EN CADA DETALLE




Dios está presente en cada detalle de nuestra vida, en la más pequeña acción de nuestra jornada, en las cosas materiales y aparentemente más insignificantes.

El se da a nosotros totalmente en cada segundo y estamos equivocados a limitar a horarios especiales nuestros encuentros y nuestra relación con El.

Santa Teresa lo dirá con su acostumbrado gracejo diciendo que "Dios está entre los pucheros". Descubrirle en los entresijos de nuestros días laborables y festivos, el los momentos sublimes o vulgares, en los esperados o sorpresivos. Jesús está mucho más cerca de lo que pensamos, camina en nuestras calles, y nos habla en nuestros lenguajes. Pero también hoy, como siempre, sólo los de corazón sencillo y pura mirada, son capaces de reconocer a quien nunca se marchó de nuestro lado.

12 comentarios:

  1. ¡Que verdad más grande!,a poco que uno ponga de su parte descubrira a Dios justo caminando a su lado, todo el día, todo el dia...en todas parte...en todos los otros, a todas horas...
    Gracias, muchas gracias.Un saludo y mi oración

    ResponderEliminar
  2. No sé que he hecho, que no te he podido enviar el mensaje que escribí, así que, ya no puedo ser la primera en esta entrada jajaja. No a todo el mundo se le condede el "poder ver", ¿verdad? Conozco a alguien que ultimamente dice que Dios no se deja ver en su vida, pero yo creo mas bien, que su oftalmólogo no le graduó bien. Gracias por estas cosillas, me encantan!
    Por cierto, no hay manera de ponerme en contacto con "una madre agradecida", hago lo que me dijiste, pero debo de ser mas torpecilla de lo que me creía. Ya aprovecho, porque imagino leerá esta entrada, y le digo, que me has dicho cómo ponerme en contacto con ella, pero que no puedo, no lo sé hacer, si ella puede... pues mejor.
    Gracias Angelo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Querida Patricia:
    En mi perfil de blogger tienes las señas de mi correo. Escríbeme cuando quieras. La foto que has puesto está sacada en la catedral de la Magdalena ¿no?
    Te espero...

    Ángel, gracias por tu entrada de hoy. Me ayuda a dar gracias a Dios, a dar gloria a Dios...

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, me encanta tu post, pero lo que más me gusta es ver como una vez más, tu blog sirve de vínculo, de puente..., ¿no ves lo necesario, lo imprescindible que es y que eres?
    y todo eso es porque Dios también se maneja entre estos pucheros virtuales nuestros.
    UN FUERTE ABRAZO

    ResponderEliminar
  5. este es un post muy cierto y muy bello. Gracias

    ResponderEliminar
  6. Querido amigo Angelo, que cierto es lo que dices, Dios esta cada segundo con nosotros, a todas horas, yo cada dia, le ofrezco más de mi tiempo, porque lo amo y cuanda amas a alguien, sólo deseas estar con Él, en oración, en las buenas obras, en la familia, los amigos, el trabajo, todo se puede hacer con Amor, a imitación de Jesucristo Nuestro Señor y la Virgen María Madre Nuestra.

    Un fuerte abrazo !

    ResponderEliminar
  7. No paro de encontrar en el repaso de todos los años de mi vida viéndolos a los ojos de la fe actual, que es totalmente cierto lo que dices: Él siempre estuvo ahí.SIEMPRE!

    Recuerdo un examen para el que estudié muchísimo durante 2 años (esto sucedió hace casi una década, no era un exámen cualquiera, era para un ascenso que me cambiaría la vida).

    Es bueno un par de días antes del exámen ya ni siquiera repasar y dejar descansar la mente y relajarse pues el trabajo ya está hecho.Siempre lo hago y siempre me funcionó.

    Bien, pues el día anterior al examen no podía dormir a pesar de ir preparadísimo, tampoco estaba nerviso, sencillamente no tenía sueño. Lo acepté y por entretenimiento más que por otra cosa leí el temario una vez más de forma muy rápida hasta que me entró sueño de giolpe una hora después de empezar el repaso.

    Hubo puntos que me llamaron poderosísimamente la atención. Solo repasé una hora pues me entró un sueño atroz. "Casualmente" tras leer lo que me llamó la atención.
    Al día siguiente triunfé en el examen, estuve entre los 10 primeros, mientras que solo aprobaron unos 30 de los 350 que se examinaron.
    Mi sorpresa fue mayúscula mientras hacía el exámen, fueron las preguntas que leí justamente la noche anterior al 95%.

    Sino no llego a tener esa "extraña hora de imsomnio" en la que repasé, no solo es que no hubiera sacado buena nota, ES QUE NI HUBIERA APROBADO, pues en todo lo que estudié en dos años no me fijé ni presté atención a los puntos que sí me llamaron la atención la noche anterior.

    HOY A LOS OJOS DE LA FE:
    El Señor me enseña varias cosas:

    1º-Que me exfuerce al máximo.
    2º-Que no me fíe de mí sino de Él.
    3º-Que lo ponga a Él lo primero en mi vida, aunque me "reste y pierda" tiempo de estudiar incluso, y asista a misa diaria y rece el Rosario.
    4º-Por más que estudie, como lo hice durante 2 años, no sirve de nada sin su ayuda, hubiera suspendido sino me hubiera Él "inspirado-chivado"las preguntas del examen.
    5º-Si le pongo a Él lo primero, no hace falta que me desviva (2 años de estudio), y que me lo dará todo por añadidura con menos esfuerzo (incluso una breve lectura de tan solo una hora si fuera necesario, como así hizo para mostrarme su poder y confiar en Él).
    6º-Si antes rezaba 15 minutos y estudiaba 5-8 horas, ahora rezo 1 hora y estudio 3 y encima saco mejores notas.
    -----------------
    Y es que Dios andaba entre aquellas duchas comunitarias, que goteaban agua en la oscuridad, sentado en aquel suelo frío conmigo ayudándome no solo a repasar para aprobar ese examen sino alimentando ahora mi fe. Sí, estaba conmigo, y a oscuras alumbrando el libro solo con un pequeña linterna, (ya que no podía estudiar en la habituación por estar prohibido hacerlo de noche y además no molestar a mis 5 compañeros de habitación).

    En aquella penumbra de mi fe, en aquella penunbra de la luz de la linterna Jesús me explicaba sobre ese examen. Andaba por allí, "anda entre pucheros".Es cierto.

    Gracias Ángelo!

    ResponderEliminar
  8. Querido amigo, la vida está llena de pequeños detalles, y la gracia de Dios, hace que esta vida sea llena de esas pequeñas cosas, que hace que esos detalles nos hagan la vida mucho más agradable.
    Dios nos da la generosidad, para que podamos ponerla a disposición de los demás.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  9. A todos Gracias, especialmente Gracias a Dios. Que Él les bendiga

    ResponderEliminar
  10. Esfuerzo es con S y o con X. Perdón.

    Qué consuelo es para mí saber que la Madre Teresa de Calcuta escribía con muchas faltas de ortografía.

    Como era el dicho:"mal de Santos consuelo de pecadores" no! "mal de no sé quien consuelos de no sé cuantos"... es igual!

    ResponderEliminar
  11. Cristo pasa de uno a los demás, a través de un apretón de manos, un saludo, una llamada telefónica, una revista compartida y también un post.

    Gracias y bendiciones

    ResponderEliminar
  12. Exacto!

    Siempre ha estado ahi. A nuestro lado.

    Besos por doquier.

    ResponderEliminar