MIS FANTASMAS DEL PASADO



En el post anterior hablaba de recuerdos infantiles, disfrutando enormemente de mis vacaciones. Tenemos el pasado, el presente y el futuro. Y alguna vez he leído a varios de vosotros tocando este tema. Quiero detenerme en como vivo yo estas tres realidades.

No sé porque, pero yo, me quedo la mayoría de las veces, estancado en el pasado, el período más largo. El presente se me aparece casi inexistente, es el más breve apenas le presto atención. El futuro, un vacío sin llenar, que ocupa mi tiempo de forma engañosa. Solo Dios lo sabe.

Me quedo en el pasado por un motivo. Porque juega un papel importante en mi presente . Yo lo divido en dos: Los recuerdos y los fantasmas. Llamo recuerdos, a los momentos felices, a las cosas buenas, a las ilusiones y propósitos creados y cumplidos que me ayudaron a mejorar, y llamo fantasmas, a lo que no logró quedarse dentro de mí, como algo digno de recordar todos los días. Llamo a estos momentos fantasmas, porque están muertos, porque el pasado ya no existe, no lo puedo cambiar. Porque lo realizado en lo oculto y en lo prohibido se esfumó, llevándose una parte de mi vida. Porque los enterré, fueron vencidos por el amor que Dios trajo a mi vida. Mis pecados han sido lavados.La sepultura de Jesús, simboliza la de nuestras faltas. Hemos sido perdonados y rescatados. Cada vez que nos acercamos al sacramento de la Reconciliación, vivimos esa victoria de Cristo en la Cruz.
"Tú te vuelves a compadecer de nosotros y pisoteas nuestras iniquidades.¡Tú arrojas hasta el fondo del mar.todos nuestros pecados!" Miq 7,19.

Todos experimentamos esa salvación, ese gozo, al descubrir la Misericordia de Dios con nosotros. Cada año de vida, me enseña . Capto mejor la realidad de las cosas, aprecio, donde me he equivocado, donde fuí engañado, donde faltaron mis fuerzas ,y porqué me adentré en caminos que tenía vetados .

Hoy, igual que ayer ,Jesús puede invitarme a realizar lo que dijo a los viejos y jóvenes, que iban a lapidar a la pecadora: “Si estás libre de pecado tira la primera piedra”, y a veces, percibo que se hace distinción entre pecaditos y pecadazos. Pero no, la palabra es clara, fuerte y contudente : Pecado. El único acto que nos aleja de Dios, sea el que sea (mortal por supuesto, una de las características de que sea mortal, es tener conciencia de que se está ofendiendo a Dios). Por eso no hay diferentes grados en lo que mata al alma. El final es el mismo: La muerte. El pecado, pecado es. Con su fealdad y gravedad. Ese que haría que Jesús redimiera, aunque fuera el único. Ese que soy capaz de cometer una y otra vez.

Hay mucho escándalo fácil, ante el pecado ajeno, se juzga sin pudor, sin atisbar siquiera la lucha, la luz,la renuncia, el ofrecimiento, y el conocimiento libre de que se ofende a Dios. Se cataloga y etiqueta muy rápidamente acciones, desconociendo lo que hay detrás de cada una .Aún en la caída, ignoramos todas las batallas vencidas para evitarla. Así se nos llena la boca de llamar pecador, a quien simplemente a veces siente y lo expresa, pero no consiente, resistiendo una y otra vez todos los acosos del enemigo, confiándose en el silencio a Dios Padre. Se nos olvida que Jesús viene a sanar a pecadores.

Tenemos la lista de pecados preparada, para encajar al que hemos visto caer. ¿Y estamos libres de tirar la primera piedra? … "Despojarse del hombre viejo para revestirse del hombre nuevo", lleva mucho tiempo. Y como dice también San Pablo, “El querer está a mi alcance, el hacer el bien, no. De hecho no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero” (Rm7:18-19). San Pablo está describiendo su propia experiencia y la experiencia de todos nosotros. Aborrecemos el mal y, sin embargo, estamos atraído a el y caemos-pecamos. Nosotros necesitamos la gracia de Dios para hacer el bien.

Pues vuelvo al principio de mi reflexión. A mis fantasmas del pasado. Esos que de vez en cuando se levantan, se despiertan entre ellos ,y en masa se presentan a la puerta de mi alma, tocando fuerte e insistentemente para que les abra y les deje pasar. Me gritan desde fuera, intentando engañarme de nuevo, presentando el pasado como una liberación, como una oportunidad de recuperar falsas emociones y sentimientos. Esos fantasmas que a veces permanecen en vela días enteros, esperando mi cansancio, para abrirles la puerta y dejar que me lleven a los caminos vetados.

He visto muchas etiquetas aún colgadas ,en mucha gente, puestas por los fariseos del presente, por mí mismo. Jesús les dijo” Atáis cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponéis sobre los hombros de los hombres”. El buen ladrón fue perdonado por su fe en la Misericordia de Dios. Esto es lo que conmovió el Corazón de Cristo. No su condición de ladrón. Pues esta vara de medir, es la que uso con mis fantasmas del pasado ,cuando no quiero abrirles. Dios me ama, y lo hace como soy. En el presente. Ha borrado el pasado , lo elimina cada vez que me acerco a la confesión para pedirle perdón.

Un hombre (al que tengo por santo), me dijo una vez, que se acusaba siempre en la confesión, de abusar de la misericordia de Dios. Y alguien puede preguntarse:” ¿Se puede abusar de la misericordia de Dios?” Sirvan las palabras de estos santos para contestar.

«Guardaos—dice San Juan Crisóstomo cuando el demonio (no Dios) os promete la divina misericordia con el fin de que pequéis.» «¡Ay de aquel—añade San Agustín—que para pecar atiende a la esperanza!.... A cuántos ha engañado y perdido esa vana ilusión! ¡Desdichado del que abusa de la piedad de Dios para ofenderle más!... Lucifer—como afirma San Bernardo— fué con tan asombrosa presteza castigado por Dios, porque al rebelarse esperaba que no recibiría castigo.

12 comentarios:

  1. Hola amigo Ángel.Todo lo que comentas sobre tus experiencias en la vida, viene a decirnos una vez más que Dios en su infinita sabiduría optó por dos cosas, sólo por AMOR:
    Cuando nos creó,nuestro molde lo rompió en mil pedazos para que no hubiese otra identidad igual.
    Y en segundo lugar, nos otorgó libertad absoluta para que avanzáramos por la senda que eligiéramos.
    Por tanto, todo depende de lo que elijamos, pero eso sí, Él siempre está ahí esperando pacientemente a que volvamos nuestra alma a su infinita misericordia.
    De lo que adolece el mundo de hoy, es en la falta de confianza hacia ese Dios, que por desgracia, muchos lo identifican según su conveniencia. Siendo humildes y confiando plenamente en Él, le diríamos:"Señor, haz de mi lo que quieras"
    Un fuerte abrazo y gracias por tu gran aportación.

    ResponderEliminar
  2. Querido brother:

    Dejame que te trascriba unas palabras de uno que tú y yo conocemos:

    “Mira adelante, sin ver atrás
    vive cada día y nada más.
    Y lo que venga tu lo forjarás
    Tú tienes la llave abres o cerrarás “

    Martín Valverde.

    Querido Angelito, yo no voy delante de ti, si acaso, alguna vez, detrás: pero siempre CONTIGO.
    Voy contigo, y EL, no lo dudes…., va con nosotros.

    ENLACE ÚTIL:
    http://www.youtube.com/watch?v=ty7s85kGyIY

    pdta. Te dejé un par de mails
    ABRAZOS, SIEMPRE.

    ResponderEliminar
  3. Decía Jesús a Santa Faustina que el pecado que más le dolía era la falta de confianza en su Misericordia.

    Hoy la contraponemos con otro pecado que es justo el contraio, es decir el abuso de esa Misericordia.

    ¿Cómo vivir entre uno y otro límite sin siquiera acercarse a alguno de ellos?

    Hay margen entre ambos seguro para hacer las cosas bien, un terreno amplio o quizás no tanto, en el que moverse.

    En la vida, al menos en cuanto uno toma la consciencia de Dios, se va a mover inevitablemente entre los escrúpulos y la presunción, tan nefastos uno como el otro, tan pecado el uno como el otro.

    Afortunadamente la incógnita de la ecuación yo la despejo en las propias palabras de Jesús a Santa Faustina cuando le dice que su Misericordia ESTÁ POR ENCIMA de su Justicia. Afortunadamente para todos nosostros.

    ¿Quién podrá salvarse? nadie, no es que sea difícil, es que es imposible!. Pero afortunadamente una vez más, para Dios no hay nada imposible.

    Si fuera tan fácil huir de la presunción corriendo a toda velocidad en dirección contraria y lo mismo de los escrúpulos, todo sería muy fácil, pero si así fuera inevitablemente se llega al otro extremo igualmente nefasto.

    Ser un tirano, es fácil. Ser un pelele es fácil. Lo difícil es el equilibrio.

    Con los escrúpulos y la presunción, pasa exactamente lo mismo.

