DOMINGO DE CINE

Hoy me decanto por aconsejar una película del año 1951. Nuestro amigo Arcen en su post Dejadme los clásicos (enlace) :  decía una gran verdad: "los clásicos, todos esos b/n que ya casi nadie valora". Pocos se inclinan por ir recuperando de la historia del cine, grandes películas, con grandes valores y excelentes interpretaciones, por eso en mis domingos cinéfilos, iré ofreciendo algunas de esas joyas.

La que hoy os presento, nos invita a una reflexión. La soledad, de la que algunos jóvenes sacerdotes experimentan, cuando son destinados a sus parroquias y no encuentran el apoyo humano. Lo dejo aquí. No es fácil encontrar esta película en castellano, pero si un día la consigo ya os informaré donde la adquirí. En internet se puede ver subtitulada. No hay trailer, así que os pongo unas escenas de la película.Tiene unos diálogos que son verdaderas reflexiones para orar. A mí me ha gustado mucho.


Adaptación de la obra homónima de Georges Bernanos. Cuentas las vicisitudes de un sacerdote joven, destinado como párroco en el pueblito rural de Ambicourt. Allí trata de desarrollar su ministerio del mejor modo posible, aunque no faltan el desánimo y las decepciones. En esos momentos se esfuerza en rezar, y en confiarse a un cura mayor, de un pueblo próximo; pero no siempre sale reconfortado.

Formidable película de Robert Bresson, fiel a un estilo austero y depurado, lo que no está reñido con el hecho de que atrapa a la perfección la psicología de los personajes, en primer lugar la del presbítero protagonista, con las grandezas y debilidades del ser humano. Fiel a su fuente literaria, el film está atravesado por los apuntes del diario del cura, mostrados con una omnipresente voz en off y con las páginas que garabatea con ahínco. Lo que se desvela como un poderoso mecanismo para que el espectador tome distancia de la angustia que acomete en varios momentos al sacerdote.

El film va mostrando sin aspavientos algunos de los frutos que el cura va obteniendo en su ministerio, singularmente la emotiva conversión de la condesa, pero también con la chiquilla que le tomaba el pelo en la catequesis, e incluso con la hija despechada de la condesa. Se aborda además el tema de la muerte, y el del abandono de la vocación, planteado a través de un tercer sacerdote. Falta una presencia más clara de la alegría y la esperanza cristianas, aunque el hermoso final con la cita paulina "Todo es gracia", apunta en esa dirección. (decine21)



¡Alabado sea Jesucristo!

7 comentarios:

  1. Seguramente es una buena opcion para este fin de semana .
    Gracias por compartirla.
    Dios te bendiga!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Si todos tenemos obligación de rezar a diario por nuestros curas, yo añadiría que por los que están destinados en pueblos apartados sin tener cerca tanta ayuda como reciben otros, debemos tener especial interés y redoblar nuestra oración por ellos.

    Es un tema que siempre me preocupó mucho y lo sigue haciendo, yo veraneo en 2 pueblos y soy testigo de ello.

    GRACIAS POR LA ENTRADA ANGEL, MUY DE ACTUALIDAD Y MUCHA DESINFORMACIÓN SOBRE ESTE TEMA.
    ES BUENO QUE LA SOCIEDAD TENGA ESTA INFORMACIÓN.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por la recomendación.

    Creo que el tema de la soledad de los sacerdotes es muy importante. Nos creemos que son superhombres, o que no necesitan de nuestra ayuda, cuando es todo lo contrario.

    La comunidad debe acompañar y arropar al nuevo sacerdote que, como ser humano, necesita cariño y calor humano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Conozco a gran variedad de sacerdotes Angel desde pequeña siempre hubo en mi casa mucha relación con ellos, ahora lo echo de menos es algo que tengo pendiente y que a menudo pienso, gracias por recordarmelo hoy con tu post.
    un abrazo profe!

    ResponderEliminar
  5. Me encantaria ver esa pelicula!!Gracias por tu spot. Siempre me enseñaron a rezar por los sacerdotes, mirarlos con Unción y tenerles mucho cariño y amor de Dios hacia ellos. Soy consciente de su sufrimiento en la soledad que viven tantas veces. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Al margen del concurso, de las que no conozco ninguna; te comento Angelo que esta sí la he visto. Como bien dices sólo está subtitulada y creo que nunca llegó a España. A mí me costó mucho conseguirla en internet hace unos años, ahora me imagino que estará más al alcance. La verdad es que la película no me gustó, o al menos me esperaba otra cosa. La visión extremadamente pesimista le da un tono meláncolico y demasiado triste. El sacerdote vive o así lo parece, en una permanente angustia, quizá en una "noche oscura", aunque esto no queda claro en el largometraje. Esta es una de esas películas que no recomendaría ver a seminaristas o a futuros ordenandos, ya que podrían malinterpretar la vida sacerdotal; que, si se vive en gracia de Dios, buscando con sinceridad la santidad, siempre conlleva paz, alegría y felicidad.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Felipe: Sí, es verdad que el sacerdote parece angustiado y puede respresentar una imagen triste. Está luchando contra una enfermedad (cancer) y el ambiente es hostil. De todas formas hay que ambientar la película en los años 50. La obra de Bernanos se caracteriza por ahondra en la psicología del hombre donde tiene lugar el enfrentamiento entre el bien y el mal, la fe y la desesperación. Seguramente,si Bernanos escribiera en la actualidad, lo presentaría de otra forma. Tampoco tiene nada que ver los seminarios de hoy a los de mitad del siglo pasado. Yo me he fijado más en los diálogos. Y se dicen cosas muy buenas. Y la frase final es el resumen de lo que el sacerdote vive.TODO ES GRACIA. Naturalmente yo tampoco pasaría esta película a los seminaristas de la actualidad como modelo de la vida sacerdotal.Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar