AL MENOS UNA SONRISA




Recuerdo la primera vez que después de casado, me invitaron a un retiro espiritual, y no precisamente por el contenido que se ofreció. Tengo que confesar, que ni me acuerdo de la reflexión propuesta. Hubo algo que sí hizo que no pudiera olvidar ese día. La acogida que me dispensaron.

Volví a casa deseando volcar mis sentimientos ante la experiencia vivida, compartir los frutos de ese momento que tantas veces había rechazado con mil excusas y que había roto para luchar con el fantasma de la desgana. Pues sí, queridos amigos, la gran protagonista del encuentro, fue la acogida.

Jamás me había sentido tan solo en un lugar con tanta gente. La leve sonrisa que me ofreció, el que me abrió la puerta, fue el acto más amable que recibí. “Vengo al retiro – Ah vale, pase".

Un grupo de hombres hablaban animados en un pequeño grupo. La persona que me abrió la puerta había desaparecido, y yo me encontraba disimulando que me interesaban los cuadros y libros que allí se encontraban. Fueron llegando más, pero yo seguía solo. Nadie me dirigió una sola palabra, ni tan siquiera un gesto de saludo. Deseaba ardientemente que empezara el retiro y salir de aquella incómoda situación. En un momento nos invitaron a pasar a la capilla y me serené. Mientras el sacerdote nos daba los puntos de meditación, mi mente estaba todavía en el vestíbulo del edificio. No podía entender que de una treintena de hombres, que se conocían entre sí, ni uno solo se interesara por quien era el nuevo. ¿O es que no me veían? Pensé que al acabar el retiro, sí vendría alguien a mi encuentro para que volviese de nuevo. Me quedé esperando y yo seguía siendo invisible para todos. Decidí marcharme. Volví a casa con tristeza y sin ganas de repetir.

En ocasiones posteriores, he vivido algo similar. Alguno que otro, sí ha sabido ofrecerme la acogida que cualquiera desearía. Pero me doy cuenta cada vez más, de que vivimos en grupitos y circulitos, y que cuando uno aparece sin esperarlo, la gran mayoría opta por ignorarlo o menospreciarlo.

Hoy quiero dar este toque de atención. Es muy fácil ser amable y cariñoso con los conocidos, con los que piensan como nosotros, con los que nunca nos llevan la contraria, con los que viven en nuestro estatus social, con los que tienen el mismo carisma dentro de la Iglesia, con los que…

¿Somos conscientes de la importancia de acoger a los demás? El resultado obtenido cambiará de forma radical según la hayamos ejercido. No podemos dejar a nadie al margen. Debemos abrir los brazos de par en par cuando alguien nuevo viene al encuentro, ofrecerle la oportunidad de conocerle, de que nos conozca, de romper sus temores ante lo desconocido.
Nuestra acogida debe ser la del amor, la de la alegría, la del servicio. Es tristísimo ver a una persona sola en un grupo, simplemente porque es nueva y no se le conoce. ¡Es Jesús! Y hasta que no sepamos verlo, seguiremos dándole la espalda.

En cada nuevo curso escolar , nuestros hijos, reciben siempre la misma recomendación: “Si viene un niño nuevo, id a presentaros y ofrecedle vuestra ayuda, sed cariñosos con él, comprobaréis que pronto seréis sus mejores amigos” . Ya conocemos la frase:
Hay más alegría en dar que en recibir, y que se recibe siempre más de lo que se dá.

Imaginemos a la Virgen acogiendo a todos los que acudían a Ella, en los principios de la Iglesia. Pidámosle nos alcance del Señor, el don de acoger a los demás con toda la dulzura que el amor exige.
Angel ST

27 comentarios:

  1. Ves lo de que los últimos serán los primeros? jajajaja pues hala ayer la última y hoy la primera.

    Angelo sí, la acogida es un regalo, es un carisma. Importantísima, fundamental, clave, porque es la primera puerta que se abre. Luego hay que ir abriendo muchas más y el servicio de todos es importante, el de cada uno tiene su lugar (por eso es tan importante permanecer unidos), pero la acogida es ese primer romper el hielo, alguien tiene que abrir la primera brecha.

    Has dicho muy bien, hay que pedirlo. Luego el Señor ya sabe donde nos pone a cada uno.

    GRAN TEMA, PRECIOSO POST! Angelo

    Besaaaaaaaazo de buenos días/madrugadas/noches ya hoy no sé. Ah sí, hay luz en la ventana: buenos DÍAS.

    muá

    ResponderEliminar
  2. Si la Puerta del Corazón está abierta a Cristo, lo está para todos Sus Hermanos. Estén lejos o cerca.

    Incluso los que comen del mismo Pan, olvidan amarse como Hermanos y como mucho se tratan como vecinos... falta Calor, falta Fe Viva que Abrase; me propongo abrir más mis brazos para Acoger y ser vero Hogar...

    ResponderEliminar
  3. No sabes lo bien que te entiendo. La verdad es que ahora es todo lo contrario pero hace tiempo sentía esa sensación porque nosotros no pertenecemos a ningún movimiento pero procuramos apoyar a todos los que conocemos y beber del manantial de vida que brota en ellos, lo que ocurre es que en esos movimientos hay personas y todos tenemos nuestros defectos.
    Me han encantado los post de los sacerdotes, que he leído hoy porque desde el jueves estuvimos en convivencia con un movimiento muy joven: la Obra Guadalupana. Es impresionante su humildad, su acogida. Me he sentido bien y mal; bien por ellos, que se vuelcan en atender la familia, mal por mi que levanto barricadas.
    Gracias por esta gran reflexión porque muchas veces nos quejamos de que no se acercan y somos nosotros quienes no acogemos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Si vieras cuantas veces me he sentido como tu narras en tu post, ya son tantas que con el tiempo me he ido acostumbrando y no le pido más al hombre de lo que el hombre puede ofrecer,en esas situaciones me dedico a observar y escuchar y luego meditar y cada vez me doy mas cuenta de lo individualista que se esta haciendo esta sociedad, eso si, si llegas repartiendo, entonces todos te acojen a la primera, y digo "repartiendo", no ofreciendo...de todas maneras yo sigo teniendo abierta el alma de par en par para quien quiera acercarse, un saludo !

    ResponderEliminar
  5. "Es tristísimo ver a una persona sola en un grupo, simplemente porque es nueva y no se le conoce. ¡Es Jesús! Y hasta que no sepamos verlo, seguiremos dándole la espalda."

    Tengo que tener abiertos los ojos del alma para poder ver al Otro, ver al prójimo, al que no sé si me necesita pero yo sí le necesito (aunque tantas veces no lo sepa).
    Jesús necesita mi necesidad y me mueve a acoger al otro, al desconocido... y entonces me muestra su rostro.
    Él siempre viene a mi como un mendigo, para luego colmarme...

    Salgamos a su encuentro, Él viene.

    ResponderEliminar
  6. Angel, aquí aprendo mucho, mucho.
    Me has hecho pensar en como actuaría la Virgen en Caná, ¿te imaginas?
    Gracias. Y la canción es muuuy buena, como siempre.
    Y gracias también por el logo. La verdad es que los dos que tenemos son buenos, pero al final hemos optado por este... Aunque si te soy sincero, a mi casi me gustaba más el azul, pero no se lo digas a nadie. jeje.

    ResponderEliminar
  7. ¡Es tan importante una sonrisa a la hora de acoger a las personas!
    No entiendo a esas personas que van siempre con la cara triste y les cuesta sonreír.
    ¡Con lo poco que cuesta poner un gesto agradable a la persona que se recibe!
    Un besote amigo

    ResponderEliminar
  8. Angelo, eso es hasta cierto punto normal. Yo he asistido a uno de esos retiros, y hay gente que lleva viéndose mas de 10 años seguidos. Naturalmente se conocen y forman corros.

    Cuando yo fuí no encontré indiferencia pero sí curiosidad. ¿Quién es éste? ¿De donde viene?. La gente quería saber como había llegado yo allí.

    Después da igual que te hablen que no, pues el silencio es la norma en éstos retiros. Y así debe de ser. Yo es que soy poco hablador, y casi agradezco que nadie se dirija a mi y menos para satisfacer su curiosidad. Pero bueno, es una opinión.

    ResponderEliminar
  9. Angelo y ¿dónde queda la entrada del sabado?...

    Del deseo de ser estimado,
    líbrame Jesús.
    Del deseo de ser alabado,
    líbrame Jesús.
    Del deseo de ser honrado,
    líbrame Jesús.
    Del deseo de ser aplaudido,
    líbrame Jesús.
    Del deseo de ser preferido a otros,
    líbrame Jesús.
    Del deseo de ser consultado,
    líbrame Jesús.
    Del deseo de ser aceptado,
    líbrame Jesús...

    Estimemos, alabemos, honremos, aplaudamos,consultemos,aceptemos...a los otros, a todo aquel que llegue a nuestro lado , a todo aquel que llame a nuestra puerta pero ¿y qué si a nosotros no se acercan y qué si a nosotros no nos acogen? si sabemos que la puerta más grande siempre esta abierta para nosotros, si sabemos que quien es todo Amor nos mece en sus brazos...
    Imitemosle a Él, seamos como Él, pero nosotros ¿que importamos nosotros? recuerda: No ser, no querer ser, anular ese yo...

    ResponderEliminar
  10. Me parece una entrada interesante y necesaria. ¡Cuantas veces nos sentimos fuera de lugar o permitimos que otros se sientan así, por falta de acogida! Un buen momento para pensarlo ahora que se acerca la Semana Santa. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Hola Ángelo, me parece importante lo que dices y estoy de acuerdo.
    Yo pasé esas situaciones igual que tú y simplemente me sorprendió porque se supone que los cristianos deben acoger al que llega:
    -A los cristianos se les distingue por cómo se aman unos a otros
    - Jesús está en cada hermano
    - Se supone que queremos transmitir esta fe y que a nuestro grupo se unan más
    Por lo tanto hay que dar una sincera acogida con una sonrisa amplia en los labios que demuestre amor e interés por esa persona que llega.
    Cada movimiento tiene su carisma e incide en unos rasgos de la espiritualidad cristiana. Pero esto debería ser común para todos por necesidad.
    Hay un movimiento al que se le da de maravilla acoger y amar a toda persona.
    Hacen hincapié en amar a los enemigos y ni qué decir al que tienen al lado. Acogen calurosamente y te hacen sentir no en casa, en el cielo. Son los Focolares. Siempre me han dado un ejemplo maravilloso de qué es ser cristiano.
    Pero tengo que decir lo mismo de ti.

    ResponderEliminar
  12. Ara:

    La Acogida es esencial por ejemplo para los hermanos que aún no conocen al Señor.

    Ellos no saben Quien es el Amor, ni pueden imitarle, ni pueden nada, porque no conocen.

    El Servicio en Acogida no tiene nada que ver con las letanías de la humildad ni se le opone en absoluto.

    Un ateo/ agnóstico o lo que es peor, un tibio, necesita la Acogida para empezar a derribar muros. Hay mucha gente que sale corriendo por la penosa acogida que algunos cristianos le han dado.

    Y no, no pertenece a ningún movimiento en exclusiva: es la Iglesia en movimiento. Es un Carisma del Espíritu Santo.




    Motorromeros, los dos logos son chulos. A mí también me gusta un poquito más el azul, pero el amarillo tiene un algo especial. No sé, son los dos muy bonitos. Este queda genial sobre negro, quizá son los colores.

    ResponderEliminar
  13. ¡Pues cuánta razón tienes! Todos hemos experimentado que una sonrisa puede cambiarte el día.
    Lo positivo es que esa mala experiencia te ha servido para inculcarle a tus hijos que deben hacer todo lo contrario de lo que tú viviste.
    Cuánto daño podemos hacer a los que tenemos al lado sin querer. Y cuánto bien, también, con un poco de amabilidad.
    ¡Gracias por el post!

