SOLO HAY AMOR


Hoy os invito a vivir en la confianza plena en Dios. “Señor guarda mi alma en la paz”. Me encontré ayer con esta estrofa de un canto eucarístico ,que acompaña al salmo 130.

"Guarda mi alma en la paz, junto a Ti, Señor
Señor, mi corazón no es ambicioso,
ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas
que superan mi capacidad,
sino que acallo y modero mis deseos,
como un niño en brazos de su madre.
Espere Israel en el Señor,
Ahora y por siempre".

"Como un niño en brazos de su madre". ¿Existe otra forma mejor ,de definir la confianza en Dios? Pues el Señor aún supera las palabras del salmista. “¿Puede una mujer olvidar a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Aunque ellas se olvidaran, yo no te olvidaré.(Is.49,15)

La vía del abandono, derrite la desesperación, destruye al orgullo herido, y da la paz al alma. ¿Podemos encontrar tanta belleza , tanto amor, tanta “locura divina” por el alma de cada uno de nosotros ?La mejor definición que Dios ha puesto en su palabra ,para entenderlo mínimamente ,ha sido la imagen de la paternidad y la maternidad. 

"Como un Padre tiene ternura con sus hijos, así el Señor tiene ternura con sus fieles” (Sal 103,13). Él nos toma en sus brazos y nos hace caricias como a un niño pequeño. “Cuando Israel era un niño yo le amé... lo levanté en mis brazos, lo atraje con ligaduras humanas, con lazos de amor. Fui para ellos como quien alza una criatura contra su mejilla y me bajaba hasta ella para darle de comer” (Os 11,1-4). “Yo os consolaré como cuando a uno le consuela su madre” (Is 66,13).

Los santos han sabido captarlo de una forma especial. "Mi camino es el de la confianza y el amor... Este camino es el abandono del niñito, que se duerme sin miedo en los brazos de su padre” (Santa Teresita). "El abandono es la manifestación más plena del amor y de la confianza. Abandono es olvidarte de ti mismo y confiar solamente en Él, es creer firmemente en su amor divino, es confiar hasta la audacia, aunque no veas el final. Es como dejarte llevar y navegar sin temor en el mar inmenso del Corazón de Dios. Porque “en el Corazón de Dios no hay más que amor” (Cura de Ars).

Tenemos que creer. Dios no miente, no hace promesas vacías. Cuando queramos abandonárnos realmente en sus brazos , hay que confiar ciegamente en que son los de un padre y madre  que nos  abrazarán y estrecherán contra su pecho lleno de amor. Tenemos que entregarle un cheque en blanco. Confiar sin fisuras, en ese amor de locura, de todo un Dios hacia su criatura ¿Te fías de Él?

¡Alabado sea Jesucristo!

17 comentarios:

  1. Que post tan bonito. Ese es el testimonio que debemos dar del Padre. Misericordioso, paciente, siempre espera, siempre perdona, nos dará siempre las oportunidades que necesitemos.
    Ese es nuestro Dios. Y si nosotros somos sus hijos tenemos que abrazar todas estas características.

    ResponderEliminar
  2. Bonito post. Jesús siempre ha dicho que quiere que le hablemos como si fueramos niños. Por algo será. Un abrazo ¡

    ResponderEliminar
  3. El abandono total y absoluto de todo, de toda nuestra vida en sus amorosas manos de PADRE y... MADRE... es mi anhelo..., ojalá pueda, aunque sea al final de mi vida, llegar a ese alto nivel, de confianza en EL..., se lo pido todos los días. Quiero amarle, pero mis apegos terrenos todavía son demasiados y más fuertes de lo que yo quisiera.

    Off topic. Querido hermano, como ya te dije, por circunstancias familiares, soy muy sensible a todo lo que viene de México. Ayer vi una película maravillosa que habla de aquella tierra y de la época que mi padre me contó tantas veces.
    Eran tiempos recios donde la fe estaba proscrita y donde surgieron grandes santos como la vida de este buen sacerdote, ya santo que te invito a ver. Encontrarás muchas similitudes, con nuestra España actual, afortunadamente todavia no hemos llegado a aquellos extremos, pero quien sabe...., todo se andará.
    Este es el primer enlace del tubo, el resto... vete buscandolos tú, porque de verdad, merece la pena:

    http://www.youtube.com/watch?v=-7x9mJy3llY

    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  4. Sagrado Corazón de Jesús en tí confío!!

