AMAR EL VIA CRUCIS



Recuerdo que cuando era pequeño, la Semana Santa, me envolvía en un tiempo especial, donde desde mi inocencia vivía profundamente, los dolores del Señor. El momento de la historia en que me tocó vivir esas semanas santas ayudaba a que las familias creyentes alentaran a crear un clima de respeto, silencio, reflexión e importancia, que los más pequeños sabían captar. Una de las cosas que más me impresionaba era el rezo del Vía crucis. Siguen grabadas en mi mente las imágenes y cantos practicando en la iglesia esta devoción. Creo que lo sembrado con esta oración, está dando sus frutos en mi actualidad.

Muchos realizan esta oración únicamente en el Viernes santo, ignorando que forma parte de las recomendaciones que la Iglesia nos hace para vivirla de forma frecuente.

La Cuaresma es el tiempo privilegiado para escuchar a Dios. Para abrirle nuestra puerta, hagámosle entrar en nuestra vida… la transformará.

¡Qué difícil querer a todos! Amar al prójimo como a nosotros mismos, nos resulta muchas veces, algo humanamente insuperable. Los enemigos no se aman, se odian. Para el cristiano no deben existir los amigos o enemigos, solo la fraternidad. ¿Cuántos sienten realmente al prójimo como hermano en Cristo? Es hora de que las palabras del evangelio cobren vida de verdad, si queremos ser seguidores fieles del mismo. Sólo con la gracia de Dios podemos entrar en la lógica de amar a nuestros enemigos.

La diferencia entre el amor humano y el amor divino deriva en que el hombre de forma frecuente, responde: “yo te doy y tú me das” mientras el amor de Dios es siempre y exclusivamente puro don. Jesús lo dejó bien clarito: “Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis?”. Sólo podemos encontrar este amor en la oración.

La plegaria típica de la Cuaresma es el Vía Crucis. La Cuaresma nos pone la cruz en el centro de nuestra atención. Mientras el mundo se mueve de forma agitada y estresante, la cruz permanece quieta. Tenemos entonces la oportunidad de pararnos a mirarla, aceptarla y adorarla.

Nuestra vida está llena de cruces, porque es una lucha continua. Todos tenemos que llevarla. ¿Cómo?... Jesús nos enseña, haciéndonos ver como Él la ha llevado.

Juan Pablo II rezaba cada día el Vía Crucis, y en solemnidades como la Asunción, porque decía “que todo depende y deriva de la Pasión del Señor”. Jesús nos enseña como aceptar la condena a muerte, como coger la cruz, como levantarse tras varias caídas. Nos enseña a reconocer la ayuda de María, de los muchos cirineos, de las varias verónicas, de cómo no despreciar la solidaridad de las mujeres piadosas. Aceptar como don, la sola presencia de quien no puede ofrecer nada más.

El Vía Crucis debería entrar a formar parte de nuestra vida espiritual, al menos durante este tiempo cuaresmal que nos presenta la cruz. Nuestro deseo de acompañar a Jesús puede plasmarse en un propósito de acompañar a Cristo en su vía dolorosa.
Angel ST

17 comentarios:

  1. Hola Angelo !

    Preciosa reflexión. A mi también me sucedia lo mismo, es más en el colegio de monjas, que ibamos mi hermana y yo, nos enseñaban y educaban en la humilidad y caridad para los más necesitados y haciamos tombolas, grandiosas. También lo que más me gustaba era, rezar todas las mañanas en la iglesia antes de empezar las clases.


    Dios te bendiga.

    Raquel.

