ABRAZADOS Y AMADOS

Tal como os dije hace unos días, siento la necesidad de compartir lo vivido durante la semana de silencio bloguero que me impuse. ¿Qué es lo que me movió a dar un frenazo brusco y hacerme daño?

Alguno de mis amigos, me ha dicho que soy un poco imprudente contando tan abiertamente mis experiencias, sin saber a donde van a parar. Tampoco sabe el sembrador donde caen sus semillas y que saldrá de ello, y no por eso deja de tirarlas. Este es mi blog. Mi diario . Y nada de lo que diga es especial, estoy seguro que todo ser humano, pasa por momentos similares.

¿Que hay de malo en ser de carne y hueso?, lo que narro, es la experiencia de muchos. Unas veces serán cosas hermosas, otras más delicadas y en otros momentos enseñar alguna de las miserias que el pecado conlleva. Sé donde están mis límites y mi prudencia. Sé lo que quiero compartir y lo que debo callar. No me preocupan los juicios personales que alguno pueda hacerse sobre mí. Hoy más que nunca, conozco la finalidad de mi bitácora y a ella quiero entregarme en la medida de mis fuerzas y posibilidades.Ahora sé que mi deseo, es hacer el mejor apostolado que mi persona pueda realizar, para llevar a los demás el amor de Dios.

Que mis entradas sirvan para acercar y conocer mejor al Señor. Quiero, que internet sea mi medio, para llegar a los que tal vez con mi voz nunca podrían contar.

He descubierto que la creación de esta página, ha sido el lugar donde volcar tantos sentimientos, experiencias, hallazgos, que permanecían encerrados en mi interior desde hacía mucho tiempo y que deseaba llevar a los demás.

He pagado la novatada. Me lancé a esta aventura sin información, ni aprovisionamientos. Las sorpresas han llegado y creo haberlas manifestado en todo momento. Siempre he encontrado velas encendidas, que me indicaban el camino cuando a veces me despistaba. Luces que varios de vosotros habéis sabido alzar, para poder ver.

Si echáis un vistazo a mi último post antes de entrar en este período silencioso, comprobareis que hablaba de los insultos que a veces se reciben de forma anónima y que hacen tambalear el ánimo. Pero no ha sido este el motivo de tener que frenar.

Siempre existen momentos en los que busco un reconocimiento al trabajo realizado, incluso la alabanza, (estos deseos van unidos a ese hombre viejo que tanto cuesta despojarse), no voy a caer en la tentación de manifestar una falsa humildad. Lo he dicho al principio : soy de carne y hueso, con mis sentimientos buenos y mis acciones malas. Esta es la lucha que obligó a San Pablo a confesar : “Hago el mal que no quiero y no hago el bien que quisiera”.


Las alabanzas han llegado , pero de forma hechicera .Me habéis prodigado muchas de ellas en las últimas semanas.

Un día, donde repasaba como de costumbre vuestras páginas , no salía de mi asombro al verificar que en las seis visitas que llevaba, se me elogiaba en todas ellas. Una profunda tristeza se apoderó de mí .El sentimiento de estar robando gloria a Dios me invadió.

Por primera vez en mi vida, los aplausos me estaban haciendo daño.

Detenerme, reflexionar, analizar como ha llegado toda esta mezcla de insultos y cumplidos a tomar protagonismo en mi actuar diario, se me hacía necesario

Una buena amiga, me dijo una palabras muy sabias que me ayudaron:
“Los insultos y desprecios nos van fortaleciendo, pero las alabanzas continuas también nos debilitan”.

He aprendido que no hay que huir de los encomios de los demás. El error está en atribuirme el mérito de los mismos. Tener claro que Dios es el que regala los dones, el que concede las inspiraciones, el creador de la belleza. ¿Qué hizo La Virgen en su canto del Magnificat? No rechazó las alabanzas y piropos que el ángel le prodigaba, Sino que reconoció la verdad. Que Dios estaba obrando en ella maravillas. Creo que éste es el secreto para ser humilde. LA VERDAD. Estar convencido de que sin Dios no se puede hacer nada. Ni escribir, ni pintar, ni cantar, ni predicar. Todo, todo es don, un regalo que se nos hace sin mérito alguno, simplemente por misericordia y Amor.

Seguirán viniendo los insultos, llegarán los elogios, ahora depende de mí dónde situarlos.

Ha sido hermosísimo y alentador, sentir tan cerca vuestra presencia, vuestro apoyo, las palabras dirigidas en vuestros e-mails.Creo que podemos hacer juntos mucho bien, que podemos formar una parte de la blogosfera ,donde se encuentre a un grupo, que anhela dar a conocer el amor del Señor. Somos una pequeña comunidad, con los mismos ideales, con los mismas pretensiones, cada uno con su carisma. Ese que el Señor ha querido darnos, ese que nos ayudará a santificarnos y a santificar. Ese que nos hace sentirnos abrazados y amados.

Que Dios os bendiga a todos.
Angel ST

10 comentarios:

  1. Situalo donde quieras, amigo, pero yo me alegro enormemente de tu vuelta y no ceso de dar gracias a Dios por tu persona y por tu blog. No te elogio a tí, no te lo tomes así, las gracias son para Dios por haberte puesto en mi camino, para tí, todas mis bendiciones y mi sincera amistad.
    UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  2. Le acabo de comentar a una amiga que la palabra de Dios llega a veces como lluvia fina que va calando en el corazón, y otra, como un verdadero chaparrón que arrecia el alma del más incauto, aproximándole de manera humilde, pero plena, a los Misterios. Las dos formas son verdaderas. Tu forma de hacer llegar la palabra del Señor, a veces me hace sentir en una plena tormenta de otoño.

    ResponderEliminar
  3. Me uno a Arcendo a la alegría de tu vuelta, y como te decía en el comentario al vídeo tan precioso y currado que hiciste de los blggeros que rezamos el rosario, pienso que cuando uno se curra las cosas, los halagos son justos y pienso que por parte de quién los lee, obligatorios.
    No es cuestión de tener o no humildad, porque a cada uno lo suyo y es de justicia que celebremos lo que nos gusta.
    En cuanto a exponer libremente nuestro sentimientos pienso, que cada uno de nosotros se marcó un objetivo al crear su página o blog, y si nosotros somos, nos sentimos y nos proclamamos católicos y creyentes en el Dios Padre que no ama, debemos proclamarlo así, sin importarnos el qué dirán de nosotros, porque es nuestra obligación hacer apostolado y presentar al mundo las grandezas que Dios hace en nosotros: "Proclama mi alma, la grandeza del Señor..."
    Yo no tengo miedo a esas personas que con alguna intención (ellos sabrán cuál), se dedican a entrar en sitios que ni son afines a sus creencias, ni les interesan conocer, insultando y ridiculizando los blogs para hacer de ellos un lugar de propaganda anticristiana.
    Lo hacen simplemente para utilizar el insulto gratuíto para ver si nos hacen daño. Yo reconozco como tu, que no me gustan, pero allá ellos, y confío en que algún momento recibirán "su premio".
    Veo que ya está un poquillo mejor de tu catarrillo. Cuídate mucho, que tienes que seguir apareciendo en este sitio tan grande, en medio de el gran universo del ciberespacio.
    Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ángel, sólo quería comentarte que tus reflexiones me llegan muy dentro y me sirven como acicate para ser mejor cada día. A veces abres mensajes hablando de tus defectos (lo cual muy pocos harían), que son como un aldabonazo para nuestras conciencias ya que seguro muchos hemos caído alguna vez en ellos. Te animo a seguir con tu labor apostólica, cada uno a nuestra manera: "Todos diferentes,cada uno con su riqueza humana" ;-), teniendo en cuenta que todo es GRACIA venida del Señor.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me alegro Angel que estes mejor te he encontrado a faltar. ES MUY BONITA LA CARTA QUE HAS ESCRITO HOY.Tambien el canto de este video es fantástico.Que El Señor TE AYUDE. Un abrazo AMALIA. Te lo mando el escrito por aquí ya que por el blog continuo sin saber hacerlo. La foto del Señor con uno de nosotros es SUPER,SUPER.

    ResponderEliminar
  6. Bueno Ángel, menos mal que no me había enterado de tu silencio: he andado tan de cabez que sólo he podido cuidar de mi blog y no he tenido tiempo de alimentarme de los de mis amigos. Así me he librado de darme un susto: sería una verdadera lástima que hubieras decidido dejarlo. Ahora más que nunca debemos marchar unidos y alargando el ámbito de influencia.
    Avanti tutta! - dicen los italianos.

    ResponderEliminar
  7. Luis y Mª Jesús27 octubre, 2009

    Luis y Mª Jesús perdonad. he borrado sin querer vuestro comentario. Lo copio del e-mail. Lo siento

    Cada uno de tus puntos lo puedo hacer mío, nuestro. Somos personas normales con virtudes y defectos, que buscamos apoyo y apoyar, ánimo y animar, ser esperanza y esperar en los demás, ser fieles a la Verdad y caminar de la mano en su encuentro. En el camino recibiremos críticas y halagos cometeremos errores e iluminaremos, pero juntos nos podemos ayudar.
    Hay un resurgir que no entiendo. Mis hijos van grupos de oración, quieren rezar mas, eso no pasaba antes.
    Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  8. Entiendo muy bien lo que dices. A veces, cuando nos vaciamos en elogios hacia un hermano, no nos damos cuenta del riesgo que estamos corriendo: enaltecerlo a él, por encima de Aquel que lo guía; tentarlo como a Jesús en el desierto para que se vanaglorie él mismo, antes que dar Gloria a Dios; darle "su merecido" aquí en la tierra y despojarlo de "su recompensa" en el cielo.
    Hace muchos años aprendí que cuando nos deshacemos en elogios hacia alguien, es como si le estuvieramos robando su recompensa en el cielo. Por eso ahora trato de ser más mesurada en mis elogios. Prefiero pasar por fría o distante que ser yo la causa de tentación o caída de un hermano.
    Gracias Ángel nuevamente por compartir tus sentimientos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Angel!...esta es una reflexión muy util y "me queda el saco" también. Me gusta tu blog, me gusta expresar que me gusta lo que escribes y como piensas...qué bueno que ahora sabes donde situar estos comentarios, porque voy a seguirlos haciendo ;) ...la verdad es que en la vida todos los días aprendemos y modificamos nuestro pensamientos para bien, si vamos de la mano de Dios...y yo veo que eso es lo que tu haces y además nos lo compartes, nos compartes tu viaje espiritual...gracias! Te mando un abrazo! Ale

    ResponderEliminar
  10. Ángel, te copio una cita del Santo Cura de Ars a quien estamos recordando este año: "He recibido dos cartas por el mismo correo. En una se me decía que era un gran santo; en la otra, que era un hipócrita y un charlatán... La primera nada me da, la segunda nada me quita. Soy lo que soy a los ojos de Dios y nada más" Creo que a los ojos de Dios tu bitácora hace mucho bien, y eso es lo que importan. Me alegro mucho de que sigas en la brecha y te agradezco de veras tus comentarios.

    ResponderEliminar