SEGUIMOS ESPERANDO




Seguimos esperando a un niño, que nos descoloca. Rompe nuestros esquemas, nuestras elecciones y estamos tan aturdidos, que todavía no sabemos acogerlo, no alcanzamos a valorar ese grado de amor. Dios viene a los hombres, y no se lo piensa. Se humilla y se empequeñece de una forma tal que solo unos cuantos lo perciben. Quiere romper la distancia para salvar al hombre de su miseria . Ayer decía que María ya ha sido “Madre” antes en su espíritu, que en su cuerpo. ¿No os parece hermoso y profundo esta intimidad tan grande entre Dios y su criatura?, yo no puedo eludir emocionarme ante la escena. Y esa es la que captó Isabel al ver a su prima. Su hijo le avisó de lo acontecido.
La obra de Dios que busca lo sencillo, lo familiar, lo silencioso, lo escondido.
Ver elpolvo y el desorden ajeno, entretiene mucho más que limpiar la casa propia. Hemos arreglado tantas veces el mundo en las tertulias entre amigos y amigas , que casi resulta entraño que vivamos lo que estamos viviendo. Nuestra inercia y resignación son frutos de nuestro encogimiento de hombros ante la realidad que se impone.
Dios nos pide enderezar nuestro camino, que todos puedan gozar de la dignidad necesaria que la vida demanda. Quizás algunos esperarían palabras piadosas, petición de oraciones y penitencias, fidelidad a las doctrinas transmitidas por la tradición, respeto a los lugares sagrados. ¡No hay lugar tan sagrado como el ser humano! ¡La Virgen es el ejemplo! Jesús escogió sus entrañas para venir al mundo.
La preparación del Adviento nos habla de alegría esperanzadora. Alegrarse porque Dios intervendrá haciendo que las cosas cambien y mejoren para todos. Se trata de la alegría de ver que Dios, se acerca para transformar nuestra realidad. Ésta no llega por una intervención milagrosa y maravillosa, que irrumpe como un ciclón en nuestras vidas para arrasar con todo y llevarse el mundo al más allá. La transformación, que Dios hace en nosotros, viene con el niño anunciado en un pueblo desconocido, en una cueva que, albergando la debilidad será atracción para los olvidados, representados en los pastores. Los que siguen esa vida y mensaje desde la fe, están llamados a seguir haciendo presente ese mismo Reino.
¿Vamos a seguir pidiendo a los políticos que hagan posible ese Reino? Nuestras Iglesias siguen llenas, o medio llenas, o medio vacías… al fin y al cabo creo ,que el número tenemos que aprender a relativizarlo. Lo que preocupa ,es ver que en nuestras Iglesias siguen existiendo personas que tienen en abundancia y a otras a las que les falta hasta lo indispensable para vivir dignamente. ¿Se arregla la situación pidiendo a los poderes políticos que sean Justos? ¿O es que comer el mismo pan (eso dicen algunos que significa Belén: “la casa del pan”), no tiene nada que ver con el repartir? Realmente somos un signo evidente de la llegada del Reino?
Y nosotros ,¿Que tenemos que hacer? ¿Seguir como estamos?
Diremos: ¡Ven Señor Jesús! Con la esperanza gozosa que nazca este año en cada uno de nosotros .¿Cómo? Ojalá descubramos con osadía generosa la manera; parece que el compartir tiene algo que ver con ello.
Renovemos nuestro a Jesús. Convirtámonos, reconciliémonos con este Dios amoroso y misericordioso. Reconozcamos en los sencillos, aquella fe que todo lo cree y lo espera. Trabajemos para que sea posible la paz que viene de Dios a nuestra tierra. Y salgamos de nuestra comodidad para llevar esa luz a los que viven en un mundo cada vez más en tinieblas.
Angel ST

10 comentarios:

  1. No puedes hacerte una idea, querido Ángelo, de la alegría que me produce haberte dado una satisfacción así con el villancico.
    A mí me encanta, no sólo por lo realmente bonito que es, sino porque se lo oigo cantar con frecuencia a mi esposa que lo hace de maravillas con una bonita voz.
    La procedencia de mi mujer, creo que es ya de dominio público en toda la Red. Mas italiana que la "tarantella" Siciliana de nacimiento, Sus estudios en Padova y profesora de latín y griego en Pordenone (cerca de Venezia) con esto ya te digo todo. No sé como se fue a casar conmigo que suspendía Latín año tras año a pesar de los profesores particulares que me pusieron... ¡Cosas de la vida!...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tenemos que gritar como Isabel la llegada del salvador, y que la llama de amor viva que habita en nosotros crezca y nos irradie de todo su amor por todo nuestro ser y que nuestra faz sea fiel reflejo de que Dios/Niño ha nacido en nuestros corazones y vidas.
    Feliz Navidad, amigo/hhermano.
    BENDICIONES.

    ResponderEliminar
  3. Y esperando "Trabajemos INCANSABLEMENTE para que sea posible la paz que viene de Dios a nuestra tierra"...
    Precioso post, ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  4. una madre agradecida20 diciembre, 2009

    Gracias...

    ResponderEliminar
  5. Salir de nuestra comodidad cómo nos cuesta... hagamos el ejercicio, porque Dios puede estar escondido en cualquier rincón. Sobre todo, me parece importante aprender a ver a Jesús dentro de cada persona que nos traiga las incomodidades. El es nuestro Maestro, confiemos porque todo es para nuestro bien.

    Besos querido Angelo, hoy me llevo tu preciosa Virgen del cuarto domingo de adviento, es preciosa.

    ResponderEliminar
  6. Precisamente hoy le hablaba a Guerrera de san José, que con sencillez tuvo esa fe que todo lo cree y lo espera. Para mí, un modelo a seguir estas Navidades porque a estas alturas de la vida me he dado cuenta de lo importante que es el silencio para encontrarse con Dios. Un saludo navideño!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bonito lo que dices y cuánta verdad encierra!, Dios se hace pequeño, siendo grande, se acerca a nosotros tan íntimamente que no hay distancia para quien de verdad le acoge en su corazón.

    Dios nos cambia, nos revoluciona, trae esquemas nuevos y están al alcance de todos. Qué difícil, sin embargo, para algunos, reconocer su rostro, con cuánta ligereza le ignoran y hieren.

    Si hay algo que le pido cada día es que nunca me pase inadvertido, que en la prisa no le olvide, ni olvide que en los demás está Él.

    Un abrazo y felices Pascuas.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hey, qué bonita imagen! ¿Dónde la encontraste? Estoy afanadísimo de encontrar imágenes así (en la literatura y en la pintura), que demuestren que la vida cristiana no tiene que se aburrida ni sosa ---como muchos piensan--- porque el Señor, su Madre y los apóstoles eran gente la mar de alegre y divertida. Por eso me encanta tu imagen.

    En mi blog trato de demostrar eso, por cierto.

    Y tienes razón: prepararnos bien para la Navidad en serio: muchas veces el Adviento, quizá por el espíritu de ternura y frescor que inunda la Navidad, se tiñe de bobería y nos olvidamos de que es un tiempo de conversión: con-ver-sión.

    Un gran abrazo desde el Perú

    (P. S. También me encanta la cabecera de tu blog, donde está el título: ¿de dónde sacaste la imagen?).

    ResponderEliminar
  9. Kike: Gracias por tus palabras y por entrar en mi blog. Las imagenes las saco de internet tras un largo trabajo de búsqueda en páginas sobre todo que están en inglés. La de arriba de mi blog, es mía. La realicé hace pocos días ante un belén que me gustó. Si la quieres te la mando. Puedes usar lo que te apetezca en mi blog, verás muchas imágenes chulas. Vaya al menos eso es lo que me dicen.Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Pues gracias a ti, doctor, eres muy amable. Sí, te agradeceré en el alma que me envíes una foto de ese Belén. Mi correo aparece en mi perfil. A vuelta de correo (electrónico) te enviaré a mi vez una foto de uno de mi país. Y gracias por dejarme usar tus imágenes.

    Por cierto, la imagen de la entrada, la de María e Isabel: debajo tiene la firma de alguien, que imagino que será el artista: ¿sabes quién es? El nombre que le pusieron en Internet en la imagen que tienes dice: "Bill.maryandelizabeth2.smiling". ¿A alguien le da esto un dato para descubrir al artista? Me encantaría saber quién es. Me hace recordar a los esposos Hook.

    ResponderEliminar