VIVIR PARA DIOS




El secreto mejor guardado entre Dios y el sacerdote: la fidelidad. Tengo que vivir para Dios como Dios vive para mí. Soy todo de Dios como Él es mi todo. Deseo lo que Aquél que me conoce quiere para mí. Una unión tan profunda y fuerte solamente puede realizarse con ayuda de la gracia de Dios: me has dado lo que me pides. ¡Pídeme mucho más, Señor, pues más grande será el favor y la gracia que de ti voy a recibir! Si pudiera verse como exagerado este deseo, lo es del amor de Dios y de irresistibles ansias de llenar el vacío que el mismo Señor ha puesto en nuestra vida sacerdotal." Nos hiciste para ti y no podemos conformarnos con menos que no seas tú mismo".


El pastor bueno no pone limitación alguna en la entrega. No tiene limitaciones de días, ni de personas: todo para todos y hasta el final. ¡Dar la vida! Cristo no se conforma con menos.Apacentad la grey de Dios que os está encomendada, vigilando, no forzados, sino voluntariamente, según Dios; no por mezquino afán de ganancia, sino de corazón; no tiranizando a los que os ha tocado cuidar, sino siendo modelos de la grey. Y cuando aparezca el Mayoral, recibiréis la corona de gloria que no se marchita” (1Pe 5, 1-4).

También el sacerdote puede caer en el desánimo y el desencanto.Asoma, entonces, el peligro de convertirse en gestores de la rutina, resignados a la mediocridad, inhibidos para toda intervención, sin ánimo para señalar las metas de la auténtica vida (...). El callado sufrimiento interior que lleva consigo la fidelidad al deber, con frecuencia incluso marcado por la soledad y la incomprensión de aquellos a los que uno se entrega, se convierte en vía de santificación personal, al tiempo que cauce de salvación para las personas a causa de las cuales se sufre” (Congregación para los Institutos de vida consagrada. El servicio de la autoridad y la obediencia, 28)Con San Pablo, ante bendiciones y dificultades, abundancia y carencia, hemos de repetir: “todo lo puedo en aquel que me conforta” (Filp 4, 13). No es infrecuente que el sacerdote pueda tener la impresión de que se encuentra solo en medio de los acosos de un ambiente, no sólo secularizado sino anticlerical, y ante el que no sabe qué decir para que pueda resonar la verdad del Evangelio. “No os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros” (Mt 10, 19-20).
Para alivio de nuestras inquietudes, y ante las dudas sobre nuestra propia idoneidad para un oficio tan importante, resonarán en nuestro interior aquellas palabras: “Se fió de mí y me confió este ministerio (1 Tim 1, 12).


Agradar a Dios equivale a darle un culto auténtico. Es decir, honrar su santo nombre y voluntad, en lo más íntimo de los pensamientos y en cada uno de los pasos de la conducta. Ofrezcamos, pues, hermanos, un culto agradable a Dios, confiemos en su Palabra y hagamos de nuestra vida un ministerio permanente de la caridad. Pero, el resplandor de la gloria de Dios está como hipotecado por el comportamiento de sus hijos. El nombre de Dios será bendecido o blasfemado en la imagen que de su Señor ofrezca el cristiano, el sacerdote. Que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a Dios. Si la obra es recta y conforme a la ley de Dios, si el pensamiento es limpio y busca sinceramente la verdad, si la conducta es fiel al Evangelio, el nombre de Dios será alabado.Une pues, hermano sacerdote, la oración al sacrificio y la cruz a la misericordia

Juan Pablo II nos lo recordaba a los sacerdotes. “Las actividades pastorales del presbítero son múltiples. La caridad pastoral es el vínculo que da unidad a su vida y a sus actividades. Ésta -añade el Concilio- “brota, sobre todo, del sacrificio eucarístico que, por eso, es el centro y raíz de toda la vida del presbítero”. De este modo, el sacerdote será capaz de sobreponerse cada día a toda tensión dispersiva, encontrando en el Sacrificio eucarístico, verdadero centro de su vida y de su ministerio, la energía espiritual necesaria para afrontar los diversos quehaceres pastorales. Cada jornada será así verdaderamente eucarística” (Ecclesia de Eucharista 31).(Resumen de la carta "Débil y pecador, pero elegido en Jesucristo para ser sacerdote según su corazón" del Cardenal Amigo Vallejo el 6 -4-2009)

15 comentarios:

  1. Qué preciosidad. Ángel.

    En el recordatorio de su ordenación sacerdotal, un amigo mío, mandó escribir: "Entregado por vosotros". Estas palabras las dijo Jesús en la Última Cena, al instituir la Eucaristía y creo que contienen en su inmensa profundidad el significado del sacerdocio.

    Pidamos a San José que nos enseñe a ser fieles y pacientes y a no intentar entender lo que no cabe en nuestra cabeza.

    ResponderEliminar
  2. Precioso Angel.
    Enhorabuena.
    Oramos hoy por nuestros seminaristas y sacerdotes y por toda la Iglesia, de la que S. José es patrón.
    Gracias, muchas gracias por todo lo que hay en tu blog.
    Un abrazo.
    Balbi.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades amigo por este post, que nos recuerda la gran labor que hacen los sacerdotes en esta sociedad laica y descreída.
    Los atacan constantemente y a los jóvenes que entran en los seminarios, los miran como bichos raros.
    Muchos no comprenden que esta opción de vida puede llenar mucho más que la locura de vida que llevan algunos jóvenes de nuestro tiempo.
    Mi más cariñosa felicitación para todos esos hombres de Dios.
    Un besazo grandote y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  4. Te apoyo y los apoyo. Y los animo a que siguan trabajando como lo hacen y deseo que todos lo sacerdotes que vengan sean dignos y fieles como los millones de ellos que existen por todo el mundo ayudando a los demas donde nadie se atreve ni a acercarse.

    Con creces estan demostrando alrededor del mundo que no se merecen lo que se les viene encima siempre por parte de esta sociedad que juzga y juzga mirando siempre una minoria y culpando siempre en general.

    Mi admiracion hacia ti Angelo, que no decaiga esa fuerza y esa ayuda que les brindas con tus textos.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Angelo, la celebración del “Día del Seminario”, en la solemnidad de San José, pone ante nuestra mirada la existencia de un signo de particular importancia en la vida de la Iglesia: vidas entregadas que apuntan más allá de lo inmediato. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. una madre agradecida
    Este amigo tuyo entendió perfectamente lo que Dios le pedía. Vamos a rogar esta gracia para todos. P.d. Ya he visto lo aconsejado. ¡bastante bien!Gracias.Mañana cumple de Elena, le hará mucha ilusión si le felicitais. ¡La niña bonita!

    Estaesnuestracasa
    Hoy lo hacemos por todos los seminaristas. No podían estar en mejores manos que San José para su protección. Aquí en España, aunque hoy sea su día las parraquias lo festejan el domingo. Lo dedicaremos a ellos. Gracias.

    lojeda
    El mértio del post es del Cardenal Amigo y de quien me mandó la carta . Toda ella es una preciosidad. Yo la he resumido mucho, pero vale la pena leerla en su totalidad. Al final he puesto el título de ella. Un beso. Llevo todo el día con jaqueca, así que hoy me limito a contestar, a ver si mejora y puedo entrar a visitaros

    Oceanida
    Pido para que el día te decidas a acudir a uno, te encuentres con el mejor, que sepas ver en él la grandeza de su misión. Ayer me llamó mi madre. Ella solo lee el blog cuando alguno de mis sobrinos va a su casa (ya que vive en andalucia) no sabe que estos días estoy hablando de los sacerdotes. Me sorprendo cuando escucho lo que me dice:" ¿Te das cuenta de lo que significa tener un sacerdote en la familia? Hoy he podido experimentar esta gracia como ningún día. ¿os dais cuenta de lo que significa tener un hermano sacerdote? Díselo a tus hijos. josú,josú,josu, nunca lo había apreciado como ahora".
    Luego pensé. Justo en estos días en que no paro de hablar de ellos. Parece que las madres captan todo aún sin leer ni escuchar. Un beso

    Roberto
    Aquí en la mayoría de regiones de España hoy es día laboral. Nos quitaron esta gran fiesta de San José,por eso la Iglesia ha dejado para el domingo esta jornada de oración por los seminaristas. ¡Un gran día!

    ResponderEliminar
  7. Hola Angelo !

    Has hecho una sección Sacerdotal, magnifica, a mi parecer, esta muy bien. Se nota que tienes un hermano Sacerdote :-) que suerte, enhorabuena.
    Comparto tu alegria y la mia, por tener Sacerdotes al servicio de Dios y de las personas.

    ¡ Un buen Pastor, un Pastor según el Corazón de Dios, es el más grande tesoro, que el buen Dios, pueda conceder a una Parroquia, y uno de los dones más preciosos, de la Misericordia Divina. Es el Sacerdote que continúa la obra de Redención sobre la tierra !

    Un saludo !!

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  8. Hola Ángel. Espero que te encuentres mucho mejor.

    Sobre tu entrada, quería decir que este año precisamente parece que 'las fuerzas' se han puesto de acuerdo para atacar a la Iglesia atacando el sacerdocio. Imagino que grandes frutos saldrán de ello, aunque ahora pueda parecer lo contrario.

    Mi familia está repleta de Josés, y estamos celebrando como se merece. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Como siempre fenomenal post. Hoy muy liado pero no quiero que pase el día sin felicitar a este GRAN PADRAZO.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ser Sacerdote es muy difícil y muy sacrificado. Yo los veo en mi parroquia, y la verdad es que no paran de trabajar.

    La primera misa es a las 7:25 am, pero antes hay que estar levantado, y preparado. La última es a las 20:00 y entre medias, catequésis, bodas, visitas a los enfermos, trabajo de despacho, mantenimiento del templo, etc, etc,.

    Luego aquellos que dicen que los curas no trabajan, no saben de lo que hablan. Claro son los mismos que hacen pellas, están emporrados todo el día, suspenden 6 de 7 y los fines de semana se levantan a la hora de comer. No falla.

    ResponderEliminar
  11. Mi Rosario de hoy :
    Por todos los seminaristas que se estan preparando para alcanzar la gracia del sacerdocio para que sepan ser Cristos vivos en medio del pueblo de Dios, que sepan dar testimonio con su vida del gozo tan grande que les ha sido dado!

    ResponderEliminar
  12. El Cardenal Amigo siempre acierta en sus explicaciones, en sus homilias, en sus conversaciones, es un hombre de Dios,con todo lo que eso implica, ahora que ya no Arzobispo de Sevilla es un "simple fraile franciscano", como a él le gusta ser reconocido, es fray Carlos, tengo la suerte de haberle conocido personalmente y realmente es admirable, todo lo que dice toca el corazón.
    Y su marcha de Sevilla fue una gran pena para mi, ya no me lo volveré a encontrar por la calle a la salida del trabajo, ya no confirmara a mi hijo pequeño, como hizo con las mayores, ya no presidirá las eucaristias del Corpus Christi, ni acudirá a la casa si hay alguien enfermo como asi lo hizo cuando asi estuvo mi abuelo...ni saludará a los chicos en el patio del colegio...
    En fin, perdona Angelo que me he extendido un poco pero me he dejado llevar por el cariño que le tengo a Don Carlos.
    Hoy he estado en el seminario, en la jornada de puertas abiertas, al final hemos ido casi toda la familia , ha sido una experiencia muy hermosa, Lo mejor la alegría con que los jovencisimos seminaristas hablan de su amor a Jesús, ojalá Dios les ilumine siempre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Angelo muy apropiado y didactico tu tema, resaltar el sacrificio y la Gracia de la entrega nunca se recibe mas de lo que se da. Muy propio para el momento que vivimos donde noticias contrarias y de desprestigio circulan en prensa. Oremos por los sacerdotes y seminarista y ayudemos en su perseverancia.

    ResponderEliminar
  14. Hola: espero que tu impecable pluma sepa hacerse eco de esta sencilla explicación que anoche el Sacerdote nos dio en la Homilía, respecto a la mala prensa que se hace de los poquísimos sacerdotes "pecadores
    públicos": lo comparó a una gota de tinta puesta en un gran vaso de agua...Toda el agua "parece" azul, pero es sólo apariencia. Por favor, dale forma. Gracias por todo lo que haces y dices.

    ResponderEliminar
  15. JM
    La pluma de este post es del Cardenal Amigo. Gracias por tus palabras. Un saludo afectuoso. Genial el simil del sacerdote.

    ResponderEliminar