LA CRUZ


No existe solamente la cruz de Cristo, existe también nuestra cruz.Y, entonces, ¿cuál es esta cruz? Amigo, quiero decirte dos palabras, a este propósito, con mucha claridad, como se hace entre verdaderos amigos.Tenlo presente. La cruz que no te va bien es precisamente la tuya.
La cruz no es un vestido, ni un par de zapatos, que te deben venir a la medida. La cruz jamás va a la medida de tu gusto y de tus exigencias particulares. Desgarra, magulla, araña, arranca la piel, aplasta, doblega...Y, sin embargo, no hay duda. Para que sea de verdad tuya, la cruz no debe irte bien. Por cualquier lado que la mires, la cruz nunca va bien. 

Tampoco a Cristo le iba bien su cruz. No le fue bien la traición de Judas, el sueño de los apóstoles, la conjura de sus enemigos, la fuga de los amigos, las negociaciones de Pedro, las burlas de los soldados, el grito feroz del pueblo.La cruz, para que lo sea, no debe irte bien.Esa cruz que te viene encima en el momento menos oportuno -una enfermedad que te pilla mientras tienes muchas cosas que hacer y que te echa por tierra un montón de proyectos -es la "tuya".Esa cruz que nunca hubieras esperado -aquel golpe cobarde que te ha venido de un amigo, aquella frase que tenía el chasquido de un latigazo, aquella calumnia que te ha dejado sin respiración- es "tu" cruz.Esa cruz que tú no habrías elegido nunca entre otras mil -"una cosa así no debía sucederme a mí"- no hay duda: es "tu" cruz.Esa cruz que te parece excesiva, disparatada, desproporcionada a tus débiles fuerzas -"es demasiado, no puedo más"- no pertenece a los otros: es la "tuya". 

No te hagas ilusiones. No existe una cruz a la medida.Para ser cruz tiene que estar fuera de medidas.Intenta buscar. Registra por todas partes. Examina todo bien.Valóralo con atención. Y, si encuentras al final la cruz que te va bien, tírala. Esa, ciertamente, no es la tuya. 


Las señales para reconocer si una cruz es tuya son desconcertantes: imprevisión, repugnancia, malestar, imposibilidad, inoportunidad, sentido de debilidad.Si una cruz se te presenta como antipática, desagradable, excesiva, demasiado ruda, insoportable, no dudes en cargar con ella. Te pertenece.Por otra parte, no importa que no sea "tuya" en el momento de partir. Llegará a serlo durante el camino, a través de una cierta familiaridad que se establecerá entre tú y ella.Al principio se te presentará como si te fuera extraña.Después descubrirás que es verdaderamente tuya.Sólo llevándola te darás cuenta de que esa cruz es "tuya". 

Esto no quiere decir, entiéndase bien, que las relaciones entre tú y la cruz se hagan idílicas, que todo marche bien. Con la cruz no hay nada que marche bien. La cruz marca surcos profundos en las espaldas y en el corazón.Pero, a pesar de todo, se establecerá una familiaridad. Una familiaridad sufrida, pero justificada por el sentido que se descubre poco a poco, caminando. Y aun cuando el significado no aparezca claro, siempre está la fe que te invita a dejarte conducir de la mano de alguien que sabe.No eres tú quien tiene que saber. 

Fe, quiere decir simplemente, saber que él sabe, aun cuando tú estés a oscuras.Adelante, pues, con esa cruz que no te va bien. Con la cruz que no está hecha a medida.Lo que cuenta no es que la cruz esté hecha a tu medida.Lo esencial es que tú seas a la medida de Cristo.
Alessandro Pronzato
¡Alabado sea Jesucristo!

20 comentarios:

  1. Hola Ángel,
    la cruz siempre ha sido un misterio que me ha costado comprender. A decir verdad, me da miedo. Aún así, últimamente estoy aprendiendo a mirar la cruz con otros ojos. Todo el mundo tiene su cruz, no importa si son creyentes o no. La diferencia es que si llevas tu cruz mirando a Cristo aprendes a llevarla con amor. Aprendes a sacar el lado positivo de aquello que te lastima, y al no autocompadecerte y poder aprender de lo que te ocurre te haces más fuerte, aprendes a amar mejor y a vivir como Cristo nos pide ¡con alegría!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La cruz no es sinónimo de dolor, sino de amor. ¡Bendita sea! ¡Gran misión nos confía el Señor a hacernos corredentores!
    Gracias Ángel, un 10 a esa entrada.

    ResponderEliminar
  3. ...Gracias Señor por mi cruz de cada día.por que así sigo tus pasos...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. amigo que tal estas todo bien?
    pues como siempre visitando los lugares ue me llenan.
    y bueno con respecto a lo que escribiste en mi blog sobre san agustin: pues para mi san agustin es uno de los mayores exponentes del medio-evo, uno de los grandes conversos al cristianismo.
    Seguro qeu el tb tuvo sus cruces en el camino como cada uno de nosotros tenemos.
    sabes cual es el problema que las personas hoy en dia ya no saben descubrir cual es su norte y cual es el Sur por ende no saben el significado de la Cruz verdadera.

    ResponderEliminar
  5. STAT CRUX, DUM VOLVITUR ORBIS (Mientras el mundo gira, la Cruz permanece).

    Con algunas de las preciosas antífonas y responsorios del Oficio divino de hoy podemos muy bien contemplar el Misterio.

    "Ésta es la cruz del Señor. Huid, enemigos; ha vencido el león de la tribu de Judá, el vástago de David. Aleluya".

    "¡Oh cruz bendita!, tú sola fuiste digna de sostener al Rey y Señor de los cielos. Aleluya".

    "Oh cruz admirable, de cuyas ramas colgó nuestro tesoro y la redención de los cautivos; por ti el mundo fue redimido con la sangre de su Señor. Salve, cruz, santificada por el cuerpo de Cristo y adornada con las piedras preciosas de sus sagrados miembros".

    "Resplandece la santa cruz, por la que el mundo recobra la salvación. ¡Oh cruz que vences!, ¡Cruz que reinas!, ¡cruz que nos limpias de todo pecado! Aleluya".

    Podemos estar el día entero pensando en las palabras, una y otra vez repetidas: "¡Por tu cruz y tu Resurrección, sálvanos, Señor!".

    In Christo +

    ResponderEliminar
  6. La cruz abre cualquier puerta cerrada por muy atascada que esté.
    Si la sabemos llevar, como digo en broma, en vez de madera, se nos convierte de goma espuma y la podemos cargar con más facilidad.
    Cristo nos lo dijo.
    Excelente reflexión Ángelo y gracias por tus palabras en mi bitácora.
    No, no he escrito ningún libro.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Lamento no poder contestar cada día a vuestra enriquecedora aportación, pero no quería dejar pasar la ocasión sin saludar y dar la bienvenida a quienes últimamente se han asomado por esta casa y que es ya la suya.
    Mi gratitud a Ana Belén, Pequeña, Soy yo Milthon, Álvaro, tenéis unos blogs geniales que invito a todos a visitar.
    Gracias también a los que ya hace tiempo caminais conmigo: Angelus, Motorromero,Abrazados a la Verdad, Armando.Doy gracias a Dios por esta familia bloguera. Un abrazo a todos

    ResponderEliminar
  8. El misterio de la cruz!!

    Nadie como Jesús, nadie como la Iglesia fundada por Él para explicar el significado de la misma. El verdadero significado del dolor, las humillaciones, la calumnia, la persecución...

    Solo por esto no me cambiaría de religión jamás!!

    ResponderEliminar
  9. El espiritu santo te va
    conduciendo a comprender interiormente que tu identificacion con cristo ha de pasar siempre por la cruz.

    ResponderEliminar
  10. Bruce: La Cruz da sentido al dolor y ¡cuantos enfermos, de cuerpo y alma, se desesperarian si no encontraran la fuerza en ella!

    Mary: Gracias por tu visita de nuevo.Sí, esa cruz elegida singularmente por Dios desde la eternidad con todo su amor para asemejarnos a su Hijo. Hoy es una fiesta para renovar nuestro sí a esa cruz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. "La Cruz es mi tesoro y alegría, es la Cruz mi tesoro principal, es la Cruz más preciosa que el oro, es, es más dulce la Cruz que el panal.
    Esto lo he escuchado en forma de canción. La cruz personal, si no se acepta con amor, es muy pesada.
    ¡Gracias Angelo! por esta entrada tan hermosa. Besos

    ResponderEliminar
  12. María del Rayo: Gracias a ti por tu aportación diaria que nos sirve para tener un punto más de reflexión personal. Es un gozo ver que los cristianos hemos comprendido el valor de la Cruz. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Mi sufrimiento de estos últimos 15 días tiene su razón, El la sabe, por eso me ha puesto a cargar con una cruz, no la definitiva, y el dolor lo siento en las espaldas, en el cuello, real, y vivo, tendré más sufrimiento en el futuro. Ya he perdido 2 kg de peso, he estado trabajando ante la indiferencia por mi dolor en el trabajo, porque hay que ocuparse, dice mi jefe, aunque esté con fiebre, con nauseas delante del ordenador, sin poder levantar el cuello, y hay que seguir ocupándose. Sabía que algo vendría sobre mi, pensaba que sería algún daño moral, pero nunca físico (no lo esperaba), porque estoy pidiendo con mucha fuerza por la conversión de una hijo de Dios que peca terriblemente. Le he pedido a Jesús, desde hace 6 noches que me alivie, un poco si, lo ha hecho, mejoro, pero no del todo, ahora la fiebre, el cansancio. Señor te lo ofrezco todo, dame de beber que tengo sed, un poco del agua de Tu Misericordia. Alíviame. Madre Mía, Virgen Hermosa, María, Mi Señora, pídele a Tu Hijo un poco de alivio.

    ResponderEliminar
  14. Ramón: Siempre que experimentamos la cruz, también gozamos de la Resurrección. Tu ofrecimiento tendrá sus frutos de luz. Me alegra tu mejoría. Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. La Cruz es verdad que no nos gusta nunca, si no no seria una cruz, yo he experimentado muchas veces su dolor, cuando no la acepto sufro una barbaridad, tambien creo que es un don el verla iluminada y gloriosa, cada dia me siento mas privilegiada de sentirme Hija de Dios.
    Encantada de conocer este blog, yo he empezado uno que no se si se vé...sólo llevo 3 dias, y no se nada de diseño, gadget ect,no me sale! ya vere, pero aparte de mi blog me ha encantado encontrar este. enhorabuena!

    ResponderEliminar
  16. Es raro, la cruz me da miedo, mucho miedo, pero al mismo tiempo la quiero.
    Espero aprender a quererla cada vez más y que el amor supere al miedo con creces
    Gracias, este post y los comentarios. Me han ayudado a entender que la cruz que me corresponde es molesta, pero de forma misteriosa, impregna la vida de amor

    ResponderEliminar
  17. Hola. La Cruz está a la medida precisa para alcanzar máximo desarrollo, lo que me sorprende es descubrir que podemos más, mucho más si caminamos con él y que muchas cosas adquieren un sentido universal.Gracias.

    ResponderEliminar