DIABLILLOS

En este año que llevo de bloguero, me doy cuenta de algo, que confirma la experiencia vivida. Todos llevamos las mismas luchas interiores, y es común el sentir esos momentos de tristeza, de desaliento y monotonía en la que a veces nos sentimos sumergidos , sin saber muy bien el porqué. Días rutinarios, tediosos e insufribles.

El sábado pasado, volví a leer un episodio de la vida del hermano Rafael de Arnaiz, canonizado en el mes de octubre. Ayer se celebraba su fiesta.Fue uno de las primeras biografías de vida santa que leí, y me llamaron la atención dos cosas. Una, su juventud y la otra que alguien de su posición y con la carrera de arquitecto abandonara todo para irse a la trapa.

Pues bien, entre sus escritos hay uno que se ha hecho famoso, donde los nabos son los grandes protagonistas. Hoy lo traigo aquí para esos encontronazos, en que no sabemos el porqué de nuestra nostalgia y melancolía, de nuestra falta de reacción ante el amor de Dios. Con este episodio sobran todas mis palabras. El amor de Dios se encuentra donde menos lo esperamos. Sepamos estar atentos para verlo.

La tres de la tarde de un día lluvioso del mes de diciembre. Es la hora del trabajo, y como hoy es sábado y hace mucho frío, no se sale al campo. Vamos a trabajar a un almacén donde se limpian las lentejas, se pelan patatas, se trituran las berzas, etc. La tarde que hoy padezco es turbia, y turbio me parece todo. Algo me abruma el silencio, y parece que unos diablillos están empeñados en hacerme rabiar con una cosa que yo llamo recuerdos… En mis manos han puesto una navaja, y delante de mí un cesto con una especie de zanahorias blancas muy grandes y que resultan ser nabos. Yo nunca los había visto al natural, tan grandes… y tan fríos… ¡Qué le vamos a hacer!, no hay más remedio que pelarlos. El tiempo pasa lento, y mi navaja también, entre la corteza y la carne de los nabos que estoy lindamente dejando pelados. Los diablillos me siguen dando guerra. ¡¡Que haya yo dejado mi casa para venir aquí con este frío a mondar estos bichos tan feos!! Verdaderamente es algo ridículo esto de pelar nabos, con esa seriedad de magistrado de luto. Un demonio pequeño y muy sutil, se me escurre muy adentro y de suaves maneras me recuerda mi casa, mis padres y hermanos, mi libertad, que he dejado para encerrarme aquí entre lentejas, patatas, berzas y nabos. Transcurría el tiempo, con mis pensamientos, los nabos y el frío, cuando de repente y veloz como el viento, una luz potente penetra en mi alma… Una luz divina, cosa de un momento… Alguien que me dice que ¡qué estoy haciendo! ¿Qué qué estoy haciendo? ¡Virgen Santa! ¡Qué pregunta! Pelar nabos…, ¡pelar nabos!... ¿Para qué?... Y el corazón dando un brinco contesta medio alocado: ‘Pelo nabos por amor…, por amor a Jesucristo’’.

22 comentarios:

  1. Plas plas plas!!

    Me ha encantado Angelo. Gracias mil por este post y que razon tiene, sabes? Yo cada vez pierdo mas interes por las cosas materiales, ayer mismo pensaba que me gustaria tener algo que es muy caro pero no es imposible y como a los diez minutos algo muy dentro me hizo sentir muy mal, porque pense en la gente que no tiene zapatos ( eran unas botas lo que queria ) y la calma volvio a mi inerior y no senti esa necesidad mas.

    No se si viene al caso con el post, pero al leerlo me vino esto a la memoria.

    Un abrazo mi querido hermano.

    Pd.- Me alegro de tu alegria.

    ResponderEliminar
  2. Ay Angelo! es como ese punto de Camino que dice algo así como: "Antes pelaba patatas, ahora me santifico pelando patatas"
    ¿Cuántos nabos nos quedarán todavía por pelar con AMOR?

    BUENO YO YA OS LLEVO UNA CONSIDERABLE DELANTERA, no lo digo por el amor, sino por la edad, que no se crea nadie...

    me encantó este sencillo relato, muy práctico para todos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Mucha profundidad, y de la sencilla, la que deja abierta el alma como una espita sedienta. Me has calmado el sueño con el escrito del santo, y fíjate que lo tenía revuelto.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. El rotundo sentido común de los santos.

    Se pueden poner multas y también uno se puede hacer santo poniendo multas. (No lo van a agradecer y ni se te ocurra decirles que es por su bien).

    Se pueden detener delincuentes, y te puedes hacer santo deteniendo delincuentes.

    Puede que esta noche no haya nada que hacer, 8 horas de pie, duele la espalda, las piernas... puedo estar de pie, y puedo hacerme santo estando de pie.

    La Beata Madre Teresa de Calcuta dice que en su congregación son comtemplativas porque rezan su trabajo. Toma ya!

    Santa Teresa de Jesús contaba ladrillos mientras estaba en la Adoración Eucarística. Otra!

    Los dos polos opuestos, y un mismo fin, donde converger dos caminos.

    "Marta" y "María", ambas sirven a su manera a Jesús.

    Está claro que la rutina, la melancolía, la tristeza, el aburrimiento,la contemplación,lo nuevo,la alegría, la diversión, el trabajo...TODO es útil en el camino a la santidad.

    ResponderEliminar
  5. He venido a tu blog en busca de calor y lo encuentro. ¡Si en vez de darle vueltas al insomnio esta noche hubiera pelado nabos!, me aplicaré durante el día.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Un relato impagable! No lo conocía. Cuánto aprenderíamos si leyéramos más las vidas de los santos!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Se me han saltado las lágrimas al leerlo, Ángel. San Rafael Armaiz es mi favorito desde mi adolesciencia.
    ¡Cuántas veces se me olvida por qué hago las cosas!
    Cuando dejo contestar al corazón, todo se ilumina y adquiere un significado para la eternidad.

    Ángel, eres un pionero en esto de acercar a Cristo a todos a través de internet. Mira lo que ha dicho el Papa a los participantes del congreso nacional "Testimonios digitales. Rostros y lenguajes en la era digital":
    "Queridos amigos, también en la red estamos llamados a colocarnos como ‘animadores de comunidades’, atentos a ‘preparar caminos que conduzcan a la Palabra de Dios’ y a expresar una particular sensibilidad para cuantos ‘están desesperanzados y tienen en el corazón deseos de absoluto y de verdad no caducos’. La red podrá así convertirse en una especie de ‘pórtico de los gentiles’ en donde se ‘haga espacio también para quienes Dios es todavía un desconocido’".

    ResponderEliminar
  8. Todos, todos hemos ganado mucho en este año tuyo de bloguero. Hemos ganado amistad de la buena, buen criterio y una unión bloguera ináudita y maravillosa de la que tu has sido el instrumento del Espíritu.
    Hay que seguir caminando y aportando a la red artículos y conocimientos tan cotidianos e importantes como los que traes hoy, evocando la figura, la persona y la santidad de este admirabilisimo santazo, en su sencillez y en la aceptación de sus dolencias, supo encontrar a DIOS, que gran ejemplo para todos nosotros.
    UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  9. Alguien tiene que pelar los nabos, alguien tiene que barrer la calle, alguien tiene que poner este espisodia en el blog, alguien tiene que lavar al enfermo.
    No podemos alvidarnos que todo lo debemos hacer por amor a Dios. Si no es así de que valdría.

    Gracias Angelo.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Muy bueno, San Rafael Arnáiz Barón, en cualquier momento se preguntaba: "¿Y, Él?"... ¡Bendiciones!

    ResponderEliminar
  11. Angelo, que historia tan bonita. Es verdad, todos pasamos por días así, y la respuesta es tan obvia que a veces ni la vemos. Gracias!
    Besitos,

    ResponderEliminar
  12. Oceánida
    Eres un encanto. Hasta el detalle de las botas pensando en los demás. Si es que me tumbas con tus testimonios. ¡Hay sí que hay amor! ¡Mucho amor! Gracias por compartirlo. Un beso

    Militos
    Vaya noche despejados eh?... Ya sabemos los dos el porqué. Gracias de nuevo, me vinieron muy bien esas palabras.

    Bate
    Que gozo me produce verte por aquí, sé lo que te toca la sencillez de los santos. ¡Es la mejor lección! Sabeamos los dos que pasamos por la casa de cada uno, miramos por la ventana y vemos la mesa puesta. Hoy me he alegrado mucho de que te hayas sentado a ella. Supe el pequeño susto con el coche. Sigo encomendándote a diario.

    Bruce
    Al que le toque hacer tu biografía cuando te proclamen Santo lo vas a volver loco, buscando las citas de los santos que siempre mencionan. Dime el truco para quedarte con todas ellas. ¡Me asombras siempre!Gracias por ello. Un abrazo ¡Loco de Dios!

    Luís y Mª Jesús
    Cuanto me ha gustado lo de venir a buscar calora tu blog. ¡Menuda alabanza me has dirigido. ¡Que familiar a la vez! Es lo mejor que me han dicho. Ayer recibí un e-mail con esta sorpresa:
    Hola Ángel:
    no se si vistes ayer en la parroquia la revista que edita El Cor de Ca n'oriach, pues en su núm. 8 viene un artículo creo que una amiga tuya. El tema es sobre la Síndone y como a raiz de visitar el Santo Sudario todo lo relacionado me atrae he entrado en su blog donde he visto que estan tus amigos y que rezan el rosario bloguero junto a Ángel. Te lo comento porque no se si lo vistes. el blog es de María Jesús luisroa.blogspot.com

    ¿Qué os parece, no estamos unidos?

    elige
    Pues tienes que leerte una biografia del Santo, porque tiene más anecdotas del estilo. Es fabuloso. Un beso fuerte. No se me ha ido de la cabeza tu post.

    una madre agradecida
    Gracias por tus palabras. Sabes como me siento y como me veo. Yo digo , como San Rafael. Comparto por amor. Un beso fuerte. La noche
    Puffffffff. lo que ha costado, hasta que mi reloj se ponga a tono!

    Arcen
    El discípulo no es más que su maestro. Todo queda dicho con esto. Un abrazo

    mar
    ¡Que bien lo has entendido!Y me imagino como lo debes hacer en tu trabajo. Ahora sí: ¡Con el pedazo de santa que ves cada día! ja,ja, ya no se me olvidará nunca. Un abrazo

    José Luis
    que alegría que conozcan a este santo. Tiene mucho que ofrecernos. Mi oración diaria por tí. Ciao

    soñadora
    Te aconsejo que leas a San Rafael Arnaiz. Tiene un librito a modo de citas sobre la Virgen que ni te cuento. ¡Todos las mismas luchas!Un beso

    ResponderEliminar
  13. Qué buenoy cómo consuela que todos tenemos tardes frías de sábado en diciembre, pelando nabos. me alegro estés de vuelta en el trabajo. Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Hola Angelo:
    Me ha gustado tanto este texto de Rafael Arnaiz que he buscado en internet más sobre él y he encontrado esta página "abandono.com"..por si alguno quisiera saber más sobre él, muchas gracias Angelo.

    ResponderEliminar
  15. Hoy he leído tu post tres o cuatro veces ya y cada vez que lo leo una emoción especial me recorre el cuerpo...la de veces que me he visto yo "pelando nabos" y preguntandome porqué lo hacía...
    He descubierto a este Santo hace poco y no deja de admirarme.
    Espero que la vuelta al trabajo no te haya resultado demasiado dura,bueno el primer día es el peor y ya ha pasado así que adelante, Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Gracias Ángel por esta entrada. Así estoy tantas y tantas veces. Antes del verano pasado me leí una pequeña biografía del Hermano Rafael y lo que más me gustó fue su sencillez, su "normalidad".

    Vengo de estar un rato con mi compañero y hablar de su padre, el futuro de sus vidas, una posible residencia de ancianos, las pastillas que está tomando y demás. Le he dicho las verdades a la cara, el egoísmo, la hipocresía, la falta de respeto, la manipulación a la que se deja someter, los problemas que se están creando, etc.

    No me arrepiento de todo lo que he dicho, pero sí del momento en que se lo he dicho. Lo está pasando muy mal y necesita mucha ayuda. En vez de acompañarlo, le he estado señalando con el dedo. Un rato antes había estado delante de la imagen de Nuestra Señora y ante su Hijo en el Sagrario pidiendo por él, por su padre, por su trabajo. Ahora me siento hipócrita e impotente.

    Son muchos los "nabos" que tenemos que mondar para descubrir que si hacemos las cosas ha de ser por Cristo, para Cristo y con Cristo.

    Gracias por ser tú y estar ahí. Un abrazo, "chiquitín".

    ResponderEliminar
  17. Hay unas palabras de la madre Teresa de Calcuta en la película The Legacy de Ann y Jeanette Petrie,donde nos habla de pelar patatas con amor.
    Angelo, no quiero dejar pasar esta fecha tan bella para vosotros y os envio mi felicitación y recuerdo con este bello canto:
    Con vuestro nombre comienza nuestra historia
    y es Montserrat nuestro Sinaí:
    sed para todos la escalera de la gloria
    y esos peñascos cubiertos de romero. Rosa de abril, Morena de la sierra, de Montserrat la estrella:
    iluminad la catalana tierra,
    guíanos hacia el Cielo.
    Cariños

    ResponderEliminar
  18. Que lindo el beato Rafael, escuché su vida una madrugada en Radio María y me quedé petrificada. El sí llegó a amar el sufrimiento y el dolor.

    Muy bonito cielo, besos.

    Dios está escondido en todas partes.

    ResponderEliminar
  19. Y mas cosas que voy a empezar a hacer, ya veras...
    Tengo una programacion para vivir feliz en Dios!!!

    Reza mucho por mi, que este fin de semana que viene me confieso por fin!!!!

    Pd.- Cualquiera que lo lea dira: Pues vaya cosa!! No me extrana pero es que yo no estoy acostumbrada, vamos que es la primera vez en muuuuchos anyos, veremos a ver si no se me duerme el sacerdote porque tela marinera...mas o menos como el Quijote de largooooo!

    ResponderEliminar
  20. Angel!...me encantó leer esto porque me identifiqué muchísimo, en esta parte de dejar todo para empezar una nueva vida y que a veces los recuerdos vienen a inquietar ...wow!...ahora si que me quedó el saco a la medida, y creo que voy a leer la historia de Rafaél más a fondo. y para terminar, como todos te han dicho, es verdad...en mi caso, no es lo mismo lavar un plato, que lavar un plato con amor!...gracias!!!!

    ResponderEliminar
  21. Ánimo! No te preocupes... lo primero es descansar, y después, viene todo lo demás. Gracias por todo lo que escribes, a mí me ayuda. Mil gracias! Descansa... en el Señor. Patricia

    ResponderEliminar
  22. Cuantas cosas buenas tenemos que aprender de los Santos,esto que nos cuentas es precioso,gracias Angelo.

    Y ya llevabas un año...cuanto me he perdido...

    Un cariñoso saludo :)

    ResponderEliminar