COSAS QUE YA SABEMOS, O TAL VEZ NO


 En la Iglesia: Que nuestro exterior sea un reflejo de nuestro interior.

Posturas: no hace falta estar firmes... pero tampoco apoyados en la pared, ni sentados en el suelo...

Genuflexiones. Es un acto de adoración, por lo que sólo se hace delante de Dios. Sería un acto idolátrico hacerla ante la Virgen, o ante una imagen. Se hace sólo ante el Santísimo Sacramento: se reconoce que está en el Sagrario por la vela encendida indicando su presencia. El viernes santo se hace la genuflexión también ante la cruz, adorando a Cristo que en ella ese día murió por nuestra salvación. La rodilla derecha toca el suelo, con el cuerpo erguido, mirando hacia el sagrario.

Inclinaciones de cabeza. Señal de respeto y veneración. Se hace ante el altar (que representa a Cristo) y ante imágenes. Hay que distinguir el sentido de la genuflexión y el de la inclinación de cabeza. La genuflexión es un acto de adoración; la inclinación de cabeza, de reverencia. Sólo se adora a Dios (hacer la genuflexión ante una imagen de la Virgen sería un pecado de idolatría).Cuando no está el Santísimo en el Sagrario se hace reverencia ante el altar. Si está el Santísimo, se hace genuflexión.El sacerdote hace una inclinación de cabeza al nombrar el nombre de Jesús, de María y del santo que se celebra ese día.En el Credo está previsto que los fieles se inclinen al proclamar el artículo de la Encarnación.Se hace una inclinación, de cabeza antes de comulgar, ante la Eucaristía (cuando se comulga de pie).

Arrodillados. Actitud de adoración. Apoyados en las rodillas, derechos (obviamente sin apoyar el cuerpo en los talones). En la Misa permanecemos arrodillados desde la epíclesis hasta después de la consagración en la Plegaria Eucarística.

De pie. Actitud de respeto y atención. Derechos, sin apoyarse en los bancos ni en las paredes. Cuando el sacerdote entra revestido para la Misa nos ponemos de pie, como señal de respeto a Cristo, a quien representa.

Sentados. Actitud receptiva, para escuchar y meditar, durante las lecturas. Durante el ofertorio -hasta el "Orad hermanos para que este sacrificio…", cuando nos ponemos de pie- y la acción de gracias.Cuidar la forma de sentarse. Derechos, sin "acostarse" en los bancos. Sin apoyar los pies en los reclinatorios (se arruinan, los zapatos llenan de polvo los reclinatorios que después manchan las rodillas de los pantalones).Es mejor no sentarse en el suelo: no es una actitud digna para un acto de culto.No cruzar las piernas: es un signo de distensión. No es elegante hacerlo.

En las ceremonias litúrgicas es necesario saber cuando sentarse, pararse, arrodillarse.

En la fila para comulgar. No es una cola, es una procesión hacia Jesús. Vamos preparándonos a recibir al Señor. Supone recogimiento interior (concentrados, sin la curiosidad de mirar para todos lados, darse vuelta, etc.). No llevar las manos en los bolsillos (postura poco reverente).

Lecturas. Leer con voz clara, fuerte y pausada. Sería bueno ensayarlas antes. No olvidar que se proclama la Palabra de Dios.

Elegancia en los gestos litúrgicos.

Señal de la cruz: signo del cristiano, señal de nuestra pertenencia a la Santísima Trinidad y de haber sido redimidos por Cristo en la Cruz. Trazar realmente una cruz con la mano (de otra manera no sería signo de nada). Llevándola de la frente al pecho, y del hombro izquierdo al derecho. Sin apuro, sin "atajos" (en línea recta).

Golpes en el pecho: en el acto de contrición, señal de dolor del corazón por haber ofendido a Dios.

Saludo de paz. Es un signo de nuestro amor a los demás. Se da sólo a quienes están a nuestro lado. No se sale del banco para saludar a otras personas. No perder de vista que estamos en una ceremonia litúrgica, y que sobre el altar está Cristo realmente presente en la Eucaristía. No es un saludo: es un gesto litúrgico de desearse la paz de Cristo mutuamente.

Oraciones. Recitarlas con pausa y atención. Con dignidad. Ni muy lento que aburre, ni tan rápido que imposibilita fijar la atención. Acoplándose al ritmo de los demás (al unísono), de manera que suba una sola oración al cielo.

Canciones: el canto es oración. Debería ser nuestra oración. Cantar con dignidad.

Con nuestra actitud en la iglesia también hacemos apostolado. ¡Es la casa de Dios! ¡Somos unos privilegiados al estar invitados a ella! Sepamos ofrecer al Señor el culto que se merece.
¡Alabado sea Jesucristo!

29 comentarios:

  1. Querido amigo, un post muy didáctico, y NECESARIO. Tanto para los que no lo sepan como, también, los que presumimos de saberlas. Porque aunque sepamos ciertas cosas, siempre es bueno RECORDARLAS y mas estas cosas que SON TAN IMPORTANTES porque van dirigidas A QUIEN VAN.
    El hábito hace al monje y la postura ... también.
    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  2. Gracias¡¡¡¡
    Es tan fácil caer en la rutina y repetir gestos y palabras sin pensar
    Y es tan grande concentrarse en lo que se hace para dar gloria a Dios con el cuerpo, con la palabra y con el corazón¡¡

    ResponderEliminar
  3. Pues nada Ángelo, mañana me tengo que confesar.
    He realizado genuflexiones ante Jesús en la Cruz no siendo Viernes Santo y ante imágenes de la Virgen.
    No es baladí.
    Quizás no tenga mucha culpa por haberlo hecho por ignorancia, pero no està bien.
    Además debe quedar muy claro la gran diferencia entre ADORACIÓN y VENERACIÓN. Y dar ejemplo de ello.

    Otras religiones y sectas nos acusan de ADORAR imágenes, y les explicamos que no las adoramos, cosa que sólo le corresponde a Dios, que nosotros VENERAMOS lo que significan, por eso no caemos en el pecado de idolatría.

    Todos los días se aprende algo.
    GRACIAS!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Angelo!!!

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La actitud es la clave. La actitud ante cada gesto y acción que ejercemos en la eucaristía. Es fundamental que comprendamos y entendamos el significado trascendental de cada acción, de cada gesto y palabra.
    Saludos Angelo...

    ResponderEliminar
  6. Qué bueno e importante es recordar todo esto. Muchas veces nos dejamos llevar por la rutina y no vemos la importancia de la misa, la postura y compostura en la iglesia, estamos ante el Señor! Muchas gracias!!!
    Cristina

    ResponderEliminar
  7. Angelo,me has recordado mis años de colegio en las Exclavas del Sagrado Corazon de Jesus,siempre nos explicaban este protocolo antes de las Misas.Gracias.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  8. Angel, que importante es la "liturgia" de todos nuestros actos en misa y que razón tienes en que pueden ser un gran apostolado.

    Querido Bruce, yo simplemente te diría que la ignorancia te exime de confesarte en esta materia.
    Como pedir perdón de algo de lo que no se tiene conocimiento ni intención? un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Un libro muy interesante es 'el espítitu de la liturgia' de Ratzinger. Explica muy bien las diferentes posturas que adoptamos y lo que significan, así como los signos, la señal de la cruz, el beso al altar que da el sacerdote, etc.

    ResponderEliminar
  10. Verdaderamente, las distintas posiciones a lo largo de la Misa y dentro de la Iglesia tienen un significado oculto muy importante que a veces la rutina me hace olvidar.

    ResponderEliminar
  11. re leyendo me ha surgido una duda
    Cuando está el Señor en el Sagrario, a un lado del altar ¿se inclina la cabeza al pasar por delante del altar?

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Ángelo!

    Permíteme felicitarte por esta entrada tan didáctica. Pero permíteme corregirte un par de cosas. Gracias.

    Respecto a las posturas: hay que saber cuándo estar firme, sentado, apoyado en la pared, etc. Las celebraciones eucarísticas requieren unas posturas, una oración con jóvenes requiere otras, etc. Hay que saber distinguir el momento concreto.

    Respecto a las genuflexiones: siempre la rodilla derecha al suelo para adorar a Dios, a Nuestro Señor Sacramentado. La izquierda se reserva para los reyes y las autoridades civiles. Es puro protocolo. El Viernes Santo, al no haber Santísimo, la Cruz hace las veces de Éste y por tanto, la liturgia, nos recomienda que hagamos acto de veneración y adoración siendo muy recomendable postrarse de rodillas o hacer genuflexión al pasar delante de la Cruz.

    Por otro lado, hay que distinguir tres tipos de inclinaciones de cabeza y corporales. Se inclina la cabeza únicamente cuando pasamos delante de imágenes salvo si éstas son sagradas: la Cruz que preside las celebraciones o los iconos consagrados para el rito oriental; que se hace inclinación solemne.

    La inclinación media, cabeza y espalda hasta los 45º, se reserva para la Sagrada Escritura y los celebrantes (tanto sacerdotes como el propio pueblo).

    La inclinación solemne, doblar la espalda hasta los 90º, se reserva para el altar pues es Cristo, los miembros que participan en la celebración pues son Cristo y para el Santísimo Sacramento, incluso cuando está expuesto para adoración. La inclinación solemne sustituye a la genuflexión en muchas comunidades desde tiempos muy antiguos. Pensemos en los rituales propios de Benedictinos, Císter, diferentes comunidades laicas, etc.

    Ponerse de rodillas es un gesto de humillación y reconocimiento que el que está delante de ti es más importante, es el único que puede ponerte en pie. Durante la Misa hay que estar de rodillas desde la Epíclesis hasta el final de la Plegaria Eucarística, en la doxología final. Si tenemos en cuenta que hay plegarias muy largas si se hacen bien, el Canon Romano o plegaria I junto a la IV, que rondan los 20' se permite que se esté de rodillas sólo durante la Consagración. Quien no pueda ponerse de rodillas por los motivos que sean, se pide que se haga inclinación solemne.

    Estar de pie no sólo es señal de respeto sino que, en toda oración, invocación, agradecimiento, se hace de pie. Es la actitud del que está preparado para caminar y dirigirse a la meta. En nuestro caso, Dios.

    Como me decía un profesor mío: "Todo está en los libros, así que leeros la Ordenación del Misal Romano cuando tengáis dudas. Luego preguntad al responsable de la comunidad en la que estáis cuáles son sus costumbres propias. Ante todo respeto, elegancia y nada de sobreactuación."

    Gracias, de corazón, Ángel por recordarnos que el Templo, la Comunidad, Cristo no son cualquier cosa.

    Un abrazo en Cristo, hermano.

    ResponderEliminar
  13. Ó tal vez no... buen repaso que siempre me viene bien, en la celebración de una parroquia pamplonica el sacerdote abandona el altar y baja a dar la paz,caos y desorden. Si la "genuflexión ante una imagen de la Virgen sería un pecado de idolatría" jajaja, ¿qué le dirías a la indita que viene de rodillas hasta postrarse ante la imágen de nuestra señora en la Villa de Guadalupe?,lo que me parece es que no distinguen bien entre la imagen y la persona real y presente de Cristo en el sacramento, pero ante la mismísima Virgen yo también caería de rodillas Ángelo, si el altar reverenciamos bajando la cabeza, está muy bien, ¿qué no harías frente al arca de la nueva Alianza, Madre de Dios,Trono de la Sabiduría...? ó ¿no? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hay un poco de caos cuando el sacerdote dice "Orad hermanos para que este sacrificio...." porque HAY QUE LEVANTARSE ahi precisamente y no todos lo hacen, entonces siempre me viene la misma pregunta: ¿por qué el sacerdote no lo dice? en esto y otras mas, siempre viene bien recordarlo y tu lo has hecho divinamente un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Es bueno que todas estas cosas se hayan hecho tan automaticas que se realicen de forma natural ,asi nos dejan el espacio de tener todo lo demas concentrado en escuchar.

    El body language acompaña a lo que hay en el corazon del hombre

    ResponderEliminar
  16. Gracias Angelo, me encanta tu entrada porque me ayudará a poner mas atencion en la Santa Misa. Gracias

    ResponderEliminar
  17. Uff, entre Angelo y Mercuzzio, un máster, qué bien, estoy pensando en hacerme un documento de word para tener todo a mano.

    Las primeras veces me extrañó que, como ha dicho Mercuzzio, en determinadas Órdenes se hiciese la inclinación solemne (no sabía el nombre) en vez de la genuflexión y pregunté, y me contestaron que esta inclinación es más antigua que arrodillarse como signo de Adoración, y por eso se mantiene.

    Cuando hago la inclinación media si he leído una lectura, a veces veo que se sorprende gente, sobre todo si es una parroquia.

    Por muchas veces que lo vea, no deja de sobrecogerme y conmoverme que se tumbe en el suelo (disculpad, no sé qué nombre especial tiene) el sacerdote que preside en la Vigilia de Semana Santa antes de llegar al altar; o en las Ordenaciones de sacerdotes y en la liturgia propia para bendecir abades y cardenales, y en las Profesiones Solemnes monacales.

    También me impresionó mucho saber el significado del color púrpura de las vestiduras propias de los cardenales...: todo son signos de algo grande, y es bueno que lo sepamos. Me encanta la Liturgia y soy muy preguntona...

    Trabajando en la provincia de Toledo y para prepararnos pues iba a ser San Ildefonso, el párroco nos dio unas charlas y unos folletitos explicándonos todos los significados de los signos de la Misa de Rito Mozárabe, y es riquísima. Después he conocido a un médico toledano que iba a casarse e introdujeron (con el asesoramiento del especialista de la catedral de Toledo, encargado de la capilla propia para este rito, la del "Corpus Christi") signos del rito mozárabe en la Eucaristía de su boda; precioso también.

    Soy preguntona hasta decir "¡Basta!", lo reconozco; para mí que me quedé en la edad infantil del "¿Por qué?".

    Besicos.

    ResponderEliminar
  18. Excelente el post Angelo, muy necesario en estas èpocas e instructivo. Que cada gesto tenga el sentido originario, que además lleva al alma a la pocisión necesaria. lamento no pasar mas seguido, pero agradezco la posibilidad de leerte de vez en cuando.
    Un saludo invocando a Cristo!

    ResponderEliminar
  19. Gracias, Ángelo, por esta entrada. Siempre es bueno que nos la recuerden. Se trata, nada más y nada menos, de nuestro Padre celestial y no debemos caer, jamás, en la rutina.

    Besos y feliz tarde para todos.

    ResponderEliminar
  20. ¡¡¡Genial!!! Gracias por compartirnos esto tan evidente y no siempre suficientemente claro para muchos

    ResponderEliminar
  21. Hola Ángelo, muy bueno tu artículo. solo quisiera acotar algunas cosillas.

    Las inclinaciones al nombre de Jesús y María deben hacerla todos, no solo el sacerdote.

    La Genuflexión es un acto reservado al Santísimo Sacramento, pero si se hace una genuflexión ante la virgen- que no debe hacerse- no significa en si misma una idolatría. Sería una ignorancia eso no lo dudo, pero debe ir acompañada de una actitud interna de adoración, es que sólo puedo hacer una reverencia a la virgen, pero si en mi interior la adoro tal cual como Dios, es idolatría.

    "Cuando no está el Santísimo en el Sagrario se hace reverencia ante el altar. Si está el Santísimo, se hace genuflexión."

    Me parece que has querido decir, "cuando no está el Santísimo en el ALTAR..." Si acaso, por ejemplo, hay una adoración eucarística y la custodia reposa sobre el altar, al pasar por el altar uno hace genuflexión, sin el Santísimo, sólo la debida reverencia. Si lo dices por sagrarios que estan en el presbiterio junto al altar pues tienes razón, pero sólo hay un día en el que el sagrario está vacío: EL SÁBADO SANTO.

    Querido BRUCE: no estás en pecado, por ignroancia no se peca dice un catecismo de sacramentos(¿verdad que si hubieras sabiudo desde un principio no lo hubieras hecho?), pero te digo, que bien puedes llegar y arrodillarte ante que si no estás adorando no pasa nada, lo mismo con la genuflexión, pero ahi si debemos corregirnos y hacer genulfexión sólo al Santísimo. Estamos simplemente ante una mala costumbre.

    CAMINO: Jejeje, esa es la idea, preguntar, fijate, el gesto del sacerdote en viernes santo, que se tumba sobre el suelo se llama postración, el sacerdote se postra.

    Ojalá hicieramos estas minicatequesis que tu haces, por que la liturgia es riqueza.

    ResponderEliminar
  22. Hola,
    GAH:
    Sobre eso se hace hecho una aclaración en Roma. Cuando el sacerdote empiece a decir "Orad Hermanos" el pueblo ya debe de estar de pie. Es decir se levanta justo antes de que el sacerdote diga esto. Una buena señal de que hay que levantarse es cuando el canto de ofertorio se termina así, uno se levanta y el sacerdote hace la aclamación.
    Sobre si deben avisarlo, yo creo que sí, pero sería más decoroso si eso lo dice el que hace las moniciones y no el mismo sacerdote.

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola Ángel!
    Encuentro muy interesante esta entrada.
    Con mucho esfuerzo termine un curso sobre liturgia en diciembre.
    Había escrito mucho, pero borre, hay veces que es mejor acercarse a un buen libro sobre liturgia, o a un curso.
    En cuanto a todo lo demás, si no hay amor hacia Dios, que le vamos a andar haciendo genuflexiones o adoraciones, si acaso nos acordaremos de Él, cuando estamos en apuros, y de la Virgen menos.
    Es muy bueno tener formación, pero cuenta mucho el amor a Dios.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  24. Gracias Angelo, yo soy una analfabeta en estas cosas.. aprendiz por libre... que no he tenido una buena educación en este tema.. te agradecería si lo crees conveniente que dedicaras algún día a estas enseñanzas.. me parece muy probechoso..muchas gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Aunque hace días que no entro por estos parajes, hoy me parece oportuna esta catequesis sobre la liturgia,me parece muy interesante,
    aunque quizas tuvieras que profundizar algo mas pues por lo general se lo dejamos para los sacerdotes ministros Consagrados, ya que tanto los ritos, posturas y cánticos tiene un significado especial, si bien la parte externa no es lo mas importante.si indican donde estamos y como lo vivimos nos
    indica si estamos en una Eucaristia
    u un acto religioso.
    Me gustaría que en las Eucristías
    estuvireamos con respeto pero con Alegría, pues estamos a una un banquete o fiesta, muchas vesces parece que axitimos aun funeral,
    Jesús se hace presente porque esta vivo. Nuestra participación ha de ser activa, aunque no tengamos ninguna mision específica, los cantos de gloria, aleluya no de lamentaciones, por supuesto nuestra Fe puesta en Jesús,
    Otro dia más. Elpidio.

    ResponderEliminar
  26. Hola Angel! este post...me dan ganas de copiarlo y mandarlo a un monton de gente...bueno, obviamente yo tengo que revisar mi actitud en Misa tambien!...saludos, Ale

    ResponderEliminar
  27. Me ha encantado.
    Respecto a las posturas me ha venido la imagen de mis dos llegadas a Santiago y de sostenernos en la columna o sentarnos en el suelo.
    En referencia al canto me gustaría añadir un día leí:
    "a que a nosotros en las fiestas, en los cumpleaños también nos gusta que todos nos canten pues a Jesús también" para aplicar a las catequesis, para que los niños participen y lo hagan con alegría.
    y en el retiro que tuve la oportunidad de asistir allí recordar el canto de "santo es el Señor" cuando el cielo se abre y cantamos todos juntos el coro de la Iglesia y el coro celestial somos uno. Me gustó mucho recordarlo.

    Por última ya que has hecho referencia a la señal de la santa cruz, es algo que me gustaría saber, he leído escritos de Tertuliano y otros que hacen referencia a la santa cruz pero el porqué es hacía la izquierda no he encontrado respuesta, y es que muchos niños lo hacen hacía la derecha, bueno si encuentras respuesta o cuando yo la encuentre ya la compartiré.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Lo que importa es la actitud que brota de una fe verdadera que debe quedar reflejada en gestos, estereotipados o no. Los gestos están condicionados por la edades, circunstancias, culturas, diferentes ritos (como en las Iglesias orientales) etc. No apoyo el desorden o la superficialidad pero tampoco la rigidez. Recuerdo el incidente de un Cardenal de la Curia Romana que se ofendió porque los polinesios iban a sus ordenaciones sacerdotales con poca ropa, como es normal para ellos, y tuvo que sufrir la reconvención de un Cardenal de esa parte del mundo que lo aterrizó en las realidades culturales. El gesto bueno y apropiado en Roma o Madrid quizás no lo es en Tahití, y viceversa. Unidos en lo esencial, plurales en las expresiones, la Iglesia siempre ha sido así.

    ResponderEliminar
  29. Un post muy bonito Ángelo, Muy bién explicado todo y con mucha sencillez. Un beso ¡¡¡

    ResponderEliminar