    ResponderEliminar
  2. Cierto Angel: "todo deriva de la Pasión de Cristo".
    Tenemos un tiempo de gracia para dejarnos moldear por el Señor y poder acoger con el corazón abierto, su muerte y resurrección.
    Gracias por esta preciosa reflexión.
    Un abrazo.
    Balbi.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por mostrarnos hoy la cruz.
    Recuerdo hace unos 8 años una amiga me pidió que le explicara lo que era "misericordia" y recuerdo que tras un momento de reflexión, intenté explicarle lo que no es posible decir con palabras, lo que sólo se puede conocer por experiencia. Le dije: mira al Crucificado y después de mirarlo, vuelve a mirarlo y sigue mirándole ... y algún día, no se como, entenderás lo que es la misericordia.
    Gracias por tu preciosa entrada. Cuando era niña recuerdo también cómo todo ayudaba a vivir esos días con un recogimiento especial.

    ResponderEliminar
  4. Gracias. Cómo estás? Tengo la impresión de que vas bien en la recuperación. Te pido que reces mucho por una intención. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ninguna enseñanza por profunda que sea supera a Jesús en la cruz. En Él está la medida del amor que exige, que amó a todos y murió por todos. En Él está la respuesta para cuando nos llega el dolor.
    He estado ausente de los blogs y no sabía que habías pasado por una operación importante. Veo que para ti ha sido una ocasión más para vivir con fuerza tu unión con Dios. Yo me alegro de saber que ha ido bien y estás otra vez al pie del cañón transmitiendo estos pensamientos que nos acercan a Dios.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo la primera vez que vi rezar un Via Crucis, fué en el oratorio de Orvalle y me dió horror, yo entonces aún no conocía a Jesús.

    El dolor choca frontalmente con el hedonismo que nos han dado de mamar a todos los que no fuimos educados en la fe católica. Pero cuando por la gracia, se descubre el misterio de la Cruz todo cambia, todo cobra sentido. Cuando te das cuenta de que Dios ha cargado con todos los pecados de toda la humanidad, hasta con los más abominables, y de que sigue crucificado en cada enfermo, en cada pobre, en cada ser sufriente, se abre un horizonte nuevo que nos cambia el corazón definitivamente.

    Muy bonito post Angelo, gracias por animarnos a acompañar a Jesús, lo que también es acompañar a todos nuestros hermanos que sufren en el mundo. "Conmigo lo hicísteis".

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Raquel: Ojalá recuperemos todos el sentido real de la Semana Santa, una oportunidad de cambiar y renovar nuestro corazón hacia Dios.

    estaesnuestracasa: Creo que el ejemplo de Juan Pablo II debe interpelarnos. Alguien tan ocupado y sabía colocar la cruz en su sitio.

    Unamadreagradecida: Ayer leí la carta aconsejada. Fantástica, realmnte para ponerla en el blog. Gracias de nuevo por todas tus aportaciones tan valiosas para mí.

    Sinretorno: Piano piano, así va la cosa. Más piano de lo que esperaba, pero no sería también así la pasión de Cristo ? despacio, con la conciencia del amor que ponía en cada uno de nosotros. Cuenta con esa intención.

    Fran: Mde alegro de tu vuelta. Te echaba de menos, tu blog merece la pena y tus comentarios siempre son alentadores y edificantes, espero no vuelvas a irte y tenerte aquí con frecuencia. Un beso

    Querida Guerrera: ¡Ya me he desinflado! Tanto biceps no me sienta bien. Es la primera vez que leo que el via Crucis le produjo horror a alguien y me alegra muchísimo tu explicación. También hoy nos produce horror a los que le seguimos, pero encontramos sentido a su camino doloroso, es nuestra fuerza. Esa imagen de Cristo torturado no puede entenderse sin la fe. Como tú me dijiste hace unos días y que tanto bien me hizo: Jesús lleva dos mil años en su pasión. Sepamos aliviarle y acompañarle. En todos los que has mencionado, ahí está El. Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Querido amigo, "un abracico grande" (como decimos en mi tierra) desde la otra punta de España, y te felicito por el post, porque ojala supiéramos vivir nuestro particular Vía Crucis durante todo el año, y sepamos comprender que todo dolor que nos llega, nos llevará después a la gloria de Dios.
    Este fin de semana estaré liadilla, pero intentaré pasarme por aquí para mandarte mi saludo diario. Viene unos de mis hijos con la novia hasta el domingo y ya sabes "tengo que ejercer de madre y suegra", jajajaja, y el domingo iré a la concentración que Derecho a Vivir Jaén hemos organizado, así que entraré por la tarde a verte y ya te cuento que tal nos ha ido.
    Tu que estás tan cerca de Dios, pide para que los del tiempo se equivoquen en sus predicciones, y nos nos llueva, al menos hasta la tarde.
    Imagino que esa mejoría sigue su curso y que poco a poco te vas recuperando. Paciencia amigo, que lo peor ya ha pasado.
    Un besote y reza por la vida. En el blog acabo de editar la oración de Juan Pablo II.

