SOLO EL AMOR VENCE


Hoy quiero traeros un testimonio que seguramente algunos conozcáis, vaya por aquellos que lo desconocen. Una vez más, podemos verificar que sólo el amor vence. ¡Solo!En nuestra vida, podremos vencer, pero sino ha sido con amor, por amor, y viviendo y descansando en el amor de Dios, no hemos vencido;hemos sido derrotados por el maligno.(Pablo Dominguez)

Soy Lucía Vetruse, una de las novicias que ha sido violada por las milicias serbias. Le escribo (se dirige a su superiora general) sobre lo que me ha acaecido a mí y a mis hermanas Tartiana y Sendria. Permítame que no le dé detalles.

Ha sido una experiencia atroz que no se puede comunicar más que a Dios, a cuya voluntad me entregué cuando me consagré a Él con los tres votos... Había leído pocos días antes Diálogos de Carmelitas, de Bernanos y me había surgido pedir al Señor morir mártir. Él me ha tomado la palabra, pero ¡de qué manera! Me encuentro ahora en una angustiosa oscuridad interior. Ellos han destruido mi proyecto de vida que yo consideraba definitivo y me han trazado de improviso otro nuevo, que aún no acierto a describir. Escribí in mi diario, en mi adolescencia: “Nada es mío, no soy de nadie, ninguno me pertenece”. Sin embargo, uno me cogió una noche, que no quiero recordar, me arrancó de mí misma y me hizo suya.

Me desperté ya de día y mi primer pensamiento fue aquel de la agonía de Jesús en el huerto. Se desarrolló en mí una lucha terrible: me preguntaba, por un lado, por qué Dios había permitido que yo fuera despedazada y destruida, precisamente en lo que yo ponía mi razón de vivir y, por otra parte, cuál era la nueva vocación por la que Él me encaminaba. Me levanté agotada mientras ayudaba a la hermana Joselina y me arreglaba. Oí la campana que tocaba la Sexta en el monasterio de las Angustias, al lado del nuestro. Hice la señal de la cruz y mentalmente recité el himno de la liturgia: “En esta hora, en el Gólgota, el verdadero Cordero Pascual, Cristo, paga el rescate por nuestra salvación”.

¿Qué es, madre, mi sufrimiento y la ofensa sufrida en comparación con la de aquel al que había prometido mil veces darle mi vida? Dije despacito: “Hágase tu voluntad, ahora, sobre todo ahora, ya que no tengo más apoyo que la certeza de que tú, Señor, estás a mi lado”.

Le escribo, madre, no para recibir su consuelo, sino para que me ayude a dar gracias a Dios por haberme asociado a millares de compatriotas mías, ofendidas en el honor, y a aceptar la maternidad no deseada.

No se asombre de que le pida compartir conmigo una gracia que pudiera parecer absurda. He llorado en estos meses todas las lágrimas por mis dos hermanos asesinados por los mismos agresores que van aterrorizando nuestras ciudades. Pensé que ya no podría sufrir muchas cosas más, ni que el dolor pudiera tener tales dimensiones.

A la puerta de nuestros conventos cada día centenares de criaturas famélicas, tiritando de frío, con la desesperación en sus ojos. La otra semana una joven de 18 años me había dicho: “Afortunada usted que ha escogido un sitio donde la malicia no puede entrar”. Y añadió: “No sabe qué es el deshonor”.

Lo pensé despacio y vi que se trataba del dolor de mi gente y casi sentí vergüenza de estar excluida de su huida. Ahora soy una de ellas, una de tantas mujeres anónimas de mi pueblo con el cuerpo destrozado y el alma saqueada. El Señor me ha admitido al misterio de su vergüenza, es más, a esta hermana le ha concedido el privilegio de comprender la fuerza diabólica del mal. Sé que de hoy en adelante las palabras de valor y consuelo que trataré de sacar de mi pobre corazón serán creídas, porque mi historia y la suya, y mi resignación, sostenida por la fe, podrá servir, si no de ejemplo, al menos de confrontación con sus reacciones morales y afectivas.

Basta una señal, una pequeña palabra, una ayuda fraternal para movilizar la esperanza de un ejército de criaturas desconocidas. Dios me ha escogido –me perdone esta presunción- para guiar a las personas humilladas de mi gente hacia un alba de redención y de libertad. No podrán tener dudas sobre la sinceridad de mis deseos, porque yo también vengo, como ellas, de la frontera de la abyección.

Recuerdo que cuando estudiaba en Roma una profesora de literatura eslava me decía estos versos de Alesej Mislovi: “Tú no debes morir, porque has escogido estar de parte del día”. La noche en que fui violada por los serbios repetía estos versos, que me proporcionaban bálsamo al alma cuando la desesperación quería ahogarme. Ahora todo ha pasado y me parece haber tenido un mal sueño.

Todo ha pasado, madre, pero ahora comienza todo. En su llamada telefónica, después de decirme palabras de consuelo que le agradeceré toda la vida, me hizo una pregunta: “¿Qué harás de la vida que te ha sido impuesta en tu vientre?” Sentí que su voz temblaba al hacerme esa pregunta que no podía ser respondida de inmediato, no porque no haya reflexionado sobre la elección que tenía que hacer, sino porque usted no quería turbar con proyectos mis decisiones. Lo he decidido ya: si soy madre, el niño será mío. Le podría confiar a otras personas, pero él tiene derecho a mi amor de madre, aunque no haya sido deseado ni querido.

No se puede arrancar una planta de sus raíces. El grano que ha caído en una tierra tiene necesidad de crecer allí donde el misterioso, aunque inicuo sembrador, lo ha echado. Realizaré mi vida religiosa de otro modo. No pido nada a mi congregación, que me lo ha dado ya todo. Estoy agradecida a la fraternidad de mis hermanas y a sus atenciones, sobre todo por no haberme molestado con peticiones indiscretas.

Me iré con mi hijo. No sé a dónde, pero Dios, que ha roto de improviso mi mayor alegría, me indicará el camino para cumplir su voluntad. Seré pobre, retomaré el viejo delantal y me pondré los zuecos que usan las mujeres en días de trabajo e iré con mi madre a recoger resina de los pinos de nuestros grandes bosques... Haré lo posible por romper la cadena de odio que destruye a nuestros países... Al hijo que espero le enseñaré solamente a amar. Mi hijo, nacido de la violencia, será testigo de que la única grandeza que honra a la persona es la del perdón. 

¡Alabado sea Jesucristo!

24 comentarios:

  1. Que gran testimonio de amor y perdón !no lo conocía, gracias por darlo a conocer, estos testimonios fortalecen el alma. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Ha sabido seguir a María en su "fiat" o al Señor en el "Hagase Tu Voluntad"
    Me impresiona ese aceptar con absoluta paz, los caminos del Señor cuando parecen totalmente distintos a como creemos que deberían ser.

    ResponderEliminar
  3. Una vez mas se me ha roto un poco más el corazón. Me siento horrible al verme a mi mismo rodeado de tanta paz cuando en el mundo a muchos les falta. Señor Jesús, mucho me exigirás el día que me llames a tu lado y poco he hecho, tu castigo será poco ante mi infidelidad ¿cómo puedo llenar mis manos de obras buenas y santas para ponerlas en tus manos el día que me llames a juicio?

    ResponderEliminar
  4. Angel, como la historia me conmovió fuertemente, quise saber mas de la monja, para saber que habñia sido de ella, pero me he quedado HELADO. La carta es falsa, mira este enlace:
    http://www.camineo.info/news/201/ARTICLE/2747/2009-08-25.html

    "La supuesta "carta" era, en realidad, la composición literaria de don Alfredo Contran, sacerdote italiano que murió el 20 de octubre de 2007, y que se había dedicado durante años al periodismo.

    En 1993 don Alfredo había redactado un texto para criticar la guerra y exaltar el perdón, en forma de una carta imaginaria: la de la hoy famosa (e inexistente) Lucy. Por la belleza de este trabajo obtuvo una mención honorífica en un concurso literario de la ciudad italiana de Padua."

    Aunque sea falsa, sigo pensando lo que dije antes, y la oración la sigo sintiendo igual.

    ResponderEliminar
  5. EL ÚNICO ANTÍDOTO QUE HAY CONTRA CUALQUIER CLASE DE MALDAD, ES EL AMOR.
    UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
  6. Cuanta fortaleza y valor ! Gracias por compartir este testimonio de Amor.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  7. Angel y yo hemos estado haciendo un intercambio de ideas fuera del blog, y me ha dado permiso de colgar lo que hemos escrito, la idea es que todos podáis opinar también y nos ayudéis a buscar la verdad. Empiezo a cortar-pegar cada mensaje que nos hemos enviado. Aquí va el primero...

    Angel Sanchez Toledano
    Es una historia que conozco hace tiempo. La usa Pablo Dominguez(La última cima) en sus último ejercicios predicados a las religiosas.Son muchas las fuentes católicas de prestigio que la verifican como Cathloic.net Solo he encontrado un pági...na que la pone como mentira. Bueno me cuesta creer que esos sentimientos salgan inventados. Ya sabes en internet es fácil dar opiniones y crear argumentos. Me cuesta creer que un sacerdote dejase esparcir un escrito suyo tan desgarrador como algo inventado. Prefiero ser inocente y creérmela.

    ResponderEliminar
  8. Amigo
    que grandioso ejemplo de fortaleza y de amor en este relato.
    Dios te siga bendiciendo abundantemente a ti y toda tu familia.

    ResponderEliminar
  9. Ramon Alberto Raboso Valente

    En Catholic.net al inicio de la carta dce que su autor es: Alfredo Contran. Que Dios te bendiga siempre.

    ResponderEliminar
  10. Angel Sanchez Toledano

    Si te entiendo, pero es que me resulta dificil que no aparezca el nombre de este sacerdote en internet ni se mencione que premio literario recibió (no citar fuentes me resulta sospechoso). He leido tu enlace. No sé... me gusta el ejemplo de Job que has puesto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. #
    Ramon Alberto Raboso Valente
    Como soy medio italiano (mi madre) y tan terco como medio madrileño (mi padre) me he ido a una fuente innegable, como se menciona que el padre Alfredo Contran tuvo un premio en PADOVA (PADUA) busqué en la página de la diósesis de Padua y es...to encontré (perdona que está en italiano) pero se entiende.Existió el padre, nació en 1925 y murió en 2007. Aunque no mencionan la carta de Lucy.

    http://www.diocesipadova.it/pls/s2ewdiocesipadova/V3_S2EW_CONSULTAZIONE.mostra_pagina?id_pagina=2741Ver más


    Me encanta esto de los blogs, creo que nos hacemos más expertos que muchos periodistas, seguro que mejores que La Patiño somos. Nuestra investigación dará frutos. Al menos la carta nos ha movido el corazón, y para mi el testimonio es verdadero. ¿y estos comentarios por qué no los pegamos en el blog? que es ahí donde debe haber un buen debate. Así más gente nos ayuda a develar el misterio ¿no?

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Angelo!
    P. ¿Pero a que se dedicaron esta noche Angelo y Ramón?
    R. A ser más expertos que los periodistas.
    Les dejo la frase que puso para el día de hoy Arcen "En las cosas necesarias, la unidad; en las dudosas, la libertad; y en todas, la caridad" San Agustín de Hipona.

    ResponderEliminar
  13. Impresionante.
    "Los malvados sufren muchas penas;
    al que confía en el Señor,
    la misericordia lo rodea"

    ResponderEliminar
  14. Sea verdadera o inventada, que más da. La historia nos habla del don de sí, de aprender a amar amando y sobre todo de esperanza en que todo lo que nos pasa es para nuestro bien aunque no lo entendamos.

    Ayer ví un documental titulado "The human experience" documental ganador de más de 30 premios alrededor del mundo. Gira en torno a dos hermanos que viajan en búsqueda de respuestas sobre su propia existencia y sobre las preguntas más importantes que se formula toda persona: ¿Por qué y para qué vivo? ¿Por qué el sufrimiento y el mal? ¿Cómo vivir auténticamente la existencia? Para ello, emprenden una aventura apasionante en el que conocerán indigentes de Nueva York, huérfanos peruanos y leprosos de Ghana. Cada encuentro les ayudará a comprender el sentido de la vida.

    Si teneis oportunidad no dejeis de verlo.

    ResponderEliminar
  15. Con cuantas historias nos engañan estos "santos" y prefiero no seguir opinando porque...

    ResponderEliminar
  16. El que esté libre de pecado tire la primera piedra.

    ResponderEliminar
  17. Angelo,
    creo que es muy honesto que escribais esto que habeis encontrado con los e-mails sobre las dudas de veracidad.Yo me quedo con el titulo de tu post, Solo el Amor vence, y esto es materia de Fe.Desgraciadamente creo que muchos de los que hemos leido esta carta no hemos dudado que haya habido muchas mujeres violadas en la guerra, igual que otras atrocidades. Creo que el mal no solo sabemos que existe, sino que no nos es facil imaginarnos su extension . Pero es para el que CREE en la posibilidad de que exista la pureza y el perdon, el bien y el amor que es dificil de encontrar pruebas, pues estas cosas son silenciosas y profundas y quedan como tapadas.
    la veracidad de la existencia de de la existencia del Amor incondicional de una Madre por su hijo, del perdon entre seres humanos es mas que palabras que se escriben en un papel, aunque este podria ser un ejemplo

    ResponderEliminar
  18. Hola Angelo !

    Feliz dia de Santos Arcángeles, San Miguel, San Gabriel San Rafael. Un post muy profundo y conmovedor, y si, sól el AMOR vence.

    Unidos en la oración y el afecto, un abrazo en Cristo Jesús.

    Besos !!!

    ResponderEliminar
  19. Leí este testimonio hace un par de meses en un libro sobre las apariciones de Medjugorje. No se puede ser mejor cristiano que esta mujer. Cristiana con esperanza en un mundo de odio, luchando contra el mal con el bien en una situación en la que lo más fácil seria ahogarse en el rencor.
    Bendita sea.

    ResponderEliminar
  20. Querido ángel a mi me ocurre lo que a Ramón, soy un tanto excéptica de lo que circula por internet, aunque sería impresionante semejante testimonio.
    me encanta ese intercambio entre tú y Ramón...
    Muchas gracias por tu visita de hoy, espero que tú también te encuentres al cien por cien después de tu dura intervención, así lo pido.
    Un beso con mi cariño

    ResponderEliminar
  21. No habia leido tan detalladamente lo que publicas anteriormente.
    Gracias por compartir esta entrada que nos deja tantas enseñanzas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Me parece un testimonio impresionante, el perdon cura todo.
    Durante la guerra civil sé de una santa mujer que le llevaba la comida a la cárcel a la persona que asesinó a su padre...
    Con cualquier tipo de violencia que atente contra tu vida, sólo hay dos caminos: el rencor que te mata por dentro y el perdón que te sana.
    Y sin El no se puede perdonar porque es un Don.
    Gracias poe el articulo Angel.

    ResponderEliminar
  23. Solo el Amor vence,

    Y eso fue lo que resucitó... el Amor.

    Un abrazo
    Jorge Gallego

    ResponderEliminar