IMITABLE



Como veo que todos vais posteando sobre el mes del Rosario. Dejo mi dedicación a él, para el último día de Octubre. Os presento un texto en el que me he deleitado.

Santa Teresa del Niño Jesús, hablando de ciertos sermones sobre la Virgen Santísima, decía: “se la presenta a la Virgen inaccesible, habría que presentarla imitable”.Es verdad que María es inaccesible en los altísimos privilegios que coronan su maternidad divina, y es justo considerar tales privilegios para admirar, contemplar y alabar las grandezas de nuestra Madre y para enamorarnos más de ella; pero al mismo tiempo hay que mirar a María en el cuadro concreto de su vida terrena, ambiente humilde y sencillo, que no rompe las líneas de la vida ordinaria común a toda madre de familia.

No hay duda que bajo este aspecto María es verdaderamente imitable. Contemplar a María, “que brilla ante toda la comunidad de los elegidos como modelo de virtudes”... hemos de considerarla especialmente como modelo e ideal de las almas de vida interior.

Nadie ha comprendido como Ella la profundidad de aquellas palabras de Jesús: “Sólo una cosa es necesaria” (Lc 10,41), y nadie ha vivido más intensamente que Ella su significado.

Desde el primer instante de su vida María fue toda de Dios y vivió únicamente para Dios; recuérdense los años pasados a la sombra del templo en el silencio y en la oración, los meses transcurridos en Nazaret, íntimamente recogida, en adoración continua al verbo eterno encarnado en su seno; los treinta años vividos en dulce intimidad con Jesús, su Hijo y su Dios; más tarde la vida apostólica de Jesús, su pasión, donde María participó plenamente; y, finalmente, los años pasados junto a Juan, cuando María, con su oración escondida, era el sostén de la Iglesia que nacía.

Aunque cambie el fondo que ambienta sus pasos y su actividad, aunque cambien las circunstancias externas que rodean su existencia, la vida de María sigue inmutable en su sustancia, en la búsqueda íntima y silenciosa de lo “único necesario”, en la unión con Dios solo.

El sucederse de los acontecimientos o su misma actividad exterior no le impiden vivir siempre en esta actitud de continua oración en que nos la presenta hermosamente San Lucas: María guardaba todo esto (los misterios del Niño Dios) y lo meditaba en su corazón” (Lc. 2, 19).

Si nuestro corazón, como el de María, está fuertemente anclado en Dios, nada podrá arrancarlo de su actividad interior, que es buscar, amar al Señor y vivir en su intimidad.
P.Ignacio Larrañaga

8 comentarios:

  1. Precioso y acertado el texto del padre Larrañaga.
    Y muy buena la idea de resaltar que hoy es el día del rosario bloguero, para que no se nos pase a nadie.
    ¡Buen finde!

    ResponderEliminar
  2. Que preciosidad, ver a María como uno de nosotros, una humana de carne y hueso, perfecta en tantas cosas, pero... imitable, claro que sí.

    Debería ser nuestro espejo, donde mirarnos cada día, cada minuto, cada segundo, ¡solo una cosa importa!.. solo una...
    Maestra en tantas cosas, también en su vida humana, lo fué.

    Dios sabe que no podremos llegar a su excelencia, pero es tan infinitamente bueno, que seguro que se conforma que seamos buenos hijos de la Madre, intentando, a pesar de nuestros torpes tropiezos, seguir sus pasos, balbucear sus enseñanzas.

    UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  3. Y ya me contarás porque no quieres el premio..., el blog, y la persona... te lo aseguro, son de lo más fiables..
    Además, que sepas que ya tienes dos votos...jajaja.
    No querias sopa... jajaja
    Saluditos malevolos, jajajaja.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta que hables de Santa Teresa. Santos son todos los que son, pero ella es especial. En una de sus tantas experiencias místicas, entiende que la Virgen María se halla muy cercana al misterio de la Trinidad y oye a Dios que le dice: "Yo te di a mi Hijo y al Espíritu Santo y a esa Virgen. ¿Qué me puedes dar tú a mí? "

    Como dice el texto, para santa Teresa, María es verdaderamente imitable, es la primera discípula del Señor, la primera que lo ama en su Sacratísima Humanidad.

    ResponderEliminar
  5. Hola Angel :) es muy bonito e importante conocer a la Virgen María, y todo lo que se relacione con ella: su vida, sus apariciones, la forma en que nos cuida y nos acerca a Dios. "A Jesús por María" se dice, y de verdad que lo he experimentado. Y para nosotras las mujeres, es obviamente el modelo perfecto de virtudes a imitar. Saludos, Ale :)

    ResponderEliminar
  6. Mirar a María. Y cuanto más la miramos, más nos parecemos a Ella porque Ella, como Madre, en la medida que la aceptamos como Madre nuestra, nos va donando sus rasgos.

    Que el Espíritu Santo nos conceda el deseo de parecernos cada día más a Ella!

    Precioso post cielo. Gracias.

    Un besín de feliz sábado. Unidos hoy todos los blogueros.



    O R E M U S
    P R O
    I N V I C E M

    (los unos por los otros)

    ResponderEliminar
  7. Hola Angel! estuvimos un tiempo sin internet acá en las pampas argentinas.
    Ya estamos cargando el rosario diario con bastantes intenciones españolas, a causa de uds, nos alegramos de poder unirnos en la oración. Hoy por todos nosotros los de los blogs y los que los leen.
    He tenido tantas muestras de amor de nuestra Madre, y tantas muestras de solicitud y cuidado, y gracias a Ella he renacido en la fe. Bendita sea!! Alguna vez hablaste sobre la consagracion a su Corazón Inmaculado? Ella lo quiere mucho de nosotros. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Que acertado el texto...

    El resumen que saco es que MARÍA vivió en Dios... Convivió con Dios y Murió en Dios...

    Gracias Angel por esta entrada, un abrazo
    Jorge Gallego

    ResponderEliminar