Mes de María

¡Oh Madre de Dios, oh Madre del dolor!. Como Corredentora que sos, imprime en nuestro corazón las Llagas del Señor, para participar de la Fiesta de la Salvación. Cuida de todos los sacerdotes enfermos.
Te encomendamos la lista de lo sacerdotes, diáconos y seminaristas que te presentamos.
(Padrenuestro, diez Avemarías y Gloria).
Propósito: Examinar y renovar mi consagración a Cristo y a Su Sagrado Corazón.

No hay comentarios:

Anímate a dejar tu comentario