ALGO MAS QUE NIÑOS


“Habrá santos entre los niños” (S. Pio X)

Buscando imágenes en Google, me encontré con la escultura de Alexandre Falguiere, representando a San Tarsicio. Confieso que me ha cautivado. No la conocía, y no me canso de contemplarla. San Tarsicio muriendo para salvar la Eucaristía ,que llevaba a los cristianos prisioneros por profesar su fe en Jesucristo. Lapidado, contento de haber podido dar su vida por defender el Sacramento y las Sagradas formas donde está el Cuerpo y la Sangre de Cristo.Me gusta la forma en que el escultor ha plasmado este momento.Capto en ella un profundo amor y veneración a lo que llevaba entre sus manos.

Hace un mes que, mi hijo pequeño se animo a crear un blog, donde habla de sus aficiones, las típicas de un chico de su edad. Compartí con él  una noticia  que pensé le gustaría Una niña  de seis años en proceso de beatificación (Nennolina) , cuando la leyó, me pidió ponerlo en su bitácora. Más tarde comprobé que estaba ante el pc buscando información de niños santos, encontró un video , perteneciente a  la película Don Bosco, donde Domingo Savio muestra su deseo de santidad.Lo puso también.

En mi recomendación de libros, nuestra amiga bloguera eligelavida, nos hablaba en su comentario, de uno que ha leído en este verano, titulado Santos de pantalón corto, breves biografias de niños que alcanzaron la santidad.

Tres días seguidos, con reflexiones de vida santa de los más pequeños. Me da la impresión de que pasan desapercibidos. Pocas o ninguna, son las veces que he oído que alguien exprese su devoción por alguno de ellos. ¿Podemos entrar en ese amor que sintieron, capaces de vivir una vida llena de heroicidades, que les condujo a la santidad?


Cada vez  percibo con más fuerza , que la escena de Jesús con los niños, pidiendo a sus apóstoles que les dejaran estar con él, era el anticipo de su predilección por ellos, los incondicionales a su amor. El encuentro con los pequeños, fue algo más que una corrección, a quienes les impedían el paso. Jesús se lo dijo bien clarito: “de ellos es el reino de los cielos”.


No viene mal, un examen de conciencia sobre nuestra atención y dedicación a los pequeños, enseñarles y hablarles del cariño que de forma especial tiene Jesús por ellos. Nadie capta mejor el amor que quien lo reclama sin cesar.

Cuántas veces nos sorprenden los planteamientos y respuestas infantiles. ¿Acaso no llama la atención de que la mayoría de las apariciones marianas hayan sido a niños? ¿Y cuál ha sido su respuesta? La fidelidad, la entrega, el sacrificio, las pruebas. Almas puestas a nuestro cuidado ¿No es ello una muestra más del amor de Dios?

Niños, benditos niños que siguen enseñándonos, que hacen ruborizarnos ante los ejemplos de una lección de amor, con sus frases ingeniosas y nacidas del corazón, que se convierten en verdaderos dardos que atraviesan nuestra conciencia, que nos interpelan ante la forma de vivir nuestra entrega al Señor.

Existen numerosas anécdotas de su generosidad , ante el dolor y sufrimiento de los demás. Muchas de ellas hacen que nos sintamos avergonzados de nuestra soberbia y orgullo. Ellos los derriban con un simple gesto que lleva el sello de la simplicidad, donde el Amor basta.


Una vez más, un niño hace que me sienta avergonzado ante mi entrega. Gracias a mi hijo pude deleitarme ante la vida de estas almas pequeñas. Un amor llevado en algunos casos hasta dar la vida. Sepamos actuar como Jesús, dejemos que los niños se acerquen a nosotros, veremos entonces quien aprende de quién.

16 comentarios:

  1. Hoy hablas de algo que me cautiva, creo que uno de los mejores tiempos que se pueden emplear es el que se dedica a los niños, a escucharlos, a dejar que nos abran su corazon.Hasta hace unos tres años fui catequista de niños de entre 6 y 8 años, no podría decir quien aprendía más si ellos o yo...y es cierto, quien acogía el mensaje y lo hacía suyo, lo defendía y lo incorporaba a su vida con una fidelidad absoluta.
    Hoy en día los niños necesitasn ser escuchasdos tal vez más que nunca, hay mucha soledad... Un abrazo Angel y perdona la extensión.

    ResponderEliminar
  2. El Señor habla muchas veceds,por la boca de los pequeños. De verdad la imagen de San Tarsicio. Un abrazo
    Juanlu

    ResponderEliminar
  3. Hace años, muchos pensaban que los niños carecían de madurez suficiente como para adquirir virtudes heroicas. Sin embargo, el Concilio Vaticano II, proclamando la llamada universal a la santidad, reconoce en un cualquier circunstancia una persona puede santificarse, viviendo la voluntad de Dios.

    ResponderEliminar
  4. Angelo ¿Qué es una casa sin niños? Los que somos padres, no concebimos la casa sin ellos..
    Yo ya os tengo mayores, pero cuando los tengo aquí, para mi siguen siendo mis niños, aquellos que me revolvían la casa, que me enfadaba con ellos por el desorden, etc.
    Recuerdo ese tiempo de mucho trabajo, pero con gran alegría.
    Me encanta lo que cuentas de tu hijo...Se dice que "el que siembra, recoge", y tu estás empezando a recoger los frutos que como buenos padres, estáis sembrando.
    Debemos de fomentar más la vida de los niños santos, porque ellos son un gran ejemplo para nuestra juventud, para que encuentre en ellos un ejemplo a seguir.
    Un besote, y me alegro que te rías con mis comentarios en Fb. La vida o te la tomas con un poco de humor, o si no, nos morimos de la pena.

    ResponderEliminar
  5. ANGELO,MARAVILLOSO EL POST...ELLOS NOS ENSEÑAN TANTO,Y TENGAMOS SIEMPRE PRESENTE "QUE NO ENTRAREMOS AL REINO DE LOS CIELOS,HASTA QUE SEAMOS COMO NIÑOS"
    AMIGO ESTOY MUY EMOCIONADA,POR LO DE TU HIJO,YO ,SABADO TRAS SABADO DONDE TRABAJO CON NIÑOS ME SORPRENDO -EL OTRO DIA UNO LLAMADO RAMON,ME ESPERO Y ME DIJO QUE QUERIA PREGUNTARME ALGO,CON CARA DE MUY PREOCUPADO,ME DIJO:ESTOY TENIENDO PROBLEMAS CON LA FE...¿QUE PUEDO HACER PARA AUMENTAR MI FE?BUENO,YO CASI ME LO COMO A BESOS ...UN ABRAZO ANGELO Y BENDICIONES PARA TU NIÑO.

    ResponderEliminar
  6. Los más jóvenes a quienes pedí intercesión han sido a los beatos Francisco y Jacinta videntes de Fátima.
    Y sí, Dios escucha muy atentamente la oración de los niños como bien me enseñó mi madre.
    ---------------------------------------
    -Señor yo no quiero ir a aprender a nadar a la piscina que el agua está muy fría. Estropea la piscina!

    Y la piscina se estropeó.

    Al día siguiente:

    -Señor yo no quiero ir a aprender a nadar a la piscina que el agua está muy fría. Estropea la piscina igual que ayer!.

    Y la piscina se estropeó otra vez.

    Al tercer día:

    -Señor yo no quiero aprender a nadar en la piscina que el agua está muy fría, estropea la piscina otra vez como ayer y antes de ayer!.

    Y Dios habló por primera vez al niño:

    -NO, SIEMPRE NO PUEDE SER.

    Y la piscina no se estropeó, pero el agua nunca volvió a parecer tan fría, y además se fue el miedo al agua. Aprendió a nadar muy bien el niño.
    Y además el niño aumentó su fe.
    --------------------------------------
    Basado en un hecho real.Doy fe.

    ResponderEliminar
  7. Dios le ha bendecido infinitamente con cinco hijitos bendito sea, gracias por compartir su Blog es hermoso le recomiendo la vida de Santa Imelda una niñita de apenas 9años y es patrona de las Primeras Comuniones le va a encantar. Mucho gusto Paz y bien sean con Ud y los suyos bienvenido a mi Blog hasta pronto...

    ResponderEliminar
  8. Esa visión según la cual los niños no están "preparados" para vivir la fe con madurez es una consecuencia de el proceso de secularización interna y desencarnación racionalista de la fe que hemos vivido en la Iglesia en los últimos 50 años. La profusión de documentos pastorales que no van a ninguna parte, el desarrollo de una teología intelectualizada y al margen de la fidelidad eclesial, la identificación de catolicismo con una determinada ideología política ... todo eso son síntomas de lo mismo.

    A posteriori, la reacción es en no pocas ocasiones la caída en un fideismo tan poco católico como el racionalismo. Lo mejor de los niños es su incapacidad para caer en lo uno o lo otro (hasta que les deformamos, claro está), y su natural propensión al "fiat".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. El título de tu post de hoy…, perdona pero me recuerda a aquello de…: “mes que un club”, jajaja.
    Pero sí, en definitiva es así, son algo más, son…, me atrevo a calificarlos como, el escalón superior de la evolución humana, ¡son santos!, esas personas sabias que se han dado cuenta de que solo interesa una cosa; y que además han sido aún más listos…., más rápidos, han sabido encontrar el enigma, ese MISTERIO que buscamos todos, ya desde niños. Buscaron la trascendencia y ya están en ella, pero afortunadamente no representan una elite inalcanzable, todo lo contrario, son jóvenes faros luminosísimos que nos enseñan el camino.

    Siempre me ha fascinado la comparación de los santos con los faros. Me imagino una noche tormentosa, y un barco perdido en el mar tratando de encontrar un puerto seguro. Y justo en el momento que esta apunto de darse por vencido, el capitán ve una luz poderosa en medio de la oscuridad. La suerte que tenemos los cristianos en esta larga oscuridad…, es que tenemos muchos, muchos faros; y que además con el tiempo, nosotros también podemos ser luminosas ayudas para todos nuestros hermanos.

    De la escultura, ¿Qué te voy a decir?, me parece impresionantemente conmovedora, transmite perfectamente la fuerza del momento y el mensaje que nos quiere dejar. Se adivina que el autor era creyente, sino no se puede explicar ese mimo por reflejar ese sentimiento de forma tan expresiva.

    Y en cuanto a Tote, tanto como a mi chico, no paro de animarles, a seguir con sus blogs, y a transmitir toda la fuerza, alegría, inocencia y fe que tienen, y sobretodo a aprender de esos santos niños, a saber de sus vidas y a que comprendan que ningún santo son gente rara, sino que fueron como nosotros, exactamente igual que nosotros, con la ventaja de que poniendo siempre un poquitín de amor cada dia, en cada cosa que hagamos, nosotros también podemos ser como ellos.

    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  10. Hola. El tiempo que me quede voy a exprimirlo bien, tengo que apretar el paso y llegar a ser aquel niño de mi bautizo. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. ...en las cosas pequeñas puedes encontrar lo grande...

    Es una gran verdad,en ellos esta presente Dios en todo su esplendor en su inocencia, entusiasmo,alegría,pues hasta el mismo Dios se hizo niño.

    Gran entrada.

    Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hay una frse que siempre esta en mi mente: "Dejen que los niños vengan a mi" esa es mi frase favorita esta es la que me hace pensar y hacer a personas como vos que dan su testimonio sin miedo y la verdad te felicito

    ResponderEliminar
  13. En todas las familias debería haber siempre un niño.
    Nos ayudaría tantas veces a poner los pies en el suelo, a distinguir lo verdaderamente importante de lo que no lo es, a reirnos de nosotros mismos, a confiar con mayúsculas, a ser transparentes...
    a ser santos...
    Tus palabras me ayudan a reflexionar...
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  14. Hola Ángel:

    de nuevo eres mi hazme actuar. El libro que comentas creo que no lo recuerdas pero me lo regalastes lo disfrute y lo tengo presente. el libro de "Santos de pantalón corto". Desde que leí el libro que me regalastes de sor emmanuel y en uno de los articulos hablaba de que su congregación a principios de año se encomendaban a un santo y rezaban todo el año por ese santo, en mi interior estaba hacer lo mismo con los niños santos para compartirlos con los niños de catequesis y que ellos rezaran por la intercesión de sus iguales que ahora están en el cielo. Por eso tengo el libro bien cerquita, la historia de jacinto y francisca y de otros. Así que es como un venga ponte ya. Hay pensado que cuando venga Sor Emmanuel podría entregarselo y que diera su opinión. Bueno me pondré manos a la obra.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  15. La Virgen en Mejugorje ha exhortado a leer la vida de los santos.

    Uno de los videntes, ahora no recuerdo cual de los dos que eran chicos (ahora hombres), en una de las apariciones aprovechava para preguntarle a la Virgen si su equipo de fútbol ganaría la liga, esto en medio de mensajes importantísimos para la humanidad, la Virgen solo le sonreía.

    ¿Qué se puede hacer frente a la inocencia sino sonreir?

    ResponderEliminar
  16. Oh ¡La niñez y la juventud!

    Si, Ángelo, yo soy devoto de Santo Domingo Savio. Es patrono de todos los monaguillos que alegremente servimos al altar y en cierta forma, de los vocacionados al sacerdocio...el sacedocio, cosa que él deseaba ardientemente, hasta que él Señor le enseñó su voluntad de que entrara en su casa celestial antes de sus 15 años.

    ResponderEliminar