    ResponderEliminar
  14. Guerrera : por supuesto que la acogida es esencial, yo en mi comentario eso lo daba por hecho, es más lo recalco,lo que quería decir con la referencia a las letanias es que cuando nosotros no seamos los acogidos no nos sintamos heridos sino que nos sirva esta falta de acogida hacía nosotros como cuna donde mecer un poco la humildad que a veces nos falta y como fuente de meditación sobre nuestro comportamiento haia los demás.
    Por supuesto que un cristiano tiene que acoger a todos , cuanto más a aquellos que se acercan con dudas, o faltos de fé, es claro que un cristiano tiene que ver en el otro siempre al mismo Jesús ¿cómo no va a acogerle, a ofrecerle su mano, a intentar mostrarle los caminos por los que lleva sus pasos? en fin lo siento si me he expresado mal, ruego me disculpes. Un saludo!

    ResponderEliminar
  15. Guerrera
    ja.ja, que buena introducción, despertarme y encontrar este buen humor en línea casi con mi post, hace que lo afronte de otra forma. Gracias. Insisto siempre en que hay que acoger, acoger y acoger. He visto gente sufriendo por que nadie les ha hecho caso.Hoy es dramático lo que muchos niños viven cuando se les excluye. Hay que enseñar desde pequeño a ir al encuentro del otro. A los adultos que nos cuesta, pues... ¡ a pedirlo al Señor cada día! Hijaaaaaa, tú no hace falta. Lo haces genial!!!
    Bacci carissima.

    Crux
    ¡Qué bien lo has dicho! Eso es, abrir puertas, siempre abrir y hacer que entren y permanezcan siempre con alegría. Un saludo

    Luís y Ma Jesús
    Tampoco yo pertenezco a ningún movimiento, pero sí viví en Roma un continuo recibir a huéspedes que se alojaban en la casa donde estaba y siempre experimenté que esa hospitalidad calaba en los que llegaban. Juan Pablo II y ahora Benedicto XVI, siempre con los brazos abiertos para todos.
    Un abrazo especial para los dos.

    Gran Visigoda
    No creo que uno se acostumbre, si no que disculpa más veces. Que se queda con el interior del caramelo y no se fija tanto en el envoltorio. Pero eso no es excusa para omitir ese aprendizaje. Un beso

    una madre agradecida
    Como decía Crux, si abrimos las puertas de nuestro corazón, sabremos ver que Jesús está. Con El todo es fácil, todo se puede, El habla por nosotros, actúa, pero tenemos que abrir. Gracias.
    p.d.: Lo que tengo pendiente no está siendo fácil, pegas y más pegas. Pero Dios dará la luz, estoy seguro.Un beso ¿que tal el testimonio de Manuel?
    Lo mencionó en las intenciones mi amigo.

    motorromero
    Run,run,run,... estoy con vosotros encomendado ya esa romería. ¡Vamos que se apunten todos los que puedan!!!!!
    Pensé en muchas imágenes de María mientras escribía el post. Y siempre me la imagino dulce, sonriente, con una ternura que haría imposible el no estar con Ella. Creo que estaría rodeada siempre de muchos que la buscaban. Creo que es un tema de meditación que dará frutos a quien lo haga. Me alegra verte de forma más frecuente por aquí. Un abrazo.

    lojeda
    La vidente Vicka de Medjugorje logra únicamente con su sonrisa atraer a un montón de fieles a acercarse a la Virgen con fe. Una sonrisa gana mucho más que las palabras. Un beso

    Juanjo
    Hombre no, no es normal que yo te invite a mi casa y te deje solo para atender a los que ya conozco. Justamente los que se conocen deben aunarse e integrar al nuevo. No hace falta grandes cosas. Un "bienvenido" es suficiente. Un "esperamos verte de nuevo" también. Uno sabe a lo que va, o no, por eso alguien debe explicarle, guiarle. Es muy violento a veces no saber que hacer. Venga va, que seguro que eres de los que acogen fenomenal.Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Lo siento Ángel, (¿Por cierto, qué tal sigues?), pero tu entrada de hoy me parece...


