MI EXPERIENCIA CON EL PAPA


Pues se animó. Mi hija me ha sorprendido con la narración que me prometió, así que tal cual ,os la dejo. Es Alicia, la cuarta (14 años).

Papá me pidió, si podía escribir mi experiencia durante la visita de Benedicto XVI, ya que he participado plenamente en su venida a Barcelona. Así que voy a intentarlo.

Son tantas las cosas que podría deciros hoy sobre visita del Santo Padre a Barcelona ,que hasta me faltarían páginas. Me decían, que no solo me tenía que preparar por fuera , es decir que no me quedara con las muchas banderas, pancartas, velas y caras pintadas, que lo importante era como me preparaba yo por dentro para recibirlo, claro está que no deje a un lado todo ese follón entre bailes y más cosas.

Pues bien, tuve la oportunidad de ir a este encuentro con el club de chicas al que asisto 2 o 3 veces por semana. El plan fue muy intenso. El sábado por la tarde fuimos al encuentro de todos los jóvenes para apoyar al Papa a través del flashmob que se realizó en Plaza Cataluña, fue espectacular!Podéis verlo aquí. Por la tarde tuvimos una tertulia con testimonios en Montealegre(un barrio en Barcelona),allí  pude asistir a misa.

El cansancio  comenzaba a acomodarse en mí. Fuimos rápido a cenar, cada una como pudiera; queríamos coger un buen sitio para recibirlo en la plaza de la Catedral.Cuando se fue acercando la hora de la velada por el Papa, toda la plaza  ya estaba llena, pero nosotras queríamos estar cerca , así que ni yo sé, como acabe en primera fila.  La emoción que sentí al verlo salir desde el balcón del palacio episcopal fue inmensa .Esperábamos que nos dirigiese algunas palabras, pero esto no fue posible a causa de la emoción ,los gritos y los nervios, de todos los que lo esperábamos. Entendíamos su cansancio y comprendimos , que solo nos impartiera con sus manos unas cuantas bendiciones. Enloquecimos con ellas. ¡El domingo iba a ser un gran día!

Las miles de personas que nos concentramos el sábado por la noche ,no nos cansábamos de gritarle que le queríamos, que éramos su juventud, que sentíamos que estaba muy cerca. Entre tanta gente, era difícil encontrarse con quien habíamos venido, pero lo conseguimos ,y tan rápido como pudimos volvimos a casa. El reloj marcaba las 00:40 cuando yo me metí en el saco de dormir. La noche se me paso volando. Otra vez estábamos en pie a las 5:15 de la mañana, y decidas a pasar un gran día, y a poder apoyar al Santo Padre con todas nuestras energías.

Nos metimos en el tren dirección Barcelona. Me encontré con una visión desconocida por mí hasta entonces. A esa hora al tren subían también otros jóvenes; aquellos que aún seguían bebiendo con botellas de whisky, los que reflejaban en sus rostros el cansancio de estar toda la noche “divirtiéndose”, la visión no era agradable, su aspecto era patético.

7:45 habían miles de polis , voluntarias, y muchísima gente arriba y abajo ,buscando un lugar para ubicarse . Nos agarramos a una valla y dije ‘de aquí no nos saca nadie”. Nos encontramos de nuevo entre gritos, globos amarillos y blancos, grandes pancartas, banderas… Y de repente, apareció él, sentado en el papamóvil con una enorme sonrisa en la cara ,repartiendo bendiciones. Rapidísimamente nos fuimos donde teníamos entradas para seguir la misa, (en la plaza monumental) me encontré con el resto de mi familia. Una misa preciosa ,un ambiente fantástico, estaba lleno de familias con niños. Escuchamos atentos al Papa. Al terminar la misa, alegría radiante en todos. Toda la plaza haciendo la ola, los niños jugando en la arena como un día de playa. Todos gritando y gritando vivas al Papa. ¡Moló un montón! 

Para la mayoría de gente había acabado su momento histórico con el Santo Padre . A mí aún me quedaba una nueva emoción. Conseguí una entrada para estar en el aeropuerto y poder despedir allí a Benedicto XVI.

5,30 de la tarde cogemos la lanzadera dirección aeropuerto. Había cola. Unos mil, éramos los privilegiados de estar allí.Tras una comprobación de las entradas donde se nos pedía el DNI, por fin estábamos dentro. No fuimos tontas. Cogimos una silla cada dos personas y nos pusimos detrás unos niños pequeños. Más cantos, vivas y alegría incontenida, mientras esperábamos la llegada del papa. 

Sé que no es difícil imaginarse nuestra actitud cuando lo vimos de nuevo con sus brazos abiertos hacia todos los presentes. Cerquita, cerquita,cerquita. Guau, fue algo que no podré olvidar jamás. Mi móvil sonaba diciéndome que me estaban viendo por televisión. También pude ver a los reyes (ayyy pobre reina, se cayó. Es que eso no salió por tv. Se enganchó con un cable del suelo y se la pegó contra él. Pooobreee) y a Zapatero, a quien algunos de los presentes le invitaban a rezar con ellos. La vuelta a casa... cargada de emociones, afónica y reventaaaaaaada de cansancio.


Agradezco muchísimo haber podido tener esta privilegio. Me siento muy, pero que muy afortunada, y como dice papá, esto solo pasa una vez en la vida. Ha sido una experiencia que jamás podré olvidar.

Me acordé de rezar por todos los que no habíais podido asistir.Ya lo dijo el Papa : “ gracias por todos los que habéis venido , por los que no han podido,y lo han deseado” ¡Un besazo a todos y todas! ¡NOS VEMOS EN LA JMJ.
ALICIA

36 comentarios:

  1. ¡Qué narración tan hermosa! Por favor dile a tu querida hija que se me salieron las lágrimas al leer lo que escribió. ¡¡Qué bendición tan grande haber acompañado a nuestro Santo Papa en esta visita!! Te felicito por la formación que tu y tu esposa le dan a tus hijos!! Dios te siga bendiciendo!

    ResponderEliminar
  2. Alicia, me alegro contigo !!!, una experiencia sin duda inolvidable, gracias por habernos transmitido tu alegria y tus emociones ¡Dios te bendiga!

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena!!!. Que narración más bonita y que gloria de hija.

    Que Dios os bendiga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que experiencia más bonita, que bién contada y que ojos más iluminados....me alegro mucho por tu niña.
    Cuando se vé juventud así se renueva la esperanza.
    Un abrazo para todos vosotros ¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Alicia, sólo decirte que experiencias como la tuya nos llenan de esperanza y de consuelo a los más grandes.
    Esperanza porque sabemos que detrás nuestro no está vacía, que hay alguien que tomará la posta en la carrera de la fe. Y consuelo porque leerte nos hace saber que todo lo luchado, todo lo rezado, y todo lo sufrido, vale la pena; que hay semillas pequeñas que se convertirán en grandes árboles que cobijen a muchos.
    Desde Buenos Aires, desde el otro lado del Atlántico, mis más sinceros respetos, y mi más sentido agradecimiento.

    ResponderEliminar
  6. Me hubiera encantado estar ahí!
    Gracias por acordarte de los demás.

    ResponderEliminar
  7. Alicia!!! Gracias por relatarnos esta experiencia tan hermosa. Nosotros, ya sabes que hemos estado en todo momento contigo, en tus bailes, tus gritos de "viva", tus rezos y en tu emocion. Desde aqui, hemos seguido la visita por television en directo y te puedo decir que en algunos momentos parecia que si daba un paso me iba a plantar alli de lo cerca que me he sentido. Si Dios quiere, por fin nos vamos a conocer en Madrid! Esperamos con ansia el momento, gritaremos juntos no lo dudes y rezaremos como si fueramos uno solo.

    Dale un abrazo a tu madre y a tus hermanos de mi parte y otro para ti querido Angel. Que Dios os guarde siempre y os proteja. Os quiero a mares!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Alicia!!!

    Realmente precioso lo que nos cuentas.

    Y gracias por acordarte de los que no pudimos estar allí físicaente...

    ResponderEliminar
  9. ¡Gracias Angelo, gracias a tu hija!
    Yo tenía ganas de ver una narración así, me recuerda las aventuras inolvidables que viví con las venidas de SS Juan Pablo II a México, algo que tengo muy fresco en mi memoria.
    Oremos por el Santo Padre y por la Iglesia.
    ¡Tenemos que llegar a ver al SEÑOR!
    Confío en su Misericordia Divina que así sea.
    Gracias a tu hija Angel.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Bendiciones querido amigo para toda tu hermosa familia!!!

    ResponderEliminar
  11. Alicia me alegro mucho por ti, realmente fuiste una privilegiada, si, has descrito muy bien el encuentro, y lo mas importante ir preparada por dentro...
    abrazos! yo aunque no tenga tu edad espero la JMJ como una chiquilla más...!

    ResponderEliminar
  12. Pero ALICIA esta crónica es una MARAVILLAAAAA, JAJAJA.
    Vaya que además de contarlo, nos lo has hecho vivir, casi, casi hemos estado contigo ahí. Gracias por compartir esta experiencia, que como tu dices, espero que no sea única pues habrá que venir a la JMJ.
    Vaya envidia -sana- que me habéis dado por estar tan cerquita del Papa, pero creo que está supercrónica, lo compensa un poquito.
    BESOS ALICIA

    Off topic. Querido Papi, esta familia es una cuna de blogueros... todos tienen madera, y de la buena... jajaja. ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  13. "Que bellos son los pies del mensajero", creo que dice un pasaje de Isaías. no estoy segura.

    Alicia, gracias por compartir tu entusiasmo y alegría.
    El verano que viene será apoteósico pues el Papa vendrá a hablarte a ti personalmente. Vendrá a enseñarte a saber dintinguir lo verdadero de lo aparente. A ver la realidad, que a veces está muy escondida. Te enseñará que la otra cara de la Cruz es la gloria.
    La única preparación consiste en ser tierra blanda donde la semilla pueda sembrarse, crecer y dar mucho fruto.
    Le pido a Dios que nunca pierdas la transpaencia de tu mirada.

    ResponderEliminar
  14. Tambien tengo una hija Alicia de 19 años...y me ha encantado tu experiencia Ya no se te olvidará nunca!!!!!Magnifica tu experiencia.un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Gracias por compartir tus experiencias con todos nosotros. Maravilloso relato.

    Cristina

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Alicia. Es un relato maravilloso.
    Nos lo has hecho vivir.
    Que el Señor te siga manteniendo la fe.
    Angelo, contigo doy gracias a Dios por tus hijos.
    Saber pasar el "testigo" es algo digono de elogio.
    Abrazos para "Siete en familia"

    ResponderEliminar
  17. Gracias Alicia.
    Nos has transmitido perfectamente la emoción de los momentos tan especiales que has vivido.
    Ahora toca preguntarse en el corazón y rumiar todas estas experiencias.
    Gracias también por acordarte de los que no hemos podido estar allí.
    Sigue con esa alegría y ese entusiasmo, caminando siempre con Jesús. Es una maravillosa aventura.
    Un abrazo.

    Balbi.

    ResponderEliminar
  18. Gracias!

    Que Guay poderse dejar contagiar de este entusiasmo adolescente! Gracias Alicia! Escribes muy bien

    ResponderEliminar
  19. Hola Alicia. Gracias. Si es un gran consuelo para nosotros los mayores saber que hay una juventud tan linda, estoy maravillada con vosotros. Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  20. ¡Muchísimas gracias por tu testimonio, Alicia! La verdad es que lo cuentas de maravilla y me has hecho vivir la emoción del momento.

    Pienso que el Papa, que como sabes está atravesando momentos de gran sufrimiento por los ataques a Cristo y a la Iglesia, tiene que sentirse muy compensado y querido cuando le gritáis 'esta es la juventud del Papa'. Rezo para que no perdáis ese entusiasmo y el día de mañana, cuando seáis profesionales, padres y madres, construyáis una sociedad más justa y viváis el Evangelio de forma radical, igual que lo sentís ahora a vuestra edad. Un abrazo y de nuevo, ¡gracias!

    ResponderEliminar
  21. Eres guapísima por fuera pero preciosísima por dentro.
    Alicia te llamas ¿no? Pues has vivido en el país de las maravillas del Más Grande. Todo un pasaje maravilloso que no olvidarás jamás y quedará sellado en tu corazón.

    Guapa: muchas gracias por todo.

    ResponderEliminar
  22. Me encantó la narración de tu hija. Nosotros también pudimos estar en los mismos sitios, excepto aeropueto. Un saludo!

    ResponderEliminar
  23. Hola otra vez, y ha sido un placer escribir mi experiencia y haceros saber que habéis estado muy presentes.
    Muchas gracias a todos vosotros por leeros mi experiencia,es la primera vez que lo hago y me ha sorprendido lo agradecidos que sois todos.
    MIL GRACIAS! =)
    un beso a todos, y a ti también papa

    ResponderEliminar
  24. Gracias por contarnos tu encuentro con el Papa..Alicia.
    Yo fuí con 18 a ver a Juan Pablo II en su primera visita a España..de eso y ya han pasado años..pero aún sigo conservando ese recuerdo.. espero que pase también contigo Alicia..y esta experiencia tan buena se quede en tu corazón, un beso..y que sigas así siempre.

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias Alicia por tus oraciones y tu hermosa redacción, me has hecho recordar 3 encuentros con JuanPa, hace ya unos cuantos años,no sabes como entiendo tu emoción desde la partida... ¡a por la JMJ!.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Alicia por tu testimonio. La verdad es que leyéndote uno casi puede sentir la experiencia vivida. Que Dios te conserve esa alegría y optimismo cristiano que desprendes, y que los contagies a los que estén cerca de ti. Un abrazo a toda la familia.

    ResponderEliminar
  27. Alicia, muchísimas gracias por contarnos esa estupenda experiencia que será inolvidable. ¡Preparate para Madrid! Espero que nos veamos.

    ResponderEliminar
  28. Alicia, que Dios te bendiga siempre. Te pido que no solo reces por los que no pudieron asistir, en especial Jesús te pide que reces por todos aquellos jóvenes que estaban borrachos aquella mañana en el tren y con caras de patéticos, ellos son sus predilectos, quiere derramar su Misericordia sobre ellos para que Le conozcan y Le amen. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué emocionante! Qué suerte has tenido, Alicia. Gracias por contarlo.

    ResponderEliminar
  30. A mi llegada tienes 28 comentarios, es que como dicen hijo de gato caza ratones. Tan fluidas tus palabras como las de tu padre. Gracias por tu experiencia. Si tienes fotos son bienvenidas...

    ResponderEliminar
  31. Mogollón de gracias por tu testimonio tan lleno de alegría¡

    Creo que aquellos a quienes no apetecía mucho la visita del Sto Padre, se han quedado parados al ver la alegría y buen rollo de las personas que han salido a recibirle
    Abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  32. Gracias Alicia estás guapísima llena de vida.

    ResponderEliminar
  33. ¡Tardísimo, Alicia, pero he podido leer como se merece tu preciosa crónica: disfrutando y dando gracias a Dios por ti, por los jóvenes de Dios, por el Papa, por toda la Iglesia, y por tu preciosa y entrañable familia! Él te proteja y te cuide y hagáis los dos un gran camino juntos, lleno de Sus Proyectos y de tantas bellezas y esperanzas como ha puesto en ti.
    ¡Y enhorabuena a tus padres, que estarán contentísimos contigo y seguro que con todos tus hermanos también! Y todos juntos siguiendo a nuestro Buen Pastor, el del Cielo y el que nos dejó aquí entre nosotros. Bendito sea Dios.

    ResponderEliminar