24 HORAS

Vivir la fe, implica luchar a diario para mantenerla viva. Un día, y otro, y otro. Y nos inquietamos cuando sentimos que esta batalla, la libramos solos, o simplemente cuando comprobamos que nuestras fuerzas flaquean. ¿Alguien ha visto algún guerrero que esté fresco durante todo el combate? Pues aprendamos a aceptar con serenidad que nos venimos abajo. Que necesitamos retomar fuerzas y contar con los demás.

A los católicos de hoy le han declarado la guerra, muchos medios de comunicación y no paran de buscar estrategias para herirla. Sin duda que el gran jefe de todos ellos es el diablo. Padre de la mentira, experto en utilizarla y enseñarla. La confusión, es otra de sus hijas. Debemos estar preparados ante ello. El desaliento de los católicos es la meta de quien escribe con saña contra la Iglesia. No les sirvamos en bandeja su propósito. Hoy más que nunca hay heroísmo, sacrificio, entrega, fidelidad martirio y santidad que debemos conocer y enseñar. Las debilidades, pecados y errores de unos pocos no deben nublar la gran labor apostólica que en la Iglesia se produce de forma cada vez más numerosa. ¡No os dejéis engañar!Internet nos da la posibilidad de buscar la verdad callar a mentirosos. Todos debemos implicarnos en ello.
Sirva de aliento la noticia que hace unos días leí.
La noche del pasado viernes en Nueva York contó con algo más que discoteca, baile y juerga hasta el amanecer. La archidiócesis de esta ciudad celebró un evento que cambió las luces de las salas de fiesta por el encuentro con un sacerdote en busca del perdón de los pecados.Más de medio centenar de parroquias neoyorquinas, entre las que se encuentran las de Manhattan o el Bronx, se matuvieron abiertas desde las 7 de la mañana del viernes hasta la mañana del sábado a la misma hora con el objetivo de que los habitantes de la ciudad no tuvieran excusa alguna para acudir a confesarse.La idea surgió hace un año, durante la Cuaresma de 2009, y se implicaron 20 parroquias. Fue un evento iniciado por el grupo de jóvenes adultos de la catedral de San Patricio que, tras el éxito del pasado año, ha optado por repetir la experiencia pero duplicando el número de iglesias abiertas.El responsable y promotor de la iniciativa, Mario Bruschi, en declaraciones a la agencia Zenit, ha dado importancia a este acontecimiento 24 horas, ya que «los católicos necesitan saber que la confesión está totalmente centrada en la misericordia y en el amor de Dios, y el sacerdote está ahí para ellos», ha indicado.Bruschi ha destacado la labor del clero en este Año Sacerdotal:" los sacerdotes de la arquidiócesis de Nueva York están haciendo un enorme sacrificio para escuchar las confesiones de las personas, aconsejarles y reconfortarles, recordando que la confesión nos puede renovar cuando pecamos”, explicó. . Y, además, valoró la labor de los sacerdotes, los cuales «están viviendo el gran ejemplo de san Juan María Vianney y el santo Padre Pío, devolviendo a la gente a Jesucristo a través de este sacramento», concluyó.

Estas «24 horas de confesión» han cosechado tanta popularidad que otras diócesis estadounidenses han tomado el guante de Nueva York y quieren extender la iniciativa por todo el país. (La Razón)Angel ST

26 comentarios:

  1. Wow! Que noticion, increible el esfuerzo que estan haciendo. Me parece excelente idea. Cualquier dia de estos aparezco yo...Ainsss.

    Un abrazote fuerteee!

    ResponderEliminar
  2. CLAROOOOO QUE SIRVE DE ALIENTO, HERMANO. Pero ¡que gran iniciativa!, esta ACCIÓN provoca esperanza, alegria y... algo de envidia sana.
    Ojalá en España, se hiciera algo similar que IMPULSARA debidamente el SACRAMENTO DEL PERDÓN, sobretodo en esta CUARESMA.
    Gracias por traernos, una vez más, un soplo de aire fresco.
    UN ABRAZO DE AQUÍ A NUEVA YORK.

    ResponderEliminar
  3. Lamentablemente el sacramento de la Confesión, ha pasado de moda y caído en desuso.

    En estos tiempos donde todos huímos de lo desagradable y lo que no nos gusta hacer (aunque debamos), contarle nuestras miserias a un cura no figura entre nuestras prioridades.

    Grave error por una razón que todos comprenderéis. Vivir en pecado mortal, sin confesarse y comulgar es exponerse al Juicio de Dios en cualquier momento, pues la muerte no avisa. nadie está exento de un accidente, un infarto, una operación que sale mal..y luego nos vemos ante el juicio de Dios, sin nada.

    ResponderEliminar
  4. Me parece una buena iniciativa, aunque no deja de ser algo puntual. Lo importante es que los sacerdotes sean generosos a la hora de estar en el confesionario. No todos los que desean confesarse tienen la fuerza para ir a buscar al sacerdote y pedirlo expresamente.

    Espero que te encuentres mejor, Ángel. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Querido mio, al ir a insertar los maravillosos vídeos de "ALTER CHRISTUS" en mi CANAL, resulta que YA LOS TENÍA....
    A veces tento tanto que ni me doy cuenta de lo que tengo.
    Que conste que en su momento los ví, pero son tan buenossss que siempre parecen nuevos.
    UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  6. Oceánida
    Pues todaslas iniciativas que ayuden al encuentro de Dios ¡Bienvenidas y loadas sean!Tú lo has dicho: "cualquier día". ¡Y haremos una fiesta!!!!Un beso

    Arcen
    Pues sí, yo me alegro un montón cuando estas noticias se producen. Coincido contigo en que debe hacerse un esfuerzo mayor en hablar de la confesión y la disponibilidad para acercarse a ella. La confesión es un acto de encuentro con Dios, donde debe respetarse en todo momento la intimidad. Por eso no me gusta nada los carteles colgados en algunas parroquias donde dice:" si necesita confesión pídalo en la sacristía". Los sacerdotes tienen que ponerse en el confesionario. Es una prioridad en su ministerio.
    P.d.: Ya me extrañaba que no estuvieran estos vídeos en tu canal.¡Me alegro!

    Juanjo
    Es verdad que no podemos generalizar. Hay muchas parroquias que sí están promiviendo el sacramento de la reconciliación. Es de alabar la fidelidad en especial de los sacerdotes de la Obra, donde siempre tienes uno disponible para acudir. Mientras más espaciamos nuestra confesión, más fácil es caer. Se pierde el sentido del pecado, se excusa, se disimula. Basta haber tenido la experiencia de estar cerca de la muerte para darse cuenta de que nos jugamos estar para siempre sin poder amar a Dios. Un abrazo mosquetero.

    eligelavida
    Aunque sea puntual. Seguro que muchos hacía años que no se confesaban y gracias a este paso su vida puede cambiar. Podemos caer en la rutina del sacramento. ¡Una confesión es importante siempre!Insisto en que los sacerdotes tienen que priorizar en su ministerio el tiempo que dedican a confesar. Además deben dar la oportunidad de preservar la intimidad, por eso me gustan los confesionarios de la Obra, donde el sacerdote no te ve, ni tú a él. El encuentro es con Dios.
    P.d.: Sí gracias a Dios estoy mejor, aunque aún tengo poca mivilidad. Un beso

    ResponderEliminar
  7. No es contarle nuestras miserias a un cura, no, desde luego que no. Es ponerte delante de Jesús, que ya sabe todo de ti, y reconociendo que le hemos ofendido, pedirLe perdón de corazón, con verdadero arrepentimiento. Entonces Él con su Sangre limpia nuestra pobre alma y le devuelve el esplendor perdido.
    En el momento de la confesión el sacerdote es Cristo mismo y las palabras que te dice, te las dice Jesús en persona. Y cuando termina sentimos el abrazo inmenso que nos da. Es un nuevo nacimiento cada vez.
    Si TODOS supieran que ese peso que les paraliza, enmudece, etc. puede descargarse en la confesión...
    Gracias Dios mío por tus sacerdotes y el sacramento de la Reconciliación.
    Ängel, sigue ahí, te necesito.

