Aberraciones para creer

No escribiría un post de este estilo si no fuese por la conclusión la que quiero llegar. Su lectura no será agradable, así que los que busquen hoy una reflexión espiritual, mejor no me lean.

La semana pasada un compañero de trabajo me invitó a visionar una película, donde me comentaba que estaba llena de imágenes muy crudas y que le había hecho sentir en algunos momentos, una intensidad emocional difícil de aguantar. Le sugerí que no me apetecía ver escenas sangrientas. La película tiene la finalidad de reflexionar sobre la existencia o no del más allá. Fue presentada en el festival de Sitges, donde se previno la presencia de una ambulancia, debido a que en pases anteriores, había provocado desmayos, vómitos y otras escenas desagradables. Algunos abandonaron la sala al no poder tolerar tanta crueldad visual.

El título encendió en mí una curiosidad. MARTIRES. Tan fuerte fue mi tentación, que caí en ella. Así que avisado, me puse a ver la película, en original francés, con subtítulos en español. El post no está motivado para hacer una reseña de la película, si no más bien sobre mi interpretación.

Resumiéndola: Una serie de personas, predominando el sexo femenino, son atrapadas y encerradas en un sótano, de forma aislada, donde se les somete a unas torturas aterradoras. Las escenas son espeluznantes. Cuando atrapan a una de ellas, se presenta a ella una señora anciana muy elegante, que le suelta un sermón, sobre fotografías de la historia, donde se contempla que las víctimas inocentes ejecutadas, tienen todas ,puesta su mirada hacia el cielo casi en estado de éxtasis. Le hace toda una apología del ateísmo y le deja entrever que buscan la certeza del más allá. Se pregunta la señora: ¿Porqué esas personas retratadas, torturadas y finalmente ejecutadas, miran sonrientes hacia el cielo? Les llama mártires. Entonces empiezan los suplicios con esta nueva presa. Más escenas duras de ver. Cuando llega el culmen de las torturas, (que no explico por su crueldad) comprueban ,que esta joven, tiene ya la mirada de las imágenes y que se encuentra en un estado de arrobamiento. Cuando llega la anciana jefa (por decirlo de algún modo), le pide que le explique lo que ha visto. La visionaria le habla al oído. Empiezan a llegar coches lujosos, de donde salen personas ancianas y opulentas. Se reúnen en la casa de la señora y su mayordomo, anuncia de forma exultante, que ya tienen la respuesta, que por fin van a saber si hay algo más.
Cuando reclaman la presencia de la anciana, ésta se está despojando de los postizos que lleva (cejas, pinturas, peluca etc.) Ella, con una mirada de decepción y amargura, coge una pistola y entabla este diálogo entre el mayordomo Etienne y ella detrás de una puerta:
¿Entonces hay algo? Por supuesto. ¿Fue claro? Muy claro. ¿Y preciso? No hay lugar para la interpretación, Etienne. Gracias señorita. ¿Etienne? ¿Señorita? ¿Puedes imaginarte qué viene después de la muerte? ¿Está bien señorita?¿Podrías…? No, yo. Sigue dudando, Etienne. Y se dispara en la boca.

Si habéis llegado hasta aquí en la lectura, comprobareis que soy pésimo haciendo una sinopsis. En fin, sé que es desagradable lo que hoy comento, pero expreso mis conclusiones. He contado el final porque sé que no la vais a ver.

La clave de la película, se halla en un grupo de ateos ancianos. Viendo cercana la hora de morir, quieren asegurarse de que no se han equivocado en su ideología. Empiezan a dudar, pero necesitan pruebas.

Mi versión del mensaje. En el momento en que la joven torturada ve el cielo, con una gran luz, ésta queda como si no sintiera ya dolor. Cuando la anciana le pregunta, ella le susurra unas palabras (yo saco la conclusión que le cuenta su visón), la señora- como la gran parte de ateos, son conscientes de que pueden estar equivocados –sabe lo que significa haber vivido en esa actitud. Me recuerda a Judas cuando reconoce su error. La señora, abatida, y en un acto egoísta propio de los desesperados, se suicida con la intención de que los demás no tengan la oportunidad de cambiar. Ella sabe, que se condena y su odio hace que los demás no conozcan la verdad. Claro está . Es mi interpretación.

Otra de las reflexiones que me ha planteado, es lo que debe suponer estar en el infierno, donde el odio no permite ni un gramo de amor, donde nadie piensa en nadie.

En cuanto a la crudeza de las imágenes, me sorprende que mucha gente que ha ido a ver esta película u otra del género y saben de su brutalidad visual, no se atreva a ver las escenas de un aborto. Esto me lleva a confirmar, que no hay imágenes más horrendas que las de una interrupción voluntaria de embarazo. Yo, que he visto las dos, verifico que son mucho más crueles, la muerte practicada al feto, que las contempladas en el film. Por lo tanto si esto ha necesitado una ambulancia afuera ¿que sería ver durante 97 minutos que dura el film, tres o cuatro abortos? Ya no digo los miles que se hacen cada día en todo el mundo. Se produce una pandemia de vómitos y desmayos seguros. Si este tipo de películas muestra tal horror y rechazo,¿ que no haría enseñar a todos la cruel tortura y muerte de niños no nacidos? . Los santos a los que el Señor les ha concedido la visión del infierno han quedado marcados para siempre, y su vida ha sido una continua entrega para que nadie vaya allí. Si en la tierra vemos estas monstruosidades ¿qué será la condenación eterna?

No he visualizado todavía ninguna película por muy gore* que sea, que produzca tan atroz espectáculo como el aborto de un ser humano. Pienso aprovechar ésta de Mártires para contrastarla con la mayor tortura y muerte que se comente hoy día. EL ABORTO. ¿Serán mártires también?
*El cine splatter o gore es un tipo de película de terror que se centra en lo visceral y la violencia gráfica. Estas películas, mediante el uso de efectos especiales y exceso de sangre artificial, intentan demostrar la vulnerabilidad del cuerpo humano.P.D. Pido disculpas por la dureza del post. No pongo el tráiler de la película por no herir a nadie.
Ángel ST

22 comentarios:

  1. Vaya cosas que ves...., desde luego por mí pueden esperar sentados dentro de la ambulancia echandose un mus.
    Efectivamente, el cine de hoy está cargado de aberraciones similares como la saga "saw", que tampoco he visto y esta misma que cuentas. El público, a pesar de las atrocidades, llena los cines... será el signo de los tiempos. La gente disfruta con esas burradas, yo afortunadamente, no.
    Sin embargo, tal como dices, si iria a ver una peli sobre el verdadero drama humano del aborto, ese si porque es verdad y merece una DENUNCIA PÚBLICA RADICAL, pero no hay huevos...
    Lo que más cabrea de todo esto es que además, todos los que se tragan estas barbaridades, son los mismos que luego vienen de buenecitos diciendo que MEL GIBSON se pasó con LA PASIÓN DE CRISTO. Valientes hipócritas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. No va conmigo este estilo de pelis, de ahí, que haya buscado un video que contrarrestara el post. Pero aprovecho para dar el toque de que a veces se ven películas aparentemente bonitas, y con escenas emotivas y tiernas y llevan veneno anticatólico en dosis altas. Sirva este de muestra para comprobar que el mal gusto, lo horrendo y aberrante, no va en nuestras páginas.

    ResponderEliminar
  3. Pues, las imágenes actúan en tu siquismo aunque no quieras. Es como ir a comer algo en mal estado. Tu blog es de otro nivel, no se merecía este post de hoy.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo: Me alegra que me lo hayas dicho. Me sirve y mucho para mostrarlo a algunos que me presionan para que toque otros temas. Me alegra que la crítica de un anónimo por primera vez en este blog haya sido constructiva. Gracias. Quédate con el video de abajo. Vale la pena. Disculpa la indigestión.