    ... MAGNÍFICA!!!

    Es cierto, es más fácil acoger que despreciar, sin embargo... Dios nos pille confesados.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Manuel este año con motivo del día seminario ha dado testimonio en 4 Misas. He asistido a tres de ellas y creo que va mejorando poco a poco.
    En su testimonio no hay una conversión fulgurante ni nada parecido, sino un tierno amor infantil que va madurando año tras año, hasta los 16 en el que verdaderamente oye la llamada y decide que una vez termine el bachillerato pedirá permiso al Rector para entrar en el seminario.
    Así ha sido.
    Cada día más feliz.
    Gracias por vuestras oraciones.

    ResponderEliminar
  18. Ara
    Querida amiga: Lo he entendido perfectamente. Ciertamente que la humildad debe estar en la aceptación de todas aquellas ocasiones que se nos ofrecen para ejercitarla. El desprecio, la ignorancia, o el olvido son momentos que nos unen al Señor. Yo pretendo con este post poner la luz de alerta en nuestro papel como anfitriones, la practica de la caridad cristiana hacia quien viene a nosotros. Yo tengo que examinarme a menudo de la acogida que doy a los demás e imito muchas veces a la que a mí me dispensaron. Ahí es donde quiero llegar . El servicio hacia el prójimo. Muchas gracias por tu aportación y el matiz que mas abajo expones. Unidos

    eligelavida
    Como en tantas otras cosas, pedimos muchas veces lo que tampoco hacemos, para eso sirve el examen de conciencia, para cambiar aquello que obramos mal. Lo que sí he vivido muchas veces es que una calurosa acogida tiene ya la mitad del camino recorrido para acercarse al prójimo. Un beso


    Fran
    Me alegro de saber que no soy el único que ha pasado por ello. Esto me confirma de que no estamos haciéndolo bien, que todos debemos pedirlo, que tal vez los que seguimos a Cristo damos por hecho muchas cosas, y nos olvidamos de practicar con esmero la caridad que nuestra fe nos exige.Conocí en Roma el movimiento focolar y doy testimonio de su acogida con los demás. Bastaba mirar a Chiara, siempre tenía una sonrisa. Ayyyyy, que tienes que rezar mucho por mí. ¡Qué lejos todavía del amor!Un beso

    Guerrera
    Me gusta que hayas sacado a los tibios.Creo que todos pasamos por esa experiencia alguna vez, y el ejemplo, el aliento, el buen humor, derrumba esos muros.


    Pilar
    Bueno, debo decirte que esa experiencia no es la que me cambió para inculcar a mis hijos el consejo dado. Aún cuando no vivía la fe, tenía presente que había que ponerse en la piel del otro. Hay mucha gente buena y con grandes valores que no viven una entrega cristiana y menudos ejemplos nos dan, seguir a Cristo es una exigencia que debe tenernos siempre alerta para que sus palabras se hagan vida en nosotros. Ciao cara

    Mercuzzio
    Bueno, no tengo tan claro que sea fácil acoger. A los amigos y conocidos por supuesto ¿pero a los extraños? A veces me fijo a los que llegan nuevos al trabajo. Se pasan el primer día solos y cabizbajos. (Hay otros que le echan demasiado morro y se pasan)hasta que llega el primero ofreciéndole ayuda. No lo olvidemos nunca. Omitimos un acto de caridad! Siempre original. Un abrazo, grandullón

    unamadreagradecida
    Ayer vinieron unos amigos a comer que también habían escuchado el testimonio de un seminarista y venían emocionados. Yo me hubiese apuntado al de Manuel. Un abrazo para él.

    ResponderEliminar
  19. Gracias, Angelo, pero también he tenido la experiencia contraria: llega alguien nuevo, le sonríes, le hablas y esa persona se muestra indiferente, molesta, orgullosa... Todos tenemos que ser acogedores y amables. ¡Gracias y unidos en la oración!

    ResponderEliminar
  20. Gran entrada, me quedo con lo que te dice motorromero, AQUÍ siempre se aprende algo y todo lo que se aprende es BUENOOOOOO.
    un gran abrazo, que a pesar de estar liado, no quiero dejar de darte

    ResponderEliminar
  21. Hola me gustó bastante tu artículo pero mas los consejos que das a tus hijos,eso puede suceder en cualquier grupo de eunión generalmente pero si es preocupante que pase con este tipo de gente que asiste a estos eventos donde mas debemos demostrar que somos hijos de un Dios vivo, padre de todos

    ResponderEliminar
  22. José Luís C.
    Es cierto, también he vivido esa situación. En ambos casos siempre es aplicable la misma solución. Amor al prójimo por amor a Dios. Un abrazo

    Arcen
    Y mucho. Es una bendición contar con amigos como vosotros que hacen posible la vida de este blog. Un abrazo

    Belén
    Los consejos siempre son fruto de la experiencia personal, por eso deben ser escuchados y tenidos en cuenta, luego queda la libertad de cada uno. Gracias. Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  23. Hola Angel!, que vivencia tan profunda refleja lo que escribiste. Por mucho tiempo me tocó vivir ese rol de ser la nueva que llega y por la timidez, que fui superando, sé lo que se pasa. Dios nos de la gracia de tener corazones como el María Santísima (así como lo describes)... para llevar a las almas hacia El. Abrazos para tí. Dios te cuide!

    ResponderEliminar
  24. Estimado Angelo, esta experiencia suya tan bien expresada, es muy común. En mi juventud pasé verdaderos calvarios cuando tenía que asistir a los congresos y más si tenía de hacer la ponencia. Antes era enfermera-ATS y ahora nos llaman Diplomados en enfermerí, bueno no sé hasta cuando nos durará este nombre, porque cambios siempre hay. Pues bien,me ponía roja y me quedaba sin una gota de saliva. Disimulaba igual que usted interesándome por los estans de los laboratorios farmacéuticos, siempre estaba sola y angustiada, nadie me dirigia la palabra y si me miraban era con una cierta indiferencia, Todo ello me predisponia a ponerme nerviosa y a pensar que me vendría la tartamudez en el momento de la exposición de mi ponencia. Cuando , de repente me vino una luz:«Nadie se intesasa por tí,qué pena me dan, esos no pueden ser felices si no ven al que está solo,¿Cómo me gustaría ser un perro?» Sí , ya se que es una tontoría, pero...¡fíjense! cuando salen a la calle los perros con sus dueños, cuando un perro ve al otro ambos empiezan a tirar de la correa deseos de conocerse, tanto que los dueños tienen trabajo para contener tanta efusión, por llamarlo de alguna manera. Y me busqué yo la solución «Si la gente no viene a mí, si no saben dar una sonrisa, si no valoran el encuentro personal"lo haré yo por ellos, me acercaré a saludarlos"», tan pronto puse en práctica mi pensamiento no tardarón en venir más personas a conocerme, salí de mi soledad para ofrecerles mi calor de humanidad y posteriormente en sucesivas reuniones haceles notar lo que experimente.
    Angelo, los resultados fueron maravillosos, desde entonces no espero que vengan a mí, yo voy a su encuentro y es algo¡Fantástico! las personas cámbian de actitud si se tiene la habilidad de ser el que sonrie el prinero e insite en seguir sonriendo.
    Deseo que sea de su agrado mi experiencia.
    Reciba un abrazo en Cristo.
    Sor.Cecilia Codina Masachs O.P

    ResponderEliminar
  25. Hola Angelo!

    Te entiendo perfectamente, a mí se me ha recibido con frialdad e indiferencia en muchos sitios, tantas veces que ya estoy acostrumbrado y lo llevo fenomenal.

    Cuando uno anda bien de autoestima y no anda pensando cosas raras de uno mismo da exactamente igual y uno está agusto dentro de su pellejo.
    Después eso se transmite y es como un imán. La gente viene sola.

    Paradójicamente ir detrás de la gente los espanta más.

    Si muestras seguridad, la gente se pregunta ¿y ese tío quién es?, esa sensación de que sabes lo que haces, que sabes al menos algo que los demás no saben... crea aura, carisma, despierta curiosidad y todos vienen.

    En los dos grupos de Biblia en los que estoy fui acogido con indiferencia pero con el tiempo ha venido la confianza.

    Sin embargo tengo que decir que la experiencia de mi primer retiro ha sido de MATRÍCULA DE HONOR.

    La gente del Opus Dei es EXCELENTE, prácticamente todos vinieron a hablar conmigo y el que no, me acerqué yo y me recibió estupendamente.

    Ahora sé el porqué se critica tanto la Obra fundada por San Josemaría:
    Prejuicios, ignorancia y mucha envidia.

    Toda persona que llegue nueva a un grupo cristiano ha de ser bien recibida con atención y cariño, en caso contrario faltamos gravemente a la caridad, pues puede que esa persona huya para siempre de la Iglesia del Señor por culpa nuestra.

    Si en la iglesia durante la celebración mucha gente ni te mira a la cara cuando te da la mano o lo hace con tanta flojedad (seguro que igual no se la dan a su jefe) me da igual porque allí hay mucho tibio, gente que va forzada y mucho hipócrita también.

    Pero el trato en un grupo cristiano, de retiro, de oración, de Biblia,catequesis, convivencias...etc ES INTOLERABLE la indiferencia porque es ahí donde tenemos que demostrar que pertenecemos a la Iglesia: única, verdera y universal.
    Ahí es donde nos jugamos el tipo.
    Ningún miembro del Cuerpo Místico de Cristo puede rechazar a otro miembro del mismo.

    “CUANDO ESTÉIS DELANTE DE MI, EL PADRE ETERNO, Y EL ESPÍRITU, SERÉIS JUZGADOS. SI SOIS ENCONTRADOS TIBIOS (ni calientes ni fríos) ¡OS VOMITARÉ DE MI BOCA!" (Apoc 3.15-16)

    Más claro el agua, hay que superar los respetos humanos y corregir fraternalmente, y acoger calurosamente, que luego Dios en el juicio no nos llame:"perros mudos".

    Un saludo a todos!.

    ResponderEliminar
  26. Lily
    Me alegra verte de nuevo por aquí, señal de que estás mejor. También yo con el tiempo voy adoptando la forma de ir yo en lugar de esperar a que vengan. Un beso.

    Bruce
    Espero un día ser recibido por tí, debe ser una gran experiencia. Tú siempre nos das la oportunidad de sentirnos comodísimos contigo. Gracias. Un abrazo

    Monja de clausura
    Por supuesto que ha servido su experiencia. Es más me da empuje a tomar esa determinación de ir al encuentro de los demás. Muchísimas gracia

    ResponderEliminar
  27. Ay Angelo, no se porque has echo que me emocione con este post. Estoy ocupadisima estos dias y no he tenido tiempo de venir como me gusta. Y vengo por fin, y me encuentro esto.

    Me da un poco de verguenza por eso deje que subieras otros post para decirte ahora que desde que os conozco yo no he sentido sino amistad y carino por vuestra parte, que me averguenzo muchas veces al recordar mi actitud con Guerrera cuando la conoci, que mi ignorancia y mi ineptitud me hizo ser injustisima con ella, que es la mejor persona del munod. Despues, recapacite, no hubo un hecho para hacerlo, una manana lo supe, asi si mas. Supe que erais auntenticos y verdaderos, que aunque no rezarais igual que yo no me importaba. Me habeis acogido como ninguna persona lo haria, este mundo no hace lo que vosotros hacies. Solo espero que algun dia mis ojos se abran, lo espero con el corazon, no puedo mentir diciendo que lo he echo, pero creo que si algo se desea mucho y se busca, puede que el camino se abra finalmente a mi paso. De momento tengo los mejores guias. Vosotros.

    Cuanta verdad encierras en este post, yo siempre que veo a alguien desperdigado, procuro acercarme.

    Que bello Angelo. Gracias.

    ResponderEliminar