    ResponderEliminar
  8. Gracias Angelo y gracias a todos por los comentarios. Qué bonita noticia.

    Para mí es la mayor fuente de esperanza de mi vida, saber que cada vez que caigo me puedo levantar, que cada vez que me ensucio, puedo lavarme y salir reluciente de gracia, que Jesús me espera con los brazos abiertos para perdonarme siempre y para borrar todos mis pecados con su Sangre a través de las manos de los sacerdotes, que LOS AMO.

    Gracias a todos los sacerdotes del mundo por su generosidad y por su entrega.

    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  9. Oceánida, a mi niño se lo expliqué cuando hizo su primera confesión contándole que cuando vamos a la confesión es como cuando vamos a la ducha: llegamos llenos de barro y con heridas, y salimos completamente limpios, preparados para volver a vestirnos y comenzar de nuevo.

    Me uniré a la fiesta el día que decidas dar el paso Ada. Te la organizará el Cielo, porque cada vez que nos confesamos se monta un fiestón en el Cielo con todos los ángeles y los bienaventurados.

    Abrazo fuerte aunque me contagies la gripe jajajaja

    :P

    ResponderEliminar
  10. Angelo qué rápido has aprendido a poner los colorineeeeeees!!! jajaja

    ResponderEliminar
  11. ´maravillosa noticia la que nos has dejado, qué gusto, angelo, leer cosas como estas, levantan el ánimo y nos hacen ver que no es tan fiero el león-el diablo- como lo pintan.
    Lo que está claro es que, como dijo un día Juan Pablo II, ahora vendrán de aquel continente a reevangelizar a Europa.

    Gracias porque se nota tu optimismo cristiano y creo que debemos apoyarnos en él.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  12. Querido Angel, gracias por tu visita, creeme que entiendo que hay veces el tiempo no basta, no te preocupes si puedes o no, para mi es un gusto visitar tu espacio, muchas veces no comento, solo me llevo la reflexión de la entrada y la música, jajaja. Pero sabes que estamos unidoso por una oración. Recibe un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  13. Unamadreagradecida
    Existen ocasiones en que el sacerdote no debe olvidar que es el instrumento para que el perdón llegue. La confesión debe ofrecenos esa alegría de ir al encuentro del amor. Salí con lágrimas en una de mis confesiones, cuando al terminarla, el sacerdote me dijo : "Hoy están todos de fiesta en el cielo por tí".
    P.d.: Ya tengo decidida la fecha!!!! si Dios quiere.

    Guerrera
    Ohhhhh, ayer no viniste. Me imagino que llegarías agotada de tus obligaciones.
    Pues como ya he visto tu magnífico post que paso después a leer, me viene a la mente la observación de que nuestros hermanos cristianos están huérfanos de muchas gracias que los sacramentos traen. Necesitamos ese perdón, que sólo se obtiene a través del sacerdote.
    Me encanta la explicación que le diste a tu hijo, para que comprendiera la confesión. ¡No hay nada como un alma limpia! En casa cada 1ª confesión de mis hijos, la hemos celebrado con una fiesta en casa.Cada una de las nuestras merecen que se haga una.
    En cuanto a los colorines: Torpe pero eficaz. Basta que me instruyan, y tú lo haces genial.Hay que ayudar al anónimo que quiere hacerse una cuenta, no ha podido entrar en nuestros blogs y pide le enseñes.

    Militos
    Es hora del optimismo. Ya basta de quejarnos y amilanarnos. Vamos a enseñar a todos, el gozo de seguir a Cristo. Un beso

    Queoquina
    Un placer volver a visitarte. Espero hacerlo siempre que pueda. Me gusta que la música también te deleite. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Me ayuda pensar que la mayor alegría que podemos darle al buen Dios es la de acudir arrepentidos a este maravilloso tribunal de la misericordia. Además por supuesto, la alegría de uno mismo al confesarse no tiene precio. ¡Que bien hace las cosas Dios! ¡Como conoce nuestras necesidades! y la confesión sin duda es una de las más importantes.
    Grecias Angelo por esta estupenda noticia.

    ResponderEliminar
  15. Me conformaría con que en las parroquias que conozco alguna vez los sacerdotes se metieran en el confesionario. Luego se quejan de que la gente no se confiesa... ¡si no tienen con quién! A ver si cunde el ejemplo neoyorquino.

    Angelo, te he dejado un vídeo en mi blog.

    ResponderEliminar
  16. Excelente idea han tenido los sacerdotes de Nueva York. Sería bueno que en todas las grandes ciudades del mundo se imitara esta iniciativa!!!!!
    Nosotros tenemos en ntra. parroquia los días viernes a la tarde la Hora de la Misericordia con exposición del Santísimo Sacramento y confesiones. Es una gracia poder contar con sacerdotes que al menos un día a la semana seguro, están ahí para confesar.
    Recomiendo a todos tratar de seguir el consejo que Nuestra Madre nos dió desde Medjugorje, confesarnos una vez al mes! Así no dejamos pasar más tiempo que hace q olvidemos los pecados, no les demos importancia y nos cueste mucho más ir mejorando. Para mí es lo mejor, ayuda muchísimo para la conversión personal. Y se pierde ese "miedo" o pereza q dá el pensar en ir a confesarse, cuando ha pasado mucho tiempo.

    Un abrazo Angel!!!

    ResponderEliminar
  17. OHHH, que noticia tan guay, en New York city, con lo que me gusta a mi esa ciudad y eso que no he ido, :( los sacerdotes confesando toda la noche ¡buenisima idea!.
    Muy total, en esa ciudad además que tiene que haber de todo... uff, en fin...
    Un abrazo Angel, hace poquito he estado en tu ciudad :), confío en tu completa mejoría.

    ResponderEliminar
  18. Cuando el sacerdote nos da la absolución se hace presente la Misericordia Divina. Desperdiciar esa magnifica oportunidad que nos da Dios de comenzar de nuevo es una verdadera pena.
    ¡Es tan grande el gozo del alma perdonada!

    ResponderEliminar
  19. Aqui a veces hay verdadera dificultad para encontrar un sacerdote en el confesionario, toda iniciativa que sirva para facilitar este sacramento a los cristianos me parece magnifica.
    Acercarse al sacramento de la reconciliación siempre lleva implicito una buena preparación.Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Motorromeros
    Me hubiese gustado saber como estaba organizado. ¡Confesiones en la noche y madrugada!Estoy seguro de que los sacerdotes debieron experimentar un gozo especial. Ojalá que esta noticia se repita en otros lugares. Un abrazo y mi alegría de teneros hoy aquí.

    Ars Vitae
    Estoy de acuerdo. Hay lugares donde cuesta encontrar confesores disponibles. Mi ciudad es uno de ellos .Gracias por el video. ¡Me ha tocaoooooo!

    Florencia
    Es un don grandísimo contar con una parroquia donde poder acudir a recibir los sacramentos. Confesión frecuente. Ella nos hace estar limpios ante Dios. Creo que el Papa Juan XXIII lo hacía a diario. No porque pecara ni por escrúpulo. Su finura espiritual le obligaba a este acto de humildad ante Dios. Gracias por tu aportación, es un gusto saber que las parroquias tienen vida. Un beso Flor.

    Swordfighter
    Seguro que esta noticia no pasó inadvertida.Apostaría que ningún medio de comunicación de la ciudad se privó de mostrarla. ¡Aunque solo sea por originalidad! Un día donde Dios derramó mucha misericordia. Un beso. Ya te vale, pasar por aquí y no avisarme. Buaaaaa!!!!!

