ACOMPAÑAME A CAMINAR




Necesitamos conocer a fondo nuestra fe si queremos hablar de ella. No podemos ofrecer lo que no sabemos, y lo que no hacemos. Necesitamos la ayuda de alguien que nos enseñe el camino.

Hoy más que nunca
, el hombre se deja llevar por el orgullo y la soberbia. Las palabras obediencia y humildad,resuenan muchas veces como eco en nuestro interior. Nos cuesta que lleguen a invadir nuestra alma. Continuamente nos planteamos el bien y el mal de nuestros actos. En la oración y en la práctica de los sacramentos recibimos la fuerza para alimentar nuestra vida de fe. ¿Pero, cómo saber si realmente estamos viviendo nuestra fe en Dios o una búsqueda de nosotros mismos? Necesitamos quien nos guíe. ¡Un director espiritual!

“En el camino de la vida espiritual no os fiéis de vosotros mismos, sino que, con sencillez y docilidad, pedid consejo y aceptad la ayuda de quien, con sabia moderación, puede guiar vuestra alma, indicaros los peligros, sugeriros los remedios oportunos, y en todas las dificultades internas y externas os pueden dirigir rectamente y encaminaros a ser cada día más perfectos. Sin esta guía de la conciencia, de modo ordinario, es muy difícil secundar convenientemente los impulsos del Espíritu Santo y de la gracia divina”(Pio XII)

El Concilio Vaticano II recomienda el acompañamiento espiritual a todos: sacerdotes, religiosos y laicos que buscan la santidad .El catecismo de la Iglesia enseña en el punto 2690 El Espíritu Santo da a ciertos fieles dones de sabiduría, de fe y de discernimiento dirigidos a este bien común que es la oración (dirección espiritual).

Debemos buscar en la dirección espiritual un apoyo sobrenatural y humano en el camino personal de santidad de acuerdo con nuestra vocación. Un examen a nuestra conciencia, y un aliento para practicar el bien. Debe animarnos en los momentos difíciles, encontrar consuelo y luz cuando la confusión y el dolor se apoderan de nosotros.

Hay que hablar con el director espiritual de nuestro trato personal con Cristo, de cómo alimentamos nuestra fe, de la santificación en el trabajo, de nuestro trato con los demás, de nuestro apostolado, etc. Hablar de lo que nos preocupa en ese momento, pero siempre con fines espirituales. Nuestra interpretación del evangelio y como lo ponemos en práctica. Cuestiones relativas a la fe y a la moral cristiana. La dirección espiritual bien vivida nos ayuda a enfrentarnos sinceramente con la propia conciencia y presta apoyo y consuelo en los momentos de tormenta.

El acompañamiento espiritual, no es un dictado de conductas, sino una ayuda para vivir en cada circunstancia con el amor y la libertad de los hijos de Dios. El director debe ser una persona con una buena formación y una intensa vida cristiana. Aunque es verdad que puede ser un sacerdote, religioso o laico, no olvidemos que los sacerdotes tienen una gracia especial para guiar al rebaño encomendado.

La orientación que se recibe es una gran ayuda ,para conocer lo que Dios pide a cada uno, en medio de una circunstancia determinada. La experiencia cristiana de siglos es que quien obra con esta rectitud, Dios le ayuda con su gracia, le inspira lo que ha de hacer, y cuando lo necesita, le ayuda a encontrar un director para conducir su alma hacia Dios.Para aprovechar al máximo la dirección espiritual, hay que tener una actitud de humildad, de sinceridad plena, sin dejarse llevar por la vanidad de “quedar bien”. Se acude libremente para adquirir criterio cristiano, y luego cada uno debe esforzarse para actuar en conciencia, con coherencia entre lo que se cree y lo que se vive. Pidamos a Dios que nos ayude a encontrar un buen director espiritual.

“En la propia vida no faltan las oscuridades e incluso debilidades. Es el momento de la dirección espiritual personal. Si se habla confiadamente, si se exponen con sencillez las propias luchas interiores, se sale siempre adelante, y no habrá obstáculo ni tentación que logre apartaros de Cristo” (Juan Pablo II)

33 comentarios:

  1. Hola,se dice que no se ama lo que no se conoce, para amar a Dios debemos conocerlo. La dirección espiritual es un recurso fabuloso que tenemos a disposición, solo que cuesta un poco con los pocos sacerdotes y sus multiples tareas, pero es una excelente ayuda tal cual lo dices en tu post. Saludo.

    ResponderEliminar
  2. Es como mínimo recomendable, aunque yo diría que más que recomendable es imprescindible.

    Es de ayuda en el camino diario del cristiano, es mejor que un sicólogo o siquiatra, porque además de tener o no conocimientos de esas materias (algunos las tienen) son guiados por el Espíritu Santo.

    En momentos de batallas espirituales su ayuda es crucial.

    ResponderEliminar
  3. Amén. Dios bendiga a usted y su hermosa familia, y le doy gracias por tan hermoso blog. A Él la Gloria! Y el Señor bendiga muy especialmente a nuestro director espiritual, los que tenemos el regalo de tenerlo, y envíe pronto a quienes aún lo buscan.

    ResponderEliminar
  4. ¡Felcidades por tu aniversario de bodas! Espero sigas bien de salud y gracias por tu apoyo y amistad. Un abrazo en Cristo y María.

    ResponderEliminar
  5. Este post me interesa muchisimo, a veces necesito mucha ayuda para entender las cosas, que se que son faciles pero necesito un guia, todos los dias le pido al Senor que me ponga a alguno en el camino, siento que es esencial.

    Un abrazo Angelo y feliz Aniversario!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. El alma debería rogar ardientemente por el director espiritual durante un tiempo más largo, y pedir a Dios que se dignara elegirlo Él Mismo. Lo que se comienza con Dios, será de Dios, y lo que se comienza con medios puramente humanos, será humano. Dios es tan misericordioso que, para ayudar al alma, Él Mismo le asigna un guía espiritual, y la ilumina de que, es aquél delante del cual ella debe revelar los rincones más secretos de su alma, como delante del Señor Jesús. Y cuando el alma reflexione y conozca que todo ha sido dirigido por Dios, pida ardientemente a Dios que le conceda mucha luz para conocer su alma, y que no cambie a tal director, a menos que haya una razón seria. Como antes de elegir el director espiritual rogaba mucho y ardientemente para conocer la voluntad de Dios, así también cuando quiera cambiarlo, ruegue mucho y con fervor para saber si es verdaderamente la voluntad de Dios de que lo deje y elija a otro. Si no hay una evidente voluntad de Dios respecto a esto, no lo cambie, porque el alma por sí sola no llegará muy lejos y Satanás quiere precisamente que el alma que tiende a la santidad se guíe sola, ya que entonces, ni hablar de que la alcance.
    Sacado del diario de Sor Faustina Kowalska.

    ResponderEliminar
  7. Qué bien resumen las palabras de Juan Pablo II la necesidad que todos tenemos de alguien que, conociéndonos, nos ayude en nuestro camino!

    Interesante reflexión. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Oceánida, a mí aún no me ha llegado... y llevo más de dos años rezando para encontrarle! no debe ser nada facil. Creo que ha habido santos que han estado mucho tiempo rogando este regalo.

    Gracias Angelo! buen tema. Pero hasta que el Señor no quiere no aparece... y mientras tanto pues tampoco pasa nada por consultar con distintos sacerdotes, que a través de cualquiera de ellos el Espíritu Santo nos guía.

    ResponderEliminar
  9. Aparte que es que yo no sé muy bien como funciona esto: a mí me da corte decirle a un cura que si quiere ser mi director espiritual :s es como: "hola, se quiere usted comprometer conmigo y soportar mis locuras in aeternum?" :s :s xDD
    O normalmente surge de forma natural, no?¿ o no? es que no lo sé...

    Y luego tampoco tengo muy claro el "guión" de lo que se habla en la dirección espiritual. De lo que salga no?? o hay que ir con un papelito y siempre son los mismos temas? como ves estoy algo perdida en este tema.

    Y otra pregunta que hago en general: ¿la confesión y la dirección espiritual han de ir necesariamente unidas?


    Querida Madre agradecida, gracias por el fragmento de Santa Faustina. Por eso y por todo siempre.

    ResponderEliminar
  10. Que gran tema este de la dirección espiritual, que útil y cuantos frutos da...
    y además....
    no es tan dificil, te lo aseguro, Guerre.
    ABRAZOS A TODOS.....

    ResponderEliminar
  11. Santisiembra
    Creo que cuesta más por nuestra parte que por la de ellos.No es fácil empezar pero cuando se encuentra la vida espiritual empieza a mejorar. Un saludo

    Bruce
    Si los papas y tantos santos,- en especial los místicos-, lo han recomendado por algo será. San josemaría e camino dice:“Conviene que conozcas esta doctrina segura: el espíritu propio es mal consejero, mal piloto, para dirigir el alma en las borrascas y tempestades, entre los escollos de la vida interior. Por eso es Voluntad de Dios que la dirección de la nave la lleve un Maestro, para que, con su luz y conocimiento, nos conduzca a puerto seguro”.

    Susana
    ¡Bienvenida! Una alegría tenerte entre nosotros.Gran acción de gracias y petición la que compartes. Muchas gracias. He pasado por tu blog y volveré. Un saludo cariñoso.

    José Luís
    Le pido un recuerdo cuando celebre la Misa. G.a D. estoy mucho mejor, así que el lunes si D.q. me reincorporo al trabajo. Un abrazo en Cristo.

    Oceánida
    Ojalá lo encuentres. Me pongo a pedirlo desde ya. Es una valiosa ayuda en el caminar hacia Dios.Un beso y gracias también por la felicitación.

    Una madreagradecida
    Gran texto. estos días en que preparaba la entrada he leído cosas muy hermosas de otros santos sobre la dirección espiritual. Todos coinciden: ¡La necesitamos para avanzar! Gracias wapa. Un beso fuerte

    elige
    Interesante reflexión para tomar determinación de buscarse un director. ¡Recomendadísimo!
    Te he mandado un e-mail ¿lo has recibido? (tengo problemas con el correo)

    Guerrera
    Solo puedo hablarte desde mi experiencia. Cuesta mucho decidirse a pedir a un sacerdote que te guíe, pero siempre he encontrado una gran acogida por parte de ellos.
    Se puede hablar de lo que quiera, siempre que se ponga como fin la vida espiritual. A mí una vez me dijo uno, los puntos que teníamos que tocar cada vez que nos viésemos:
    Vida de oración-Practicas de piedad-Tentaciones-Consolaciones y sequedades-vida de trabajo-practica de los sacramentos.Nuestra vida ordinaria va ligada a la espiritual así que cualquier tema se puede tocar.
    No es lo mismo consultar a un sacerdote una cosa determinada que dirigiser espiritualmente. En la dirección, el sacerdote va conociéndote, sabe tus luchas, debilidades, tentaciones, y otras. Al sacerdote que le consultas solo contesta a una pregunta, ignorando muchas veces el entorno de la misma. El confesor y el director no tienen porque ser el mismo. Mi experiencia me dice que es más fácil confesarse con quien te guía, por lo mismo de antes : ¡te conoce mejor! Yo he notado mucho la época en que he estado sin director espiritual. Y por supuesto, hay que ir con un corazón abierto para que la gracia de Dios entre de lleno.Vamos a pedir por todos aquellos que todavía no lo han encontrado. A ver si Bruce nos aconseja a quien se lo encomendamos por allá arriba. Un beso wapa. Me voy al médico a pedir el alta. El lunes si D.q. empiezo a trabajar. ¡A ver!Ciao Cara

    Arcendo
    Tocamos el tema de refilon en nuestro encuentro por eso lo he traido aquí, me parecía interesante.Ya te he mandado una cosa, díme cuando te llegue.Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hace ya muchos años tuve un Director Espiritual, un padre dominico que me ayudo mucho en mi formación y en la disipación de muchas dudas en una época de grandes rebeliones en mi interior, con los años al yo trasladarme de ciudad perdí el contacto casi totalmente , mas tarde él murio.
    Hecho de menos no haber encontrado una persona como él porque falta hace siempre...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Para encontrar un buen director espiritual no hay nada como pedírselo a Santa Teresa (ella sabe mucho de eso), después se necesita humildad para dejarse guiar y sinceridad para aprender a conocernos a nosotros mismos (es la ciencia que pedían los santos).

    Mi director se compara con un entrenador personal de cualquier deporte.

    Cada persona tiene un camino específico y el buen director sabe guiarla hacia Dios que es el término.

    ResponderEliminar
  14. Yo también necesito un Director Espiritual.. así que se lo pediré a Santa Teresa..;)..rogad por mí también vosotros..un beso.
    P.D.:Aunque en este blog he encontrado una buena guía espiritual en los post de Angelo y en los comentaristas..gracias.

    ResponderEliminar
  15. Gran Visigoda
    Creo de verdad que si realmente buscamos un director con deseos de encontrarlo y se lo pedimos al cielo, nos ayudarán a encontrar el que necesitemos. Hay una cosa muy clara para mí. ¡Quiero o no quiero! Claro está que no es obligado. Los santos nos lo aconsejan. ¿A que tenemos miedo? Un beso wapa.

    una madre agradecida
    Además ella que insistia mucho en este punto, porque le tocó vivir muchos años en una aridez espiritual impresionante, solo con su director se atrevía a realizar todas las empresas que Dios le pedía.
    Me ha gustado lo del entrenador personal. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Santa Teresa?! ah pues sí, ya se lo voy a pedir Madre Agradecida. Aunque creo sinceramente que el único que puede conmigo es el Espíritu Santo... más que nada por mi falta absoluta de orden, disciplina y constancia. Ahora, lo que es desearlo, lo deseo MUCHO. Si Dios quiere ya llegará el que sea perfecto para mí, no?¿

    En serio todos creéis que es imprescindible??

    Lo de tener un personal espiritual trainer en la tierra suena genial :D

    Santa Teresaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

    ResponderEliminar
  17. * spiritual

    autch


    Ya sé Angelo, que todos te acogen, pero en el fondo no estarán pensando: UF! la que me ha caído... no,no?

    ResponderEliminar
  18. "Vamos a instituir una escuela del servicio divino". S. Benito, en su latín, utiliza la palabra schola. Ésta puede significa lugar de entrenamiento, especialmente el lugar donde los legionarios del emperador se preparan para entrar en combate. Ésta era la idea de los maestros espirituales del monacato primitivo.

    Los padres del desierto personalmente, a quien se acercaba a ellos, les enseñaban la vía del guerrero; de modo que, bien adiestrados en el combate interior, habiendo ya madurado, "sólo con su mano y su brazo, se bastan con el auxilio de Dios para combatir contra los vicios de la carne y de los pensamientos".

    El verdadero maestro lleva en sí mismo las heridas de sus largos combates y el aura de la corona de las victorias que, con la ayuda divina, ha obtenido. El verdadero maestro es un guerrero y sabe enseñar personalmente a su discípulo, en quien ve con gran misericordia la debilidad e impericia que él mismo tuvo. Por eso dice S. Benito:

    "Al organizarla, esperamos no tener que establecer nada áspero, nada oneroso. Pero si alguna vez, requiriéndolo una razón justa, debiera disponerse algo un tanto más severamente con el fin de ocorregir los vicios o mantener la caridad, no abandones enseguida, sobrecogido de temor, el camino de la salvación, que al principio debe ser forzosamente estrecho. Sin embargo, con el progreso […] en la fe, ensanchado el corazón, con la inefable dulzura del amor, se corre por el camino de los mandamientos de Dios".

    Concluyamos con un hermoso apotegma.

    "Contaban del abba Juan Colobós que, tras retirarse a Escete junto a un anciano de la Tebaida, vivió en el desierto. Su abba, habiendo tomado un leño seco, lo plantó y le dijo que lo regara todos los días con un cubo de agua, hasta que diera fruto. El agua estaba tan lejos que debía partir por la noche para estar de regreso por la mañana. Pasados tres años el tronco empezó a vivir y a dar frutos. El anciano lo cogió y lo llevó a los hermanos reunidos, diciendo: "Tomad, comed el fruto de la obediencia'".

    El maestro toma el leño esteril por la soberbia, que es su discípulo, y lo planta en la tierra, en el humus, es decir, lo lleva a la verdad de la humildad. Y el discípulo por la obediencia, a través de la noche de los sentidos y de las potencias del alma, con el don de las lágrimas, que por su obediencia y humildad alcanza del cielo, lleva a la fertilidad su esterilidad y da frutos de vida eterna. Se ha eucaristizado y convertido en alimento para los demás.

    ResponderEliminar
  19. Me hace gracia lo que dice Guerrera, a mi me pasa igual.
    Tienes mucha razon Angel, gracias por hablar de cosas que ayudan.
    Yo pienso que si Santa Teresa tenía un guía espiritual ¡qué no necesitaré yo! chiquicientos guias.

    ResponderEliminar
  20. Guerrera
    Siempre bajo mi experiencia personal, (y desde ahí es donde comunico lo experimentado) digo que uno comunica a los demás lo que le hace bien .Los santos insisten en este entrenamiento como arriba se ha dicho. Yo personalmente creo que es bueno tener director espiritual, no me atrevo a decir que indispensable. El Espíritu Santo ha guiado a muchas almas, pero con gracias especiales. Si consultamos y nos dejamos asesorar por amigos en cosas terrenales ¿cómo no vamos a dejarnos guiar en las que tienen que ver con nuestra alma? ¿Imprescincible? Mi respuesta sería que no. ¿Aconsejable y recomendado? Pues visto los frutos de quien así lo ha hecho a lo largo de los siglos y por la experiencia que vivo, Pues sí. Un beso wapisima.

    D. Alfonso
    ¡Me honra con su visita!¡sorprendido y contento de que hay aentrado! Vamos, con el ejemplo que nos ha puesto me he quedado superconvencido de la necesidad del director espiritual.La que nos ayuda desde la esterilidad a ser fértiles dando frutos de vida eterna (me ha encantado) La vida monástica y eremita, los grandes maestros espirituales. Ahí se ve que desde siglos se ha buscado este ejercitarse en la vida espiritual. La via del guerrero, me gusta el concepto. Muchas gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Fran
    ¡Con uno basta!No solo Santa Teresa. Hay muchos que hablan sobre la dirección espiritual. Los papas lo han hecho casi todos. Todos necesitamos que nos cogan de la mano y nos ayuden a caminar. Un beso y gracias por expresarlo.

    ResponderEliminar
  22. Hijo Angelo, si es lo que nos ha recomendado a todos el Santo Padre, como no va a ser recomendable.

    Yo es que también debo ser algo peculiar :s o quizás no, mira Fran me deja tranquilísima, no soy yo sola :)

    ResponderEliminar
  23. El verdadero maestro es un guerrero...

    Gracias Don Alfonso. Me he quedado boquiabierta con todo el comentario, es para memorizarlo entero. Ahora comprendo por qué es un regalo de Dios tan grande tenerlo y por qué ha habido santos que han estado años y años suplicando por encontrar a su maestro, porque es un LUJO espiritual.

    Un saludo con respeto.

    ResponderEliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Ah, y el último que "tenía" o mejor dicho, que intentaba tener, me encantaba, pero me pusieron un muro delante. Aún ni lo he entendido. Siempre me ha pasado algo extraño, ¿es el demonio el que me los quita? ¿o es Dios el que de momento me deja "sola"?¿

    Creo que es Dios porque a mí me guía el Espíritu Santo, eso sí lo sé.

    Bueno, recemos los unos por los otros.

    OREMUS PRO INVICEM


    Gracias por el tema Angel, interesantísimo.

    ResponderEliminar
  26. Un apotegma para la guerrera.

    "[Un anciano dijo:] Si alguno invoca a Dios de todo corazón y va a preguntar a un hombre sobre sus pensamientos, el hombre, o mejor dicho, Dios, por medio del hombre, le responde lo mejor, pues si Dios abrió la boca de la burra de Balaam, puede responder aún si el que ha sido preguntado es indigno y pecador”.

    A veces, por pretender lo perfecto, nos privamos de lo bueno. Si tenemos lo bueno, no desistamos de buscar lo mejor y aún lo perfecto; mas, mientras no lo hallemos, permanezcamos en lo bueno pidiendo a Dios con humildad que nos regale algo mejor.

    A todos nos guía el Espíritu Santo, pero es tan fácil auto-engañarse; estas cicatrices son frecuentes en el verdadero guerrero. Muchos creyendo caminar en la verdad, acabaron al borde del precipicio.

    ResponderEliminar
  27. Que gran verdad Angelo,el alma no puede estar sola,debe ser regada como dice Don Alfonso en el comentario, alimentada, guiada,se sufre mucho cuando no tienes un director o cuando al tenerlo lo tienes muy lejos,lloras y lloras porque sabes que es de gran valor, entonces hay que orar con fervor pidiendo al cielo te envie uno y el cielo no se deja esperar, aunque tarda llega y es algo que no te lo esperabas, humilde, delicado,tierno y fuerte a la vez,y va talando el madero hasta hacer una escultura bella agradable a Dios,gracias por todos los Directores espirituales especialmente sacerdotes,
    y gracias por tu visita a Madrid fue un regalo conoceros.

    ResponderEliminar
  28. Nerea
    Gracias por entrar a dejar tu testimonio. Para mí fue muy enriquecedor compartir un momento con todos. No podré olvidarlo. Un beso

    ResponderEliminar
  29. Don Alfonso, muchas gracias. Yo no estoy sola por pretender lo perfecto no crea. Simplemente desde hace dos años, cuando me convertí, todos los directores espirituales que se me han cruzado han desaparecido por X ó por Y por causas ajenas a mi voluntad: enfermedades, traslados y cosas así.

    Por otra parte, caminar al borde del precipicio ya se queda para quienes aún no se han enterado de que la Salvación nos la consiguió ya Jesús en la Cruz pagando el precio de Su Sangre, y que nosotros lo único que tenemos que hacer es acogerla, (no ganarla, que eso ya lo hizo El) con confianza y abandono.

    Los niños pequeños están siempre en los brazos del Señor, junto a su Corazón.

    ResponderEliminar
  30. Abba Bané preguntó un día al abba Abraham: “¿Un hombre que está como Adán en el paraíso tiene necesidad todavía de pedir consejo?” Y éste le dijo: “Sí, Bané, porque si Adán hubiese pedido consejo a los ángeles: «¿Puedo comer del árbol?». Ellos le hubieran dicho: «No»”.

    ¿A qué se refiere este apotegma? Estar como Adán en el paraíso es haber purificado ya, con la gracia divina, el corazón de todo afecto desordenado. Es decir, ser ya ese niño del salmo en brazos de su madre. La gracia nos capacita, nos eleva más allá de lo que nosotros podemos con las solas fuerzas naturales para que seamos nosotros los que digamos sí a Dios día tras día. Sta. Teresa, recordando su pasado en el que, pese a haber recibido muchas gracias, calló en la tibieza, dice que en las séptimas moradas hay posibilidad de vuelta atrás.

    Dios te va llevando quitándote a unos y a otros. Hay una cosa clara en lo que dices, que aún hay muchas cosas que no tienes claras. Déjate guiar por la misericordia divina en que confías para que te lleve a quien te ayude a encontrar más claridad.

    ResponderEliminar
  31. Sí Don Alfonso, ahí vivo yo, en el Océano de la Misericordia, abandonada en la corriente de la Gratuidad. Confío en que Dios me guardará para siempre.

    Gracias por todo :)

    ResponderEliminar
  32. D. Alfonso me han encantado sus comentarios, yo la verdad sea dicha, en lo que se refiere a la guia espiritual, me hace mucha falta. Porque ya me estoy dando cuenta que sola no puedo, tengo mil dudas y mil preguntas, temo meter la pata en muchas ocasiones pensando que estoy haciendo bien y aunque me guio por el corazon y mi amor hacia Dios, creo que por ignorancia seguro que caigo en alguna trampa del demonio. Confio en que Dios me ayude y pueda poner en mi camino alguien que me sepa guiar y responder, y sobretodo que tenga paciencia porque tengo preguntas para toda la vida yo creo.

    Un abrazo a todos, os echo de menos pero apenas tengo tiempo...jo.

    ResponderEliminar
  33. Al igual que la entrada,los comentarios sublimes.

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar