SE TRATA DE CALIDAD


El pasado domingo, estuvimos comiendo en casa de unos amigos, donde se incorporó su nieta de 18 años. En la conversación que mantuvimos, surgió el tema de la defensa de los valores morales.Durante la misma, fui expresando mi creencia cada vez mayor, de que hay juventud sana, mucha más de la que los medios de comunicación nos presentan. Basta ver como siguen al papa en todos los lugares que éste visita. Buscan su mensaje, no un espectáculo.

Cuando los valores se arrancan de la propia vida, uno se queda enfermo. Laura nos contaba, cómo era la única en su clase, que estaba a favor de la vida, de la virginidad, del respeto, del matrimonio ,en fin, de todos los valores que el ser humano necesita para su equilibrio espiritual y particular. Nos hablaba de cómo sentía en su persona, la intolerancia y una forma de totalitarismo.” No hay diálogo, sino imposición y crítica al canto, burla, rechazo, aislamiento, etc”.

Mi hija Inés, nos contaba hace pocos días, una anécdota universitaria, que hizo nos quitáramos el sombrero ante ella. Tienen un catedrático que no desaprovecha las ocasiones para criticar a la iglesia. Así que Inés decidió ir a tener un intercambio de palabras con él. “Le agradecería que no utilizase la autoridad que tiene en clase, para manifestar opiniones personales sobre la iglesia, si lo hace denos la oportunidad de expresar las nuestras. Ud. puede pensar como quiera, y puede expresarlo donde quiera, pero no me parece justo que lo haga desde su cátedra, a mí me duele lo que dice”. Esta fue la observación que Inés le hizo. Pues la reacción del profe, fue la de darle las gracias y prometerle que estaría atento a ello. Sus amigos la tacharon de loca, diciéndole que le tomaría manía. “Allá él” les contestó. 

Opino que hay mucho joven heroico, no hay más que echar una mirada por internet (donde hasta ahora podemos librarnos de la manipulación exterior) para descubrir la cantidad de movimientos juveniles, de testimonios personales, de actos verdaderamente memorables, por parte de jóvenes, para demostrarnos su coherencia ética y moral.

Cada vez me resulta más difícil ,creer en las encuestas que nos ofrecen una juventud mayoritariamente sin ideales. La mayoría de ellas realizadas en ámbitos favorables a vivir lo que esta sociedad hedonista les ofrece. Encuestas manipuladas y realizadas por intereses comerciales. Es fácil leer u oír descripciones sobre los jóvenes como estas que he encontrado:

“Los jóvenes de hoy no parecen tener respeto alguno por el pasado ni esperanza ninguna para lo porvenir”.
Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros”.

Quiero citaros a los dos autores. La primera frase es de Hipócrates y la segunda de Séneca. Los dos del siglo IV a de C.No está el patio tan negro como nos pueda parecer. Hay mucha luz, la trae siempre el mismo. Cristo Nuestro Señor.

Animemos a los jóvenes, que sepan ser fieles a sus valores morales, que los vivan sin complejos, que sean valientes. Pueden darnos la esperanza de un mundo mejor. No es cuestión de números, sino de calidad. Por eso mañana si D.q. os traeré un testimonio, de alguien que conozco, que aceptó mi invitación para compartirlo con todos vosotros.

¡Alabado sea Jesucristo!

25 comentarios:

  1. Felicidades por Inés, ¡muy valiente! Desde luego que es para quitarse el sombrero. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sabes que pienso exactamente igual que tu en este tema, nos quieren engañar , nos quieren hacer creer que todo esta perdido, que la juventud de hoy no va hacia ningún sitio y eso no es verdad, sabemos bien de esa otra juventud que lucha, que se prepara y que no se calla, de esa otra juventud cuyos valores son firmes e inquebrantables.
    Un beso grande para tu hija Inés por ser valiente y no callarse.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Estoy absolutamente de acuerdo contigo, Ángel. Hay una juventud sana y el fuego se prende. Felicidades por tu hija Inés. Habla de lo que ha conocido en casa, pero no actúa como papagayo, sino como quien ha interiorizado la cuestión y no teme dar la cara. Tenemos mucho que aprender de jóvenes así.

    Llevo casi diez días prácticamente desenganchada de internet, un poco cansada de ver que esto es como un mundo paralelo (real, sí), pero paralelo, que no acaba de plasmarse en la vida real. Las anécdotas que hoy cuentas me dan nuevos brios, porque son reales y están protagonizadas por jóvenes que aparte del facebook, los blogs, los sms, etc, saben comunicar su fe y hacerse respetar en sus convicciones.

    Gracias y un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado la anécdota de Inés, ¡toda una crack! Siempre hay algún profesor, que no respeta nada de nada, simplemente por estar donde están, y alumnos que sólo ven en su actitud, la posibilidad de un aprobado.

    Por cierto, las frases de Séneca e Hipócrates, son demoledoras. Si en aquella época ya estaban así de mal, ¿qué nos deparará el futuro?

    El problema de la juventud, es el miedo a cambiar, el miedo a ser diferente, el miedo al rechazo por los demás.

    Un abrazo Angelo :D

    ResponderEliminar
  5. Angel, claro que existe ese tipo de juventud del que hablas pero es una minoría. La mayoría es lo contrario. Cuesta educar a los hijos en los valores morales en los que creemos y nos han educado. Se sienten diferentes.
    En fin suerte la tuya que has sabido hacerlo tan bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Ángel: Sólo están sanos los que pelean, desarman, disciernen, y guardan la fe ante los ataques de un mundo ladrón que quiere apagar toda vela. Los demás están tirados por las cunetas esperando nuestro auxilio.

    ResponderEliminar
  7. Creo que se está preparando una juventud llena de Fuerza y Valentía sabes? Me encanta haya jovenes asi, como Inés sin miedo a poner sus opiniones con Dignidad. Esto a los cristianos nos lo da la Fé, La Dignidad, tan falseada en tantos sitios..un abrazo, estupenda entrada.

    ResponderEliminar
  8. Querido angel,suscribo totalmente tus palabras,a lo mejor es que yo también tengo una INES DE 16 años que se parece bastante a la vuestra por lo que comentas de ella.

    Leticia, la universitaria de casa, siendo timida hasta limites preocupantes ha sido en la universidad donde ha conseguido sacar lo mejor de ella misma y dar su opinion abiertamente cuando se ha sentido agredida en sus principios.

    Yo apuesto por nuestra juventud claramente pero debemos trabajar mucho más por los que no tienen la posibilidad de tener una buena formación y os aseguro que yo lo veo, en cuanto te pones a su nivel y les hablas son como esponjas.

    Nuestra juventud necesita diálogo y conversación divertida pero con "algo" que les remueva y les haga pensar.

    GRACIAS ANGEL POR TU ENTRADA.

    PD. Yo hablaría mucho más de la juventud, es vital.
    perdona mi osadía pero no tengo solución

    ResponderEliminar
  9. Veo que somos muchos los que tenemos ya hijos en la Universidad, y me alegra mucho más que vayan dando testimonio de su vida, sin más sólo diciendo lo que piensan y viviendolo que es lo realmente importante, Inés,Leticia y muchos más que no voy a nombrar, hay otra juventud que no ha conocido ese Amor y hay que mostrarselo, por eso veo de la Providencia la visita tan esperada de nuestro Papa,será entonces cuando nuestros jóvenes y los del mundo entero que nos visiten darán un testimonio que seguro nó caerá en saco roto ante ellos.
    un abrazo Angelo.

    ResponderEliminar
  10. Estoy muy de acuerdo con todos vosotros que hay una parte de la juventud mucho más valiente que nosotros. Eso no nos cabe la menor duda, pero es una parte mínima, desgraciadamente. Esa parte de la juventud se tira al cuello y defienden con uñas y dientes la única Verdad.
    Para vosotros, los que tenéis hijos en la Universidad, no os podéis hacer una idea la VALENTÍA de Inés al enfrentarse con esa marabunta que tiene enfrente de ella, y no sólo hablo del profesor, (que la pobre se la puede "jugar"), hablo de que la inmensa mayoría de las facultades en España están en contra de todos los principios, ya sean católicos, morales, o lo que sea porque eso es lo que se lleva y además se la dan de intelectuales. El ambiente es nefasto para los jóvenes que son la mayoría y para los no tan mayores.
    Todo está corrompido hasta unos extremos insospechados. Por eso cuando alguien como Inés se enfrenta desde el fondo de su alma, el valor no es el que se cuenta aquí, es mucho más profundo que todo eso, es algo mucho más fuerte que es lo que hace que la llama de nuestras creencias sigan creciendo sin parar. Porque ella deja HUELLA y esa huella, que es la de Cristo va creciendo porque además Él ayuda y fortalece nuestra alma, pero no sabéis lo que hay, desgraciadamente lo he vivido yo y el mérito de Inés va muchísimo más lejos que todo esto.

    ¡Ole y ole por esa valentía!.
    Que el Señor la siga protegiendo y dándole gracias para seguir dejando la huella del Señor.

    ¡Enhorabuena Ángel! Discúlpame.

    ResponderEliminar
  11. Completamente de acuerdo contigo, Ángel.

    Ayer, en la homilía, el sacerdote nos hacía referencia a esto mismo. Curiosamente, mostraba a toda la juventud como pervertida y desbocada de camino. No me pude reprimir, al final de la celebración, me acerqué y le dije. Está equivocado, si los jóvenes no encuentran el camino es porque los mayores se lo han ocultado, y no todos los jóvenes son iguales. No se puede generalizar. Porque Hitler, fue sólo uno.

    Un abrazo en Cristo.

    ResponderEliminar
  12. Ángel, te agradezco que rompas una lanza a favor de los jóvenes.
    Ellos me interpelan continuamente, me piden coherencia. Si soy capaz de respetarles, aprenderán a respetar. Si les muestro la belleza que habita en su interior, conocerán a su Creador. Si les amo como son, sin coacciones, sin imposiciones aprenderán a amarse, a respetarse.
    Me siento responsable de esa juventud corrompida, sin ideales, sin esperanza... a esos jóvenes los ama Dios con locura y me pide que no les juzgue y condene o simplemente que vuelva la cara para no verles, me pide que les ame.

    Gracias por las citas del siglo IV, siguen siendo actuales porque los adultos no hemos cambiado. Seguimos viviendo en un círculo. Seamos capaces de salir de esa rueda sin fin, seamos como flechas apuntando hacia la meta.
    Enseñémos a los jóvenes PARA QUE vivimos.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, por mi trabajo estoy en contacto cada año con generaciones de adolescentes, aunque no hablo con ellos de "Religión" - vaya eso por delante - pero sí se nota la cuestión "valores y estilo de vida". Y llegan a mí desde lo público, no hay selección "privada".

    A mí llevan sorprendiéndome estas últimas generaciones en lo extremosas que son: una minoría muy responsable, consciente y educada y una mayoría muy diferente, y mi sorpresa radica en lo acostumbrados que están los primeros a convivir con el segundo grupo, que los considera "bichos raros", "superiores intelectualmente" o veinte mil excusas para justificar su dejadez e inmovilismo y, bastantes veces y dicho sea con verdadero cariño aunque pueda no pareceros así, "asilvestramiento".

    También es un factor para mi visión el hecho de que es "rural" porque siempre lo he preferido para mi trabajo, los chicos casi siempre tienen más facilidad de contacto con sus padres, abuelos, tíos... porque, generalmente, no hay que emplear tanto tiempo en trasladarse al trabajo y factores varios: el contacto humano entre todos es más fácil y está más facilitado por el entorno.

    Creo que esto hace que sean unos adolescentes más maduros de lo que han sido los de generaciones anteriores, que no tenían que necesidad tener tan clara su forma de ver la vida ante un entorno tan agresivamente diferente. El/la de al lado dice o hace una barbaridad sorprendente y a los "responsables" no les extraña nada, llevan viviéndolo casi desde la guardería. Son jóvenes (bueno, todavía no) "de quitarse el sombrero", y también en ello influye una educación familiar cuidada, personal, que emplea tiempo, generosa..., ¡tantas cosas!

    Hace un tiempo unos cuantos se mantuvieron firmes en una situación de enfrentamiento con una compañera mía por lo que consideraban una falta de respeto hacia su libertad de ser ellos mismos, y ser ellos mismos suponía manifestar su fe, y fue hermoso (si esto no fuera tan público, os la contaría detalladamente). Sólo tenían quince años. En un tiempo libre, estuvimos hablando entre nosotros desde nuestra vivencia común de católicos, y sentí un privilegio ver su disposición manifiesta y sólida para defender su derecho a expresarse como otros compañeros suyos lo hacen en otras formas de pensar. Hablamos de persecución, de lo que podría venir...: fue hermoso.

    Son generaciones que no han vivido una sociedad en la que ser católico era "lo oficial" y se saben minoría, ¡pero no tienen complejos por ser católicos! Y son valientes, aunque todavía no han entrado en el sistema de más adultos (la universidad, el mundo laboral...)

    Inés, hijos vuestros, nietos, sobrinos... se están gestando como generaciones de católicos diferentes, y yo las admiro profundamente: los católicos o no somos más que nadie..., pero menos tampoco.

    En mi corazón están los otros..., y especialmente los que se entrevén como "carne de cañón" en un futuro si Dios no lo remedia de un modo u otro. Yo rezo por ellos y, mientras tanto, hago lo que puedo.

    Disculpadme la extensión de mi comentario.

    ResponderEliminar
  14. Tu hija Inés, que realmente ha sido muy valiente, se merece que todos le demos las gracias y un abrazote muy fuerte. Por favor dáselo de mi parte.
    Hay que hacer un gran esfuerzo para conseguir que la influencia del grupo no pueda más en los hijos que las convicciones inculcadas por los padres.
    Si hay muchos jóvenes que han perdido sus valores morales es también porque muchos padres han tirado la toalla. Por lo tanto, padres como tú y Rosi que tenéis estos hijos, que no solo tienen valores sino que los saben defender, también se merecen un aplauso.
    La verdad es que es un alivio saber que todavía hay jóvenes que tienen estas reacciones.

    ResponderEliminar
  15. Hay bastante temor y no poca envidia de la juventud, que nace de la propia insegurdad de la mediana edad y/ adulted, especialmente en un tiempo en el que los valores que promueve la sociedad son los de la imagen y la agilidad y ellos son los que los tienen.

    Ha de hacerseles ver tambien que la experiencia vale, y vale porque se transforma en Amor como medio de ganarse los corazones de los jovenes con el ejemplo..

    No hay que tener miedo a envejecer !!

    ResponderEliminar
  16. La anecdota de tu hija me recuerda a mi facultad de medicina de hace agnos- y era una muy católica- un profe se rio de que muchos de los cuerpos alli presentes, donados para su manipulacion serian muy 'sanos' pues provenian de religios@s que habian vivido sin vicios..
    La ausencia total de scrupulos de su comentario le hizo ganarse una reprimanda de uno de los alumnos mas heavies, con peor pinta de la facultad. Era un tipo un poco grillado que le dijo: 'pues nada, queremos un cadaver enfermo, a la piscina con él'. Ese chaval, no fue tan diplomatico y por supuesto estaba de broma. Siendo totalmente irespetuoso alli mismo demostro bastante coraje y buen corazon hacia los difuntos alli presentes

    ResponderEliminar
  17. Querido amigo: te dejé un premio en mi blog:
    //oracionypoesia.blogspot.com/
    Si quieres, puedes recogerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Felicidades para tu hija y para todos los jóvenes que no se dejan "educar" por las opiniones personales de sus maestros.
    Al menos este hombre se disculpó. Otros encima se cabrean.
    Un fuerte abrazo y disculpas por no escribirte más. Tengo temporadas que no se que escribir ni en mi blog ni en el de los demás.

    ResponderEliminar
  19. Siempre la juventud le ha parecido atrevida y mal educada a las personas mayores en cualquie época, de lo que no estoy tan seguro es de si en la época de Séneca e Hipócrates se abortaba tanto como ahora, por decir un ejemplo.

    ¿Está todo perdido? En absoluto! un ejmplo es tu hija.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  20. Siento admiracion por estos jovenes, me emciono con ellos.
    Ines, Laura, Gracias a todos por estar y ser.

    ResponderEliminar
  21. Bravo por Inés! Qué orgullo! AC

    ResponderEliminar
  22. Angel, mucho tienen que ver los padres con sus ejemplos en el comportamiento de los jóvenes. Conozco jóvenes realmente maravillosos.
    Un beso para tu hija Inés.
    ¡Feliz Semana!!

    ResponderEliminar
  23. ¡Qué valiente que es Inés!

    Hace honor a la santa de quien toma el nombre ¿no crees? a todo por defender su sentir.

    ResponderEliminar
  24. Admiro a tu hija, de verdad.
    Yo muchas veces me callo por no saber cómo expresarme y miedo a meter más la pata, algo que me gustaría corregir...
    Gracias por estos testimonios de personas valientes y comprometidas con la fe católica.Me ha gustado mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Felicidades a Inés por ese acto de valentía... y algo más que valentía. Angelo, estoy de acuerdo contigo en que hay más jóvenes comprometidos de los que nos presentan los medios. Un abrazo

    ResponderEliminar