EL DOLOR DEL ABANDONO




Muchos conocéis la admiración que siento por la vida contemplativa. Antes de partir hacia el hospital , leí uno de los post que más tocado me ha dejado, desde que entré en el mundo de los blogs. No logro quitarlo de mi pensamiento y de llevarlo a la oración desde entonces. Se trata de un dolor, un gran dolor, ese que nace en el interior y que brota del amor a Dios. Una carta de despedida. Lo confieso, quedé apenadísimo al leerla. Por ello he pedido permiso a Hesiquia, donde la encontré, para publicarla en mi blog .Que estos monjes estén en vuestra oración. Dios sabe más. Dios lo sabe todo. Sólo El mostrará su diseño de amor en el momento oportuno.

No se porque me ha tocado. La función que me cabe no la elegí ni se la deseo a nadie. Me corresponde entregar las llaves del monasterio a su nuevo dueño. Pero vendrá mañana, debo pasar la tarde y la noche solo cuidando.
Mis hermanos, todos, ya se han ido. El alma se me ha hecho un nudo, lloro a cada rato. Pondrán aquí un hotel y aunque por formalidades legales le llamarán “Posada-Museo del Monasterio”, todos sabemos lo que será.
Acaba de irse el último oblato que me ayudaba. Juntos cerramos todas las ventanas del piso superior y terminamos de limpiar según está convenido. Hablamos poco. Creo que la tristeza también lo aplastaba aunque trataba de mostrarse jovial.
Cuando miraba el paisaje descomunal que permite la vista norte me acordé de nuestro fundador y de los sueños que habrá cobijado mirando esta llanura.
Lo peor fue el ir de celda en celda y verlas vacías. ¿Cuántos monjes habrán estado aquí buscando a Dios? ¿Qué significa esto? ¿Ha fracasado nuestra orden?
Parte de la congoja resulta de mis primeros recuerdos aquí. Me trajo mi padre. Contaba yo casi dieciocho años. Llovía y el auto olía a humedad. Había cierta tensión entre los dos, el no veía bien mi vocación, pero la respetaba.
Nunca se me borra de la memoria el maestro de novicios, su buen talante y serenidad. Como conversó con nosotros haciéndonos sentir que no había ningún problema, le quitó dramatismo a la situación y creo que mi padre volvió a la ciudad sintiendo que me había dejado en un campamento de verano.
Está grabada a fuego la imagen de la primera celda que tuve. Pequeñita, acogedora con una ventana grande que daba al claustro. Un geranio medio sediento en una maceta había quedado en el alféizar. El olor a madera muy agradable de la cajonera, el crucifijo en medio de la pared blanca, el ruido del pestillo de esa puerta al cerrarse. Imborrable. Nítido a mas no poder.
La nostalgia me invade y me pregunto si es por la vida que ha pasado, por ser ahora ya grande. O si existe en mi una culpa por no haber dado todo lo que podía al Señor. O si es una falta de fe, un no aceptar como se han ido dando las cosas.
He conocido tan buena gente aquí. Quizás hemos sido un poco tibios, tal vez hemos tenido todo muy resuelto y eso ha terminado perjudicándonos. Nunca nos faltó nada material, solo el fervor a veces. ¿Estará relacionada una cosa con la otra?
Termino todas las tareas pendientes, dilato el momento de cerrar la capilla. Debo dar misa y luego de ella retirar el Santísimo. Esto me apena mucho. Es como cederle territorio a un mundo sin Dios. Vendrán Don Pedro y Doña Elena, su esposa. El realizó trabajos de mantenimiento en el monasterio, por años. Me pregunto que será de ellos. Como vivirán nuestra partida tan ligados que estamos. Y no por los recursos, que están bien acomodados, sino por la vejez que tienen y la soledad que ahora se les suma.
No puedo negar que me siento agobiado y triste. Es que he vivido aquí casi toda mi vida. ¿No hicimos voto de estabilidad? Eso corre también para la comunidad. No deberíamos irnos aunque el monasterio nos haya quedado muy grande. Deberíamos morir aquí.
Pero esa lógica antigua que se entregaba a la Providencia ha ido desapareciendo de los escritorios de los administradores y visitadores.
Pienso que la imagen que los medios tienen de la Iglesia hoy en día se nos ha filtrado un poco entre nosotros. Nos hemos creído que va decayendo y por eso cedemos, dejamos espacio libre a una cultura donde solo manda el dinero.
No quiero que este mensaje sea negativo. No es mi propósito al compartirlo con ustedes. Cuento mi dolor que es el de muchos de nosotros. Pero lo cuento porque tengo esperanza.
Sé de vientos nuevos que están soplando en la iglesia, en diferentes países y condiciones y esos aires nuevos traen no obstante lo mejor de lo viejo. Como si lo principal de toda nuestra historia como católicos se estuviera concentrando, fortaleciendo.
Es que de los aciertos y de los errores estamos aprendiendo mucho.
El dolor de la despedida, el cierre de este monasterio me sabe a derrota. Pero también pareció derrota la crucifixión del Señor.
Declaro mi esperanza: Que de esta situación, de este dolor aprendamos y que en las tareas que vienen pongamos mas amor.
De Hno. Jerónimo

24 comentarios:

  1. Es un relato impresionante. Esperemos que los nuevos vientos de los que habla este religioso no acaben con estas vocaciones especiales que necesitan de apoyo económico igual que todo.

    ResponderEliminar
  2. Un testimonio, un tanto triste, pero abierto a la esperanza. El buen Hermano Jerónimo, nos narra sus sentimientos de tantas experiencias vividas, Ojalá el gran amor que se desprende de su carta, suba como oración al Padre, para enviar más viñadores a su viña. Así se lo pido yo. ABRAZOS

    ResponderEliminar
  3. Un relato de un monje de clausura, profundo desde el alma. Y digo yo, ademas de hacer voto de castidad, con todo lo que ello conlleva y desconozco... pueden hablar de sus experiencias...? No romperan su voto asi...puede que me equivoque..como otras muchas veces...te lo pregunto Angelo, por si lo sabes, si no, no pasa nada, comprendere que es parte de la naturaleza o de la gracia divina. Un saludo !

    Dios os bendiga.

    Raquel.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Se habia repetido el mensaje, y lo he borrado,..je,je...bueno, aprovecho para decir, que es admirable la vida de estos monjes y que la respeto.

    Gracias,

    Un saludo !!

    Raquel.

    ResponderEliminar
  6. Triste, sin duda, pero esperanzador. Hay quien ha llorado por este cierre, habrá quien se habrá alegrado, pero pocos han caído en la cuenta de que Dios siempre escucha los gemidos de su pueblo. Él sabrá como ha de responder. Todo a su tiempo. La crisis vocacional tiene una respuesta profunda que aun no llegamos a vislumbrar. Estoy convencido.

    Por otro lado, repito: cuídate, Ángel, que si tu no lo haces, los demás no podrán hacerlo. ¿OK?

    Ánimo, y si estás unos días sin escribir nada, no ocurre idem. La salud es lo primero. Los fieles seguiremos siendo fieles a pesar de que no escribas un día, o dos, o... los que haga falta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ¡Que pena da este relato! Cuando uno ha vivido casi toda la vida en un sitio, cuesta mucho desprenderse de él, y eso es humano.
    Tengo un amigo que se ha ido ahora a un monasterio cisterciense después de casi 30 años de sacerdote diocesano, y según me cuenta es el hombre más feliz el mundo.
    Los muros de los monasterios encierran la paz y la espiritualidad que muchos de nosotros nos gustaría tener en ciertos momentos de nuestra vida, y ellos han tomado la opción del retiro.
    Me ha encantado la conclusión que saca de todo este acontecimiento: Un mensaje de esperanza y aprendizaje, para en los momentos de dolor, sacar la lección salvífica de ellos, y mirar con esperanza al mundo y a las nuevas situaciones que se nos presenten.
    Un besote

    ResponderEliminar
  8. Estimado Angelo,
    todo el equipo de Hesiquía agradece la difusión que implica para nuestro sitio el post que reproduces hoy y tus sentimientos hacia ese Hermano, amigo nuestro.Todo esto por cierto se lo enviaremos y cuando acceda a la Internet seguro se comunicará. En su nombre os agradecemos las oraciones.
    Creo que familias como la que has generado en este sitio hacen mucho por el renacimiento de la iglesia y que la esperanza está mas viva que nunca.
    Que Dios te bendiga Angelo y a todos los lectores.

    ResponderEliminar
  9. eligelavida: Las vocaciones surgirán a medida que nuestra oración se intensifique. La oración es la clave. Un beso

    Arcendo: A mí me apenó mucho, pongamos que nosotros tengamos que abandonar nuestro hogar con sus recuerdos. El monasterio ha sido la vida de ellos.Dios les dará su nuevo lugar de entrega.

