,mi oración por él.

    Un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar