AYUDA



Hablamos del sacerdocio , con alegría y entusiasmo. El año pasado, publiqué un post con un texto muy conocido de Hugo Wast (enlace) , donde expresa de forma muy hermosa, lo que significa ser sacerdote. Lo recomiendo para aquellos que no lo conozcan.

Pero para llegar al sacerdocio, hay que pasar antes por el seminario, es ahí donde se forman los futuros ministros de Dios.A medida que avanzo en el conocimiento de la vida de un seminarista , tengo la impresión de haberme quedado mucho tiempo en una fascinación puramente externa.

Sí, es verdad, no son tiempos fáciles para los sacerdotes y menos para los seminaristas porque ¿alguien piensa que cuando un joven dice en pleno siglo XXI, y con la que está cayendo que quiere ser cura, sus amigos lo felicitan y aplauden? Si nos encontramos con uno preguntémosle” ¿cuántos te han animado y han alabado tu decisión?” Los que hoy se van al seminario ¡son unos valientes que ya empiezan a mostrar con su respuesta a la llamada de Dios, lo que será su sacerdocio!

Si, si, que hoy, los que se van de su casa camino del seminario, saben que la senda ha sido dinamitada y tienen que ir apartando muchas piedras. Darle al Señor el “sí quiero," tiene hoy un valor añadido, un plus de valentía. Y yo, me quito el sombrero ante ellos. Toda mi admiración por cada uno y mi gratitud a Dios, por esta especial llamada.

Hablaba antes de una sensación que fácilmente se queda en lo exterior. ¿Qué hacemos por los seminaristas? La mayoría podríamos responder, “que los encomendamos al Señor para que sean fieles y santos”, pero ¿pensamos en allanarles el camino, la senda por donde han de llegar al altar? Hombres, que durante media hora serán mucho más que todos los santos del cielo, pues serán Cristo mismo. Es loable y necesario rezar por ellos, pero no estaría mal, tomarnos un tiempo, para preguntarnos si necesitan algo más.

Los que se encuentran en situación de estudiar, o tengan hijos haciéndolo, saben muy bien los enormes gastos que ello conlleva. ¿Sabéis lo que yo considero más grande de la vocación? Que Dios llama a cualquiera, que aquí no cuenta para nada el tener o no tener, el ser o no ser. Dios llama con una elección personal y amorosa, ricos y pobres …¡ y muy pobres!. Basta conocer la vida de algunos santos sacerdotes que han llegado hasta el papado, donde sus orígenes procedían de lo más humilde, y que gracias a la generosidad de otros han podido acceder a unos estudios, que sin ella … ¿Tendríamos a un Juan XXIII, un padre Pio, Un Juan Pablo I y II, sin la ayuda de almas generosas que supieron poner a sus disposición recursos de los que carecían?

¿Quién no se gasta al mes algunos eurillos en caprichitos diarios? Que si un café, un refresco, una revista; casi sin darnos cuenta, al final de mes observamos que de forma tonta, algunos euros en moneda, se han convertido en algún que otro billete. ¿No vale la pena plantearse si algún billetito de esos podría tomar el rumbo del seminario o seminarista? ¡Sin distinciones! Desde el de 5 hasta el de 500 ¡¡¡ todos valen!!!

Libros, ropa, material, y otros son los gastos habituales de cualquier estudiante, no todos tienen los mismos recursos económicos, existen seminaristas que viven en una gran austeridad, porque vienen de familias muy pobres, y he conocido a más de uno en esa situación. Ellos mismos, me han confiado el sacrificio que supone para su familia, aportar un dinero que no tienen, realizando heroicidades que sólo Dios conoce, todo para que un día pueda ser un santo sacerdote.

Decimos que entendemos muy bien lo que es una vocación sacerdotal, no dudamos en alabar su grandeza, pero… hay más.No podemos limitarnos a observarles y llenarles de buenos deseos, Hay que implicarse, cuidar esas vocaciones, desde el material que necesitan hasta su vida interior. Unos con la aportación económica y otros con la entrega de sus sacrificios y oraciones. ¡Pero implicados hasta la médula! ¡Ellos nos traerán a Cristo!

La televisión nos bombardea con muchos apadrinamientos, ¡¡¡ abrí los ojos como Louis Armstrom , al ver un anuncio que pedían padrinos para animales de los que no había oído ni hablar ,como la tortuga de nariz de cerdo, teniendo la posibilidad y el honor de ser nombrados padrinos Masters, con una aportación de 300 euros al año”

Nosotros los católicos , que conocemos la grandeza y el incalculable valor del sacerdocio,¿no podríamos cuidarlo un poquito más,acudiendo a todas sus necesidades? ¿No podríamos renunciar a unos cafetitos, o unas tapitas, o unas revistas, para cambiarlos por una ayuda a un seminarista? Por muy poca que sea la cantidad, estoy seguro de que siempre será una alegría para el que lo recibe.

Estoy convencido de que todos conocemos algún seminarista y si no , a llamar a las puertas de los seminarios, que ya nos indicarán a quien se le puede ofrecer.

Siempre seremos nosotros los que ganaremos; por de pronto, seguro que cuando lleguen a ser sacerdotes nos tendrán muy presentes en sus misas. ¿Quién puede regalarnos algo mejor?

¡No tengmos miedo en dar! No se trata de cantidad, sino de amor, en la medida que uno pueda, y si es nada lo que puede ofrecerse, seguir confiando en que las oraciones y sacrificios por ellos, siguen valiendo una fortuna.
¡Alabado sea Jesucristo!

Este blog, tal como se manifiesta en la sidebar de la derecha, ora y ofrece sacrificios por el seminario de Getafe. Si alguno quiere colaborar con él ya sea de forma económica (enlace)o uniéndose a su cadena de oración (enlace)estará ayudando a los 63 seminaristas

Hay unas peticiones de oración muy especiales, en el apartado destinado a ello ,en la columna de la derecha. Os invito a encomendarlas. Gracias

16 comentarios:

  1. Que palabras tan llenas de razón, yo en particular al platicar con un seminarista pude darme cuenta de todas las necesidades que tienen, como bien dice, algunos vienen de familias muy humildes y con grandes sacrificios los dejan partir al seminario, son dos manos menos que trabajaran para llevar el pan a la mesa; pero un corazón grande que contribuira a nuestra salvación eterna. Ojala todos pudieramos contribuir aunque sea siendo mas generoso con la limosna en misa.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches Angelo:
    La oración nos une a todos.
    Y ahora necesito la ayuda de todos. El viernes a partir de las 0:00 hora de España doy a todos el premio de 500seguidores, no puedo pasar uno por uno a deciros que vengáis a retirarlo, os pido que cada uno de vosotros en un rincón de vuestro post pongáis este aviso. Me ayudáreis mucho .
    Gracias
    Con ternura .
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  3. Un buen amigo mío, quien conmigo hizo proceso de discernimiento vocacional ya se vá en febrero al Seminario, he ojeado la cantidad de libros, gastos... en fin, se necesita un apoyo muy grande, y lo ha tenido.
    Es verdad Angelo no faltó quien ha hablado de mi pobre amigo, y no con buenos deseos o intenciones precisamente. Se cuestionó en dado momento incluso su orientación sexual. Cómo dijo Jesús sobre el celibato "Que entienda ¡el que pueda!"

    Yo, le he dicho SÍ al Señor aún cuando es cierto que soy una mano menos que trabajaría en mi hogar, y aún cuando mi mamá no quisiera soltarme para nada. Las cosas no se han dado porque Dios no lo verá coveniento ahora, pero cada día trato de prestar fidelidad al Sí que le he dado al Señor
    ¡Fiat mihi secumdum verbum tuum!

    ResponderEliminar
  4. Pues si que hay que ayudarlos económicamente, en mi Parroquia se pasa la bolsa para los seminarios, son el pulmón del mundo. Un abrazo Angelo.

    ResponderEliminar
  5. Y luego hay quien afirma que "tiene derecho" a ser sacerdote o sacerdotisa...

    ResponderEliminar
  6. Como cristianos tenemos que sentir que las necesidades de nuestros hermanos son nuestras, como los primeros cristianos que no consideraban de su exclusiva propiedad los bienes que poseían, pero es que además en este caso debemos sentir un gran agradecimiento a los seminaristas que han sido tan generosos de dar su sí dejando todo para traernos a Cristo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por esta llamada a LA RESPONSABILIDAD que como cristianos hemos de tener. Todo es necesario AYUDA ESPIRITUAL Y AYUDA ECONOMICA.
    De una manera u otra HAY QUE MOJARSE.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  8. Es cierto lo que decís. Cuando en las misas de mi parroquia se pide contribución para los seminaristas de la ciudad de Resistencia (queda a 120 Km de mi ciudad) es muy poca la gente que lo hace. No hay conciencia de esto. Después, como siempre, nos lamentamos que tengamos sacerdotes religiosos muy adultos (el más joven tiene 70 y pico) y pocos. El padre Agustín Poier de la orden Siervos de María era nuestro párroco y ahora está sirviendo al sur de Chile cuenta en una carta a nuestra comunidad que allá son 6 entre 60 y 83 años!!!! La orden también lamenta y pide oración para que el número de sus seminaristas (no diocesanos) aumente; están en franca caída y nuestra comunidad lo siente.
    Recemos también para que los compromisos de los seminaristas (los pocos que hay) no termine sólo en el diaconado.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. Pues si Angelo, en las Cdades Neocatecumenales los cuidamos en todos los aspectos y cada mes nos desprendemos con mucho cariño para estos seminaristas que son un tesoro en la Iglesia. Ay, si no fuera por ellos!!Me alegra nos animes a "mojarnos" como dice Arcen...un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias por pedir dinero, si es por dinero que no quede..(aqui habla la ricachona del blog)..al fin de cuentas aqui hablando mucho de lo bonito que es ser sacerdote y luego llega su cumpleaños y, como este es el bonachon de turno admite cualquier chucheria..

    Yo prefiero las donaciones personales pero es porque me gusta que me den las gracias (ji, ji) y eso que todavia no he empezado. Sin embargo, las anonimas a cuenta de ahorros tienen mas valor, como bien dijo el mismo Jesus sobre la anciana viuda de su templo..El lo ve

    ResponderEliminar
  11. gracias si OREMOS por ellos por nuestros sacerdote y jovenes formando nuidos en oración

    ResponderEliminar
  12. No solo conozco a seminaristas, (que fueron en su tiempo); ahora tenemos a dos sacerdotes en la familia y rezando todos por un tercero. Un hermano de mi marido y un sobrino carnal por los que rezamos a diario y por los que se encuentran en el seminario.

    ¡Ah! y a pedir por nuevas vocaciones y conversiones.

    ResponderEliminar
  13. ¡Cuántas necesidades, cuánto sufrimiento! Como nos invitaba Angelo, he entrado en las peticiones de oración... ¡y cuánta gente sufriendo con nombres concretos, problemas especificados, enfermedades en niños y tantas peticiones para que la gente recupere la fe... ¡Si pudieran tener fe, ya no afrontarían las penas ni el dolor sintiéndose solos ni desamparados!

    Y cada sacerdote pienso que es como una piedra que se lanza e un lago y genera ondas y ondas que transmiten esa fuerza inicial, ondas desde el mismo centro: centro generador de Fe, de Amor y de la única Esperanza verdadera, sólida, poderosa, la Esperanza del Mundo.

    Si cuidamos a cada seminarista, el lago del mundo se convertirá en una danza de ondas de Dios, y el mundo volverá a ser perfecto.

    ResponderEliminar
  14. Un contemplativo que había sido sacerdote profesor de Religión me animaba a orar por cada alumno, superar el revoltijo de sentimientos, impotencias y "lados oscuros" que despiertan, y llevarlos al Señor. Por su gran delicadeza y espiritualidad puedo intuir lo que a él le costaría esta oración, que en él era diaria. Hace unos años ya, "el más bicho" de todos sus alumnos de Religión es seminarista ¡y bien asentado en su fe!

    Pues nada, a atender a las necesidades espirituales y temporales de nuestros seminaristas en la medida en que podamos (pero no menos)

    Besicos.

    ResponderEliminar
  15. Que entrada más bonita ANGEL, como me gusta tu audacia!!!

    Eres descaradamente descarado. la oración está fenomenal pero demos hasta que nos duela como la viuda del evangelio por esta noble causa, seguramente la más noble.
    Pensemos que somos nosotros los cristianos los que tenemos como obligación atender las necesidades de la Iglesia.

    Yo siempre propongo una inscripción mensual porque así te compromete más que dar en el cepillo. no sé porque los Domingos a la hora de misa, los billeteros están vacíos!!!!

    Yo me uní hace tiempo al seminario de Getafe del que salió un primo mío sacerdote pero tengo mi inscripción hecha a favor de un seminario cuyo nombre no voy a decir.

    No soy un ejemplo de nada, pero con la crisis he suprimido algunas aportaciones económicas pero la del seminario jamás aunque no coma.
    Para mí es un tema sagrado.

    GRACIAS

    ResponderEliminar
  16. Gracias Ángel, palabras que llegan al Corazón pues salen de el.
    Son muchas las penurias que pasamos acá, son inmensas las alegrías que tenemos aquí, en inigualable el gozo que se siente al sentirse llamado por Cristo...
    Gracias... se la he mostrado a mis compañeros del seminario y han quedado muy contentos...

    ResponderEliminar