    Ara
    En el momento de la absolución, me gusta cerrar los ojos e imaginarme a Jesús dándomea , teniendo la certeza de que he sido perdonado por El. Mi salida del confesionario es de una renovada energía para comenzar de nuevo. Gracias.

    Gran Visigoda
    Tu testimonio, es una confirmación más de que todavía se habla poco de la confesión y menos la facilidad que se ofrece para acudir. Debemos pedir a Dios que todos los sacerdotes amen este tiempo. Basta conocer la vida del P. Pio para asombrarse ante las horas y horas que pasaba dentro del confesionari¡Pero si es la mejor forma de aliviar y alentar a las almas para ir a Dios!. Oremos por ello. Gracias. Un beso

    ResponderEliminar
  21. Qué pasada, no? Me parece una idea genial!
    Recuerdo que en una peregrinación a Loreto, en el lugar del encuentro, estuvieron toda la noche confesando. Fue impresionante ver que las personas no dejaban de ir al encuentro de ese perdón.
    He leido por arriba que a mucha gente le falta valor a veces para acercarse a un sacerdote en la confesión...jo, y es verdad. Pero luego te sientes tan bien!
    Una de mis mejores amigas no es cristiana, pero a veces en el cole nos ofrecen confesarnos y ella pues ha ido alguna vez. Y me comentaba: "mira que no creo en estas cosas...pero me siento tan bien después de confesarme! Es como que me siento más limpia, más tranquila, como si me hubieran dado un buen abrazo."
    No pude más que sonreir. "Eso es el Espíritu"...

    ResponderEliminar
  22. Déjemos que hagan su guerra¿a caso tenemos miedo de que nos derroten?.Recordemos siempre que la Iglesia es santa y es pecadora y eso no quita que luchemos por la verdad y si hay que denunciar lo que es un estorbo para su santidad se corrige quien tenga la potestad de hacerlo.
    ¿Qué ya no está en uso eso de confesarse? quizás mejor preguntémonos¿Cuantas veces me voy a confesar?, el uso y el desuso no lo hace el sacerdote si no los cristianos que lo hemos dejado porque hemos tomado otras costumbres no tan buenas.
    Un abrazo para todos
    Sor.Cecilia Codina Masachs O.P

    ResponderEliminar
  23. Hola Angelo !

    Yo la única vez que he ido a la Iglesia de Noche es, en Nochebuena a las 00h. en la Misa del Gallo, preciosa, para mi una de las más bonitas, por no decir la mejor, ya que es el nacimiento de Nuestro Adorado Niño Jesús y Señor Nuestro. Besar al Niño Jesús, aguantado por el Parroco, hay que ir a para verlo y sentirlo.

    La iniciativa que han tomado en Nueva York la iglesia, habriendo sus puertas, todo el fin de semana, lo veo muy bien, si es para bien de los ciudadanos y Gloria de Dios.

    Un saludo !

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  24. En la madrugada de este día de San José y día del padre, te deseo como PADRE de familia un día estupendo, disfrutándolo con todos los tuyos.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  25. Una estimulante e imitable iniciativa de esta Iglesia particular. Cuanto se necesita del Sacramento del perdón en todos los lugares...Saludos Angelo, que por intercesión de San José, sigas en este trabajo de comunicar noticias tan positivas.

    ResponderEliminar
  26. Angelo y amigos. Verdaderamente el sacramento de la reconciliación, del perdón, es algo hermoso. Una cosa que me sucedió, fue que un día mi confesor me pidió que hiciera para la semana siguiente confesión general, debía anotar con cuidado todos los pecados importantes de mi vida.Fue una experiencia de mucha conmoción, eso de ir con semejante carga al confesionario, y de mucha distensión el sentir en el corazón el perdón de Dios a través de ese hermano, semejante y sin embargo instrumento de la misericordia Divina. La alegría profunda de la comprensión del error y el sentirse ya cambiado, incapaz de repetir ciertos actos, es un don incomparable. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar