LEVANTARSE SIEMPRE


Me ha venido a la mente en estos días , algo que leí una vez .Parece ser, que  San Francisco de Sales tenía malas pulgas ,me perdonará el santo por la expresión, digamos  mejor que inclinado a la ira .Mira por donde a mi me gustó leer ese detalle. Reconozco que me sorprendió en mi primera lectura  ,y que volví a leer la frase que lo afirmaba ,por si  hice un cruce de palabras, pero comprobé que mi comprensión fue correcta así que no pude aguantarme las ganas de investigar y si, si, San Francisco de Sales , el autor de  "Introducción a la vida devota ", tenía mal carácter. Debo decir que eran tiempos donde mi conversión a la fe,se estaba inicando, así que estos detalles no encajaban en la idea que  tenía de la santidad.

Perdonad, pero recuerdo que me hizo mucha gracia mi descubrimiento. Por entonces acababa de devorar el fantástico libro de San Francisco de Sales ,que os citaba anteriormente. En los inicios de mi vida espiritual, todo lo que hablara de perfección y de santidad, hacía que mi sed de conocimiento ,sobre las virtudes para avanzar en ella, fuera insaciable, así que recuerdo esa época ,como la mayor de mi vida, en zampar lecturas que alimentaran mi alma.El libro "Introducción a la vida devota" fue uno de los que me marcaron fuertemente.

¿Cómo no iba a sorprenderme gratamente, la noticia de que los santos también tenían defectos? En un principio me lo tomé de forma humorística , porque intenté imaginarme a San Francisco de Sales encolerizado y no había forma de que esa imagen se instalase en mí. 

Más tarde descubrí (entonces enterarse de las cosas llevaba más tiempo, porque Google aún no formaba parte de la familia ) el fantástico libro de Jesús Urteaga “Los defectos de los santos”. Me encantó el título. ¡Ay que ver, alegrarse de los defectos! Pues sí, porque recibí una buena dosis de entusiasmo , al saber que ser santo es posible, ¡que se puede!.

Volviendo a San Francisco de Sales, ¿acaso no sufriría verificando una y otra vez que caía en lo que seguro era su lucha diaria? ¡Que importante tener conciencia de que caer no es el problema, que lo triste es no levantarse, no seguir el camino, dudar del amor de Dios!

Hay una escena de la película La Pasión de Mel Gibson que me interpeló muy fuerte, hasta las lágrimas. El encuentro de Jesús con su Madre, donde en una de las caídas, Jesús le dice a María “Mira como me entrego” “Mira como sigo adelante”… 

Los santos se han hecho santos con sus defectos, y hay que imaginarlos con ellos, porque no han sido de cristal sino de carne y hueso, con su confianza sin reservas en el amor de Dios. Han sabido sentirse hijos, y los hijos por muchas travesuras y gamberradas que hagan, ¿qué padre no sabe amarlos ante su arrepentimiento y sus luchas por mejorar? Pues como dice Jesús, si nosotros que somos malos sabemos dar cosas buenas (Mt 7,11)¿qué no hará Dios?.

San Francisco de Sales, además de su introducción a la vida devota ,me enseñó, que en ella también caben los defectos y que éstos nos ayudan a ser santos.
¡Alabado sea Jesucristo!

20 comentarios:

  1. QUE BUENO QUE DIGAS TODO ESTO Angelo....se entiende tal mal la santidad.....Yo estoy descansando mucho ultimamente porque gracias a mis debilidades el Señor se fijó en mi!!!y no es que deje a mis defectos que hagan de las suyas...pero estoy aprendiendo a amarlos y a asumirlos y no sabes la de sorpresas que me estan dando!!Es estupendo quererse sobre todo en lo que no te gusta de ti mismo porque ahí pongo al Señor y veo cada prodigio que me hace reir y llorar de alegria.
    La Santidad es el adorno de mi Casa y esto no todo el mundo lo entiende...que cosas.un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Alguna vez aprendí que la santidad es la purificación de todos los pecados, de todos los defectos, de todas las mediocridades... la práctica de todas las virtudes. Cristo es, Angelo, la agonía de todos mis pecados, todos... Solo le pido fuerzas al Señor, mucha fuerza para que Satanás no se prenda de mis debilidades, esas que quedaron atrás cuando me liberé de mis esclavitudes.

    Un fuerte abrazo, Dios te bendiga hermano.

    ResponderEliminar
  3. Que bien cuentas las cosas Angelo y que amenos haces los posts. Te doy gracias por ello.

    Mira que yo nunca me he planteado lo de la santidad Como que me imagino que para ser santo hay que ser super buenos y siempre he pensado que la santidad estaba reservada para unos cuantos elegidos.

    Por eso siempre me he conformado con simplemente ser buena persona y hacer el bien a los demás, ese ha sido mi sentir y mi forma de ir por la vida. Y claro ser santo no es solo eso, hay muchos mas requisitos que ni de lejos cumplo ni aspiro a ello.

    Un abrazo y gracias porque tu post de esta noche será mi reflexión cuando me meta en la cama y después de rezar medite ya en un dialogo interno con Dios, como hago todas las noches hasta que me quedo dormida, antes añadiré la frase que vengo diciendo desde hace unos días, "concédeme el deseo de desearte, Señor".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Angelo, me hacia falta una entrada como esta hoy.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  5. HOla Ángelo:
    "¡Que importante tener conciencia de que caer no es el problema, que lo triste es no levantarse, no seguir el camino, dudar del amor de Dios!"

    La entrada vale por todas las palabras que existen en Blogspot. En especial comprender que no hay santo sin flaqueza o debilidad y que en ella precisamente se manifiesta el brazo de Dios que sostiene. Por eso somos santos que caminan, tropiezan y se levantan, porque Él que es el Santo está con nosotros si nos decidimos a dejar aquellas redes que no pescan y sólo enredan, dejamos de arrojarnos al suelo y nos decidimos a caminar. Un fuerte abrazo que nos sustenta siendo nuestro propio alimento.

    ResponderEliminar
  6. Precioso homenaje a San Francisco de Sales en el día de su onomástica, y precioso texto que nos hace reflexionar mucho.
    Señor Dios nuestro, tú has querido que el santo obispo Francisco de Sales se entregara a todos generosamente para la salvación de los hombres; concédenos, a ejemplo suyo, manifestar la dulzura de tu amor en el servicio a nuestros hermanos.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  7. Creo que todos tenemos el deber de aspirar a la santidad. A eso hemos sido llamados. La vocación universal del cristiano es a la santidad.
    San Pablo en sus cartas escribía a los "santos" de la iglesia de Éfeso, de Roma, etc. Esas cartas las dirige también a nosotros, que somos el pueblo santo de Dios.

    La santidad la entiendo como un "VIVIR EN DIOS".
    Nuestros defectos son los "talentos" que Él nos da para que produzcan frutos de caridad, misericordia, bondad...
    No debemos huir de la llamada que nos hace a cada uno y enterrar el talento en tierra. Ya sabemos cómo terminó la parabola. "Porque al que tiene, se le dará, y tendrá en abundancia; pero a quien no tiene, se le quitará aun lo que tiene."(Mt. 25, 14-30).

    ResponderEliminar
  8. Tiene mucho mérito tener mal carácter y superarlo.
    También tiene mérito reconocer nuestros defectos y por ahí hay que empezar.

    ResponderEliminar
  9. El adentrarme en vidas de santos y encima conocer a verdaderos santos me llevó a pensar lo que tu dices hoy y se me fueron todos los prejuicios que tenia de ellos, siempre como de una "pasta" que jamás creia tener yo, y con el tiempo veo y creo con más claridad que todos estamos llamados a ser santos, sólo nos basta su Gracia. un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  10. Supongo que al final lo que importa es perserverar en la lucha, en el amor
    Me uno al comentario de Capuchino, precioso homenaje el día del S Francisco de Sales

    ResponderEliminar
  11. Ayyyyyyyy, este San Francisco, haciendo de la suyas para llamar la atención. Os confieso que no había visto el santoral hasta que Capuchino lo ha mencionado.No estaba en mis intenciones hacer un homenaje al santo ¡¡¡Algo me querrá decir!!! Cuando lo averigue os lo digo.
    Debe haberse tronchado al ver que su mal carácter lo ha llevado al cielo.
    ¡Benditas diosidencias!

    ResponderEliminar
  12. Después de cada lectura de tu blog, sigo siendo repetitivo... ME EMOCIONAS...

    Cuanta razón llevas y que grande es descubrir que los santos, INCLUSO LOS MÁS GRANDES, tuvieron defectos.., porque los acercan más a nosotros. Hacen la santidad más aceesible para nosotros, para mí, que tengo más defectos que nadie.

    Recuerdo también con mucho cariño el libro de don Jesús Urteaga que mencionas, a mi también me hizo mucho bien. No así el de SAN FCO. de SALES, del cual no tenía noticias y rapidamente me dispongo a buscarlo.

    ¿Sabes, oh dioscencias, que hoy precisamente es el día de SAN FRANCISCO DE SALES? Seguro que hiciste el comentario a propósito. Pero yo curiosamente lo sé, porque ayer estuve poniendo a la familia la película de don BOSCO que tanto me gustó, y … la pregunta de mi hija fue porqué su orden se llamaban los salesianos. Estuve buscando información sobre los salesianos y me sorprendí con ese dato. Parece que DIOS hace casar las cosas, jajaja.

    ABRAZOS ENORMES y gracias de nuevo por tus posts, y tus buenas recomendaciones, no sabes todo el bien que nos haces a todos, empezando por mí, mi familia y todos los lectores de este bendito blog.

    ResponderEliminar
  13. "SANTO NO ES QUIÉN NO CAE, SINO EL QUE SE LEVANTA"

    A mí me encantan las imperfecciones de los santos,porque me hace verlos más humanos, tan humanos como somos nosotros, y nos hace soñar con que nosotros también podemos ser mejores.

    Me encantó conocer los defectos por ejemplo de San Pío de Pietrelchina, como una vez se pegó un atracón comiendo no recuerdo qué, pero parece que no le correspondían comérselo y le dio un empacho. En otra ocasión se hizo con unos cigarrillos siendo niño para fumárselos a escondidas y se puso malísimo por no saber fumar.En otra ocasión le soltó un fuerte bofetón a un agricultor que dijo una blasfemia de la Virgen en su presencia.

    La Beata Madre Teresa de Calcuta tenía un montón de faltas de ortografía, muchísimas!.

    El Santo Cura de Ars, salió del seminario por los pelos, porque no conseguía apobrar algunas asignaturas, como el latín y otras.

    En fín, que es una alegría saber que teníendo faltas de ortografía, fumando a escondidas, pegando algún que otro bofetón, siendo mal estudiante, con tendencia a la ira...y un largo etc se puede llegar a ser santo.

    ResponderEliminar
  14. Los santos son pecadores que se saben amados por Dios y por ello intentan superarse, es todo.
    San Francisco de Sales y otros muchos con sus defectillos o pecadazos, que de todo hay en el santoral, pero Dios es el que santifica y el Unico Santo. Deseemos la santidad, amemos a Dios lo que podamos y El nos santificará. Seguro.

    ResponderEliminar
  15. Me encanta esta entrada, por que a mí me gusta mucho leer las obras de los santos, pero también sus vidas, y ánima mucho el ver que también, como nosotros, han sido "humanos". Un beso ángelo ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  16. Levantarse siempre,Angelo,sabiendo enmendar nuestros errores.
    Muy sabias tus palabras.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  17. por favor que música es la que suena hoy?...
    he entrado ya 7 veces para oirla.
    un abrazo y gracias por la compañía
    maite

    ResponderEliminar
  18. Maite : Toda la música que acompañan mis post suelo ponerla en mi otro blog, LA MIA MUSICA, con la información correspondiente, puedes acceder a él desde aquí:
    (enlace)
    me alegro de que te haya gustado.
    Un saludo , abrazo y gratitud a todos los que habéis entrado. Mañana si D.q. hay una entrada especial.

    ResponderEliminar
  19. ¡Ay qué diferentes son los criterios que tenemos los hombres y los que tiene Dios!

    Para nosotros, ser perfectos -o sea, santos- es no tener defectos, y pienso que los santos lo que han hecho es dejarse amar perfectamente por Él, y de ahí que su humanidad se iba revistiendo de Dios: sus virtudes, que se iluminarían más y más... y también iban "en el lote" sus genios, sus limitaciones, ., ¡¡¡pero eso no quita que Dios no nos pueda amar perfectamente, la cosa es dejarse conociendo a fondo la propia indignidad!!!

    Besicos.

    ResponderEliminar
  20. Acolitando misa a mi confesor, me quedó la expresión suya cuando le recordé la fiesta litúrgica de hoy: "Oh, ¡San Francisco!"
    Este santo me ha enseñado mucho Ángel, me he sentido gratamente identificado con el ¡y de cuanto tiempo le costó aprender (siquiera aprender) a dominar su carácter! ¡casi 20 años! cuando pienso en lo dura que es la lucha y me han confortado también las palabras que en la homilía dijo acerca de la vida en Cristo:
    "...Si la vida de Jesús fue un camino de incomprensiones, desprecios, de cruz; la vida del cristiano no puede ser distinta... verdaderamente ser cristiano, no es fácil. El que piensa que se puede ser cristiano y también llevar una vida espiritual floja y fácil, esta equivocado."

    ResponderEliminar