    ResponderEliminar
  5. Este Amor lo pido todos los dias al levantarme...viene Adviento y hay que prepararse, gracias Angelo

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué ilusión me ha hecho esta mañana leer mi salmo preferido, en el que me refugio y es mi programa de vida, ha sido providencial! Han dado la vuelta a mi ánimo, el salmo y todas las citas tan tiernas que has puesto, pues hoy hubiera sido el santo de mi madre y estaba un poco tristona. Lo he considerado mi primer regalito pues aunque mi madre tenía "claramente repartido el santoral" - Decía: "La de noviembre es la mía, la de Hungría; la tuya es la otra, la de Portugal."- a mí me da igual.

    Me apunto esa frase del canto eucarístico tan preciosa para repetirla como una jaculatoria pues veo que me dará mucha paz:

    "Guarda mi alma en la paz, junto a Ti, Señor".

    ResponderEliminar
  7. Hay un pasaje de la Escritura que dice:"El hermano que es ayudado por su hermano es como una cuidad fortificada"
    Muchas gracias

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. el Abandono es la meta de cada dia, desde la Nada que soy solo lo que me llega puedo vivirlo como un Regalo del Señor, solo esto me da cada dia la Paz de Verdad. Gracias Angelo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué preciosa la frase, Capuchino, y es verdad, yo así me siento con los verdaderos amigos.

    ResponderEliminar
  10. Hola Angelo. De mi Padre me fío, Él me conoce mejor que nadie y nunca ha dejado fiarme ni expulsado de la familia.

    ResponderEliminar
  11. A tu lado me sé a salvo de las redes de
    quienes pretenden cazar mi vida como la de
    un pájaro y, con todos los pequeños y
    desamparados, me siento abrigado por tus
    plumas y protegido bajo tus alas. No temo a
    las sombras de la noche, ni a la persecución
    de mis enemigos, ni a las amenazas que se me
    llegan desde el ámbito de las tinieblas.
    Ocurra lo que ocurra, sé que la desgracia no
    se me acercará y por eso descanso tranquilo
    en tus manos, como si los ángeles me llevaran
    en sus palmas, sin dejarme tropezar con las
    piedras del camino.

    ResponderEliminar
  12. ¡Jesús en Tí confío!

    Angelo es precioso tu blog. Qué precioso está representado Jesús en las imágenes que publicaste. Me encanta.

    Un abrazo para tí, te estaré visitando nuevamente.

    ResponderEliminar
  13. Mas que confiar en El yo lo que hago es pedirle que sea El quien infunda esa confianza ciega en su Poder a este nuestro temeroso e inquencle corazón y animo

    ResponderEliminar
  14. Sí, querido Angelo y gracias por recordárnoslo de esta manera tan fundamentada en la Santa Biblia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Si atendemos al sentido de la palabra… cuando uno debido a las circunstancias que sean, cae en brazos de la desesperación quiere decir que ya no existe para el esperanza alguna de cambio o de salida de esa circunstancia.
    Dices: “La vía del abandono derrite la desesperación” , y así es , no puede ser de otra manera , para un cristiano que vive abandonado totalmente a la voluntad de Dios, la desesperación no existe, porque el propio Dios es esperanza.
    Puede existir tristeza, abatimiento, cansancio… en nuestra pequeñez de ser humanos pero al volver los ojos a Cristo resucitado y sentirse amado por Él se siente la fuerza para seguir en el camino… aunque a veces haya que mirar a Cristo Resucitado muchas veces a lo largo del día… pero su presencia en torno de uno y la determinación de cumplir su voluntad hacen el resto…
    En su corazón solo hay Amor...
    Así lo vivo.
    Gracias por invitarnos al abandono de esta forma tan hermosa. Un abrazo Ángelo

    ResponderEliminar
  16. Angelo, otra vez nos presentas un tema fundamental de nuestra vida cristiana. Creo que para cultivar la confianza priemro hay que alimentar el amor. Mirar a Jesús, contemplar su vida y lo que hizo por nosotros no puede más que motivar en nosotros sentimientos de confianza. Es necesaria una experiencia personal con el Señor en la oración continua para que nos colme de paz, y nuestro corazón sea menos nuestro y más de Él. La fidelidad, la confianza en Dios debe manifestarse en las cosas grandes y en las pequeñas; entonces es cuando percibimos que Dios hace que todo coopere a nuestro bien, incluso el dolor y el pecado. Poner todo, sin excepción, en manos de Dios. "Abandono" (en Dios) y "renuncia" (de todas aquellas cosas que nos apartan de Él o enfrían nuestra relación con el Señor) creo que son las palabras clave para entender que un corazón desprendido es un corazón más abierto, más receptivo a la gracia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Angelo, estoy en tu rinconcito para desearte un feliz fin de semana y agradecerte tu visita a mi blog.

    A tus niños pequeños, de mi parte, le das un puñado de globos de todos los colores y besitos de chocolate a repartir con los papas.

    Ciao tú que sabes.

    ResponderEliminar