QUIERO SER COMO TÚ


Tengo la bendición , de tener un puesto de trabajo fijo,desde hace 20 años. Muchos de vosotros sabéis que lo ejerzo en el turno de noche, y alguno me ha preguntado el porqué. No me planteé los inconvenientes, que la opción de este horario me traería, porque una sola ,era la razón para aceptarlo.

Tener la seguridad ,de que podría ver a mis hijos cada día ,y disponer de tiempo cuando llegaran del colegio, es lo que anhelaba. El resultado que se produjo trajo consigo, una pregunta en mis hijos: “¿Papá tú no trabajas?”.

Cuando llegaba por la mañana, podía verlos levantarse, prepararles el desayuno y acompañarlos a la parada de autobús. Mamá salía muy temprano hacia el trabajo para asistir a Misa antes de entrar en él.
Cuando todos se marchaban yo dormía. Por la tarde iba a recogerlos ,y dedicarles mi atención en sus deberes y juegos. Y antes de irme a trabajar ,podía darles el beso de buenas noches ,cuando ya estaban en la cama, así que :”¿Cuándo trabaja papá?

Hoy ,me doy cuenta ,que debo seguir el lamento de la mayoría de padres:”¡ qué pronto han crecido!” .Cuantas cosas parecen que han quedado sin hacer, sin ofrecer, sin dar.

Les prometemos a veces muchos mañanas que se convierten en otros "mañana" . Y de repente zas, los ves empezando la universidad, o entrando en el mundo laboral, ¿pero cómo? “Si aún no le he dicho esto, si no le he hablado de aquello, sino he podido enseñarle lo que tenía preparado…"

Han crecido. Y el mañana prometido, a menudo se ha quedado sin cumplir. Solo el amor permanece. Les toca volar, desplegar con energía sus alas ,y descubrir un nuevo mundo. En su viaje ,sentirán las fuerzas de lo enseñado y adquirirán otras, que su experiencia personal les dará.

No podemos enseñarles todo, pero sí podemos mostrarles el amor. Y para amar hay que estar.
El amor es la asignatura prioritaria de nuestra vida, es el legado más importante para dejar, y toda decisión tendría que tomarse bajo esta realidad. Con esto o aquello “¿amaré más?” Los descuidos siempre traen consecuencias. Ojalá, que en la dedicación a nuestros hijos, éstos sean escasos. El video de hoy ,nos muestra que realmente se cosecha lo que se siembra.


¡Alabado sea Jesucristo!

18 comentarios:

  1. Hola Ángel,

    Esta dedicación dará su fruto si no la ha dado ya, enhorabuena!! es bello dedicar tiempo y amor a los hijos.

    Un abrazo
    Jorge Gallego

    ResponderEliminar
  2. Angel
    no me cabe ninguna duda que tu manera de ser con tu familia por lo que acabo de ller traera muchas bendicones a tu vida.

    Un abrazo a la distancia

    ResponderEliminar
  3. Estoy segura de que YA estás recogiendo el fruto de tu sacrificio, y también estoy segura de que ellos te lo agradecen y aprecian lo que estás haciendo por ellos.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Como creo que sabes..., yo también durante algún tiempo estuve trabajando de noche, todo es hacerse.. La intención, la misma que tú, poder estar con mis hijos y atenderlos debidamente. Nunca me arrepentí de romper mis horas de sueño por ellos. Como bien dices, ... hay que estar, hay que estar, no lo dudemos ni un minuto, nuestra presencia en su crecimiento, en todos los sentidos es... IMPRESCINDIBLE.
    El vídeo lo dice todo... en definitiva una vez más... ENORME POST.
    ABRAZOS GRANDES.

    ResponderEliminar
  5. Creo que esta entrada te retrata muy bien, como padre y como persona. Felicidades, Ángel!

    ResponderEliminar
  6. Tu lo has dicho, para amar, hay que estar, sin duda escogiste la mejor opción, estar a su lado, verles crecer...
    Doy gracias a Dios por los padres que de verdad aman a sus hijos y sienten dentro de si la felicidad grande de darles la vida día a día. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Nunca dejará de fascinarme la capacidad de amor con su ternura y sacrificio correspondiente, que desbordan los padres.

    Es verdad que nunca se "enseña" todo lo que uno querría, pero un ejemplo enseñan más que mil palabras...

    De corazón, felicidades a tus hijos por tener un padre como tú.

    ResponderEliminar
  8. Qué bonito lo que has escrito, pero con el vídeo no estoy en absoluto de acuerdo. Muchos hijos superan en generosidad a sus padres, y son capaces de darles todo el amor que no han recibido. También los padres deberían aprender de los hijos, no siempre los maestros son los padres.
    Conozco hijos que ennoblecen su árbol genealógico por su grandeza de alma.
    ¡Buena semana!

    ResponderEliminar
  9. "No podemos enseñarles todo, pero sí podemos mostrarles el amor. Y para amar hay que estar."

    Con estas frases lo has dicho todo. Enhorabuena, lo has bordao.

    Un abrazo en Cristo, hermano.

    ResponderEliminar
  10. Maravillosa reflexión, Ángel.
    Me has hecho pensar que si nosotros padres y madres sabemos-podemos-queremos entregarnos y cuidar de esa manera a nuestros hijos. ¿Cómo es que no nos damos cuenta tantas veces de cómo nos cuida Dios? ¿Le sentimos de verdad como Padre amoroso? Nuestra relación con Él ¿cómo es?

    Gracias Ángel por ayudarme a hacer exámen de conciencia.

    ResponderEliminar
  11. Muy bien hecho!

    Y de todas formas, no se te ha acabado el trabajo de padre, por mucho que crezcan etc..sigue lo mismo toda la vida yo creo

    ResponderEliminar
  12. Creo que he hecho no mas de 10 noches en mi vida y "no me gusta mucho" así que te felicito por llevar 20 años.
    El buenhacer con los hijos se nota enseguida.Si tus hijos al hacerse más mayores siguen necesitandote, preguntandote, enseñandote sus cosas, contandote... es que no lo hemos hecho del todo mal.
    Un saludito
    Mar

    ResponderEliminar
  13. Me hubiera gustado tener un padre como tú Ángelo, pero como eso ya no es posible porcuraré ser yo un padre como tú.

    ResponderEliminar
  14. Efectivamente, la mejor herencia que podemos dejarle a nuestros hijos es el ejemplo de nuestra dedicación y amor por ellos.
    Yo les he visto crecer y casarse, y ahora puedo decir que ese ejemplo que han recibido de nosotros, lo están volcando en sus hijos, si bien, cada persona es distinta por naturaleza, la esencia de transmitir los valores recibidos, son los mismos y lo más importante.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Hola Angel!
    Que entrada tan emotiva y sincera, llena de Amor y humildad. Ya por tu honestidad y por compartir tus propias esperiencias como padre de palabra y obra, como enseñanza a padres e hijos, abuelos, etc..te mereces nuestro Amor y Cariño, y aqui te presento mi más sincera amistad, aunque sólo sea por este medio, Dios nos une a todos. Que Dios te bendiga siempre a ti y a tu familia.

    Un fuerte abrazo !!

    Raquel

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola Ángelo!
    Felicidades por ser un buen papá que piensa en sus hijos, y en su familia, me imagino que ha de ser una experiencia muy hermosa tener papá y mamá y además que te quieran, y bueno aunque no fueran tan sacrificados como tú, porque eso de trabajar de noche es muy pesado.

    ResponderEliminar
  17. Angelo, que mezcla de sentimientos he sentido al leerte y ver el video.
    Yo elegí crear siempre mi propio trabajo, en casa, para estar cerca de mis hijos y acompañarlos siempre. Y yo misma llegué a dudar que responder a la pregunta "trabajas"?
    Todo tiempo dedicado a ellos es invaluable y va dejando en nuestro corazón hermosos recuerdos.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  18. Hola.:”¡ qué pronto han crecido!” algo así dice mi mamá. Gracias.

    ResponderEliminar