ME SALVÓ DE UNA MUERTE SEGURA


Pues lo prometido es deuda, así que como ayer os decía, traigo al blog el testimonio de una amiga joven; de esas que no salen en las encuestas, como muchas y muchos otros .El ambiente que frecuentan no está  marcado en la ruta de los  encuestadores. Hoy lo tengo fácil, el post ya lo tengo ,y la música la ha elegido ella.¡Maravillaos como yo , ante lo que explica! ¡Sí, creo en la juventud!

Soy una joven que pertenece a nuestra madre la Iglesia, es decir, al cuerpo amado de Cristo. Mi nombre, edad... creo que poco importan en este momento. No sé cuál será tu situación hoy, en este justo instante, pero estés como estés, no puedo dejar de gritarte que: ¡DIOS TE AMA! Sí, sí, a ti. No le des muchas más vuestas a esta tres palabras, tan solo ¡creelas! y te devolverán la Vida.

Nací por puro milagro de Dios, tengo un hermano anterior a mi en el cielo, se llama Ángel; después de él, mis padres creían que no tendrían mas hijos, así son los médicos de "perfectos", pero el mejor Médico, les envió otros dos más, porque este Doctor... sí que sabe de imposibles.

No tenía cuatro años cuando en un accidente de coche en el que íbamos toda la familia, mi padre murió, a mí fue a la única a la que no le ocurrió ni un arañazo, bueno le tocó algo no sé si peor: ver como moría. Mi madre se quedó con 36 años viuda, con un bebé de meses y conmigo. A pesar de todo, cada noche nos gritaba o susurraba al lado de nuestra cama que, Dios era muy bueno con nosotros, que nos amaba con locura y que no nos dejaba solos NUNCA.

Crecí colmada de este amor Divino, y llegó el tiempo en el que había que decidir por mí misma si seguir a Cristo o tomar otro camino, sin saber cómo, decidí seguirle. Pero llegó un momento muy duro, perdido, angustioso... para mí, mi vida dejó de tener sentido, de tal forma que llegó un día en el que no quería vivir más... y lo que viene después me lo guardaré, solamente escribiré que, a través de la Virgen María y de la presencia milagrosa en la puerta de mi casa de un sacerdote muy querido, Dios me salvó de una muerte segura.

Los amores, enamoramientos, tonterías... iban apareciendo. En el año 2000, viajé con el Papa Juan Pablo II a Israel; nada más llegar el Señor no esperó para hablarme, por lo visto tenía prisa. Lo primero que vi fue el Lago de Tiberiades, allí junto a la "Roca", al pie de la orilla, Él pronunció melosamente aquella palabra que tenía poder para dejarlo todo: "SÍGUEME", acompañada de una hermosa pregunta: "¿Me amas más que estos?". Me quedé sin habla, ¿cómo era posible?

En el encuentro que tuvimos en el Monte de las Bienaventuranzas, escuché la misma palabra tres veces pronunciada por el Papa, yo estaba impresionada: "¿a mí?, ¿es a mí?, ¿habla conmigo?, ¿yooooo?, ¡sí, es a mí!". Las lecturas decía algo claro, que Él elegía a lo que no cuenta, a lo que no sirve, a lo débil del mundo... para confundir a lo fuerte, a lo poderoso; estas palabras me dejaron más tranquila. En aquél mismo lugar, escuché tres hermosos "Te amo", a los cuales respondí tres "sí", que jamás olvidaré.


He estado durante doce años -como la hemorroísa- perdiendo la vida en otros amores, por miedo a que este Amor no fuera verdad, sino invento mío. Finalmente, Él ha hablado claro, soy bastante torpe, así que ha tenido que ser a lo "bestia": desde hace cuatro años me ha regalado una enfermedad, tres años vivo entregada al Señor en ella, diciéndo "Fiat mihi" a lo que viene. Son años duros: hospital, pruebas, fuertes tratamientos que tocaron mi médula, limitaciones, dolores, noches en vela, cama, cabello que se caía, "chichas" que no engordan..., pero vale la pena, porque postrada en la cama, descubrí que estaba creada para ser su esposa; que se me conservaba la vida para gastarla, no para guardarla; así que eso es lo que hago cada día, entregarla y que Él la use, yo me escondo como el granito de trigo y que Él recoja el fruto. Ahora espero a que el que me ha enamorado, diga dónde, cómo y cuándo entregar todo mi frasco de perfume a sus pies, mientras, lo derramo cada mañana por toda la humanidad, especialemente, por los sacerdotes.

Merece la pena gastar la vida, que venga lo que venga, da igual, lo más que puede venir es que se me llame pronto al cielo, y entonces, ¿qué temer? Ojala fuera mañana el día en el que ¡al fin! pueda ser estrechada por el que me ama con locura.



"Busqué el amor del alma mía, lo busqué sin encontrarlo, encontré el amor de mi vida, lo he abrazado y no lo dejaré jamás". ¡Qué grande es Dios conmigo! ¡Colmada de misericordia cada día! Qué locura esta de que el mismo Dios se haya enamorado de mí, de una pequeña -como la Virgen María-, esto me supera, pero es una locura hermosísima que no cambio por nada del mundo.

No importa mi nombre, tal vez... en otro momento. Solo te pido que reces por mí.

La pequeña de Dios +
¡Alabado sea Jesucristo!

25 comentarios:

  1. Doy gracias a Dios por este testimonio, hoy no puedo decir más...Un abrazo... a los dos !!!

    ResponderEliminar
  2. Pues no se que decir. Esto si es tener fe!!!. Esto si es amor del bueno.

    Ante semejante testimonio me siento insignificante.

    Seas quien seas que Dios te bendiga, amiga. Estás tan cerca de EL, que voy a pedirte un favor, dile que se fije en mi un poquitin, que estoy aqui, que le estoy esperando, que nunca me contesta ni me dice nada, recuerdaselo por favor. Reza por mi familia, a ti te hará caso.

    Campeona un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Ángel por este testimonio.
    Gracias a tí "La pequeña de Dios" por querern ofrecer "tu pequeño frasco· de tu vida por los sacerdotes. Qué tsanto necesitsamos de las orsciones de todos. Que el Dios de la Vida te bendiga, pequeña hermana. la paz

    ResponderEliminar
  4. Es un testimonio muy, muy emocionante. Gracias Ángel. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Hola Angelo!! No sabes qué sorpresa tan agradable fue escuchar la canción que pusiste de Mi Dulce Esposo, porque la que canta es amiga mía!!! Se llama Mayela y canta en el Ministerio de Música de Jésed. Te recomiendo todas sus canciones!! Gracias!! Por cierto, espero mandarte pronto nustra foto con el nacimiento, no se me ha olvidado!! Dios te bendiga!!

    ResponderEliminar
  6. No alcanzan palabras para descubrir ese amor tan tierno, fiel e infinito que nos tiene Jesús. Algunos tienen experiencias más intensas, pero todos somos llamados alguna vez por esa dulce voz que habla inconfundiblemente ni siquiera al oído si no a lo profundo del corazón. No sé por qué lo perdemos y nos vamos por otros caminos si todo lo que anhelamos en esta vida es un amor así, inconmensurable y completo en todos los sentidos.

    Gracias Angelo por subir este post. Es hermoso.

    ResponderEliminar
  7. Te felicito Angelo por tener estas amistades santas, y mostrarlas aqui asi podemos beber de este testimonio, un abrazo, y otro tb para ella.

    ResponderEliminar
  8. Un testimonio precioso Angelo ¡

    ResponderEliminar
  9. Estos testimonios golpean tan dentro que más enmudecen que otra cosa.

    QDTB

    ResponderEliminar
  10. Que historia tan bonita, que reflejo del amor de Dios en un alma y que identificada me he sentido cuando ha dicho que el Señor la volvió a llamar de forma "bestia" con el regalo de una enfermedad hace 4 años. Hoy estará presente en el Santuario de la Salud ante el Sagrario en las oraciones , hoy me acordaré especialmente de ella.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  11. Solo gracias, por personas como esta, por... personas como tú, que las muestras. GRACIAS DIOS MIO.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  12. Ángel, las palabras no pueden expresar el amor que se desprende de cada letra de este testimonio.
    Tuve el privilegio el domingo de abrazar a la pequeña de Dios.
    Agradezco a Dios el que la haya puesto en mi camino a través de ti.

    ResponderEliminar
  13. Esto es tener Amor, Fe y una generosidad de alma tan grande que para mí la quisiera.
    ¡Qué alma, Madre mía! En el cielo estarán contentísimos con ella y habrá un repique de campanas el día que llegue hasta allí. Me imagino la fiesta que el Señor preparará para estas ocasiones.¿Os imagináis ¡Tienen que ser...¡Oh Dios mío! Se me ponen lo vellos de punta nada más pensarlo.
    Estarás, no te quepa duda, también en una de mis mochilitas para presentársela al Señor cada día.
    ¡Qué precioso ejemplo!

    Gracias Ángel.

    ResponderEliminar
  14. Sólo dos palabras: PRECIOSO y GRACIAS.

    ResponderEliminar
  15. ¿A quien puede dejar indiferente semejante demostracion de amor?
    Un verdadero milagro,pequeña de Dios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Ángelo: Creo en Dios que sabe mover el pétreo corazón humano con tanta delicadeza que acaba estallando en generosidad y entrega. Emocionante testimonio número n de Dios vivo,encarnado y resucitado entre nosotros.

    ResponderEliminar
  17. Esta mujer ama a Dios hasta el extremo. Que maravilloso!
    Que el Niño Jesús os proteja.

    ResponderEliminar
  18. ¡¡Graaaaaaaaaacias!!! por este hermosísimo testimonio.
    IMPRESIONANTE, Angel.
    Gracias a esta pequeña hija de Dios que nos ha dado testimonio de un corazón GRANDE, ENAMORADO Y BENDECIDO.
    Gracias por compartir este testimonio que "pone las pilas" al más pintao.
    Un abrazo.
    Balbi.

    ResponderEliminar
  19. Gracias por tu testimonio "pequeña"..no sólo de palabra sino de obra también.. a mí me ha venido en un momento difícil que necesitaba recordar que Jesús me ama y que es al único y a lo único que me debo aferrar.. que todo se puede tambalear a tu alrededor..pero Él está ahí.. es lo único que permanece y permanecerá para siempre.. ánimo!!..así no desperdicias ni un gramo de tu vida..valdrá la pena tu esfuerzo de ahora y tus sufrimientos.. nada que hagas por Él será en vano..vivimos gracias al motor del amor.. y qué Amor más grande y más verdadero que el suyo puede haber?..y si lo hubiera en esta tierra es fruto de Él sin duda..gracias "pequeña"..sigue así por favor..que El Señor te ayude a ser constante en tu amor..y a Angel gracias por traer su testimonio aquí, un beso grande.

    ResponderEliminar
  20. ¡Y tanto que merece la pena perder la vida por Cristo!

    Buen testimonio. Gracias.

    Un abrazo en Cristo, hermano.

    ResponderEliminar
  21. Un testimonio muy hermoso, Angel. Muchas gracias por transmitírnoslo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. + ¡¡¡BENDITO SEA DIOS!!!

    ¡Cuántos comentarios y qué hermosos!

    Para Charlie y sus ángeles, para todos los que han dejado un comentario y los que no... y para la "pequeña de Dios":

    "Me he dado cuenta de mi vocación. No soy religioso..., no soy seglar..., no soy nada. Bendito sea Dios, no soy nada más que un alma enamorada de Cristo. El no quiere más que mi amor... Que mi vida no sea más que un acto de amor" (Hermano Rafael Arnáiz)

    Angelo, ¡¡¡MUCHAS GRACIAS!!! Todo para su gloria, por Él y para Él.

    Él te bendiga +

    P.D: ya me explicarás cómo harás para los clinex virtuales jajaja, todavía me estoy riendo, ¡qué ideas!

    ResponderEliminar
  23. Me he quedado sin palabras...

    Rezaré por ella. Que el Señor la bendiga y acompañe siempre.

    ResponderEliminar
  24. Precioso!
    Ya me dí cuenta que cuando Jesús te habla, no es que te haya tocado la lotería. Cuanto más claro te habla, más grande son las dudas después. Dios es así de justo.

    No hay nada más absurdo que la envidia espiritual. Vale que tu jefe de tu trabajo en la tierra,puede no valorarte y darle cualquier cosa a personas que no se lo merecen, ¿pero Dios?... Sabrá Dios a quién se las da!

    Lo dicho, que muy bonito!

    ResponderEliminar
  25. Un testimonio de santidad y muy edificante. Gracias por traerlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar