ABRID VUESTROS CORAZONES

En este tiempo de cuaresma, la Virgen nos invita y nos pide: “Abrid vuestros corazones a los mensajes, a mis palabras, a mi corazón”. La Virgen María, como madre, no puede parar de invitarnos, aconsejarnos, no puede cansarse de amar a sus hijos que somos nosotros. Ella no puede abrir nuestros corazones desde el exterior; su amor no puede entrar en nosotros, si no abrimos, si no deseamos que pase. Como una botella que se encuentra en el mar: si está cerrada, el agua no puede entrar para llenarla. Así, muchos se preguntan: “¿Cómo puedo abrir el corazón?, ¿cómo se hace?”. No es una cosa automática.

Dios ha trabajado con el hombre a lo largo de la historia de la salvación. A causa de la dureza de los corazones, Jesús ha sido crucificado, porque el hombre estaba cegado, incapaz de reconocer el amor puro y absoluto. El hombre usaba su inteligencia pero lleno de ceguera en el corazón, para reconocer a Dios.

En la actualidad, el hombre no ha cambiado, no ha progresado en el campo del corazón, del espíritu, de la conversión. Todo el amor de la Virgen puede ser inútil para nosotros, para mí, si yo no lo acepto y lo busco. Por esto María, como madre, se dirige a cada uno de nosotros, porque nos ama.

Nuestro Dios no está aburrido, ocioso, monótono, no se repite. Él siempre es nuevo, creativo; con Él, nunca hay momentos de aburrimiento. Me atrevo a decir que la oración por lo general, pueda ser aburrida, pero Dios nunca. Y también, que no nos salva la oración, si no Dios que la acoge. Una cosa es hablar de la belleza de Dios, otra experimentar personalmente esta belleza, que no se puede describir con palabras humanas. Por este motivo la Virgen, insiste tanto.

En el mensaje de 25 mayo de 1987 dice: “Deseo que cada uno de vosotros sea feliz en esta tierra y que cada uno de vosotros, esté conmigo en el cielo, esta es la finalidad de mi venida”.

Tenemos que permitir que Dios sea Dios. No podemos marcarle la forma en que debe obrar en el mundo. Dios nos envía a María, porque quiere salvarnos, quiere que escojamos la vía justa.

En el mensaje del 4 de diciembre de 1986, la Madre nos ha dicho: “Vosotros queridos hijos, no podéis hacer nada solos, por esto estoy aquí, para ayudaros”. Jesús tal como nos prometió, no nos ha dejado huérfanos, no nos ha dejado sin Madre.

Busquemos en este tiempo de cuaresma, rezar como lo hizo San Agustín: “Señor, haz que yo pueda sentirte cuando llamas a mi puerta”. Nuestro Dios no está callado, somos nosotros los que debemos callar para escucharle.

La Virgen, junto con la Iglesia, en este tiempo de Cuaresma, nos invita a la penitencia, al amor fraterno, a las obras buenas, a la oración. Dios quiere romper en nosotros, cualquier apoyo sobre las fuerzas humanas, para darse totalmente a nosotros. Cuando las dependencias, vicios, pecados, pasiones, perezas, reinan en nosotros, es siempre signo de nuestra falta de libertad, estar dominados bajo el poder del pecado. La Cuaresma no es el tiempo en el que Dios quiere quitarnos cosas, sino darnos todo.

María, Reina de la Paz, te damos gracias por tu corazón abierto, por tu corazón que reza con nosotros. Danos, oh María, tu corazón con tu amor , pensamientos y sentimientos. Penetra en todo aquello que en nosotros está herido, paralizado, atemorizado, para que podamos sentir tu amor que nos libera y nos guía al

10 comentarios:

  1. Hermanito, aunque GUERRE lo hizo genial, y la queremos UN MONTÓN; es una alegría que hoy, otra vez tú, retomes la dirección de los SABADOS MARIANOS DE LA BLOGUERÍA.

    Juntos otra vez, todos con la misma MADRE, pidiendoles que nos defienda de los grandes obstáculos que el enemigo nos pone, rogando que nos ampare AHORA y en la HORA de nuestro esperado final, para que seamos fieles a la CRUZ de su Hijo.

    Toda la vida, como tú recordabas es VIA CRUCIS, y por tanto CAMINO DE SALVACION que hoy, recorremos juntos, con la Madre, con el ROSARIO en la mano.

    UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  2. Todos unidos a María, un sábado más, en este rosario. Démosle gracias por su entrega, por su fidelidad, por su silencio... por su Hijo. Demósle gracias por Ángelo que nos mantiene unidos a Ella semana a semana en este blog maravilloso.
    Querido Arcen: No quiero que pase el día de hoy sin saludarte y agradecerte tus entradas. Me quedo sin palabras cada vez que te leo, creo que el silencio deja sus propias huellas para los que saben escuchar. Te dejo las mías. Unidos en María a la Trinidad.

    ResponderEliminar
  3. Entro otra vez..., por alusiones.
    Gracias querida amiga, yo también te saludo y agradezco tus inmerecidos elogios, te mando un beso y me siento unido Y Sostenido por todos vosotros, en torno a NUESTRA QUERIDA MAMI, Un abrazo a TODOS.

    ResponderEliminar
  4. Me uno a tu oración a María.
    Que Ella te proteja y te lleve en sus brazos en estos momentos durillos.
    ¡Gracias por este post tan prescioso!

    ResponderEliminar
  5. Un besito, sigo liada. Hasta mañana

    ResponderEliminar
  6. La semana pasada Guerrera pidio en el rodario por mis amigos de Chile, queria agradecer otra vez aqui, ellos aparecieron y se encuentran muy bien, al dia siguiente decidi que me iba a sumar a este rosario, por agradecimiento a todos vuestros rezos y por si de algo sirven mis deseos de bienestar para todos los que lo necesiten y por todos los que esteis orando.

    Un abrazo.

    Pd.- Siempre me impresionan gratamente las imagenes, pinturas y fotos de La Virgen Maria, se la ve tan bella...

    ResponderEliminar
  7. Hola, Maria la que todo lo complace y todo lo compadece, como no abrirle no digo las puertas del corazón sino las de nuestra vida terrena entera. Ave Maria.. Saludos

    ResponderEliminar
  8. Hola Angelo, preciosa entrada :)

    Maria es el modelo de la mejor madre que hay y que puede haber en el mundo.

    Es una alegria tenerla como madre celestial y madre nuestra a traves de su hijo, nuestro Señor Jesucristo.

    Ave maria..

    Un saludo, Dios te bendiga.

    Raquel.

    ResponderEliminar
  9. Madre mía, lo que no consiga el Rosario, Angelo!!!

    Hoy solo me sale del corazón una profunda acción de gracias.

    Unidos de la mano de la Mami, los unos por los otros.

    ¡Coronémonos de rosas!

    ResponderEliminar
  10. Angelo, amigo, no pierdes el tiempo. Tu trabajo constante acabará dando fruto.

    ResponderEliminar