Vivir el domingo

Dicen que la paciencia es más útil que el valor. Nos da la cualidad de saber esperar con tranquilidad las cosas que tardan en llegar y nos hace más llevadero todo aquello que nos alcanza y nos hace sufrir
Mil cosas vendrán que pondrán a prueba nuestra dosis de paciencia. Por eso hay que tener un verdadero caudal, fuente inagotable de la que siempre podamos beber. ¡Qué no se nos acabe la paciencia! porque si ella se nos termina rápidamente ocupará su lugar en nuestra alma la desesperación, la irritación, el mal modo, el abatimiento, el enojo y tal vez la ira. La ira es uno de los pecados capitales que más nos desgarra el alma, nos convulsiona, nos enloquece hasta perder toda dignidad y compostura. Voy a ejercitar en todas las cosas mi paciencia.
La paciencia y la paz van siempre unidas. En mi caminar por la vida, si tu me ayudas Jesús, voy a encontrar y poseer una paciencia a prueba de todo y la paz se me dará por añadidura. Sé que no es fácil, ante ciertas circunstancias y personas tener paciencia, pero hay que pedírtela.

9 comentarios:

  1. gracias por visitarme, me hizo muy bien leer esta publicacion suya sobre la paciencia, creo que podemos sembrar pequeñas semillas de esperanza, y seguramente le haran bien a alguna persona,vendre aca mas seguido,saludos...Silvina

    ResponderEliminar
  2. me gustaria saber de que pais es?

    ResponderEliminar
  3. Silvina Gracias a ti por la visita. Soy de España. Vivo en una Ciudad de Barcelona.Un saludo

    ResponderEliminar
  4. He oido decir en más de una ocasión que la paciencia es: la ciencia de la paz.
    Nuestras impaciencias no conducen a nada bueno. Me gusta mucho lo que dice Jesús: El Reino de los cielos se parece a un sembrador que echa su semilla, y sin que él sepa como, la semilla, poco a poco va creciendo...
    Todo crecimiento es lento. Nada grande se hace de repente. Tener paciencia con uno mismo, con los demás, es todo un arte.
    Que el Señor nos conceda aprender que cada cosa tiene su tiempo. Y que El hará todas las cosas a su hora y en su momento.

    ResponderEliminar
  5. Hola angel y feliz domingo.la paciencia tiene su límite y conservar la calma ante palabras y actitudes ofensivas es lo que más cuesta en esta vida.

    Te soy sincero,tengo poca paciencia.
    Recibe mi cordial saludo

    ResponderEliminar
  6. Para ejercitarnos en la paciencia tenemos a quien imitar. Copiemos a Dios, que ha tenido y tiene tanta paciencia con nosotros.

    ResponderEliminar
  7. La paciencia es la virtud de las virtudes para mi, porque con paciencia se consigue todo.
    Gracias por tus visitas y comentarios.
    Verdaderamente pienso que enriquecen mucho mu blog, porque siempre nos haces pensar. Gracias otra vez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cristo es quién colma de amor y misericordia a los hombres. Con él todo es posible. Gracias Ángel. Por cierto me ha gustado lo que ha dicho Maria: que la paciencia es la ciencia de la paz.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola querido Angel, vengo rota, pero no quería dejar de darte las gracias por este post, porque lo he leído rápidamente antes de salir de casa esta mañana y lo he tenido en mente todo el día, ha sido como un abrazo.

    Me ha gustado tanto tu post porque es muy carismático: la paciencia y la paz siempre van unidas. Sólo Jesús nos da la paz, sí. Y hay que pedirla mucho, a través de María. Es un don.

    Hoy sólo te vengo a ver a ti, porque me voy a la camita de cabeza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar