SACERDOTES DE LOS QUE NO HABLAN




El 15 de febrero de 2009 fallecía en el Moncayo el sacerdote Pablo Domínguez Prieto. La muerte se producía en el descenso de la citada cumbre a la que había accedido acompañado por la médica y profesora Sara de Jesús, quien también falleció en el accidente.

En los tiempos actuales es realmente asombroso que alguien se atreva a defender el sacerdocio y la misión que conlleva. El director Juan Manuel Cotelo lo hace en un emotivo e inteligente documental, «La Última Cima», que recuerda a Pablo Domínguez, que era el decano (con tan sólo 42 años) de la Facultad de Teología de San Dámaso cuando murió .

Veintisiete horas de grabación, que recogen testimonios de familiares, amigos, alumnos y otros miembros del clero, se han condensado en 82 minutos. El resultado es un documental ágil y vibrante que toca la fibra sensible de cualquier espectador no prejuicioso (sea creyente o no) y que invita a la reflexión sobre el sentido de sus vidas.


El preestreno de La «Última Cima» tendrá lugar la primera semana de junio. Se estrenará en España con tan sólo dos copias, en dos cines de Madrid, el próximo 4 de junio.

No es fácil encontrar hoy, en los medios de comunicación, modelos de buenos sacerdotes. En cambio, abunda la información, exhaustiva y detallada, sobre sacerdotes que dan ejemplo de mal comportamiento. Sabemos casi todo sobre ellos, gracias al trabajo de muchos periodistas, guionistas y directores.

LA ÚLTIMA CIMA muestra un tipo de sacerdote del que nadie habla: los sacerdotes generosos, alegres, serviciales, humildes… Sacerdotes anónimos que sirven a Dios, sirviendo a los demás. Pablo es, nada más y nada menos, que un buen cura.Ha sido exhibida en pases privados, en España y Estados Unidos, conmoviendo a todo tipo de espectadores, creyentes y no creyentes. Se prevé su estreno en España en el mes de junio. Animo a los de Madrid a ir a verla y a contarnos sus impresiones.




19 comentarios:

  1. Supe de su muerte y leí sobre él, me llamo la atención que todos todos los testimonios que se encontraban sobre su persona hablaban de su capacidad de entrega.
    Aqui se pueden ver los cinco primeros minutos de la pelicula:

    http://www.vimeo.com/11835038

    Y en:

    www.laultimacima.com

    hay más información sobre la pelicula y la posibilidad de pedir para que lleven la pelicula a otras ciudades.
    Un abrazo Angelo.

    ResponderEliminar
  2. Ayer por la tarde recibí un mensaje por el facebook referente a esta vida del Padre Pablo y automaticamente lanzé la entrada. Es una vida/testimonial de entrega y de un amor al projimo ... commovedora. Hay que ir a verla y darla cuanta más difusión se pueda mejor, estos tesoros cinematográficos llenos de valores son los que valen la pena para ver, aprender y aprehender.
    Me he alegrado encontrarme con tu entrada Angelo.
    Que Dios te bendiga a ti y a los tuyos, hermano.
    BENDICIONES

    ResponderEliminar
  3. Una película muy interesante. La única de cine español que pienso ver. Ya me propuse hace años no ver una maldita película española de estas que que hacen los rojos ni aunque me pagaran por verla.

    Yo creo que la religión da para muchas y buenas películas.

    ResponderEliminar
  4. dejame que haga un post en OCEANOS DE INVIERNO CON ESTOOOOOOO.

    oyoyoyoy si me vieras como estoy que me emociono solo de pensar en esta historia. Ese sentimoento de estar mas cerca de Dios en la cima lo entiendo perfectamente, hay lugares donde se le presiente mas cerca, mas palpable. A mi me pasa en el fondo del agua.

    Si alguna vez me muero ( que tonteria, me voy a morir of course) me gustaria que fuera cuando estoy en el agua, buceando, buscando a Dios alli.

    Un abrazo muy fuerte y me voy emocionadisima y tengo que preparar el post si usted no me dice lo contrario.

    Se te quiere mi hermano.

    ResponderEliminar
  5. Qué interesante, la verdad que la capacidad de entrega en él era muy intensa. Y pensar que yo estoy en ese proceso de entregarme totalmente a Dios. Este post, me estimula mucho; te lo agradezco de todo corazón.

    Por cierto, he renovado mi blog y le he cambiado el nombre. Espero que puedas hacer lo mismo en los enlaces que tienes para hacerlos más acordes al cambio. Con mi afecto y oración.

    ResponderEliminar
  6. He leído sobre este sacerdote en varios blogs, pero nada muy completo. Estoy deseando ver la película. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Pues yo también tengo un lio, me pasa como a este hombre, porque también me ha ocurrido algo grande y quiero contarlo.

    En lo alto de una montaña, en el fondo del mar (como oceánida), en el desierto o en una selva. Todos nos iremos al Padre, ¿qué más da el lugar?.

    ¿Qué más da que nos crucifiquen por defender AL CRUCIFICADO o a los crucificados (sacerdotes)?

    "En el mundo tendreis luchas;pero tened valor: YO he vencido al mundo"
    (Jn 16,29-33)

    Salí del lío de las tinieblas y ahora estoy en un lío por defender la Luz.
    Yo tambien empiezo a sentir que Jesús en mí, empieza a vencer al mundo.

    ¿Qué más da morir a los 42 años como este sacerdote tan lleno de Jesús?
    ¿Para qué quiero vivir 84 si no tengo a Jesús?.

    El Señor se llevó a este sacerdote por ser rico, por ser millonario...en amor a Dios.

    ResponderEliminar
  8. Tuve la suerte de ir al último debate, organizado por el Instituto John Henry Mewman de la Universidad Francisco de Vitoria, en el que participó D. Pablo Dominguez, pocos días antes de morir.
    Era un sacerdote que vivía con pasión su amor a Jesucristo y su entrega a todos. Su alegría era contagiosa, siempre miraba a los ojos irradiando su vida en Dios.
    Un verdadero modelo para sus alumnos en la facultad de San Dámaso.
    Doy gracias a Dios por su vida.

    ResponderEliminar
  9. Gracias. No lo conocía ni había oído hablar de él. Me sorprende y me interroga. Entregarse a los demás va intrínsecamente unido a la Encarnación de Nuestro Señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. No me la perderé, gracias por la recomendación. ABRAZOS.
    pDTA. sigo sin recibir nada.

    ResponderEliminar
  11. Bueno,es un buen testimonio en los tiempos que corremos. La látima de estas cosas tan buenas, ejemplares es que se dan a conocer una vez se han muerto.
    Tenemos muy buenos sacerdotes dando cada día la vida y morirán sin ser noticia.
    Con ternura.
    sor.cecilia

    ResponderEliminar
  12. Gracias Angelo por aportar esta información.he visitado la web y he pedido que la película la estrenen en Mataró Park.

    ResponderEliminar
  13. Estamos atentos por esta película, se ve prometedora, me encanta la mirada de Pablo es sincera y llena de alegría irradia luz, como son las cosas de Dios tan bellas, estoy de acuerdo con Madre agradecida..En el testimonio están algunos amigos que conozco y es una pasada, la sensibilidad y amor que ponen .¡Vivan todos nuestros Santos Sacerdotes! Dios los guarde y bendiga, especialmente los que se encuentran dándolo todo por amor.

    ResponderEliminar
  14. Yo también supe de este padre hace poco, y me picó la curiosidad saber más de él. Una pena que solo la emitan en Madrid. Habrá que esperar a que salga en DVD o bajarla de algún sitio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Pues es verdad que tiene una cara de bueno que no puede con ella, debía ser un lujo escuchar su homilías o confesarse con él.
    Me ha hecho cambiar mi concepto de los montañeros (un poco temerarios a veces).

    En el Cielo nos encontraremos.

    ResponderEliminar
  16. ¿Quién puede perderse una cita semejante?
    Una ventaja más de vivir en Madrid.
    Os contaremos.

    Besos Angelo para toda esa gran familia.

    ResponderEliminar
  17. La fui a ver esta noche en el Cine Yelmo Cineplex de la Villa de la Orotava, en Tenerife, maravillosa, la sala llena completamente, hasta algunas monjas en la sala. Lástima que solo la pasan viernes, sábado, domingo, lunes y martes en un solo horario 20:30h, una sola sección. Pero eso es lo de menos, la película la deberían de ver en todo el mundo, es impresionante, lloras de principio a fin, no de tristeza, sino de Amor de Dios, Amor de María Santísima, es lo que ellos deben sentir potenciado siendo Dios y Madre que son, por la humanidad necesitada de buenos sacerdotes, por la crucifixión diaria de los malvados y de los ignorantes a los sacerdotes, y por la falta de amor de sus predilectos que no son como este sacerdote santo. Su muerte tenía que ser, lo hablaba con un amigo, yo pienso que si no moría a los 42 años como un santo, podía haberse perdido en el camino, y mi amigo opinaba que se tenía que morir para que conociéramos de él. No se la pierdan, es muy, muy, muy buena, mañana repito, me llevo a mis padres que son católicos tibios, a ver si se les inflama un poco el corazón. Para mi la película tienen un DIEZ.

    ResponderEliminar