Don Stanislaw



Hace tiempo que deseaba escribir sobre alguien, a quien profeso una gran admiración, simpatía y diríase que casi devoción. Siento que ocupa el lugar dejado hace unos años por otro personaje vital en mi vida humana y espiritual. Juan Pablo II.

¿Quién desempeña visiblemente su puesto, como persona en mi corazón? Alguien muy muy cercano a él: Su secretario durante casi 40 años el hoy Cardenal Stanislaw Dziwizsz.Tras el duro golpe que viví, en la muerte de nuestro querido Juan Pablo II, empecé a pensar en Mn. Stanislaw, como alguien, que ha vivido toda la intimidad que un padre e hijo pueden gozar. En muchos lugares se habla de esta relación paterno filial.

Su rostro se convirtió familiar para todos nosotros, siempre entregando los folios de los discursos que Juan Pablo II debía pronunciar. Lo vimos coger al Papa cuando caía sobre sus brazos después de ser alcanzado por una bala.

Pero Don Stanislaw (que es como le llamaban en el Vaticano) es un hombre sencillo, amable donde vivió la elección de su Obispo como Papa, como uno más en medio de la Plaza de San Pedro. Recomiendo la lectura de su libro Una vida con Karol, donde nos relata las impresiones de esos días.

Siempre me han atraído las biografías de personas que han pasado por el mundo de forma casi oculta, haciendo un gran bien los demás, viviendo con humildad el papel que el Señor ha diseñado para ellas. El cardenal Stanislaw, ha sido para mí uno de esos personajes. Donde siempre ha estado al lado de su querido Obispo, ha recibido numerosas anécdotas de él, ha sido testigo de todas las maravillas que han ocurrido durante el Pontificado de Juan Pablo II.

Hay una escena que hoy ,gracias al cine podemos contemplar e imaginar con mayor realismo y que suele perderse. El momento en que los secretarios de los papas viven la muerte de éstos. Realmente es el padre que se va, su tristeza hace irremediable el llanto amargo por la separación. Don Stanislaw es uno de los secretarios papales que más ha podido disfrutar de la compañía de su Obispo. 40 años, son muchos años, Para él no era ya su obispo, ni el santo padre, estoy seguro que su corazón era el de un hijo.
Pues ahora además de administrar la diócesis de Cracovia saca tiempo para seguir hablando de su aprendizaje junto a Juan Pablo II.Poco a poco nos deleita con anécdotas entrañables que hacen conozcamos mejor, a quien nos guió durante tanto tiempo. Hace unos meses salió a la venta el video Testimonio (que aconsejé por entonces), donde nos explica muchas intimidades.Yo necesitaría también un libro para hablar del Cardenal.

Hace 4 años empecé a escribirle con motivo de la Navidad. Mi sorpresa fue enorme cuando ví que me contestaba de forma personalizada. Tuvo el detalle de enviarme su foto con la fecha y unas estampas con la reliquia de Juan Pablo II. He vuelto a escribirle en tres ocasiones más , la última con motivo de la 1ª comunión de mi hijo Álvaro(Aquí), donde me envió un Rosario para él. Siempre ha tenido la delicadeza de contestarme. Yo sé la cantidad de trabajo que un cardenal puede tener, y siempre ha buscado ese hueco de cariño hacia nosotros. Termino con algunas palabras de su viaje a Argentina,donde se beneficiaron de bellas anécdotas en el Pontificado de Juan Pablo II. Os recomiendo de nuevo la lectura del libro una vida con Karol y el video testimonio.

A veces se escapaba (Juan pablo II) del Vaticano porque necesitaba de reposo en la naturaleza. El amaba la naturaleza, para el no era una diversión sino una necesidad. Primera hablaba con todos, después se retiraba, se recogía en silencio para hablarle al Creador. Le gustaba mucho contemplar la naturaleza. Amaba la belleza de lo creado. Ustedes conocen - les dijo a los periodistas - algunas anécdotas como la del niño que le gritó a la madre “el Papa,, mama el Papa” Y después tuvimos algo mas de cuidado...Y otra no tan conocida: una vez en la montaña un hombre se acerco al Papa y le invitó a la casa a tomar una copa de vino. El Papa acepto. Después de beberse la copa el hombre le dice a su mujer. Ves tu vas a la Iglesia a ver al Papa y mira el Papa ha venido a mi casa a tomarse conmigo una copa de vino.

También hizo una aclaración con respecto al viaje a Chile que algunos habían criticado que se hubiese dejado fotografiar en el balcón junto al general Pinochet. Lo que nadie comento dijo el cardenal Dziwisz es que Juan Pablo II antes de subir al balcón le dijo: “Usted es católico entonces aquí hay que hacer un gobierno democrático.

Que nos puede decir de los milagros en vida de Juan Pablo II?El Papa no quería hablar de eso. Decía que los milagros los hace Dios. En una oportunidad cuando alguien quiso comenzar a dar detalles del milagro, el Papa lo detuvo. Ahora después de su muerte se habla más y además esta todo documentado.


5 comentarios:

  1. Fidelidad, amistad, amor filial, admiración... todas estas virtudes y muchas más adornaban la personalidad de este hombre bueno. Sin duda, nuestro amado Juan Pablo II, supo rodearse de gente de valía, tanto en el plano intelectual, como en el espiritual. Prueba de ello, es este hombre y también nuestro Papa actual.
    Bravo por este merecido homenaje.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. Tambien en mi vida espiritual tuvo mucho que ver Juan Pablo II. Leeré el libro de su secretario, no lo he hecho hasta ahora porque creía que, por discreción,no añadía nada nuevo a lo que ya sabía.

    Que entrañable lo que cuentas de tu relación con él.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Buena gente. Como se diría hoy. Sin duda.

    Gracias por la imagen de Nuestra Señora entre las velas. Sencilla y bella.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Angelo!! tengo ese libro pendiente de leer desde hace un montón de tiempo y lo había olvidado, no sabes como te agradezco que lo rescates y todo lo que has contado, tiene que ser fascinante leer a este hombre.

    Muchas gracias por todo, porque ahora valoro más lo que tú ya sabes :)

    Me ha encantado este post.

    Muchos besos¡ (ya vuelvo a tener carneeeeeeet, he aprobado esta mañana cielo)

    Abrazo enorme para Rosi y los niños.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por traer a nuestro conocimiento a este hombre sencillo, segura estoy, porque nuestro Juan Pablo II era muy sencillo para todo. Supongo que las personas que viven al lado de esos grandes hombres que influyen tan positivamente en el curso de la humanidad, tienen una vivencias muy lindas, sufridas muchas veces, pues a estos hombres siempre les ronda la incomprensión, pero ricas para todos nosotros. Imagino que seguirá desgranando sus anécdotas para que el mundo pueda conoccer mejor a ese Papa tan querido.
    Beso grande.

    ResponderEliminar