DOMINGO DE CINE Y CONCURSO

 La película que os presento hoy, la vi hace tres años. Me llamó la atención el título, y me sorprendió la historia. La semana pasada Alfonso Méndiz en su blog Jesucristo en el cine ,(enlace), la trajo a mi memoria ; me parece interesante recomendarla en este domingo.Copio el texto de Alfonso porque resume de forma magnífica lo que en ella encontraremos.

Sucedió el 24 de diciembre de 1914 en el frente de Ypres (Bélgica), en la zona más dura de las trincheras que separaban las tropas del Imperio Alemán de las tropas británicas, durante el invierno de la Primera Guerra Mundial. Se decretó una tregua para esa noche que implicaba permanecer en los puestos sin disparo alguno, pero -al empezar la cena de Navidad- las tropas alemanas se animaron a decorar sus trincheras, y luego continuaron su celebración cantando villancicos, especialmente "Stille Nacht" (Noche de paz). Las tropas británicas respondieron entonces con "Adeste fideles" y algunos villancicos en inglés.

A continuación, ambos ejércitos intercambiaron gritos de alegría, muestras de amistad y deseos de una feliz Navidad para todos. Al poco, hubo encuentros de unos y otros en la tierra de nadie, y allí se intercambiaron pequeños regalos: whisky, cigarrillos, etc.

La tregua también permitió que los caídos fueran recuperados desde detrás de las líneas y enterrados cristianamente. Se celebraron ceremonias fúnebres con soldados de ambos bandos, llorando las pérdidas de uno y otro lado, y ofreciéndose mutuamente el pésame. En uno de esos entierros en zona de nadie, soldados británicos y alemanes leyeron juntos un fragmento del Salmo 23:

El Señor es mi pastor, nada me falta.
Sobre pastos verdes me hace reposar,
Aunque camine por un valle oscuro
no temeré mal alguno porque Él está conmigo.

La tregua se propagó hacia otra áreas. En algunos puntos duró hasta el año nuevo, e incluso hasta el mes de febrero. Los comandantes británicos John French y Sir Horace Smith-Dorrien juraron que una tregua así nunca volvería a permitirse; paradójicamente, ambos habían dejado el mando antes de la Navidad de 1915.

En 2005, Christian Carion llevó a la pantalla esa tregua de Navidad, basándose en el relato de uno de los testigos: "La increíble Navidad de 1914". He aquí el tráiler de este fantástico filme, titulado "Feliz Navidad".


¡Alabado sea Jesucristo!

8 comentarios:

  1. Tiene que se una pelicula preciosa, a ver si me la puedo conseguir.
    abrazos!

    ResponderEliminar
  2. La peli fue buena, pero lo realmente conmovedor fue ese hecho histórico, que hoy tan feliz y apropiadamente recuerdas tú, en estas fechas. ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá hubiese tregua toda la vida, no entiendo el porque de las guerras.
    Gracias por tus felicitaciones de Navidad, yo también te deseo una muy buena y santa Navidad con los tuyos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Es una invitación a dar una tregua a las batallas ocultas que suceden en nuestro corazón.
    Ojalá sepamos salir a campo abierto, mirar a los ojos de nuestros "supuestos" enemigos y darnos cuenta de que son fantasmas creados por nuestro egoismo, envidia, amor propio...
    Gracias por animarnos a hacer limpieza general.

    ResponderEliminar
  5. gracias por su compartir que el Señor te conceda una buena semana en su presencias y de ardiente goso en el Señor por su nacimiento unidos en oración y un abrazo en Cristo Jesús

    ResponderEliminar
  6. Qué interesante! No sabía de su existencia. La veré.
    Gracias!
    :-)

    ResponderEliminar
  7. Desconocía la existencia de esta película. Me la apunto. Gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
  8. Esta es una película que tenía pendiente de ver pero por un motivo u otro he ido retrasando su visionado, a ver si me animo este año. Un abrazo

    ResponderEliminar