LLENOS DE ENERGIA


 Me levanto algunas mañanas, con ganas de comerme el mundo, lleno de energía y optimismo, donde parece que todo va a ser sencillo ,y donde los temores que a veces me asaltan, desaparecen sin dejar rastro.

Pero confieso, que son más abundantes las mañanas, donde la jornada se presenta como una verdadera batalla, en la que hay que participar, donde mis propósitos, parecen el fruto del sueño nocturno, esfumándose al despertar ,descubriendo el plan, que Jesús me ha diseñado para el día.

“Sin mí no podéis hacer nada”; “quien no toma su cruz y me sigue no es discípulo mío” “Si a mí me han perseguido también a vosotros os perseguirán”. Son el estimulante, que viene acompañando al programa .Sería suficiente para adquirir la energía necesaria, para afrontar todas las dificultades, que previsiblemente se presentarán, pero no, no acabo de creerlas. Y a este talante se le llama tener FE o falta de ella.

Pero Jesús se empeña y agota todas las posibilidades,para afrontar el día , así que sigue dándome reconfortantes .Abro el nuevo testamento y me encuentro con un párrafo, donde San Pablo habla de las penurias pasadas:

“Cinco veces recibí de los judíos cuarenta azotes menos uno. Tres veces fui azotado con varas, una vez fui apedreado, tres veces padecí naufragio, un día y una noche pasé en los abismos del mar; muchas veces en viajes me vi en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi linaje, peligro de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros de los falsos hermanos, trabajos y miserias en prolongadas vigilias, en hambre y sed, en ayunos frecuentes ,en frío y desnudez; esto sin hablar de otras cosas, de mis cuidados de cada día, de la preocupación por todas las iglesias (II Cor11,24-28)

Ante estas palabras, ¿de qué puedo quejarme? ¿Cuál es mi heroísmo? ¿Dónde dejo mis energías? Las dificultades no son de hoy, no son una novedad, hagámoslas nuestras compañeras de viaje, son las que nos muestran que vamos en la buena senda.

Viendo lo que vemos ,  hermanos perseguidos y martirizados, nuestra cuesta hacia arriba debe parecernos liviana , debe servirnos, para que en nuestra ascensión, podamos aliviar a los que están ya sin fuerzas y pueden caerse.


Sepamos afrontar nuestras jornadas, con la confianza de cumplir la voluntad de Dios. Sepamos saltar sobre los obstáculos que se presentan en nuestro quehacer diario.Que nuestras penurias, ofrecidas a Dios, sean el bálsamo de todos aquellos que lo necesiten.

"Os exhorto, hermanos, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios; éste es vuestro culto razonable. Y no os ajustéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es la voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto".(Rm12,1,2)

¡Alabado sea Jesucristo!

25 comentarios:

  1. Bonito y verdadero todo lo que dices pero bien dificil de cumplir.

    Siempre creemos que nuestras dificultades son peores que las de los demás.

    Yo cada mañana y cada noche Le pido que aumente mi fe para poder pensar como lo haces tu.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Angelo, concuerdo contigo en que hay días y días. Sin ir muy lejos, ayer para mí fue un día difícil, pesado, en el que todo parecía difícil. Hoy sin embargo, siendo muy similar al de ayer, sentía que todo lo podía, que no había problema capaz de arredarme. A mí me funciona antes de saltar de la cama, pensar en positivo, en lo maravilloso que será el día, en todo lo que tengo que agradecerle a El, y a la vez ofrecerle todo lo que me pueda incomodar.
    Besitos,

    ResponderEliminar
  3. Antes de nada, decir que espero que te mejores de tus problemillas de salud.
    Sobre lo que escribes, yo también lo pienso a veces. Entonces no tenían ni medicinas, ni estufas ni ventiladores ni nada... y eran mucho menos quejicas que nosotros (yo el primero).
    No sólo en los tiempos de san Pablo y los primeros cristianos, en la edad media, tantos santos como Clara y Francisco de Asís, santo Domingo de Guzmán...en fin tiempos duros.

    ResponderEliminar
  4. Sea por siempre bendito y alabado!!
    Amén, Angelo. Qué hermosísima entrada, que me hace pensar mucho. Es cierto, dónde está mi heroísmo? si me quejo de nada...
    Muchas gracias, y gracias por pasar por mi blog!! El Señor te bendiga y guarde
    Beso
    Su

    ResponderEliminar
  5. Cuando pasemos por la cuarta parte que San Pablo, entonces tendremos derecho a quejarnos un poquito.

    ResponderEliminar
  6. Saber que el sufrimiento propio ofrecido puede ayudar a otros en su particular calvario es un consuelo y una fuente de fortaleza para quien a veces no puede , para quien a veces se cansa...
    Tener la certeza de que se esta cumpliendo el plan de Dios para con uno aligera la carga...
    Gracias por creerlo así y por recordarnoslo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Angelo. Perseverancia necesitamos.

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente nuestras cruces de cada día parecen ligeras, si echamos la vista a lo que ahí alrededor. Pero no dejan de ser cruces, no por eso cuestan menos..., el consuelo es que no las llevamos solos, gracias a la comunión de los santos, misteriosamente nos soportamos unos con otros, y además EL lleva siempre la parte más pesada. Solo hay que dejarse...
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  9. Por supuesto Angelo. Todo lo que comentas, tiene el sentido de hacer las cosas de cada día con interés y mucha sencillez, que en las cosas sencillas, esta la grandeza.
    Un fuerte abrazo y gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  10. Lo que pasa es que mis sábanas son tan forzudas... ;D

    Tomo nota de tus consejos.

    ResponderEliminar
  11. s por su reflexión mil gracias el evangelio de hoy también nos habla de dificultades y nos invita a la perseverancia es hora de dar testimonio y ese es la vida diaria eso un batalla constante donde solo Cristo ha de reflejarse en nuestras vidas unidos en oración y un abrazo en Cristo jesús

    ResponderEliminar
  12. Mil gracias por este post, cuánta razón tienes. Y... mil gracias por la música, me he relajado tanto que ahora no tengo ganas de escribir el comentario jajaja.
    Rezo por ti (vamos a ver si ahora me toca a mí usar la ya famosa paleta, ¿eh?). Ánimo!

    ResponderEliminar
  13. Y, para afrontar la jornada, qué mejor que contar con ayuda. Invocar al Santo Espíritu y a María para que nos acompañen.

    Lo mejor de todo, es que acompañan de verdad.

    Un abrazo en Cristo, hermano.

    ResponderEliminar
  14. Como me recuerdas a miiiiii!!!!Angelo
    , solo le pido La Esperanza en la santa perseverancia.....me encontré con un Jesucristo Tierno en mi tremenda Depresión-Locura. y me sé Amada como soy sobre todo en mi Grandisima Debilidad......pero aunque temo la persecución, que la tengo en cosas simples(soy muy visceral...)encuentro cada dia con mas fuerza su consuelo en la humillación ..y esto es una Gracia.Te sigo encantadisima..un abrazo siempre en Xto Jesus por Maria.

    ResponderEliminar
  15. Pues ¿sabes una cosa? que a mi me funciona una frase que El me dice, que noto en mi corazón cuando por las mañanas me levanto un tanto "tonta en mi", al subir la persiana y ver el sol oigo muy adentro: ¡¡¡buenos dias princesa!!!
    (se me quedó de la pelicula la Vida es Bella)y empiezo el dia.
    un abrazo, perfecta tu entrada.

    ResponderEliminar
  16. Hola Angelo, van quedando menos días para el graaan día en que amaneceremos y nos comeremos todo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Angelo, me encanttó el post. Al tiempo presente todos los inconvenientes son agobiantes, pero con el tiempo descubrimos que todo tuvo su razón de ser si sabemos ver las dos caras de toda circunstancias. La Fe en Dios es luz,fortaleza y alegría.
    Un abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  18. Lo harta que salgo ahora mismo del trabajo (soy profe de instituto) que ni me consuela lo de San Pablo... Haberme salido de mis casillas varias veces a lo largo de la mañana, comprobar que estudian tan poco y atienden unos cuantos sólo y leer lo de cumplir la voluntad de Dios en el trabajo cotidiano... ufff, me hace sentirme culpable, ¡A veces es tan difícil!

