UN DIA DE ALIVIO


Un niño va a nacer. Nos llega   la salvación. ¡Un niño!

Cuando descubro el don de la fe, el amor que Dios derrama en las almas, mi sensibilidad se hace mayor. Uno de esos sentimientos que han ido calando gota a gota, desde hace mucho tiempo, se produce ante el conocimiento y la visión del sufrimiento de los niños. Me he convertido hipersensible a este tema. Me toca de verdad, me hiere y me sume en un estado de abatimiento y dolor.

Los rostros de temor, angustia, tristeza, horror, que transmiten tantos y tantos pequeños en el mundo, llaman a menudo a la puerta de mi conciencia y cuando les dejo entrar, el llanto se apodera de mí, impotente de consolar a tantas miradas cargadas de dolor. ¡Qué desacostumbrado estoy a ello! No puedo soportar impasible las lágrimas y el grito de un niño. ¡Y qué acostumbrada está la sociedad a verlos!

 Palabras de compasión, conmovidos por el impacto de la imagen, es a lo que se limita la mayoría de veces, todo lo que se hace por ellos. Otros han consagrado su vida a esta causa, porque ven a Dios en sus almas y se vuelcan por completo a llenarlos de amor. Ese que han perdido.

Vuelvo a introducirme en el hedonismo que me rodea. No quiero olvidarlos. Quiero llevarlos en mi oración, porque siento que es lo único que puedo darles. ¿ Puedo proporcionarles algo más?... Tal vez sí.

Un día sin quejas, un día de privación, de austeridad, de generosidad con los demás, un día de reflexión, de acción de gracias a Dios por todo aquello de lo que no carezco. Un día de renuncia a mi ego. Quiero ofrecerlo. Suplico al Creador, para que al menos un día de abnegación personal les sirva a ellos , para conseguir : Un día sin hambre, un día sin violencia, un día sin explotación, un día sin bombas, un día sin miedo, . ¡Qué terrorífico debe ser el miedo en un niño que sufre! ¡UN DIA! ¿Cuánto debe suponer para ellos un día de alivio ?...

Si ante el sufrimiento de un niño ,no somos capaces de reaccionar ¿qué mundo podemos construir? No puedo dejar de oír en mi interior ,el grito de espanto y terror de todos los niños que viven en medio de una guerra, de los que mueren de hambre, de los que son maltratados o abandonados.

Reparemos en ellos y miremos a los pequeños que nos rodean. Busquemos al menos, ese día de consuelo en sus vidas. Seguro que encontramos la manera de crearlo. Por favor:¡No los olvidemos!
¡Alabado sea Jesucristo!

13 comentarios:

  1. Un post de denuncia... PERO NECESARIO. Si alguien pretende acallar estas voces, silenciar esos gritos, borrar de GOLPE las lágrimas, ahí hemos de estar los que creemos en EL QUE VIENE.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. Este post tuyo de hoy...bueno, duele especialmente... y , por evitar ese "terrorífico miedo de un niño que sufre" ¡que bien lo has descrito!, por evitarlo, si en mi mano estuviera poder hacerlo, daría mi vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Angelo!!! gracias por compartir un pedazo de tu corazón.
    Conozco muchas almas que han dejado su "hedonismo" para vivir de la mano a ellos, a los que necesitan tanto.
    Ahora mismo en una región de mi estado se vive una situación critica a raíz de las inundaciones y nos hacemos la vista gorda dejandonos llevar por el consumismo tan absurdo del que nos habla Martín en su blog.
    Te propongo que en vísperas del nacimiento del Redentor hagamos una cadena de Ayuno.
    Cuenta con mis oraciones.
    P.D. Estoy celebrando la palabra en estos días en una comunidad... Wuao... el Señor es maravilloso. Me siento como un reproductor que lee lo que tiene el Cd Divino de Dios.

    ResponderEliminar
  4. Niño, también contigo espero ese gran Día de alivio sin ocaso.Un abrazo.

    Tanti Auguri di Buon Natale a te Angelo e a tutta la tua famiglia!!

    ResponderEliminar
  5. Lo que duele el dolor.....Angelo, este Niño viene en el dolor, pasando frio y en una pobreza total...Cada dia nos pone delante su Pasito de dolor-con mucho yo no puedo-y como es tan Tierno nos muestra de mil maneras la manera de consolarlo...y me pasa tantas veces desapercibido....le digo: Abreme los ojos, los oidos y mi corazón y hazlo Tu , mi Señor Amado en mi, para que nazca en mi corazón el Calor que tu solo eres capaz de crear....y va y lo hace, eso es el Cielo ....Amar el dolor , eso me dice al oido casi constantemente...un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Tomar conciencia y no olvidarla Angelo, me ayuda venir aqui gracias
    besos

    ResponderEliminar
  7. Hay un niño por nacer de una adolescente de 3º de Eso que tiene 15 años. Ayer le hicieron la primera ecografía. El niño se ve perfectamente. El médico le ha dicho que viene mal, no lo creo.
    Os pido que recemos juntos para que dejen que nazca. No puedo escribir más porque se me rompe el corazón.

    ResponderEliminar
  8. Ángel, precisamente acabo de subir unas palabras de Juan Pablo II que dicen cómo en Jesús que nace en Belén “podemos reconocer los rasgos de cada pequeño ser humano que viene a la luz, sea cual fuere su raza o nación: es el pequeño palestino y el pequeño israelí; es el bebé estadounidense y el afgano; es el hijo del hutu y el hijo del tutsi... es el niño cualquiera, que es alguien para Cristo.”

    Y termina diciendo:

    ¡Salvemos a los niños, para salvar la esperanza de la humanidad!

    ResponderEliminar
  9. Una madre agradecida, encomiendo a esa pequeña y a su bebé. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Madre agradecida, me uno a tu oracion

    ResponderEliminar
  11. Hola Angelo
    Solo paso por tu blog para desearte Feliz Navidad
    Espero recuperar algo de mi tiempo y visitaros de nuevo más a menundo
    Nos vemos en el Portal
    al + mc

    ResponderEliminar
  12. A mí no hay delitos que me repugnen más que los cometidos contra niños y contra ancianos.
    Hay cosas que no comprenderé jamás.

    Un abrazo Ángelo¡

    ResponderEliminar
  13. FELIZ NAVIDAD
    .
    Nos llega del Cielo,
    ¡gotita de miel!...
    un Niño ha nacido,
    se llama Enmanuel.
    .
    María le canta,
    le canta José
    y los pastorcillos
    le cantan también.
    .
    Gitanos y payos
    se unen en fe
    y tocan las palmas
    y dicen ¡olé!...
    .
    Terly
    .

    Un fuerte abrazo.
    Juan José

    ResponderEliminar