    Raquel: Cada orden religiosa tiene sus reglas. La mayoría de órdenes monásticas tienen el silencio exterior como parte de su vida, aunque tienen su día de comunidad. Eso no lleva el silencio epistolar, si no hoy nos veríamos privados de gran riqueza espiritual. Te aconsejo la película "El gran silencio" donde verás algo de lo que te digo. En you tube también hay testimonios muy hermosos. En el mismo blog de Hesiquia tienes enlaces a órdenes monásticas. A mí me apasiona. Siempre he disfrutado cuando me he retirado algún día a un lugar similar. No he vuelto a hacerlo desde que me casé, aqunue deseo repetir unos días de oración en un monasterio.

    Mercuzzio. Sigo tus consejos.Apoyo totalmente tus palabras y me alegra tu esperanza y fe. Un abrazo.

    Lojeda. me alegra mucho que cuentes lo de tu amigo, yo también conozco a más de uno que ha tomado esta decisión, que otros etiquetan de cobardes y de huída. Yo los considero héroes. Van a darse por completo a Dios.

    Hno. Mario: Su blog es un remanso de paz. Yo disfruto entrando. Además siempre cargado de hermosas imágenes. Cuente conmigo para su difusión para gloria de Dios. Unidos en el Señor

    ResponderEliminar
  10. Han elegido la mejor parte y no se la quitarán.
    Gracias a ellos nosotros perseveramos. ¡¡¡Les debemos tanto...!!!

    Ángel suscribo entero tu comentario de hoy en supermicrovídeos. Creo que es la clave "cambiar el corazón".
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  11. Angel: Me atrevo a recomendar a sietemil en familia http://lifeand.net/ es un grupo de jovenes que defienden la vida. Muy interesante.

    ResponderEliminar
  12. Pobres... tenemos que rezar muchísimo más por ellos, por las vocaciones de clausura, que son un bálsamo para el Corazón de Cristo.

    Madre agradecida, a mí también me ha encantado el comentario de Angelo de hoy en smv. ¿Has recibido mi correo?

    Besos a todos.

    ResponderEliminar
  13. Es muy triste. He leído que en Canadá han cerrado 1/3 de las iglesias, la mayoría muy bonitas y antiguas..por falta de fieles o de dinero para mantenerlas, o de ambas cosas.

    Al final no quedaremos muchos, pero seremos de verdad, auténticos.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias Angel, por aclararmelo. Estoy totalmente de acuerdo con las ordenes que rigen y que podamos compartir todos la riqueza espiritual. La pelicula, he visto el trailer y me ha gustado, ya la tengo descargando..je,je..gracias.

    Por cierto, me parece muy bien, lo de irse de retiro a un monasterio, casa de ejercicios espirituales, yo estube a punto de irme a uno y al final no pude ir, pero lo tengo presente y lo haré, ahora que sigo soltera..je,je..

    Sabes una cosa Angel, nosotros también, somos siete. Tengo 3 hermanos, mi hermana y yo, mi padre y mi madre. Lo que ahora solo quedamos en casa, mi hermano pequeño y yo y mis padres. Una familia numerosa como la tuya :) disfrutala Angel, porque a traves de la famiia esta Dios. Que no dudo que ya lo haces, a mi también me gustaria formar la mia propia, algún dia si Dios quiere.

    Espero que te encuentres bien de salud. Yo con el tobillo, estoy igual, aun me sigue haciendo el chasquido, no podré hacer practicas de coche otra semana más...que li farem !

    Dios te bendiga.

    Raquel.

    ResponderEliminar
  15. No hay que dejar que la desesperanza entre en nuestras almas, tenemos que seguir rezando para que surjan vocaciones y para que los sacerdotes, frailes y monjes y monjas ya consagrados a Dios, tengan fortaleza para seguir adelante, su vida es nuestro ejemplo.

    Confío en que vienen aires nuevos, en que los jóvenes que se acercan a Cristo son auténticos y valientes, en que la Voz que no cesa llamará a seguir dando la cara por Cristo. Mientras tanto, nosotros tenemos el arma infalible de la oración.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Al principio se me encogió el corazón, pero después, la esperanza renació: Dios está con nosotros y sabe que le necesitamos, especialmente aquellos que lo han entregado todo por Él, así que ánimo a todos!!!
    Espero ir a la página del monasterio, seguro que encuentran otro lugar para volver a adorar a Dios. Nosotros debemos rezar para que así sea.
    Ángel: gracias por haber escrito en mi blog, no lo esperaba. Te tengo constantemente en mis oraciones y se que Dios cuiidará de ti, porque eres muy bueno. Agradezco tu amistad más que nada y te recomiendo que te cuides, no te preocupes, que aquí estaremos esperando tu vuelta. Pero no te agotes, vale?
    Un besote muy, muy grande, hermano en Jesús.

    ResponderEliminar
  17. madreagradecida: Cúanto podemos ayudarnos unos a otros. Cada luz en un alma, es para encender a otra. Gracias

    Juanjo: Justamente son estas vocaciones escondidas las que pasan desapercibidas con la inmensa labor apostólica que desde su silencio y enclaustramiento hacen, ofreciendo y rezando y manteniendo los pilares de mucha ruina espiritual. Un abrazo

    Raquel: La peli es muy larga, y hay que estar en silencio para meditar, pero te encantará.Busca ese momento, creo que son dos horas y algo.

    Shikila: Que alegría verte. He pasado por tu blog, pero no he podido comentarte. No sé si te has enterado de que me operaron y estoy chungo todavía. Ayer tuve un día bajo. En cuanto pueda entro a saludarte. Besos

    Marisela: Gracias por tus palabras. No te preocupes iré haciendo lo que pueda, tengo claro que no voy a forzar la máquina. Han sido muy severos con las advertencias que los médicos me han hecho, si no quiero pasar más por el quirófano. Ayer hasta tuve pesadillas de que volvían a operarme. Nooooooooo. Un beso

    Guerrera querida: que no, que no me olvido de tí, te he dejado la última porque tu comentario ha aparecido tarde. ¡Qué cosas tiene blogger de vez en cuando y siempre con los que más nos fastidia estas cosas!Una enamorada también de la vida contemplativa y defensora de ella como lo has hecho tantas veces en tu blog, sé que estas noticias hieren tu corazón, pero te hacen reaccionar con más oración. Un besote.

    ResponderEliminar
  18. ¿cÓMO VA TU RECUPERACIÓN? Desde aquí se te nota mejor, pero eso sólo tú lo sabes.

    Es muy triste esta despedida del monje, tiene que haber sido sangrante para él. Ellos que lo dejaron todo por seguir a Jesús, ahora tienen que abandonar también el lugar de su encuentro con Él.
    Aunque Jesús partirá con ellos a donde quiera que vayan.


    OFF topic/
    Quiero pedirte un favor y es que reces por un niñito de 10 años. Lo ha pedido María Jesús, supongo que la conoces por su blog /Cómentándolo todo) He copiado su post en mi blog para que os sea más fácil enteraros de lo que le pasa.
    Si puedes cuelgalo en tu santa nevera y te lo agradeceremos las dos, ya que yo también conozco a la familia, son marinos, aunque menos que ella.
    Que Dios os lo pague, precisamente ahora que tú estás en pleno dolor.
    Muchas gracias, Angelo.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  19. Creo que en nuestro mundo, que es un mundo cada vez más esclavo del ruido y la confusión, los monasterios deberían ocupar un espacio privilegiado en la referencia eclesial. El espacio de la reflexión, de la interioridad, el espacio de la inquietud. Contar con esas personas, para mí, quiere decir, avivar esa reflexión, esa interioridad, esa inquietud. Oremos para que surjan vocaciones y se vuelvan a llenar...

    ResponderEliminar
  20. Que pena me ha dado Angelo, se me ha encongido el corazon y como sea o lo que sea que esta buena gente haga, no es justo a veces como los tratan, la mayoria de ellos solo tratan de ayudar y a veces me da mucho coraje cuando se meten con ellos o se mofan, es indignante.

    me quedo con esto:

    "Declaro mi esperanza: Que de esta situación, de este dolor aprendamos y que en las tareas que vienen pongamos mas amor."

    Un abrazo Angelo, espero que estes mucho mejor.

    ResponderEliminar
  21. Militos: Con subidas y bajadas. Lo típico de estas situaciones. Cuenta con nuestra oración por esa intención.

    Roberto: Completamente de acuerdo. La sociedad debería conocerlos mejor. Una vez que se visitan todos vuelven con otra opinión.

    Oceanida: Una vez más tu gran corazón a flor de piel. Te invito a que un día visites un monaterio de clausura de hombres o mujeres, quedarás profundamente impresionada. En el de las mujeres te será fácil hablar con ellas en el locutorio y pide que te expliquen lo que hacen. Disfrutarás. Es una experiencia que aconsejo a todos. Un beso

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué tristeza!.
    Su vida se ha desenvuelto en ese espacio y ahora...

    ResponderEliminar
  23. Un testimonio bastante doloroso y desolador, si bien los designios de Dios siempre nos superan, y lo que nosotros vemos como un mal, puede convertirse por obra de Dios en frutos y gracias insospechadas. A veces después de un gran dolor sobreviene una gran renovación y fortalecimiento interior. Muchas veces en la aflicción y la cruz es donde más se forja el espíritu.

    Abrazos

    ResponderEliminar