¿QUE VA A QUERER?



"Señor, quiero hacer tu voluntad”. ¿Quién no eleva a Dios este deseo, pronunciado con el corazón? Mi oración suele terminar con esas palabras. A veces, basta salir de este encuentro, para que aparezca el primer contratiempo, que tira por la borda el propósito que acabo de depositar ante el Señor. 

¿Realmente sé ver la mano de Dios en cada acto de mi jornada? Pues no; Cuando una piedra se atraviesa en mi camino, hasta llegar a plantearme, que ahí tal vez ,esté la voluntad del Señor, ando preocupado y turbado con otros razonamientos, que suelen quitar la paz y generar angustia, poniendo en último lugar la voluntad de Dios.

Otras veces llega a asustarme esa voluntad, reduzco a Dios a los míseros planteamientos humanos . ¡Una gran falta de fe, que necesita gritar como el leproso “Jesús hijo de Dios, ten misericordia de mí! . Dice Benedicto XVI : “Dios no quita nada y lo da todo “, uff cuánto me ayudaron oír esas palabras. 

“Señor quiero hacer tu voluntad” ,y más tarde , empiezo a dilucidar. ¿Y si me pide esto, o aquello? Pienso más en la carga que a menudo no existe, que en la liberación que puedo experimentar. ¿Qué me va a pedir? …

Todo lo que emana de Dios, es amor y misericordia. Dentro de esas dos palabras, se encuentran la justicia, el perdón, el gozo, la felicidad. Y eso, es lo que Él quiere para mí. Lo que me ha preparado desde la eternidad. 

¿Qué entiendo cuando digo “quiero hacer la voluntad de Dios"? Estar dispuesto a vivir en todos los momentos, aquello que se identifica con Él, y Dios es AMOR. Todo lo que Él pueda pedirme ,será fruto de esa gratuidad hacia mí. Va a pedirme que si puedo amar al cien por cien no me conforme con el noventa.

Dios solo puede dar amor, solo puede pedirme aquello que va a ayudarme a encontrarme con el amor, y para ello tengo que cuestionarme , si mi corazón está libre para hacerlo. Si estoy atado a cosas, que aun siendo lícitas y buenas, hacen que no pueda correr hacia Dios ,es que no  tengo libertad, y para amar hay que ser libre.
¿Qué va a pedirme Dios? ¿Qué sea desgraciado? ¿Qué viva una vida amargada? A ver si me entero de una vez. ¡Que no quiere fastidiarme!

Aquí el único que busca mi ruina, es el diablo. El gran padre de la mentira, el que me engaña de verdad una y otra vez… ¡Y no aprendo! Así viene lo que viene: tristeza, desolación, angustia, desesperación, y por desgracia muchas veces la perdición del alma, que se le entrega en bandeja para toda la eternidad.
Dios no es carga, no limita; no está al margen, le importo; no es un tirano, es mi padre; no está fuera, lo llevo dentro.

Acabo con las palabras del papa, pronunciadas en el día que iniciaba su pontificado.Día en el que podía pensar, que la carga depositada en sus espaldas resultaba muy pesada.
«Hoy, yo quisiera, con gran fuerza y gran convicción, a partir de la experiencia de una larga vida personal, decir a todos vosotros, queridos jóvenes: ¡No tengáis miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo» Y como dijo la semana pasada en la audiencia del miércoles: "¿Qué es la santidad? dejar que Dios lleve nuestra carga"

Que estas palabras del papa, nos ayuden a seguir en nuestro intento ,de identificarnos con la voluntad del Señor.Pidámoslo unos por otros.
¡Alabado sea Jesucristo!

19 comentarios:

  1. Hoy en la Santa Misa, el sacerdote nos ha dicho que desde que nos levantemos, durante el día y antes de dormir le pidamos al Señor que queremos ser misericordiosos, perfectos y santos. El Señor nos escuchará y nos ayudará a pesar de ver que estamos llenos de debilidades y defectos. Debemos tener fe y ser muy humildes. Él nos ama.

    Gracias Ángelo

    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  2. "Dame lo que me pides, y pídeme lo que quieras" es el gran S. Agustín quien lo decía.
    Muy real la entrada. El caminar hacia el cielo es eso, caer y levantarse, sin peder la confianza. La frase del Papa, sin comentario, es densa a lo más. Dios nos lo guarde.
    Unidos en el intento de dejar que Dios lleve nuestras cargas.

    ResponderEliminar
  3. Toda esta seria y sentida reflexión que nos haces hoy, a mi, me suscita dos convicciones:

    Una: Su voluntad y nuestro objetivo final, coinciden y es ser conformes a la imagen y la semejanza de Cristo.

    Dos: DIOS nunca se equivoca.

    No importan las circunstancias en nuestras vidas, si nosotros queremos y conformamos nuestra voluntad a la de Jesús, esto va a culminar siempre en la gloria final a Dios.
    Estoy convencido de que esta es la perfecta voluntad de Dios.

    Nosotros, probablemente, no necesitamos saber todos los detalles, como María, debemos confiar, rendir toda nuestra voluntad a su AMOR. Solo eso: “Hagase en mí según tu voluntad”

    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  4. Veo que te has apuntado a la nueva Ortografía de la RAE con lo de "papa".

    ¡Tú también, Ángelo! Tu quoque fili mi.

    ResponderEliminar
  5. Cuanta sabiduria en tus palabras y que identificada me siento con estas.

    Una vez mas,le doy gracias a Dios Padre por poner en mi vida este Santo blog.

    Que Dios te bendiga,Angelo.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Angelo, aquí estoy como cada día a beber agua fresca.
    he visto que has colocado la foto del sacerdote P. MAREK RYBINSKI.
    No tengo palabras, me tiembla el corazón.
    uno mis oraciones a las vuestras
    Gracias Angelo por tu labor.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. “¡No tengáis miedo!” maravillosas palabras también de Juan pablo II cuando inauguró su pontificado. Realmente la carga es no hacer su voluntad.
    Aunque hay alguna circunstancia en que no es tan fácil saber cuál es su voluntad.

    ResponderEliminar
  8. Cierto Angelo....asi es el combate de la Fé....la libertad solo nos vale para ver y hacer su voluntad sabiendonos amados cuando no la hacemos por nuestra debilidad y nuestras ansias , tantas veces, de hacerla...El nos da la ración de Fé cada dia y con lo que tengamos afrecernos a El al cien por cien de nuestras posobilidades sin querer alcanzar grandes cosas sino solo su Amor que nos llega a raudales con el solo deseo de hacer su voluntad. Todo es nuestro!!!nosotros de Cristo, y Cristo de Dios. No es magnifico este mensaje? Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Gracias por hacerlo llegar a todos. Solo de paso...

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo estos meses de atrás...ya sabes.. yo pidiendo, pidiendo oraciones incansablemente para que mi hijo sanase, pidiendo el milagro. Un día una mujer me dijo que muchas personas habían rezado por mi hijo en una misa...Eso me llenó de gozo, pero terminó diciendo: Paloma reza por tu bebé, pero sobre todo reza para se cumpla la Volunta de Dios...
    Aquellas palabras me produjeron un escalofrío...y yo decía: No,no,no...yo quiero el milagro, sólo el milagro!!!
    Creo que ya intuía que la voluntad del Padre no era la mía...
    Ya sabes que pasaron meses y un día dije de verdad, con el corazón: ¡¡Hágase tu voluntad!!!
    Ese día, a las pocas horas (y mucho antes de lo previsto).. nació y murió Kai. La voluntad de Dios era que yo una simple y mediocre mortal tuviese un santo en el cielo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. El comentario de Paloma me ha llegado al alma.
    Una entrada que ayuda a reflexionar y a combatir como todos los dias con mi voluntad que no es la suya y cuando caigo una y mil veces El sólo quiere que nos levantemos para darnos siempre Su Mano. abrazos Angelo

    ResponderEliminar
  12. Jesús no nos pide nada por lo que Él no hay pasado antes. Ni frío, calor, hambre, persecución, incomprensión, abandono, tristeza, burla, castigo y tortura física...etc vaya por delante eso.

    ¿Qué hombre hay en la tierra en los tiempos pasado presente y futuro que hay sido tan coherente con su mensaje? Nadie!

    Por si fuera poco:
    "DIOS DA LO QUE PIDE"
    Decía San Juan de la Cruz, Dios da las gracias necesarias para todo lo que nos encomienda.

    Fe, confianza y abandono en Dios es lo que nos hace falta.

    "JESÚS, EN TI CONFÍO"

    ResponderEliminar
  13. "¿Qué quieres de mi, Señor?

    Lo mejor para ti, hijo mío, lo mejor. La Cruz de mi Hijo."

    Un abrazo en Cristo, hermano.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Paloma. Confío y rezo para que sepas vivir esta circunstancia tan dolorosa que cambia a las familias, a las madres, a los padres, a los hermanos...; en mi familia nos cambió. Rezo por vosotros.

    Yo no me atrevo a pedir así como así que se haga Su Voluntad en mí; soy feliz cuando estoy en oración con Él, pero me sabe tan débil que no me atrevo así como así, sólo en arrebatos o cuando estoy tan caída que veo que sólo Él me puede levantar. Soy cobarde, bastante cobarde, pero las dificultades me empujan a apoyarme en Él, ya sea por propia iniciativa o porque estoy rodeada de amigos-hermanos que me llevan a Dios como al paralítico del Evangelio.

    Sé que, como Paloma y salvando las distancias de su tremenda prueba, no me dejará ni me abandonará. Mientras tanto, muchas veces hago como los gatos: me sale el instinto de buscar una cueva, un refugio, me quedo quieta y luego, antes o después, salgo a flote. Dios ya sabe de la pasta de la que estoy hecha. Pero me ha rodeado de amigos-hermanos fuertes, sensatos y amorosos, y esto es muy importante.

    La voluntad de Dios es que me ame como Él me ama, que, de momento, me cuesta mucho; soy de las que se machacan: me resulta más fácil amar a los demás que a mí misma.

    ¡Menos mal a palabras como las del Papa, palabras que descansan! Decir que la santidad es dejar que Dios lleve nuestra carga es un alivio. ¡Entre cuántos miedos nos movemos! Pero esos miedos no son Dios... Es ... dejarnos llevar por lo que sentimos cuando nos acercamos a Él: que está loco de alegría por vernos y en Sus Ojos de Padre somos perfectos, ¡La Niña de Sus Ojos!, Su Debilidad...

    Besicos. Que Dios nos bendiga y a todos los hombres de la Tierra, a Todos Sus Hijos. Le pido que usemos todos Sus Armas: el amor, el perdón, la humildad, vivir en verdad... Tenemos que lanzar Amor al Mundo, orar, que ninguna oración queda sin fruto.

    ResponderEliminar
  15. Le pido a Dios que aprenda a aceptar su voluntad divina, porque me cuesta mucho, me falta confiar en Él.
    Gracias Ángel por tan bella entrada.

    ResponderEliminar
  16. Desear desear que se cumpla la Voluntad de Dios...
    Mas o menos como lo del cervatillo, no?
    Confesandome hace tiempo se me escapo ... " como en principio Dios no se equivoca... " El sacerdote rapidamente me replicó: "en principio?" Si es que a la que me despisto,se me van colando en la cabeza las ideas que no son, así como si nada ;O)

    ResponderEliminar
  17. Se que quiere lo mejor, lo que mas me conviene aunque en mi pequeñez no acierte a comprenderlo, por eso, porque se que quiere lo mejor, aunque me cueste ... seguiré deseosa de que se cumpla siempre su voluntad en mi...lo que Él quiera, cuando Él quiera ... como Él quiera...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. ¡Genial! gracias por las verdades, cuando uno ama a su hermano hay que hablarle con la verdad y tu eres un buen hermano, gracias te has ganado un rosario.

    ResponderEliminar
  19. Después de leer estos maravillosos comentarios solo me brota del corazón decir una frase que aprendí en el blog de un amigo.....
    ya sabéis y que recuerdo por lo que a mí me ayuda:
    " Señor, concedemé el deseo de desearte"...cuando se desea al enamorado es menos DIFICIL aceptar su voluntad.

    Yo creo firmemente que Dios nos tiende una mano todos los días pero nosotros debemos hacer el esfuerzo de cogerla

    GRACIAS

    ResponderEliminar