INTENSIFICAR



Quiero dedicar de nuevo una entrada, para recordarnos el año sacerdotal en el que vivimos.

Los acontecimientos vividos en nuestro país en los últimos meses, puede hacernos perder de vista, esta intención por la que el Santo Padre nos ha invitado a intensificar nuestra oración y el ofrecimiento de nuestros sufrimientos. Me gustaría nos quedásemos con la palabra “Intensificar”. Esto supone esfuerzo. No podemos conformarnos con añadir a nuestra plegaria, una simple mención por el presbítero que encomendamos. Yo os propongo que desde el principio del día, cuando ofrecemos a Dios nuestro trabajo, le presentemos al sacerdote que tengamos en mente, que nos detengamos unos segundos en su persona, pensemos ¿qué puede necesitar, que momentos estará pasando, como vivirá esta Navidad?

Ayer asistí a una misa a la que no suelo acudir por costumbre, y sentí pena por las cosas que el sacerdote estaba diciendo, sin darse cuenta, de que sus palabras son aceptadas por la mayoría de los fieles, y éstas no siempre transmiten el mensaje de Jesús. Hay que rezar de una forma especial por los ministros que ofrecen más confusión que verdad. Por aquellos que nos cuesta aceptar, por los que no profesamos simpatía, por los que criticamos ignorando los motivos de su actitud.

Ciertamente la Iglesia está formada por hombres, y todos la dañamos cuando nuestros actos se apartan de la luz y senda que Jesús nos marca. Cada uno individualmente, contribuye a su santidad o a su debilidad. Cuando el Papa nos pide intensificar nuestra oración es para pedir esa fuerza, para abandonar la oscuridad en la que se pueda encontrar nuestra alma. Lo pide, porque sabe que se necesita. Y por eso hay que tomarse en serio esa invitación.

Tengo la dicha de conocer a muchos sacerdotes, empezando por mi hermano, y algunos han tenido la confianza de abrirme su alma, porque la confianza y la amistad ha propiciado este acto.

Es una vida dura, muy dura. Ellos tienen que renovar cada día su entrega, su renuncia, en un mundo donde hoy se les abandona, se les critica, ridiculiza y donde sufren persecuciones de todo tipo. La soledad es una compañera muy peligrosa para ellos, y cuando se apodera de uno, es muy fácil caer en momentos de gran tristeza y desolación.

Hay sacerdotes jóvenes que empiezan en pueblos pequeños, o que son acogidos con recelo en su primera parroquia, donde son examinados con lupa antes de ser aceptados. ¿Nos hemos olvidado del valor del sacerdocio? ¿Pensamos realmente en que están vestidos de una dignidad especial, escogidos de forma individual por Nuestro Señor? Si empezáramos a llevarlos con un fervor especial en nuestra oración, muchos de ellos encontrarían el aliento para seguir con ilusión y entrega a la tarea que Dios les ha encomendado.

No desaprovechemos nuestros momentos de desánimo, para ofrecer por aquel sacerdote olvidado en cualquier parte del mundo y que siente una soledad inmensa. No perdamos la ocasión de superar tentaciones ,ofreciéndolas por aquellos sacerdotes que pueden en ese momento, estar pasando por algunas, difíciles de vencer. Formemos una gran muralla donde los sacerdotes estén dentro, y que nuestras plegarias y ofrecimientos les proteja del mal. Hagamos que sientan cercano nuestro cariño, nuestra fidelidad. Hagamos que vivan con entusiasmo, el Sí dado a Dios . Que esta Navidad sepamos llevarlos al portal de Belén ,donde el Niño Jesús sea su esperanza de cada día.
Angel ST

10 comentarios:

  1. Sin duda, es muy importante esto que nos relatas Angelo...
    quizá lo hayamos escuchado un montón de veces, pero no acabamos de caer en la cuenta de la importancia de nuestra oración... de la sagrada misión de los sacerdotes... y del inmenso bien que haríamos si nos ahorrásemos esas grandes o pequeñas palabras de crítica o reproche hacia todos ellos...
    Feliz Navidad
    Un fuerte abrazo
    Mil graciaaaas

    ResponderEliminar
  2. Desde luego estas "casualidades" nuestras, si no tuvieramos fé, serían motivo de estudio.., que duda cabe que son ¡dioscidencias!.
    Que razón tienes, en lo que dices, cuanto ejemplo tenemos TODOS que ofrecer, cuantos sacrificios, oraciones y actos debemos ofrendar, para que esta barca de Pedro no se desnorte. Efectivamente hay mucho bueno pero todos hemos de renovar nuestras distintas "llamadas" cada día con nuevos propositos. Sin duda hemos de rezar más, sin duda hemos de MORTIFICARNOS más, sin duda hemos de pedir ayuda a Nuestra Madre. El destino lo merece.
    UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  3. Oremos, oremos y oremos...y todo lo que nos pides en estas líneas. De acuerdo con todo.
    Que de verdad en esta Navidad, sólo se anuncie la Buena Nueva de Jesús.

    ResponderEliminar
  4. Oremos, oremos y oremos...y todo lo que nos pides en estas líneas. De acuerdo con todo.
    Que de verdad en esta Navidad, sólo se anuncie la Buena Nueva de Jesús.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ángel por tu regreso. Siempre diciente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué valor el de los sacerdotes! Personalmente, me alucina! Gracias por ayudarnos a rezar con tus entradas, Angel!

    Muy bonita la nueva foto de tu familia!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Angel por esta post/entrada.
    Oramos en familia, oramos en comunidad, somos muchos en uno ... CRISTO es nuestro núcleo de VIDA.
    Te he sustraido el montaje de AMA SIEMPRE y lo he puesto en mi última entrada.
    GRACIAS y que DIOS te/os BENDIGA.
    Gracias por estar AHÍ.
    FOTELIAS

    ResponderEliminar
  8. Gracias Angel por esta entrada, me sirve muchísimo! Sí que tenemos que rezar por nuestros sacerdotes y también agradecer por ellos, valorarlos! Antes de caer en la crítica fácil, de quejarnos por el sacerdote que nos ha tocado, debemos recordar que gracias a él, a su entrega, a su vocación, tenemos el milagro de Jesús en la Eucaristía cada día, en cada misa; tenemos bautismo para nuestros hijos, casamientos, comuniones, confesiones!!!!!! etc, etc!!!!!Que sería de nosotros sin nuestros sacerdotes?
    Recemos por ellos, sí que es difícil su vida, debemos ayudarlos. (me lo digo para mí misma)
    Un abrazo ANgel!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Angel,bueno... cada año montamos el Belén y el árbol,pero tal como está mi mujer,que está prevista a traer a este mundo nuestro 2º hijo para finales de mes ´solo montaremos el Belén.Saludos y que Guapo a quedado tu nuevo look blog.Felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  10. una madre agradecida15 diciembre, 2009

    Gracias, querido Ángel, por dedicarle la canción a mi hijo, y sobre todo por las oraciones. ¿Que detalle tan precioso!

    Deprisa y corriendo al volver del aeropuerto le he enseñado tu sorpresa. Me ha dicho que te contestará desde la facultad. Le ha encantado la canción.
    Se que el reza por ti, por todos los tuyos y por supuesto por la Guerrera,(siente especial predilección por ella).

    Gracias por todo.

    ResponderEliminar