    ResponderEliminar
  5. Angelo, tú escribe de lo que te apetezca cielo, yo creo que tienes derecho a dar tu visión sobre cualquier cosa.

    A mí menos mal que me has avisado porque si veo esa película me muero... El otro día con Apocalypto ya se me revolvió el estómago...

    Los niños abortados son mártires de sangre, no me acuerdo si lo dijo JPII o Benedicto.

    Besos¡

    ResponderEliminar
  6. Guerrera: gracias por tus palabras. Cada uno en su vida ordinaria capta mil cosas de las que creo Dios se sirve para que refelxionemos sobre cualquier tema. Insisto. La película la encontré horrible, pero me sirvió para imaginarme lo que sería el infierno y me hizo pensar en el horror real y no ficticio de los abortados. Créeme si te digo que no me molesta para nada las críticas que se hacen con educación y respeto. Teniendo eso por delante todas las opiniones son respetables.Buena semana y un fuerte beso.

    ResponderEliminar
  7. Querido Angelo, de eso mismo hablo yo hoy en mi post, coincidimos otra vez.
    Off topic. Rezo porque estas crisis de fib te sean leves y vayan remitiendo. Siento q estés así.
    UN SALUDO A TODOS LOS INTERVINIENTES, INCLUIDO ANÓNIMO RESPETUOSO. BESAZOS PARA GUERRE Y ABRAZOS PARA EL AUTOR.

    ResponderEliminar
  8. Lo malo de estas películas es el atractivo morboso que ejercen, sin que después el espectador se llegue a plantear nada más allá. De todas formas, gracias por el aviso. Me pregunto porqué las torturadas son sólo mujeres y por qué se suicida la torturadora.

    En cuanto al aborto, yo vi la cinta de Intereconomía grabada con cámara oculta, y ver a ese pequeño ser humano salir muerto de vientre de su madre… fue más que suficiente. Por no hablar del momento en que la ‘doctora’ espera, sentada en el suelo, a que el veneno que ha inyectado en la ‘paciente’ haga efecto y el bebé muera. Si eso no es terror… Y aquí no había efectos especiales. Pasa todos los días y miramos para otro lado.

    ResponderEliminar
  9. A ANÓNIMO: acaso eres psicólogo o especialista para saber lo q puede afectar el contenido de una película?.. Como bien explica el propietario del blog (que es libre de escribir de los temas que le roten), no analiza en el blog el contenido en si, sino la conclusión a la que llega, y comparar esas atrocidades con el aborto. Si tu teoría fuera correcta las imágenes de fetos muertos debería influir en las personas que lo practican, y no es así (lamentablemente). Te agradecería que no juzgaras a la ligera el contenido de un post y clasificarlo de un nivel o de otro. Un blog es libre, tu decides si leerlo o no.

    ResponderEliminar
  10. Ángel, lo que cuentas corrobora cada día más lo que se nos narra en "Un mundo feliz". Lo que importa es sentir, no pensar. El dolor emborracha, pero no cuando lo sentimos en nuestro propio cuerpo, no cuando nos afecta y nos interroga por nuestra existencia y su sentido. Un aborto me remueve las entrañas, por eso resulta inimaginable su visionado. Lo importante es que sólo sean palabras, o imágenes, pero no algo que me interrogue y me afecte existencialmente. Al final, Freud, Nietzsche y Sartre llevaban razón. Hagamos caso a Hitler o Estalin, y eliminemos de nuestra vida todo aquello que estorbe a mis intereses, aunque sea con la intención de dar una lección a los demás o de alcanzar una respuesta: ¿qué hay más allá?

    El mayor odio de la ancianidad es la juventud.

    ¿Qué será lo siguiente?

    ResponderEliminar
  11. elige: se suicida por lo mismo que Judas. Conoce que existe la luz y se desespera ante sus actos.

    A Anonimo: Al principio del post avisaba a no ser leído si se buscaba lo de cada día. La entrada como bien dices ha sido motivada por las conclusiones que saqué de la película.Veo que lo has entendido desde el principio.No me he deleitado para nada en el resumen de la pelicula.

    Mercuzzio. Para mí también el aborto me resulta muy duro (lo más duro) que he podido visionar jamás. Me cuesta entender que deje impasible a muchos como recalca A.Anonimo. Espero que nunca nos acostumbremos a esas imagenes y podamos luchar para que nunca se produzcan.

    ResponderEliminar
  12. Que si serán mártires los abortados? En el sentido que le damos ahora, sí. No lo dudo.
    No dan la vida por la Fe en Cristo, como los santos mártires de la Iglesia. Pero que van al Cielo estoy seguro.
    Su Bautismo, si no es de sangre, será de deseo.

    ResponderEliminar
  13. No he visto la película y no creo que la vea con lo que has dicho que, por cierto, a mi no me ha escandalizado para nada como parece que a algunos les ha pasado, (debo ser un bicho raro) tu manera de exponer lo que vieste me parece totalmente aséptica, dada la temática y escenas de la película según tú, no has descrito ¡nada! que pueda herir susceptibilidades de cualquier adulto, la verdad.

    Creo que has hecho bien yendo a verla si tenías curiosidad aunque luego no te haya gustado.

    La ventaja que tenemos los seres humanos es que discernimos, elegimos, somos libres, y conjugamos el verbo aprender en primera persona cada vez que podemos, aprendemos de lo que nos rodea, hoy con tu testimonio he aprendido y recordado algo que ya sabía, no puedo criticar si no conozco de lo que se habla, no digo que para hablar de la droga haya que drogarse, pero para comentar una película o un libro hay que verla y leerlo, como tú has hecho.

    Por otra parte, cerrar los ojos ante la realidad del aborto no significa más que hay una doble moral que lucha por implantarse en nuestras mentes y corazones. El aborto es un asesinato, ni más ni menos, ya se le pueden poner los apellidos que se le quiera poner.

    Personalmente, creo que en los colegios, a los niños, cuando tuvieran una edad en que lo entendieran y pudieran calibrar su alcance, deberían ponerles las presentaciones y charlas del Dr. Nathanson, que hizo dos películas sobre abortos reales y él mismo decía: "En una se veía un aborto real, un niño de 12 semanas aspirado hasta la muerte. Se veía cómo le succionaban brazos y piernas, se rompía el tórax, etc. Era muy fuerte... Los pro aborto dijeron que era un montaje. Les he animado siempre a que, si piensan así, hagan ellos su propia película de un aborto real, con sus propias imágenes. Nunca lo han hecho, porque saben muy bien lo que se vería".

    Perdona por la longitud de mi comentario Angelo, un saludo y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  14. Este es un género de películas que no me gusta mucho, porque la víctima no puede defenderse. Sólo sufrir y morir como una oveja. Yo creo en la Justicia Divina, y en que los buenos son recompensados (aunque sufran) y los malvados castigados con severidad, mejor antes que después.

    ResponderEliminar
  15. Angel, he de confesar que soy pèsima viendo ese tipo de pelìculas, me impactan de un modo fatal, que horror llegar a ese punto para poder creer en algo.
    Creo que es pura enfermedad no nada mas mental, si no del alma.

    Que bueno que leì tu rezeña, no importa si buena o mala, jajaja pero esa pelìcula no la veo por nada. Gracias.

    ResponderEliminar
  16. Fonso. Yo también creo son mártires. Son criaturas hechas por Dios y se han destruido.

    Juanjo: Mi interés en la película(que vi en casa . no iría al cine a ver esto)estaba en el tema que me planteaba mi compañero (el ateismo).Gracias por tu comentario

    Shikilla: Pues tienes razón. He intentando no describir nada desagradable. Las snsibilidades no son iguales para todos. Lo de la libetad si es importante. Los Proaborto siempre tendrán sus excusas. Gracias y besos

    ResponderEliminar
  17. Angelo: gracias por el "servicio" prestado de contarnos y poder saber algo que seguro que dará que hablar. Como tienes criterio de sobra, nos ayuda y mucho tu comentario, que a mi no me parece en absoluto negativo. Y tienes toda la razón en la comparación con el aborto, que es mucho más cruel, por la cobardía de atacar y de ese modo, a un ser indefenso. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  18. "Tu blog es de otro nivel, no se merecía este post de hoy.". Pues a mi me ha parecido una de las reflexiones más profunda, meditada y trascendente que he leido en mucho tiempo, quizás años. Te quiero felicitar por tu valentía. Y que sigas por este camino, el de la denuncia, el que pega un tortazo en toda la cara de los tibios y los endebles remilgados. En los falsos que miran para otro lado por que su pituitaria es muy sensible.
    Solo enseñando estas cosas, podremos enfrentarnos a los hipócritas y los malvados, las aunténticas plagas demoniacas de nuestros dias.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  19. yo, es que no le dí tantas vueltas a la pelicula, pero creo que tampoco pasa nada porque una pelicula sea muy violenta, dicho de otra manera: ver escenas violentas no va en contra de nuestra naturaleza, sino más bien nos ayuda a plantearnos que hace que la gente llegue a esos extremos.(porque quizás ese caso en concreto no, pero más de uno de este estilo seguro que ha habido) yo lo veo así.
    Un saludo.^.^

    pd: a mi saw me gustó. y creo (con el debido respeto)que hay que ver una pelicula antes de criticarla.

    ResponderEliminar
  20. Tù lo has dicho, querido Angelo, los proaborto siempre encontraràn excusas con el fin de poder acallar sus pròpias conciencias.
    Es muy progre ser proaborto pero la realidad es que estoy seguro de que la mayorìa, por no decir la totalidad, de los que lo aprueban, no serìan capaces de presenciar uno en vivo y menos aùn si se tratase de abortar a su propio hijo.
    Desde Italia, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. D.Jaime: Valoro muchísimo su comentario, estoy en su línea. Un abrazo

    Queoquina. Ja,ja, la verdad es que hay que tener un poco de corje para verlo. Pero como he dicho antes. Hay muchas escenas de la vida real, que superan l ficción que he visto y en grado sumo.

    Renji: Gracias por el comentario. Tu planteamiento de porque se llega al horror, me ha gustado.Hay que repetar siempre las sensibilidades de los demás. Saw, es gore gratuito, hecha para los aficionados a este género. No hay nada más. Si no me lo explicas cuando nos veamos, Un fuerte abrazo.

    Bate. También valoro muchísimo tu opinión. Las experiencias de la vida, nos enseñan muchas muchas cosas y el sufrimiento es un buen maestro.Aprender a sacar lecciones de lo que viualizamos, es un ejercicio que debemo practicar más.Realzamos y elegimos el bien, porque conocemos la exitencia del mal. Un abrazo.

    Vaya cría que hoy no escribiria nadie. Confiro lo dicho. El horror no nos deja indiferente, demos gracias a Dios por ello, porque hoy muchos ya que parecen inmunes al dolor ajeno. Gracias a todos por vuestra aportación

    ResponderEliminar
  22. Estoy totalmente de aceurdo con el comentario de Shikilla.
    Yo pienso que debemos hablar de todas las cosas que nos rodean y que nos afectan de una manera u otra. Podemos tener gustos (a mí no me gustan las peliculas sangrientas), pero lo más importante es lo que hagamos después con nuestra capacidad de reflexionar y de sacar partido de lo que vimos.
    Todas esas personas que se salen de las salas de cine enfermos por las imagenes, deberían de ver, aunque sea a medias todos los crímenes que se cometen hoy día y que dejan imagenes de verdad y no de ficción como sabemos son las de la película.
    No creo ir a verla, pero no porque las imagenes sean crudas, sino porque ya me contaste el final ja, ja, ja. Y así ya no tiene caso.
    Un saludo Angelo.

    ResponderEliminar