MILES Y MILES


En esta semana que he hablado de juventud, no podía faltar un video vocacional. Encontré uno que me gustó, lo comparto con vosotros. Tal vez ya lo habéis visto. Volverlo a visionar, nos hará pensar durante unos minutos, que tenemos que llevar a diario en nuestras oraciones, a quienes nos traen al mismo Jesús.

A los sacerdotes de ayer y los de hoy, a los que yacen enfermos y a los entusiastas por su juventud perenne, a los que trabajan entre libros y a los que no paran de ir de casa en casa... A tantos sacerdotes enamorados de Cristo, testigos de amor y compañeros de esperanza, de corazón, ¡gracias, gracias, gracias!

Gracias a un sacerdote fui acogido en la Iglesia con las aguas del bautismo. Gracias a muchos sacerdotes recibí el perdón en confesiones sencillas e infantiles, o más profundas mientras crecía en estatura y problemas. Gracias a muchos sacerdotes encontré palabras de consuelo, luz para las dudas, reflexión para tomar opciones decisivas, invitaciones a dejar egoísmos y a compartir mis bienes y mi tiempo con tantos hermanos deseosos de encontrarse con Jesús el Nazareno.

Gracias al sacerdote miles de hombres y mujeres han escuchado la Palabra, y han recibido el Cuerpo del Hijo Amado. El Amor se hizo Pan tierno, la esperanza surgió con nuevas fuerzas, la fe quedó nuevamente iluminada, la justicia se hizo presente en un mundo hambriento y dolorido.

Gracias a tantos sacerdotes hay novios que maduran en su amor fresco y tierno, hay esposos que crecen en el camino de la vida, hay ancianos que miran al cielo mientras se apoyan en un nieto inquieto, hay niños que sonríen porque empiezan a conocer la historia de Jesús el Nazareno.

Miles y miles de sacerdotes han seguido y siguen las huellas del Maestro. Con su mirada y su palabra, con su silencio y su sonrisa, con sus manos temblorosas al tomar el pan y decir palabras divinas, con sus pies cansados tras recorrer caminos polvorientos o ciudades llenas de bombillas y vacías de ilusiones verdaderas.

Pero hay y habrá sacerdotes porque hay y habrá hombres dispuestos a responder a un Amor más grande. Cada una de sus historias se explican desde la llamada del Dios que vino al mundo para curar heridas, para limpiar pecados, para encender esperanzas, para enseñar senderos de cariño verdadero.

No resulta fácil ser sacerdote. Por las críticas de algunos familiares, que no comprenden por qué un joven deja la carrera o el trabajo para ir al seminario. Por la sonrisa compasiva de amigos, que ven cómo queda “arruinado” un futuro que parecía prometedor. Por la mirada de gente anónima, que espera el día en que la Iglesia deje de existir sobre la tierra...
P. Fernando Pascual (Catholic.net)


¡Alabado sea Jesucristo!

23 comentarios:

  1. Si no fuera por ellos cuantas vidas se perderian!
    Agradezco mucho al Señor a todos los que va poniendo en mi vida, preciosa entrada Angelo, un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo Angel, me encantó. Muy bueno el video, no lo conocía.
    Hoy empezamos la novena al Niño Jesús (acá todavía es 16)
    Les mando un abrazo para toda la familia

    ResponderEliminar
  3. Angelo, vaya chupinazo de Alegria de la auténtica me has dado esta mañana!! Sabes? esa certeza interior nace en mi cada dia, toda una Gracia, de dejarlo todo por el Señor....pues somos Sacerdotes Profetas y Reyes por el Butismo, y esta Gracia la tenemos todos. Creo que ví en el que ahora es mi marido esta Gracia en sus ojos y por eso me casé...y es el Amor de Dios el que me Renueva en mi matrimonio cada dia. Gracias mil Angelo por tu entrada. Bendito sea Dios que nos dá Su Misericordia para que amemos a los sacerdotes como parte nuestra que son. Me encantaría que uno de mis hijos fuese sacerdote sabes? asi que pideselo tambien tu conmigo vale? Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ángelo: La labor de Dios en cada hombre que responde a su vocación, a la que lo llama, abre sus puertas y le deja actuar con libertad es extraordinaria, propia de Él.

    ResponderEliminar
  5. La soledad del sacerdote queda plasmada maravillosamente en este video.
    Recemos y ofrezcamos TODO por ellos.

    En cuanto pueda compartiré una oración que rezo todos los días por ellos desde hace tiempo.
    No es larga pero tampoco corta y hoy por hoy me es imposible escribirla.

    Pido una oración por una intención mía.
    Gracias Angel por este maravilloso video!!!

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  6. La reflexión como siempre es excelente. Ahora bien con tu permiso voy a dejar aquí algunas ideas que me saltan y me asaltan sobre este tema, a modo casi, de confesión:

    Después de visionar el vídeo me topo con ciertos sentimientos "encontrados" en mi interior, y están muy enfrentados.
    Por un lado pienso que efectivamente es muy "dificil" ser sacerdote, pero por otro lado sé y experimento que también, es muy "dificil" estar casado o ser padre; todo depende de elegir correctamente y luego vivir coherentemente a lo que has escogido y/o Dios te ha llamado.

    Por otro lado, sé y conozco de sacerdotes muy buenos y fieles, pero después de ver el video, me vienen a la memoria, -otros-, que me gustaría que fueran como el de la película, con esa autenticidad, con ese complicidad, con esa coherencia. ¡Cuanto me gustaría ver a muchos curas que conozco, con esa fidelidad en su vocación!...

    Me da mucha pena..., pero también pienso que muchos pensarán así de mí, cristiano por vocación y amor de Dios, que a veces no actúo como debo, por eso pienso que no soy yo el más indicado para juzgar a nadie. No juzgaréis y no seréis juzgados, advierte la Escritura…

    Así que en este caso, solo me queda callar y rezar, rezar mucho, que siempre es la solución a todo. No debemos subestimar el poder de la oración.
    Habrá que rezar porque haya muchos, buenos y santos sacerdotes que nos guién a todos, peor también, y sobretodo en mi caso, he de rezar por mi mismo…, siento que Dios me tiene que perdonar demasiadas soberbias, muchas infidelidades, por eso no soy quien para criticar…, solo pienso en alto.

    Off Topic. Si esto fuera el concurso del domingo, yo sé a que dos películas pertenecen las dos primeras imágenes de curas… jajaja.

    ResponderEliminar
  7. Como dices, no es fácil ser sacerdote. Pidamos por ellos, para que cumplan con la misión a la que Dios los ha llamado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Interesante

    y cierto.


    Un abrazo en Cristo, hermano.

    ResponderEliminar
  9. No "debe" de ser fácil ser sacerdote; no "es" fácil muchas cosas en la vida. El comprometerse con ello nos hace crecer; sin la dificultad no existiría el sacrificio, la lucha, la generosidad, la comprensión, el cariño,... La hermandad y la caridad. Los sacerdotes son nuestros grandes maestros, entregan su vida por Cristo y por nosotros, por ello hay que apoyar y rezar mucho por ellos. Nos demuestran día a día que ser ejemplo vivo de Cristo es lo más grande y por lo que merece la pena vivir, sentir y morir. Gracias. AC

    ResponderEliminar
  10. No he podido ver el vídeo porque estoy en un rato libre del trabajo pero en una sala con gente, así que... luego me daré ese gusto añadido al texto.

    Pero quería apuntar que, además de ser difícil ser sacerdote, casado, padre o madre...¡también es difícil ser soltero/a, que hasta ahora no ha escrito ninguno de los "solteritos de Dios" de este blog! No sé los demás, pero en mi caso más de dos y tres veces me he sentido en "tierra de nadie", siendo como soy una persona con una gran vocación de comunidad. Hablando de esto con mi dire espiritual, luego me daba cuenta de que "mi tierra" es Dios y que ser la "sonrisa seglar" que recibe y acoge a quienes vienen a tener tiempos intensos con Dios en la hospedería de la comunidad contemplativa de la que soy seglar tiene sentido. Todos somos una senda hecha por Él.

    Yo os pediría que os acordaseis también de los sacerdotes secularizados que hemos ido conociendo a lo largo del tiempo. Sólo ellos saben cómo son sus vidas actualmente, si algo se rompe dentro cuando ven a un compañero consagrando..., si alguno siente que se equivocó y ya no hay vuelta atrás... Forman parte de mis oraciones con bastante frecuencia. A uno en especial que me ayudó muchísimo lo confié a otro gran sacerdote para que lo tenga presente en sus oraciones diarias, y creo que Dios estará muy contento con este "hermanamiento" extraño que me inventé.

    Me voy a ver el vídeo. Besicos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por el video. Es muy bonito, pero que dificil les debe resultar a veces su caminar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Gracias Ángel, una de las mejores cosas que nos ha podido pasa en nuestra familia es tener un sacerdote. Un sobrino carnal mío, hijo de una hermana.
    El rosario de los jueves y de los domingos los dedico expresamente a ellos.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola Angelo. Me ha encantado el vídeo.
    Espero que los que se sienten llamados al sacerdocio y vean el vídeo se fijen especialmente en como el protagonista se agacha a atender al mendigo, como se preocupa por los ancianos, y atiende y anima espiritualmente a los moribundos.
    Que los laicos sepamos también hacer estas cosas, y como el chavalín del vídeo, si vemos un cura desanimado, sepamos apoyarlo.

    ResponderEliminar
  14. Me parece apropiada la llamada de Camino a rezar por los curas secularizados. Yo personalmente recojo esa petición y la pondré en práctica. ABRAZOS BIS.

    ResponderEliminar
  15. Tu entrada me invita a dar gracias a Dios por todos los Sacerdotes que me han ayudado.
    Gracias Angel.

    ResponderEliminar
  16. Hola Angelo.Los sacerdotes van envejeciendo y cada vez faltan en más sitios, que bueno que se renueva con miles.Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Pues a mí me encantaría "arruinarme" la vida para ser sacerdote.

    El caso es que no tengo valor.
    Me gustaría ser un cura moderno, que hace deporte,que le gusta la música (Sprinsgteen como no!), consagrar, perdonar pecados en nombre de Dios, casar, bautizar, no le pondría reparos a hacer exorcismos incluso...y sobre todo con la sabiduría que me han dado mis fracasos: tocar muchos corazones y convertir gente.

    ¿Me dejarían? ¿Sería yo capaz?

    ResponderEliminar
  18. Os pido a todos oraciones por mi hijo seminarista y que me ayudeis a dar gracias a Dios porque no doy abasto.

    ResponderEliminar
  19. Querido Bruce, claro que serías capaz, claro que te dejarían, pero hay una única condición y es que Dios te elija.
    Si oyes su voz que te llama, no podrás negarte pues Él te atraerá con lazos de amor.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  20. Vale la pena ser sacerdote, casarse con la Iglesia que es el cuerpo de Cristo, ser todo de los hermanos, con todo mi tiempo, mis fuerzas, mi cansancio, mis lágrimas ¡ y toda mi vida!
    ¡Santos Cristianos que leen este blog, que forman familias cristianas! Nunca sabrán sino en el cielo, lo mucho que tiene en cuenta la oración de una familia que ora por las vocaciones sacerdotales y religiosas.
    "Sagrado Corazón de Jesús, viviente en el Corazón de María, vivid y reinad en todos los corazones de los sacerdotes y religiosos y consumidlos en vuestro puro amor"

    ResponderEliminar
  21. Claro Bruce, mientras Dios te llame y no te vuelvas un progresista (esos de "viva el condón", "hagamos las misas mas alegres" y aplastan la liturgia, y "desbordemos nuestra creatividad en la liturgia", o también esos que desprecian la sotana y a regañadientes aceptan un cleriman, como si les diera verguenza su entrega)
    Si no fueses así ¡ya fueras bien alto en santidad!

    ResponderEliminar
  22. En estos tiempos que corren, quizá hoy más que nunca, necesitamos sacerdotes santos, maestros de oración, enamorados de Cristo y su Iglesia. Abrazos.

    ResponderEliminar
  23. Siempre agradecida a los sacerdotes.
    y pidiendo a Dios por ellos

    ResponderEliminar