    ResponderEliminar
  9. Desgraciadamente es una práctica muy en desuso, como otras tantas, pero... tan útil y tan necesaria como otras tantas. Gracias por el recuerdo y por el elogio a LA CRUZ-DOLOR-SACRIFICIO-AMOR, que supone este CAMINO.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Se hace usted querer amigo Angelo. Gracias por darnos aliento para seguir a Jesús en su Pasión de amor. LO lo van a creer, pero esta monja contemplativa, no le gusta meditar la Pasión en Cuaresma, me cuesta horrores y entonces cuando mis hermanas en el coro hacen el Via Crucis, yo estoy feliz con Jesús a mi lado RESUCITADO, porque vivo con un vivo y no con un muerto. Lo veo siempre «VIVO», aunque también hay muchos días durante el año que vivo en su Pasión. «Le amo vivo» está grabado en mi alma de tal manera que me sería insufrible ver como me lo maltratan y yo no puedo defenderlo más que desde mi oración, porque todos de una manera u otra hoy con nuestros malos comportamientos, le seguimos crucificando.
    Cuando hicieron aquella pelicula tan famosa de la Pasión, no recuerdo el nombre del director, no la pude ver, pensé...si ahora mismo me dijeran...¿Quieres ver un video de cómo tu madre fue atropellada opor una moto en su calle cuando iba de comprars con su carrito? Diría inmediatamente ¡NO! la quiero ver viva, porque mamá murió y no llevaba ninguna identificación y estuvo en el depósito tres días, hasta que me enteré de su muerte. Comprende cómo me cuesta recordar la Pasión de Aquel a quien tanto me ama y amo. Esa es mi espiritualidad,a Santa Teresita del Niño Jesús Carmelita descalza, le costaba rezar el rosario. Me consuelo con ello. ESpero que se vaya recuperando,ayer me tocó otra vez pasar por la Cruz, me extrajerón un pólipo del endométrio sin anestésia, ¡vi las estrellas!el resultado de anatomía patológica para saber si es cancerígeno no lo sabré hasta el día 8. Lo que Dios quiera sea.
    Reciba mi ternura y dé un beso de mi parte a su hermosa familia.
    Sor.Cecilia Codina Masachs O.P

    ResponderEliminar
  11. lojeda: Buen fin de semana con tu familia y aunque llueva, ahí con los paraguas por la vida. Pediremos a nuestra Madre que interceda. Un beso

    Arcendo:Hay muchas formas de realizarlo, la Iglesia ha puesto fórmulas breves que hacen que lo podamos practicar en un pequeño momento de oración. Un abrazo

    Monja de Clausura:Pues es verdad, basta comprobar en nuestra carne un dolor insufrible para hacernos una idea muy muy muy pequeñita de lo que Jesús pasó. Ciertamente que sin resurección nuestra fe no tendría sentido y la pasión hubiese sido un fracaso. En cuanto a la película de la Pasión, yo la veo cada año, y no dejo de emocionarme, me quedo con el comentario que Juan Pablo II hizó al verla. Se levantó y dijo " Así fue" con esas dos palabras lo dijo todo. Unidos en la oración.

    ResponderEliminar
  12. Hola Angelo, espero que sigas bien.
    Una cosa que vivo con frecuencia en la parroquia es la dificultad en seguir el Vía Crucis interiormente, debido al apresuramiento con que se lo dirige. Se nos ha externalizado la liturgia muchas veces, entonces sucede una cosa medio autómata. Es de lamentar. Cualquier ejercicio espiritual o sacramento, facilita el surgimiento de la devoción, o el contacto con lo sagrado si podemos sumarnos a el desde el interior. ¿Cómo hacerlo si la velocidad del que lee o reza es tan veloz y apresurada?
    Creo que nuestra querida Iglesia necesita rescatar el valor de la profundidad de toda nuestra liturgia y evitar la recitación sin sentimiento.
    Se me ha ido largo el coment, pero he querido compartir lo que siento respecto a este tema. Saludos fraternos a todos.

    ResponderEliminar
  13. El último viacrucis que hice yo fue en el retiro de la obra al que fui en noviembre. La verdad es que fue incómodo, porque no estoy acostumbrado a estar tanto tiempo de rodillas.

    Pero como dijo un gran Sacerdote, piensa en lo incómodo que le resultó a Él..

    Sor Cecilia: espero que el resultado de su análisis sea favorable. Necesitamos personas que se dediquen a la oración, que es la labor mas importante que se puede hacer.

    ResponderEliminar
  14. Angelo! Como estas??? Espero que mejor!

    Para ser honesta no tengo idea de lo del Via Crucis, solo recuerdos vagos de mi infancia, no logro entenderlo muy bien. Es una oracion? Siento un poco de verguenza, diras que soy una ignorante y llevas razon, pero me gustaria saberlo y si es una oracion, cual es? Hala, ya llego la preguntona.

    Vas a tener que tenerme paciencia, bueno tu, Guerrera y todos.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  15. De tu post lo mas bello que me ha parecido fue esto:

    "Amar al prójimo como a nosotros mismos, nos resulta muchas veces, algo humanamente insuperable. Los enemigos no se aman, se odian. Para el cristiano no deben existir los amigos o enemigos, solo la fraternidad. ¿Cuántos sienten realmente al prójimo como hermano en Cristo? Es hora de que las palabras del evangelio cobren vida de verdad, si queremos ser seguidores fieles del mismo. Sólo con la gracia de Dios podemos entrar en la lógica de amar a nuestros enemigos."

    Realmente bello.

    Otro abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hno. Mario: Con Juan pablo II se introdujeron novedadaes que ayudaron a vivir mejor esta devoción. Textos bellísimos de gandes autores, siempre me quedaré con el del entonces cardenal Ratzinger.Hay que enseñar a querer esta plegaria. Un abrazo

    Juanjo: La verdad es que en lugares cerrados a mí no me ayuda. Me gusta rezarlo siguiendo un camino exterior. También existen en internet uno para descargar, donde con imágenes podemos hacerlo en forma breve.

    oceánida:No tienes porque avergonzarte. Lo maravilloso de nuestra fe, es ir descubriendo las cosas, todas son para asombrarse.
    El Via Crucis es ir meditando el camino que Jesús hizo desde su condena por Pilato hasta su crucifixión. Si alguna vez vas a Jerusalén, verás que existe la llamada Via Dolorosa. Es el recorrdio de Jesús hasta ser crucificado. Durante este trayecto corurrieron varias cosas, Jesús se encuentra con su Madre, un hombre que le obligan a ayudar llevar la Cruz, mujeres llorando, otra que quiere aliviarle, limpiando el rostro de sangre. Las caídas dolorosísimas que Jesús tuvo, en fin, un horrendo camino. El Via Crucis es pararnos en las 14 "anécdotas" que tuvo y acompañarle con nuestra oración y petición en cada una de ellas. En fin, una explicación muy light, pero suficiente para entenderlo. Un beso

    ResponderEliminar
  17. Gracias Angelo, ahora entiendo, conozco ese pasaje porque lo lei en la Biblia hace mucho tiempo y por las procesiones!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar