ESTOY DANDO GRACIAS A DIOS



Encontré este relato , donde no hay nombres, como debería ser muchas veces ,en el ofrecimiento de nuestros sacrificios. Que solo lo sepa Dios. Podría escribir otros testimonios similares , de personas que he conocido, donde ofrecen todo por los sacerdotes y las vocaciones.Estas son otras joyas ,que adornan a nuestra iglesia.

"La vi venir en su silla de ruedas, feliz, irradiando alegría por donde pasaba. Me dio un vuelco el corazón. No es para menos: hacía tres meses estuvo a punto de morir y en tres ocasiones le tuvieron que aplicar electrochoques para reanimar su corazón.

Ciertamente estaba admirado de verla tan bien, tan lozana y alegre, como si nada le hubiera sucedido. Pero las sorpresas que iba a escuchar en esos quince minutos de sabrosa conversación me iban a conmover hasta las lágrimas.

Me encontraba hablando con dos amigos. Se acercó y nos regaló un pedazo de pastel a cada uno, ya que un día antes había festejado su cumpleaños. «Estoy dando gracias a Dios -nos dijo- por el don de la vida, después de haber estado a punto de morir en tres ocasiones».

Todo por un error; le recetaron una medicina que le dañó el hígado; pronto dejó de funcionar y de purificar la sangre. Tuvo varias complicaciones, su organismo comenzó a intoxicarse y uno de sus riñones quedó inservible.

Luego escuché la segunda sorpresa: «Todos mis sufrimientos los he ofrecido por los sacerdotes, para que sean fieles a su vocación y para que Dios bendiga a la Iglesia con más vocaciones». Y vaya que si tuvo dolores que ofrecer. Más de dos meses de hospital, luchando entre la vida y la muerte. Se dicen pronto pero implican mucho.

Hoy volvía a la universidad para seguir su doctorado en bioética. Su única ilusión: «ayudar a tantos jóvenes que no encuentran un sentido a su vida y que viven en la cultura de la muerte». Esta fue la tercera sorpresa de esa mañana.

Mientras se despedía de nosotros y se alejaba en su silla de ruedas, sonriendo y contagiando su entusiasmo, me acordé de la primera vez que me saludó en la biblioteca de la universidad. Por aquel entonces me había hecho un esguince en el tobillo izquierdo. Ella se acercó y me preguntó qué me había sucedido; se interesó por mí.

Recuerdo que en ese momento pensé: «¡Qué admirable persona! Se encuentra forzada a usar una silla de ruedas y se preocupa por un simple esguince». Pero, como pude comprobar esa mañana en la universidad, así ha sido toda su vida: entregada a los demás sin tener un momento para pensar en sí misma… ni siquiera cuando sufre atrozmente.

Si me imaginé que esa sería la última sorpresa del día, estaba muy equivocado. Esa misma noche, durante la cena, comentaba con mis amigos el encuentro de esa mañana. En ese momento me enteré de la causa por la que está en silla de ruedas.

No fue un accidente automovilístico, como había supuesto. Fue golpeada por dos hombres, porque quiso evitar que se pelearan entre ellos. Entonces comprendí que no vive entregada a los demás y, en caso de que sufra, se sacrifica; más bien se entrega a los demás sin detenerse a pensar si le costará o no. Simplemente ama; por eso se entrega.

¡Alabado sea Jesucristo!

23 comentarios:

  1. Yo también, yo también le doy gracias, por todo y por tí, que siempre nos traes estas historias tan llenas de alma, que me hacen llorar, que me devuelven la esperanza en el ser humano, que me hacen mirar arriba y volver a agradecer... gracias, gracias, gracias. ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. Si este relato que has encontrado es verdadero, es precioso que haya gente así, en un mundo como en el que vivimos que la caridad hay que buscarla con lupa y el amor al prójimo, etc...etc.... Hoy en día lo que prima es el egoismo, el pensar en uno mismo y ya está.
    Gracias Angelo, por tus palabras en mi blog.

    Que Dios te bendiga. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que personas más maravillosas hay por ahí, Que ganas tengo de que alguna cadena de televsión en vez de poner tanto chisme, haga un programa para las buenas personas, por que sirven de ejemplo y de motivación. Un beso ¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente cuando uno está a punto de abandonar este mundo se ven las cosas de otra manera muy diferente posteriormente.
    El 15 de este mes hizo 7 años de un siniestro total que tuve con mi coche.
    Acabé en el fondo de un barranco, después de arrancar 30 metros de valla de seguridad y un olivo de cuajo. No se sabe la de vueltas que dio el coche. En pocos minutos vino una crecida de agua llegando a cubrir por completo el vehículo, es decir que si me quedo allí insconciente me hubiera ahogado.Salí del coche sin un rasguño.
    Sin embargo he visto morir gente por golpes estúpidos de poca importancia.
    Misterios de Dios.

    En cualquier caso no es tan importante ni mucho menos el cúanto se vive sino el cómo.

    Sin duda el acto de amor de esa chica ofreciendo tanto por los sacerdotes es algo ... no tengo palabras.

    ResponderEliminar
  5. En un mundo de enanos, los gigantes sobresalen más.

    ResponderEliminar
  6. Hola Angelo:

    Son medallas, quien las lleve sabrá de qué hablo. Los demás nos sobrecogemos y abrazamos más fuerte nuestra pequeña cruz.

    ¡Me gusta mucho tu blog!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Angel por contarnos esto.
    Siempre necesitamos estímulo en nuestro caminar y hoy me viene de perlas conocer a esta admirable mujer.
    Me encanta como te ha quedado el blog.
    Esta casa es muy acogedora y siempre sales de ella con las pilas cargadas.
    Gracias y que Dios te bendiga.
    Balbi.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por recordarnos que son muchas las personas anónimas que se entregan por amor al servicio de los demás. ¿cómo sino podría yo levantarme cada mañana?... la comun-unión de los santos.

    ResponderEliminar
  9. Angelo, esta vez no diré "tonterías" (bromas) en este comentario. Es impresionante lo "nuestro" en algunos momentos, cómo el Señor hace que hagamos determinadas cosas parecidas (o iguales como cuando la plantilla del blog), pero todas para su gloria, esto es como Zipi y Zape para Dios (vaya, ya he metido la primera broma). Cuando tengas tiempo miras la entrada de hoy en mi blog y verás por qué te lo digo. Me he quedado alucinada cuando me he puesto a leer tu entrada, ¿¡cómo es posible que nos inspire lo mismo!? Tremendo, por algo será.
    No me voy de tu casa sin antes darte las gracias por este post, me ayuda muchísimo, no te imaginas.
    Gracias, mil gracias, Angelo.
    Cuidate

    ResponderEliminar
  10. Las personas así son las que aumentan nuestra fe y nos dan esperanza. Y hay muchas a nuestro alrededor, sólo que a veces pasan desapercibidas porque las ponemos en los últimos puestos. Nuestra sociedad es demasiado utilitarista para darse cuenta de todo el bien que aportan. Gracias y un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Hay mucho anónimos que son verdaderos heroes pero que no son noticia.

    Gracias por el relato.

    ResponderEliminar
  12. Cuantas personas hay asi por el mundo autenticos Cristos en la tierra, es un buena historia a imitar, gracias Angelo un abrazo, Patricia lleva razón parece que el el Espiritu os ha unido hoy en los spots
    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Gracias un abrzo en cristo Jesús

    ResponderEliminar
  14. Pues no podría expresarlo mejor de lo que ya lo ha hecho madre agradecida asi que suscribo el comentario que ella te ha dejado.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué hermosa historia! Y la forma en que la cuentas, realmenta ayuda a sentirse cerca de ella. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  16. Cuanto se habla de las maldades y que poco de esa gente qeu da su vida por los demás
    Gracias por la entrada¡¡

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias, es precioso y necesitamos saberlo, saber de una fuerza que no es de este mundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Arcendo: Una de las cosas que más estoy aprendiendo de todos y de forma especial en el mundo bloguero es a ser agradecido. Todo es don. Un abrazo

    Chus. Hay mucha gente que ama, mucha generosidad, pero el amor verdadero trabaja en silencio, no necesita publicidad. Ojalá encuentres en tu caminar a muchos de ellos. Besos

    Kara: Uyyyy, el mundo empezaría a cambiar en pocos días, pero me temo que las cosas gratuitas como el amor no les interesa mucho. Seguiremos rezando para que un día sea posible. Gracias wapa

    Bruce: Uff lo que cuentas es muy fuerte. Cuando eso ocurre uno se pregunta ¿porqué yo? Pues solo hay una respuesta. El amor con locura de todo un Dios con un diseño particular del mismo. Me alegro de que puedas contarlo . Abrazos

    Rafael: Siempre me sorprendes. ¡Gratamente!

    Elinge: Siempre me ha gustado la foto de tu perfil. Es como una presentación de que la paz reside en tí. Yo también me alegro de que entres en esta casa a compartir. Tus reflexiones son muy valiosas. ¡¡¡ La de todos!!! Nacen del corazón. Gracias.

    Estaesnuestracasa: Cada vez siento menos que es mi casa. Creo que es de todos. Lo digo desde lo más profundo de mí. Un beso

    Una madre agradecida: Ayyyy, esos anónimos que levantan a tantos de sus cómodos asientos. La savia viva de la Iglesia.¡ Los necesitamos a todos!

    Patricia: Benditas tus tonterias que levantan a cualquier espachurrao. Luego dicen que los católicos somos serios, así que bienvenidas las tonterías sanas. Lo dicho en tu blog. Mi gozo por coincidir en el fondo del post. Un beso

    eligelavida. Quiero antes que nada felicitarte por la respuesta que hace unos días diste a una señora en otro blog de una amiga en común. Chapó, te felicito, mejor no podías haber constestado. Te doy las gracias por ello. Tienes razón. Esta sociedad tiene una vara de medir muy distinta a lo que llaman amor. Un beso

    Mar: que decirte a tí, que vives entregada . ¡Cuantos testimonios en tu maleta! Gracias por repartir ese amor.

    Lahddec: Si es que tenemos motivos suficientes para la alegría, para emprender el camino con confianza . El bien es más fuerte, el amor existe, hay que creerlo de verdad y con esa fuerza podemos comernos el mundo. ¡¡¡ Siempre vence el amor!!! besos

    Lourdes: Gracias a ti por tu fidelidad. Un Beso

    Gran Visigoda: ¡Que valor adquieren nuestros ofrecimientos! ¿Cuántos habrán encontrado la luz, por una queja ofrecida? ¿Cuántos habrán vuelto a la fe, por un acto de amor ? Porque en el cielo ya no tendremos la capacidad de asombrarnos, pero cuantos veremos entrar por sus puertas por nuestras noches en vela, por nuestro sí a la voluntad de Dios, por nuestra aceptación a tomar la cruz elegida por Él. Gracias a todos esos anónimos.Besos

    Xhonane. Más quisiera yo saber transmitir las historias como el que la ha reflejado en este escrito. Lo importante es que valoremos que es posible practicar el amor al prójimo, que nuestros dolores y sufrimientos pueden ser abono de muchas gracias para los demás. Un beso

    Miriam: Si si, hablemos de las bondades, presentemos los miles y miles de testimonios sobre lo que significa amar en el Señor. Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  19. ¡Cuanto amor!, hay muchos que oran por nosotros los sacerdotes y por todos sus hermanos. A veces a los sacerdotes nos puede tentar fácilmente la idea del acomodamiento y la consecuente pérdida de la fe y nos puede pasar la situación del sacerdote que narra la novela La Impostura de G. Bernanos, en donde el único increyente del pueblo era el sacerdote. Sin duda, si esto no es así, es por la gracia de Dios y el esfuerzo del propio consagrado, pero a veces se nos olivida tener presente que esa gracia de Dios puede ser concedida también por la oración y entrega de otros cristianos, sobre todo cuando el consagrado carece de fuerzas o siente que no las tiene ni para orar, es cuando el sacrificio hecho oración de nuestros hermanos, nos mantiene.

    A mí sólo me brota un profundo agradecemiento a tantos y tantas que oran por todos los sacerdotes del mundo, a los que oran por sus semajantes, es una prueba clave de amor.Gracias por traer a nuestras mentes todo esto.

    ResponderEliminar
  20. Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal.
    Madre Teresa de Calcuta

    Angelo, ¡Dios te bendiga!, muchas gracias por publicar este post.
    Un abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  21. ¡Cómo me alegra visitarte! Siempre, cuando vengo, llevo mi alma llena de dulzura y ternura por el cariño de tantas almas que no conocemos. Y hay ¡tantas! aunque nos parezcan pocas.
    ¡Qué historia tan bella y cuánta generosidad la de esa mujer! ¡Cuánto amor debe tener en su corazón! Habría que imitar a tantos santos invisibles...que gracias a Dios existen.

    Gracias Angelo, visitarte es todo un bálsamo para mi alma.

    Alguien me decía el otro día que aquí se respira un aire diferente, y es verdad.

    Un abrazo en XTO

    ResponderEliminar
  22. Hermoso testimonio de amor y desprendimiento.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  23. Gracias por el relato Angelo; sea verdadero o no, nos recuerda que el verdadero amor es entrega incondicional y desinteresada. Abrazos

    ResponderEliminar