    Entiendo a Dimas en la cruz, confesándose ante el Sacerdote de sacerdotes, a Pedro negando y arrepintiéndose después,a todos los apóstoles corriendo muertos de miedo (salvo Juan), incluso a Pilatos! que no sabía para donde tirar.

    A quien no quiero llegar a entender es a Judas Iscariote, a Gestas en la otra cruz junto a Jesús y Dimas, ni y a Lucifer según lo que dice San Bernardo en lo que hoy nos traes.

    Me decanto por la Misericordia, sin perder de ojo la presunción.
    Judas Iscariote se condenó precisamente por no creer en esa Misericordia como si hizo Pedro.
    Ambos pecaron, pero uno prefirió la Justicia de Dios y otro confió en su Misericordia.

    "ARREPENTIMIENTO SI, REMORDIMIENTOS NO"

    Remordimientos tuvo Judas Iscariote y no le sirvieron de nada.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Angelo.

    Por tu buen hacer, tu humilad y tu entrega al Senor.
    El pecado es el pecado tu lo has dichoNo basta decir, amo al projimo, si no que hay que hacerlo, por mucho que nos cueste, por mucho que creamos que no lo merece.

    Una de las cosas en las que yo estoy trabajando duro y nunca es suficiente, es en no juzgar al projimo, que si este mira, que si aquel lo otro...
    Quienes somo para poder decidir que el otro esta obrando mal??

    Tu, desde tu blog nos inspiras dia a dia, yo no podria prescindir de leerte, porque has sido desde el principio la calma, la balsa de paz y el abrazo para todos.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Los fantasmas no existen, querido Angelo ¿por qué pensar en ellos?
    Los recuerdos son el equipaje del alma para este largo viaje que estamos realizando. Lo vivido hoy ya es recuerdo mañana.
    Que Dios te acompañe y te haga feliz.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola.Por lo que dices es por lo que es fundamental el FIRME propósito de enmienda, cueste lo que cueste nunca es mucho. Cada uno de los 5 requisitos al confesar tiene pleno sentido.Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Hola Angelo.Buena entrada. En la tradición hay citas en este sentido y otras todo lo contrario. Creo que se debe a lo diferentes que somos. Algunas personas no le dan mucha importancia a sus errores y pecados y otros le dan demasiada por escrúpulos.Lo importante es el equilibrio como dice Bruce. Por eso Jesús por medio de Santa Faustina, invita literalmente a "abusar" -siempre que haya verdadero arrepentimiento- de su Divina Misericordia.Creo que por eso hay una sana diversidad en las ideas inspiradas por el Espíritu Santo en los santos de la Iglesia. Para ayudar a los que se agobian por sus faltas, y a los que se pasan quitandole importancia.Disculpa la verborrea.Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Angel!...hoy, tu post, me ha caído como "anillo al dedo"...gracias!

    ResponderEliminar
  9. Precisamente hoy traes aqui esta entrada... hoy se celebra a Santa María Magdalena, ¿dónde quedaron los fantasmas de su pasado cuando entre llantos recibió el perdón de Jesús? toda la Misericordia Divina cayo sobre ella en aquel momento y se hizo una mujer nueva ya siempre siguio a Aquel que tanto le había dado...
    También ella fue juzgada por los otros pero Él la acogio en su infinito Amor y calló las bocas de quienes se creían mejores...
    La confianza y el abandono hicieron que Jesús "borrara" de ella todo lo malo...¿que nos puede hacer dudar de que también lo hace con cada uno de nosotros cuando acudimos a su encuentro?
    Tal vez el camino sea precisamente el que escogio la Santa, no dejar de mirarle, no dejar de escucharle, marchar siempre tras de Él, con Él de nuestro lado ¿a que fantasma no podremos hacerle frente?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por la reflexión, es bastante fuerte, haces que rompamos nuestros miedos a amar, a la misericordia de Dios, a reconciliarnos con él para saber vivir en Pax
    Dios te bendiga, que misionero eres.

    También quiero dar las gracias a Arcendo, por el enlace que nos ha enviado Martin Valverde, y ese pequeño corazón que se ve en el video que significará?
    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Ángel.
    Confianza y abandono.

    ResponderEliminar
  12. Te he leido, estoy en un proceso de dicernimiento de algo que Dios me puso en el corazón hoy sobre precisamente Su Misericordia. Ya te contaré.
    Un paréntesis, creo que lo que dice la canción que has colgado en el blog llamada MC, que es un video de youtube, al final del todo es un poco "oscuro" es la voz final en inglés, al final de video que creo que cuenta algo de dos diosas o algo asi, es difícil entender la voz "pocodulce" échale una escuchada amigo.
    Que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar