DESEO DE DESEARTE


 En el año 1985, me encontraba en Roma ,cuando me presentaron a una religiosa belga, de la congregación de las hermanas de La Retraite, llamada Jeanne-Françoise De Jaeger. Me habían hablado muy bien de ella y deseaba conocerla; me la recomendaron para realizar una experiencia espiritual novedosa para mí: Los ejercicios espirituales en la vida corriente.

Lo de la vida corriente me enganchó, para interesarme en qué consistía. La llamé por teléfono y concertamos una cita. Llegado el día y la hora, al tocar a la puerta, me abrió ella misma. Encontré una religiosa menuda con unas gafas estilo Harry Potter, lanzándome una sonrisa ,que hizo entrara en un gran ambiente de serenidad y confianza. Su dulce voz, y el tono casi susurrante de quien no quiere romper el silencio ambiental que imperaba en la casa, hizo que aún hoy sea incapaz de plasmar lo experimentado en ese encuentro. Estaba condicionado por lo que me habían hablado de ella. Sus títulos universitarios y experiencia en la predicación (su carisma se dedica a ello) hicieron que apreciara aún más, esa imagen de sencillez y humildad. ¡Qué importante es saber acoger !

En ella, descubrí una gran bondad y dulzura ,que me era desconocida hasta entonces. Lo que su exterior transmitía, me inducía a desear mi encuentro semanal con ella. Me hablaba de la vida espiritual, como un joyero mostrando su pieza más valiosa. Experimenté ese valor de forma casi palpable. Cada frase suya, me convencía, provocaba en mí un deseo imperioso de llevar a cabo lo que me aconsejaba. El tiempo que pasaba con ella, diseñando mis ejercicios espirituales en la vida corriente, pasaba sin percatarme de él.

Cuando la conocí tenía 63 años, murió en el 2005 a la edad de 91. La tengo siempre presente, cada día está en mi oración. No puedo olvidarla. Una de las cosas que más calado tuvo en mi interior, fue una petición que me enseñó, para llevarla siempre a la oración.

Un día, me invitó a profundizar sobre el salmo 41, donde se habla de la búsqueda de agua por parte de una cierva sedienta. De cómo el salmista utiliza la imagen de este animal, corriendo jadeante, acosado por una sed inmensa en busca del manantial . Llevaba en las manos una postal,(La tengo puesta en mi sidebar de la derecha) que me entregó al finalizar la explicación del salmo, y me dijo : “Esta tarjeta ,tiene un mosaico que se encuentra en la Basílica de San Clemente en Roma, donde se ve a la cierva del salmo saciando ya su sed; Angelo caro, te propongo una  petición a Dios cada día, te lo repito, cada, cada día, sin tener en cuenta lo que sientas en tu interior o dejes de sentir, y no dudes de que el Señor te lo concederá. No le pidas desearle, dile más bien: Señor, concédeme cada día el deseo de desearte, ese anhelo que te empuje a buscarle continuamente". Y seguía diciendo en forma de susurro: “el deseo de desearte…, el deseo de desearte

Desde entonces, esta petición se convirtió en una jaculatoria que pronuncio a lo largo del día .No imagináis lo que me ayuda decir estas palabras. Y tanto es así, que cuando hablo con alguien que se tambalea en la fe, o aún no la ha encontrado buscando de corazón, la fuente de la Vida, siempre le repito la recomendación que Jean Françoise me hizo. Le digo : “cada noche antes de acostarte, dirígete a Dios y dile con el corazón : “Señor, concédeme  el deseo de desearte, el deseo de desearte ¿Acaso esa aspiración no es ya haberlo encontrado?
¡Alabado sea Jesucristo!

36 comentarios:

  1. Me uno a tu petición, Angel.
    ¡Señor, concédenos desear desearte!
    Un post excelente.

    ResponderEliminar
  2. Yo también quiero ese deseo de desear a Dios!

    ResponderEliminar
  3. Pienso que el solo hecho de la intención de decir la jaculatoria ya se tiene el deseo.

    ResponderEliminar
  4. Me uno a tu petición.
    ¡Señor que solo desee desearte!
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno Angelo. Me viene al pelo. Seguiré tus consejos desde hoy mismo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. (Ángelo, perdona que entre con otro tema. Gracias por la recomendación de libros de la Guardia Suiza. Voy a indagar más. Me gustó de verdad el tema. Un abrazo).

    ResponderEliminar
  7. San Agustín habla del desasosiego del corazón humano, que no puede hallar la paz mientras no descanse en Dios.

    Si no tenemos ese deseo de Dios, debemos pedirlo, para alcanzar la paz; y si lo tenemos… debemos pedir más…, que nos lo aumente; porque el día en que deseemos a Dios con la misma ansia con la que quiere respirar un pez fuera del agua, ese día habremos de verdad, llegado al objetivo, a la meta, lo habremos encontrado y gozaremos con ÉL, de ÉL.
    Ese día el hombre habrá encontrado su entorno, habrá alcanzado su plenitud, habrá hallado el lugar para el que ha sido hecho y nos está esperando.

    El deseo de conocer a Dios, es necesidad del corazón (del alma)
    y no descansaremos hasta que nuestra conciencia sea restablecida al completo por el conocimiento y experiencia de Dios.
    Pero al conocimiento…., se llega, inicialmente por el deseo.

    Preciosas reflexiones, bendita sea esa gran mujer QUE YA HA ALCANZADO el deseo. Yo rezaré por ella, yo… también pediré su ayuda. Yo también diré esa preciosa jaculatoria a lo largo de mi día:
    “Señor, concédeme el deseo de desearte, el deseo de desearte”, yo quiero ser como el CIERVO que bebe de las aguas frescas, limpias, las únicas que sacian mi sed.

    Gracias, una vez más, por compartir y desnudar estas “intimidades” con todos nosotros.

    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  8. El alma siempre busca a Dios aunque esta a veces ni se percate de ella, preciosa jaculatoria que la añado a las demás, gracias Angel un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Precioso!
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  10. Preciosa frase ángelo. Me la apunto en el cuaderno de "cosas a no olvidar". Un beso ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué bueno conocer gente de Dios! y ¡Qué bueno que compartas con nosotros esa meditación tan sencilla y profunda a la vez!

    La vida es maravillosa para el que la sabe vivir.

    Un abrazo en Cristo, hermano.

    ResponderEliminar
  12. ¿Que se puede esperar de un alma tan generosa como la tuya Angelo? Amor repartido a los cuatro vientos.
    Gracias

    ResponderEliminar
  13. A mi lo que me llama la atencion de la jaculatoria es la humildad con que se sabe que hasta el deseo también proviene del creadopr que todo nos lo da. Dicen los psiquiatras que ya es mucho reconocer que se tiene un problema si uno quiere sanar, es mucho reconocer que Todo viene de Dios y asi, pedirle

    ResponderEliminar
  14. Mi gran deseo de toda la vida:
    desearle a lo largo del día.
    La frase no tiene desperdicio, es mejor que la mía.
    Ya la tengo apuntada:“Señor, concédeme el deseo de desearte”

    Hummm, ¡qué feliz me siento! y
    además me funciona el blog.

    Un fortísimo abrazo

    ResponderEliminar
  15. Es una maravilla este salmo, cuando lo cantamos siempre acabo llorando, y esta jaculatoria me la llevo para añadirla a las demás gracias Angelo, un abrazo. Es un blog apostolico este y doy gracias al Señor.

    ResponderEliminar
  16. Vaya con las religiosas belgas.(me estoy acordando de la que vivía en el campo)
    Esa idea de ejercicios caseros programados está muy bien.
    A falta de una bendita religiosa belga encuentro en algunos blogs profundas meditaciones que se pueden interiorizar a lo largo del día. Hoy repetiré el salmo.

    ResponderEliminar
  17. Gracias: hoy tengo que predicar un retiro breve y emplearé el salmo 41 con el consejo que tu recibiste.

    ResponderEliminar
  18. Me ha gustado muchísimo esta entrada, todo su contenido. Te agradezco que la hayas compartido y ofrecido, y apunto esa frase como una jaculatoria diaria en mi caminar y, tan importante como el contenido, lo que te dijo de que fuera "cada día, sin tener en cuenta lo que sientas en tu interior o dejes de sentir."

    También me imprimiré la postalita de la cierva (me preguntaba hace tiempo qué sentido especial tenía su aparición ahí siempre): muchas veces ver sólo la imagen automáticamente remite ya a su significado, a mí me sirve mucho.

    Gracias, pues, de nuevo, y besicos.

    Off topic: te mando un archivo de lo contrario por si te es útil: "la acedia".

    ResponderEliminar
  19. Aunque ya había leído que este salmo era el preferido por tí ahora conozco su procedencia el leerlo me han venido las palabras del sacerdote en el retiro de esta mañana en Sant Feliz "la voluntad de amar" no amar sino la voluntadddddddddd así como el deseooooooooo
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Y imagino como te acordaras de ella...el deseo de desear...ya es una Gracia infinita!! Cuando me dicen es que tu tienes Fé...les contesto yo deseo tenerla cada dia mas...deseo con mucho deseo....desear el deseo, eso es asi.....siempre me llevo algo bueno de tu casa Angelo. Bendito sea Dios.

    ResponderEliminar
  21. Se me había olvidado en el comentario anterior: murió en el 2005 también. Qué año de pérdidas espiritualmente centrales para ti, ¿no?

    Bueno, sólo era eso, la observación de que fue un año en que, humanamente hablando, se te fueron "angelitos" muy importantes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Un día, un discípulo preguntó a su maestro: -Maestro, cómo hago para saber si deseo internsamente a Dios como Tu me estás enseñando? El maestro, sin responderle, lo invitó a dar un paseo en el rio. A un cierto punto, improvisadamente, el maestro tomó la cabeza del discípulo y la empujó abajo del agua. Este por pocos segundos soportó el gesto inesperado, un poco después empezó a moverse y a levantar las manos, tratando de liberarse del potente movimiento. Finalmente, después de un tiempo, el maestro dejó libre al muchacho, el cual con la cabeza fuera del agua, respirando afanosamente y abriendo los ojos, miró asombrado al maestro, el cual serio serio le preguntó: -Qué cosa deseabas más bajo el agua? -El aire!-respondió naturalmente el discípulo. Y bien, concluyó el maestro, si tu deseas a Dios, como has deseado el aire bajo el agua, entonces lo deseas de verdad intensamente.

    Gracias por enriquecernos con lo que compartes.

    ResponderEliminar
  23. Un blog muy interesante que he conocido gracias a ti que has empezado a seguirme en mis comienzos. Gracias por seguirme y voy a bucear un poco por este sitio que promete. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. He leido la entrada varias veces y no puedo decir nada... solo pienso en ese deseo...
    Gracias!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Preciosa jaculatoria.
    Y qué suerte la tuya la de haber conocido a tanta gente tan buena.
    Grazie!

    ResponderEliminar
  26. Gracias Angelo por compartirlo..un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Es muy apropiada la oración de querer desear al Señor junto con la imagen de la cierva que bebe de la fuente; el deseo de Dios es tan fuerte en el espíritu como el de un sediento que tiene necesidad de agua, aunque sensiblemente no lo sintamos, el alma debe sentirse así... aliviada cuando puede orar, la oración es como cuando un niño bebe leche materna, así nosotros en la oración bebemos del agua viva que Jesús nos da...

    ResponderEliminar
  28. Lo bueno si breve, dos veces bueno. Desear desearte, es todo.
    Gracias.
    Buena directora de espíritu.
    Dios te mima mucho, Angelo. Feliz reestreno, ¡ya sabes!Pido por ello.

    ResponderEliminar
  29. Por eso la cierva, ¿eh? Siempre me he preguntado por qué (porque en esta casa nada hay por casualidad) de la imagen.

    A mi me ayuda mucho este salmo, sobretodo: "Señor, envíame tu luz y tu verdad, que ellas me guíen hasta TU MONTE SANTO".

    Hermosísimo testimonio de una vida de Dios.

    Nos vemos en la fuente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Señor, concédeme cada día el deseo de desearte
    Cada día, amanezca bien o torcido, desear desearte.

    ResponderEliminar
  31. seguramente esa religiosa tenía algo de angélico , vida angélica , Dios se sirve de estas personas como de sus querubines - los bebés - y el mensaje es directo de la mente del creador a la de la criatra

    ResponderEliminar
  32. Me ha encantado el post! Y esa jaculatoria me parece perfecta.

    ResponderEliminar
  33. Encontre este blog de casualidad y no puedo parar de leerlo :)
    Tengo 21 años y estoy iniciandome en la experiencia de conocer a Dios, me ayuda mucho leer tus experiencias! Esta en particular me parece buenisima. Gracias!

    ResponderEliminar
  34. Rio Cadiz: Bienvenida. Me encanta que estés en mi casa. En cuanto pueda paso a visitar la tuya. Gracias por tus amables palabras. Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  35. Bendito sea DIOS y me uno a la solicitud de decear a DIOS.
    Señor, concedeme cada dia el deseo de desearte amen.

    ResponderEliminar
  36. LA ESPIRITUALIDAD, ES UN DESPERTAR DE LA CONCIENCIA DIVINA QUE ESTA DENTRO DE NOSOTROS, IMPULSÁNDONOS A PROFUNDIZAR EN NUESTRO INTERIOR PARA CONOCERNOS Y PERFECCIONARNOS AL EXPERIMENTAR A TRAVES DE NUESTRO ESPÍRITU, LA COMÚN UNIÓN DE TODOS LOS SERES Y TODAS LAS COSAS EXISTENTES EN EL UNIVERSO ESPIRITUAL. EL MÍSTICISMO "ES EL DINAMISMO INTERNO DE TODA ACTIVIDAD SOLIDARIA Y CREATIVA DEL CRISTIANISMO LAICO. CREA PERSONAS DE INCANSABLE ENTREGA A LOS DEMÁS, CAPACES DE TRANSFORMAR A LAS PERSONAS Y LA SOCIEDAD, YA QUE HACE VIVIR AL SUJETO EN CONSCIENTE Y OPERATIVA COMUNICACIÓN CON LA FUENTE DE LA VIDA MISMA: EL MUNDO DEL ESPÍRITU." HTTP://ES.SCRIBD.COM/DOC/151924145/ESPIRITUALIDAD-LAICA

    ResponderEliminar