A CAUSA DE MI NOMBRE


"...Acordaos de la palabra que os he dicho: no es el siervo más que su señor. Si me han perseguido a mí, también a vosotros os perseguirán. Si han guardado mi doctrina, también guardarán la vuestra. Pero os harán todas estas cosas a causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado. Si no hubiera venido y les hubiera hablado, no tendrían pecado. Pero ahora no tienen excusa de pecado" (Jn, 15,20)

Sirva esta introducción para enlazar el artículo que Juanjo Romero en su blog De Lapsis(enlace)  presentó el pasado día 6.

Hace casi un mes de las inundaciones de Pakistán. La Iglesia se movilizó en ayuda a través de Cáritas, que no lo olvidemos no es una ONG más, es la institución orgánica que canaliza la ayuda asistencial de la Iglesia.

No está de más recordar que la zona arrasada fue el Punjab, que no está controlada por los talibán, es una zona musulmana sin más, supuestamente más moderada. A los pocos días Fides informaba de las discriminaciones a los que estaban sometidos cristianos e hindúes.

La situación ha ido en aumento, «el cuadro general de discriminación social y religiosa en Pakistán está siendo cada vez más odioso y contamina así la solidaridad». En el distrito de Thatta, los propios funcionarios del gobierno están negando ayudas a no musulmanes, instando a la «sumisión» islámica para poder acceder a ellas.

En la última nota, Agenzia Fides, relata hechos concretos:

* Zubair Masih dice: «Vengo desde Sukkur. Hemos sido atropellados por las aguas y perdido todo. Hemos ido a un campo para las víctimas en las cercanías de Thatta, pero no nos han permitido entrar por ser cristianos».
* Abid Masih, cristiano, que vive en un campo cerca de Larkana, afirma: «Mi mujer está enferma, pero el doctor se ha negado en revisarla y curarla diciendo que deberemos esperar a que la Organización Mundial de la Sanidad mande a médicos cristianos».
* Aamir Gill, víctima en Dadu, dice: «Llegué con mi familia a un campo cerca de Hyderabad, pero el administrador del campo no quiso registrarnos porque somos cristianos y no nos ha dado nada. Estamos obligados a irnos».


Según Carl Moeller, de la organización Open Doors, dedicada al seguimiento de los cristianos perseguidos por el mundo:

A algunas víctimas cristianas se niega la asistencia abiertamente, mientras otros son invitados a largarse o convertirse al Islam. Podéis imaginar que terrible decisión: abandonar la fe para poder nutrir al propio hijo

Me vino a la cabeza la labor de la Madre Teresa de Calcuta, que sin distingos veía en cada persona «al mismo Cristo», pero no puedo dejar de preguntarme si no hay obligación de atender primero al más próximo de los prójimos, más en un escenario como el que denuncia la Iglesia a través de Cáritas. También me gustaría saber cuánta ayuda, material y humana, han prestado «los hermanos musulmanes», tan rácanos habitualmente.
Juanjo Romero (infocatolica.com)

13 comentarios:

  1. Es una pena que pase todo esto. Me gustaría pensar que pueda llegar un día en que hubiera paz entre cristianos y musulmanes. San Francisco de Asís fue a evangelizar al sultán Malik Al-Kamil en las cruzadas.
    El cristianismo abandonó la violencia del pasado pero los musulmanes radicales siguen anclados en la edad media. Ojalá recordemos que todos somos hijos del Dios de Abraham. El único Dios.

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo Ángel, estoy recuperándome poco a poco, ayer tuve una charla con Jesús muy intensa y le pregunté ¿por qué no me aliviaba un poco? ¿qué que le pasaba conmigo en estos días? y respondió, luego se los contaré a todos. Pero sobre lo que escribes, El Espíritu Santo me ha inspirado esto:
    San Mateo 10, 11-15
    11 En todo pueblo o aldea en que entren, busquen alguna persona que valga, y quédense en su casa hasta que se vayan.
    12 Al entrar en la casa, deséenle la paz.
    13 Si esta familia la merece, recibirá vuestra paz; y si no la merece, la bendición volverá a ustedes.
    14 Y si en algún lugar no los reciben ni escuchan sus palabras, salgan de esa familia o de esa ciudad, sacudiendo el polvo de los pies.
    15 Yo les aseguro que esa ciudad, en el día del juicio, será tratada con mayor rigor que Sodoma y Gomorra.

    Ahora descanso que aún el dolor es intenso.

    ResponderEliminar
  3. ¡La sangre de martires es semilla de cristianos!
    ¡Señor sé fortaleza en la tribulación!
    Besos Angelo.

    ResponderEliminar
  4. no podemos más sino ayudarlos cuando ellos nos llegue a necesitar, aunque nos paguen con piedras filosas. =(

    ResponderEliminar
  5. Somos perseguidos aún siendo el Pueblo de Dios, y por ello la diferencia: Un cristiano si lo es, como la Madre Teresa, nunca dejará de actuar en bien de cualquier prójimo.
    Sds

    ResponderEliminar
  6. En una ocasión preguntaron a Madre Teresa: "Madre, ¿cual es el día más bonito?" y ella respondió: "Hoy, porque todavia puedo hacer el bien". Ese es nuestro espíritu, y hacerlo sin distinción de raza, sexo, religión, condición social... porque en los demás, como ella nunca se cansó de repetir, vemos al mismo Cristo.
    Ojala que nunca pierda esa mirada.
    Gracias Ángel.

    ResponderEliminar
  7. Siempre que se habla de persecución religiosa, pensamos en sacerdotes, misioneros, etc, pero aquí vemos que también se persigue y discrimina a los más pobres y necesitados.

    Que esto nos sirva de ejemplo a los cristianos occidentales, que por mucho menos somos capaces de negar a Dios.

    ResponderEliminar
  8. Eeeyyyyyyyyy! ¡Pedazo de video el de hoy!

    ResponderEliminar
  9. Allí lo que hay es una manipulación clara del pueblo musulmán de a pie por varios dirigentes musulmanes (afines talibanes) para monopolizar las ayudas recibidas, entre ellas las cristianas, para que “su pueblo” les veas con buenas intenciones y como “sus salvadores”.
    De cada 100 persecuciones religiosas, 75 son para los cristianos. De 50 países musulmanes en 33 se persiguen a los cristianos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Ángelo:

    Es un signo más, y no faltará nunca la persecución. Es especialmente diabólico que en el último momento o en situación extrema se emplea a fondo el ataque, en especial a la Fe.

    El Islam, no es la verdadera Fe, una y otra vez se puede ver que ese Alá no es Dios, y que los infieles necesitan la Predicación, el Anuncio del Evangelio, para que Dios nuestro Señor les abra los ojos y descubran al Creador de todos, que pide seamos Misericordiosos con todos. Mucha fuerza tenía la religión romana y la griega en tiempos de Pablo y Pedro, y ya vemos en qué han quedado. Así con toda mentira.

    Bienaventurados los pies del mensajero que anuncian la Paz por esas tierras de infieles donde reina la tiranía del Maligno y sus secuaces.

    Con Caridad, Justicia y Paz, seguir colaborando con el Plan Salvador de Dios.
    Jesucristo ha Resucitado.
    ¡Aleluya!

    ResponderEliminar
  11. Si ayudas a alguien y encima te patea, hay dos opciones: la primera es seguir ayudando que es lo más cristiano, la otra es dejar de ayudar y centrar tu ayuda en otros que aceptarán esa ayuda de buen grado. Muchas veces no quedará otra que la segunda opción.Hay un límite.

    ResponderEliminar
  12. Que imagenes tan preciosas Angelo...

    Como me gusta entrar en un blog y ver como todavía existe gente con valores cristianos...
    Admiro mucho labor!!!!Aquí estoy para lo que necesiteis. Un blog realmente hermoso.

    Cuidate mucho. Un abrazo muy fuerte!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola. Amar a mi enemigo, de corazón, es lo que más me cuesta hasta que medito en el perdón de Dios en mí. Me sigue costando un montón no hacer caso a las 10000 razones sesudas que aparecen para hacer lo contrario.Gracias.

    ResponderEliminar