    Como dices y dice San Pablo, no hemos de ajustarnos al mundo, pero a veces el mundo se abalanza contra nosotros, y en vez de "transformarnos por la renovación de la mente", corremos el riesgo de dejarnos transformar por el mundo, o al menos yo. ¡Menos mal que esta tarde cargaré las pilas espirituales y mañana otra vez al tajo!

    No sé si habrá muchos profesores de instituto en el Cielo, y los que haya, estoy segura de que serán unos verdaderos santazos...

    Me voy a echar la siesta porque si me pusiera a comer ahora, se me cortaría la digestión. ¡Rezad por los agotados maestros y profesores si os queda un ratito, porfa!

    Disculpadme el desahogo.

    ResponderEliminar
  19. Hay días en los que me cuesta un triunfo salir de la cama para empezar la jornada, pero... si soy una afortunada. Hay tanto pobre, tantas personas infelices, sin un techo siquiera en donde estar.
    Y así me levanto y empiezo el caminar del día.
    Un beso y que te pongas bueno pronto.

    ResponderEliminar
  20. Lo mejor de tu blog sin lugar a dudas son los comentaristas que se vienen al calor de tus entradas.´
    Me parece que los voy conociendo un poco. Cada uno proyecta un poco de si mismo en sus palabras.
    Doy gracias por la riqueza en la diversidad y la unidad en el corazón.

    ResponderEliminar
  21. Con la brisa fresca de Ravel vengo en vuelo para el mejor amigo que he conocido últimamente.

    Angelo, las palabras que más me llegan de todo el evangelio son estas que tú has puesto hoy:
    "quien no toma su cruz y me sigue no es discípulo mío”
    Son las palabras que más me hacen reflexionar porque la cruz la tengo que tomar diariamente a todas las horas del día.
    Creo que LO sigo con toda mi humildad, lo que no sé si con toda generosidad.

    Un abrazo enorme y muchas gracias por la entrada que es, como siempre, maravillosa.

    ResponderEliminar
  22. Hola Angel, hola
    Si, si Alicia totalmente de acuerdo
    nada, es por casualidad, todo tiene su razon de ser.
    Son los planes de Dios

    ResponderEliminar
  23. Que verdad tan grande. Precisamente le decia a Darryl el otro dia la suerte que tenemos dentro de todas nuestras imposibilidades o quejas. Cuando miras un poco al exterior y te das cuentas de la realidad de algunos hermanos, cuando recordamos lo que Jesus fue capaz de hacer por nosotros...

    Yo me siento bendecida la verdad, y debo emplear todo esto por hacerle el camino mas llevadero a los que de verdad se pueden quejar por algo, a veces me frustro, pero Dios me da la fuerza para no desvanecer ante la impotencia de no poder hacer mas alla de lo que puedo.

    Demos gracias Angelo, por levantarnos cada dia y ver la luz del amanecer, por saber que Dios existe.

    Somos afortunados.

    Un abrazo enorme y que Dios os bendiga.

    ResponderEliminar
  24. Bueno, hasta mañana si Dios quiere.

    Confío en que a alguno de vosotros le haya tocado el corazón mi petición de oración. Se la agradezco inmensamente, la necesitaba y necesito mucho y, en el anonimato de quien haya podido ser (confío en que haya habido alguien), ahora, en mis oraciones de la noche, le daré gracias a Dios por tener hermanos a los que, aunque no conozco físicamente, puedo contar con su oración si se la pido.

    Que Dios os bendiga esta noche a todos y repare vuestras fuerzas.

    ResponderEliminar
  25. Nada mejor que orar bien de mañana para "cargar las pilas" y afrontar el trabajo de cada día en unión con Dios. Abrazos

    ResponderEliminar